<!DOCTYPE HTML PUBLIC "-//W3C//DTD HTML 4.0 Transitional//EN"> <HTML><HEAD> <META http-equiv=Content-Type content="text/html; charset=iso-8859-1"> <META content="MSHTML 6.00.2900.2180" name=GENERATOR> <TITLE> Instituto de Psicolog&iacute;a Paranormal </TITLE> <STYLE></STYLE> </HEAD> <BODY leftmargin="0" topmargin="0" marginheight="0" marginwidth="0" bgcolor="#FFF6E9"> <table cellpadding="0" cellspacing="0" border="0" width="600" align="center" bgcolor="#ffffff"> <tr> <td height="1" bgcolor="#CC1C3E" colspan="4"></td> </tr> <tr> <td width="1" height="99" bgcolor="#CC1C3E"></td> <td width="86"><a href="http://www.alipsi.com.ar"><img src="http://www.saxarubra.com.ar/parra/02/logo.gif" width="86" height="99" alt="Instituto de Psicolog&iacute;a Paranormal" border="0"></a></td> <td width="512" style="FONT-SIZE: 18px; FONT-FAMILY: arial, verdana, tahoma; color:#B4332B"><b>Instituto de Psicolog&iacute;a Paranormal</b></td> <td width="1" bgcolor="#CC1C3E"></td> </tr> </table> <table cellpadding="0" cellspacing="0" border="0" width="600" align="center" bgcolor="#E1AEAA" background="http://www.saxarubra.com.ar/parra/02/pix01.gif"> <tr> <td width="1" height="26" bgcolor="#CC1C3E"></td> <td width="15"></td> <td width="583" style="FONT-SIZE: 16px; FONT-FAMILY: arial, verdana, tahoma; color:#545454"><b><I>E-BOLET&Iacute;N PSI</I>. Vol.10, No.1, Enero 2015</b></td> <td width="1" bgcolor="#CC1C3E"></td> </tr> </table> <table cellpadding="0" cellspacing="0" border="0" width="600" align="center" bgcolor="#ffffff"> <tr> <td width="1" height="26" bgcolor="#CC1C3E"></td> <td width="15"></td> <td width="583" style="FONT-SIZE: 16px; FONT-FAMILY: arial, verdana, tahoma; color:#545454"><br><font style="FONT-SIZE: 14px; FONT-FAMILY: verdana, tahoma, arial; color:#B4332B;">&nbsp;&nbsp;&nbsp;<B>Indice:</B></font> </td> <td width="1" bgcolor="#CC1C3E"></td> </tr> </table> <!-- bloque 00 --> <table cellpadding="0" cellspacing="0" border="0" width="600" align="center" bgcolor="#ffffff"> <tr> <td width="1" bgcolor="#CC1C3E"></td> <td width="586" valign="top"> <UL> <LI><a name="arriba100"></a><div style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, arial; color:#D75D55"><a href="#tit100" style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, arial; color:#D75D55"><B>Desde el escritorio del editor...</B></a><BR><BR> <LI><a name="arriba03"></a><div style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, arial; color:#D75D55"><B>Investigaci&oacute;n I</B><BR><a href="#tit03" style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, arial; color:#D75D55">RASGOS DE PERSONALIDAD ASOCIADOS CON LA EXPERIENCIA PREMONITORIA: NEUROTICISMO, EXTRAVERSI&Oacute;N, EMPAT&Iacute;A Y ESQUIZOTIPIA por Alejandro Parra</a></div><BR> <LI><a name="arriba01"></a><div style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, arial; color:#D75D55"><B>Investigaci&oacute;n II</B><BR><a href="#tit01" style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, arial; color:#D75D55">BIENESTAR ESPIRITUAL Y ESQUIZOTIPIA EN PRACTICANTES DE CREENCIAS RELIGIOSAS por Noelia S. Padin</a></div><BR> <LI><a name="arriba02"></a><div style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, arial; color:#D75D55"><B>Ensayo I</B><BR><a href="#tit02" style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, arial; color:#D75D55;">UN ABORDAJE COMPARATIVO DE LA TEOR&Iacute;A DE LA PSICOPRAXIA: SU APLICACI&Oacute;N EN PARAPSICOLOG&Iacute;A por Lance Storm</a></div><BR> <LI><a name="arriba04"></a><div style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, arial; color:#D75D55"><B>Mesa redonda</B><BR><a href="#tit04" style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, arial; color:#D75D55">VISITANTES INTANGIBLES: EXPERIENCIAS CERCANAS DE APARICIONES Y ENCUENTROS CON MEDIUMS Presentaci&oacute;n de Alejandro Parra</a><BR><BR> <a href="#tit04a" style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, arial; color:#D75D55">VOCES DEL M&Aacute;S AC&Aacute;: ESPIRITISTAS Y M&Eacute;DICOS EN LA CULTURA CIENT&Iacute;FICA DE BUENOS AIRES (1880-1900) por Mauro Vallejo</a><BR><BR> <a href="#tit04b" style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, arial; color:#D75D55">M&Eacute;DIUMS, ESP&Iacute;RITUS Y ESPECTROS EN LA LITERATURA FANT&Aacute;STICA ARGENTINA DE ENTRESIGLOS por Soledad Quereilhac</a><BR><BR> <a href="#tit04c" style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, arial; color:#D75D55">AUTOBIOGRAF&Icirc;A DE UN MEDIUM  ATEO por Sebasti&aacute;n L&iacute;a</a></div><BR> <LI><a name="arriba06"></a><div style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, arial; color:#D75D55"><B>Ensayo II</B><BR><a href="#tit06" style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, arial; color:#D75D55">ENSAYO II LAS ALAS DE PSIQUE: EXTENDER LA MENTE M&Aacute;S ALL&Aacute; DE LOS L&Iacute;MITES DE ALEJANDRO PARRA por Carlos S. Alvarado </a></div><BR> <LI><a name="arriba11"></a><div style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, arial; color:#D75D55"><B>Revista de libros</B><BR><a href="#tit11" style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, arial; color:#D75D55">Comentados por Jorge Villanueva</a></div><BR> <LI><a name="arriba05"></a><div style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, arial; color:#D75D55"><a href="#tit05" style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, arial; color:#D75D55"><B>Noticias</B></a><BR><BR> <LI><a name="arriba12"></a><div style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, arial; color:#D75D55"><B>Revistas recibidas</B><BR><a href="#tit12" style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, arial; color:#D75D55">Ver los t&iacute;tulos</a></div><BR> </UL></td> <td width="12"></td> <td width="1" bgcolor="#CC1C3E"></td> </tr> </table> <table cellpadding="0" cellspacing="0" border="0" width="600" align="center" bgcolor="#f1f1f1"> <tr> <td width="1" height="10" bgcolor="#CC1C3E"></td> <td width="598"></td> <td width="1" bgcolor="#CC1C3E"></td> </tr> </table> <table cellpadding="0" cellspacing="0" border="0" width="600" align="center" bgcolor="#ffffff"> <tr> <td width="1" height="10" bgcolor="#CC1C3E"></td> <td width="598"></td> <td width="1" bgcolor="#CC1C3E"></td> </tr> </table> <!-- fin bloque 00 --> <!-- introduccion --><a name="tit100"></a> <table cellpadding="0" cellspacing="0" border="0" width="600" align="center" bgcolor="#ffffff"> <tr> <td width="1" height="30" bgcolor="#CC1C3E"></td> <td width="23"></td> <td width="10" bgcolor="#8DC8A1"></td> <td width="553" bgcolor="#8DC8A1" style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, arial; color:#ffffff"><B>DESDE EL ESCRITORIO DEL EDITOR& </B></td> <td width="12"></td> <td width="1" bgcolor="#CC1C3E"></td> </tr> </table> <table cellpadding="0" cellspacing="0" border="0" width="600" align="center" bgcolor="#ffffff"> <tr> <td width="1" bgcolor="#CC1C3E"></td> <td width="23"></td> <td width="396" valign="top"> <table cellpadding="8" cellspacing="0" border="0"> <tr> <td style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, tahoma, arial; color:#545454">Bienvenidos a este nuevo ejemplar del <i>E-bolet&iacute;n Psi</i>. Iniciamos 2015 con buenas noticias acerca de eventos en el Instituto de Psicolog&iacute;a Paranormal, nuevos proyectos de investigaci&oacute;n, actividad educativa, estudios cl&iacute;nicos e hist&oacute;ricos, entre otros.<br><br> En este n&uacute;mero, Alejandro Parra presenta un estudio sobre premoniciones y car&aacute;cter&iacute;sticas de personalidad, como neuroticismo, extraversi&oacute;n, empat&iacute;a y esquizotipia. En particular individuos que reportan haber tenido experiencias premonitorias en sueos y en vigilia. Aquellos que reportaron premoniciones ten&iacute;an puntuaciones m&aacute;s altas en empat&iacute;a cognitiva y esquizotipia positiva (por ej. experiencias inusuales). Seg&uacute;n Parra, no se encontraron diferencias en la dimensi&oacute;n negativa de esquizotipia en quienes tuvieron experiencias premonitorias.<br><br> Noelia Pad&iacute;n tambi&eacute;n evalu&oacute; la esquizotipia y el bienestar espiritual en practicantes de cultos umbanda y cristianos evang&eacute;licos. Sus resultados demostraron que los miembros del culto evang&eacute;lico experimentan mayor bienestar espiritual que los del culto Umbanda, aunque este &uacute;ltimo grupo mostr&oacute; mayor propensi&oacute;n a la esquizotipia. Esto podr&iacute;a apoyar la hip&oacute;tesis de que ciertas pr&aacute;cticas religiosas que parecen disfuncionales fuera del contexto de interpretaci&oacute;n del sistemas de creencias del culto, sin embargo, pueden producir patrones salug&eacute;nicos que sirven a prop&oacute;sitos sociales y culturales de la pr&aacute;ctica religiosa.<br><br> En el contexto de la Mesa Redonda Magistral 2014  Visitantes Intangibles , celebrada por el Museo Roca y el Instituto de Psicolog&iacute;a Paranormal, Mauro Vallejo discute el rol del discurso m&eacute;dico en Argentina frente a espiritistas, curanderos e hipnotizadores, la persecuci&oacute;n de sanadores populares, el intento por describir en clave patol&oacute;gica la conducta de los sanadores, y el escaso control de tales acciones en la sociedad, en particular, en de los c&iacute;rculos espiritistas. Soledad Quereilhac examina el rol de los m&eacute;diums en la literatura fant&aacute;stica argentina, en particular los escritos de Eduardo L. Holmberg, Leopoldo Lugones, Horacio Quiroga y Atilio Chi&aacute;ppori. Quereilhac plantea el abordaje positivo de las ciencias frente al emergente espiritismo, magnetismo y teosof&iacute;a entre 1890 y 1910. Estas formas del relato fant&aacute;stico demuestran el inter&eacute;s de dotar de <i>materialidad</i> a aquello que la cultura relega al campo de lo abstracto, lo incorp&oacute;reo o lo imaginario. Sebasti&aacute;n L&iacute;a analiza experiencias personales de sus propias vivencias como m&eacute;dium.<br><br> Finalmente, Carlos S. Alvarado revisa las dos &uacute;ltimas obras de Alejandro Parra <i>Las Alas de Psiqu&eacute;</i>, y Jorge Villanueva escribe acerca de los &uacute;ltimos t&iacute;tulos en la literatura parapsicol&oacute;gica. Al finalizar este vol&uacute;men (10), se cumplen diez aos de edici&oacute;n ininterrumpida de nuestro <i>e-boletin Psi</i>. por lo cual produciremos un ejemplar especial relevando un &iacute;ndice de todos los art&iacute;culos publicados a lo largo de estos 30 &uacute;ltimos ejemplares.<br><br> Esperamos que disfruten este e-bolet&iacute;n. Hasta la pr&oacute;xima!<br><br> <BR><BR> <div align="right"> <i> El Editor</i><BR> <BR><BR></div><div align="right"><BR><A HREF="#arriba100" style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, tahoma, arial; color:#B4332B">subir </A></div></td> </tr> </table> </td> <td width="1" bgcolor="#CC1C3E"></td> <td width="165" valign="top" height="100%"> <table cellpadding="8" cellspacing="0" border="0" width="165" bgcolor="#DAEBE0"> <tr> <td style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: arial, verdana, tahoma; color:#000000" valign="top" align="center" height="810"><img src="http://www.saxarubra.com.ar/parra/02/alejandro_parra.jpg" width="80" border="1" alt="Alejandro Parra, Editor"><BR>Alejandro Parra, Editor<BR><A HREF="mailto:rapp@fibertel.com.ar">rapp@fibertel.com.ar</A><BR><BR></td> </tr> <tr> <td height="1" bgcolor="#CC1C3E"></td> </tr> </table> </td> <td width="1" bgcolor="#CC1C3E"></td> <td width="12"></td> <td width="1" bgcolor="#CC1C3E"></td> </tr> </table> <table cellpadding="0" cellspacing="0" border="0" width="600" align="center" bgcolor="#ffffff"> <tr> <td width="1" height="20" bgcolor="#CC1C3E"></td> <td width="598"></td> <td width="1" bgcolor="#CC1C3E"></td> </tr> </table> <!-- fin intoduccion --> <!-- Temas de investigaci&oacute;n --><a name="tit03"></a> <table cellpadding="0" cellspacing="0" border="0" width="600" align="center" bgcolor="#ffffff"> <tr> <td width="1" height="20" bgcolor="#CC1C3E"></td> <td width="23"></td> <td width="10" bgcolor="#6BA3D6"><img src="http://www.saxarubra.com.ar/parra/02/esquina01.gif" width="10" height="20"></td> <td width="553" bgcolor="#6BA3D6" style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, arial; color:#ffffff"><B>Investigaci&oacute;n I</B></td> <td width="12"></td> <td width="1" bgcolor="#CC1C3E"></td> </tr> </table> <table cellpadding="0" cellspacing="0" border="0" width="600" align="center" bgcolor="#ffffff"> <tr> <td width="1" bgcolor="#CC1C3E"></td> <td width="23"></td> <td width="565" valign="top"> <table cellpadding="8" cellspacing="0" border="0"> <tr> <td width="575" style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, tahoma, arial; color:#545454"> <CENTER><BR><B>RASGOS DE PERSONALIDAD ASOCIADOS CON LA EXPERIENCIA PREMONITORIA: NEUROTICISMO, EXTRAVERSI&Oacute;N, EMPAT&Iacute;A Y ESQUIZOTIPIA*</B><BR><BR> <B>Alejandro Parra**</B><BR><BR></CENTER> <table cellpadding="5" cellspacing="0" border="0" width="200" align="left"> <tr> <td style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: arial, verdana, tahoma; color:#000000" valign="top" align="center"><img src="http://www.saxarubra.com.ar/parra/27/parra_foto.jpg" width="120" border="1" alt="Alejandro Parra"><BR>Alejandro Parra<BR><A HREF="mailto:rapp@fibertel.com.ar">rapp@fibertel.com.ar</A><BR><BR></td> </tr> </table><BR> <center>INTRODUCCI&Oacute;N</center><br> Una premonici&oacute;n puede ser definida como la sensaci&oacute;n o impresi&oacute;n de que algo va a ocurrir, especialmente algo siniestro o grave, sin embargo, aparentemente no hay ninguna informaci&oacute;n al alcance de los sentidos. La precognici&oacute;n se considera una forma de percepci&oacute;n extrasensorial en donde un evento futuro no se puede inferir de los datos conocidos de la realidad presente (Dossey, 2009; Thalbourne, 2003). Aunque se han llevado a cabo varias encuestas sobre experiencias espont&aacute;neas (Green, 1960; Hearne, 1984; Rin, 1954; Ryback y Sweitzer, 1990; Saltmarsh, 1934), estudios de casos individuales (Besterman, 1933; de Pablos, 1998; Sondow, 1988), estudios experimentales en laboratorio (Ullman, Krippner, y Vaughan, 1989) y estudios de la fenomenolog&iacute;a de la experiencia premonitoria, la investigaci&oacute;n sobre los factores psicol&oacute;gicos y personalidad que podr&iacute;an estar asociados con tales experiencias  en vigilia o en sueos es bastante escasa (Lester, Thinschmidt y Trautman, 1987; Parra, 2011, 2012; Rattet y Bursik, 2001; Rhine, 1962; Scheidl, 2009; Schmeidler y McConnell, 1958; Sunmola y Adejumo, 2000).<br><br> Hay una incidencia relativamente alta de sueos premonitorios. L. E. Rhine (1954) observ&oacute; que el 75% de sus casos premonitorios ocurr&iacute;an en sueos, y el otro 25% en vigilia; que la fenomenolog&iacute;a de las experiencias premonitorias presenta formas intuitivas (saber que algo est&aacute; por ocurrir sin poder determinar qu&eacute;, el 19%), alucinatorias (visiones n&iacute;tidas de un evento, el 6%), sueos realistas (un evento tal como realmente ocurriri&aacute; en sueos, el 60%) y sueos simb&oacute;licos (o no realistas, representaciones simb&oacute;licas, o condensadas en sueos, de un evento futuro, el 15%). La misma tendencia se encontr&oacute; en otros estudios (Feather y Schmicker, 2005; Green, 1960; Houran & Lange, 1998; Orme, 1974; ver tambi&eacute;n Irwin y Watt, 2007). La mayor&iacute;a de los sueos premonitorios en estas colecciones tienden a ser realistas, es decir, el evento precognizado qued&oacute; representado en el sueo de una manera bastante coincidente con el evento tal como &eacute;ste ocurri&oacute;.<br><br> <table cellpadding="5" cellspacing="0" border="0" width="350" align="left"> <tr> <td style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: arial, verdana, tahoma; color:#000000" valign="top" align="center"><img src="http://www.saxarubra.com.ar/parra/27/rhines.jpg" width="340" border="1" alt="L. E. Rhine hizo uno de los primeros an&aacute;lisis estad&iacute;sticos de sus casos premonitorios, y determin&oacute; que el 75% ocurr&iacute;a en sueos, otras formas inclu&iacute;a la intuitiva o premonitoria (19%), alucinatoria (6%), y sueos simb&oacute;licos (o no realistas, el 15%)." vspace="4"><BR>L. E. Rhine hizo uno de los primeros an&aacute;lisis estad&iacute;sticos de sus casos premonitorios, y determin&oacute; que el 75% ocurr&iacute;a en sueos, otras formas inclu&iacute;a la intuitiva o premonitoria (19%), alucinatoria (6%), y sueos simb&oacute;licos (o no realistas, el 15%).<BR><BR></td> </tr> </table> En un estudio reciente, Parra (2013a) encontr&oacute; que de aquellos que tuvieron premoniciones en sueos (N= 92, 21%), el 7% indic&oacute; haberlas experimentado al menos una vez en su vida y aproximadamente la mitad (52%) experiment&oacute; premoniciones pero &eacute;stas no estaban relacionadas con sueos; y sus experiencias premonitorias (en sueo y en vigilia) eran v&iacute;vidas y claras (36%). En contraste, las premoniciones en vigilia (es decir, presentimientos, corazonadas, y otros signos f&iacute;sicos) eran solamente un poco menos v&iacute;vidos que sus premoniciones en sueos (56%).<br><br> Seg&uacute;n Eysenck (1967), si la percepci&oacute;n extrasensorial es una forma primitiva de percepci&oacute;n, la excitaci&oacute;n cortical elevada deber&iacute;a ser desfavorable para la seal  d&eacute;bil de psi; es decir, los introvertidos tienden a tener mayor grado de excitaci&oacute;n cortical. Los extravertidos  por el contrario deber&iacute;an tener puntuaciones altas en experimentos parapsicol&oacute;gicos. Los individuos con alta excitaci&oacute;n cortical  bloquean la seal psi. De hecho, Rattet y Bursik (2001) encontraron que las personas que dec&iacute;an tener premoniciones eran m&aacute;s extrovertidos que quienes no ten&iacute;an tales experiencias. Adem&aacute;s, Lester, Thinschmidt y Trautman (1987) encontraron que la experiencia precognitiva tambi&eacute;n est&aacute; directamente relacionada con el perfil Sensaci&oacute;n/Intuici&oacute;n del MBTI de Myers Briggs, es decir, as experiencias paranormales parecen presentarse con mayor frecuencia en individuos que tienen la tipolog&iacute;a Sensaci&oacute;n, Percepci&oacute;n, e Intuici&oacute;n del MBTI, en l&iacute;nea con aquellos estudios que indican que aquellos individuos que tienen un mayor creencia en fen&oacute;menos paranormales, son menos l&oacute;gicos y m&aacute;s abiertos que los no creyentes.<br><br> Otro componente importante es la empat&iacute;a, un rasgo de la personalidad social, que puede ser funcional a psi, mejorando y reforzando recprocamente la  fuerza de estas habilidades y  asi como otras experiencias aceptando que son "sensibles" a experiencias premonitorias, sobretodo en relaci&oacute;n a otras personas, quiz&aacute; como un mecanismo de protecci&oacute;n social o interpersonal. Hay varios tipos de experiencias paranormales que parecen estar relacionadas  e incluso a veces se confunden con la empat&iacute;a (Donovan, 1994; Jordan, 2008). De hecho, ciertas experiencias premonitorias est&aacute;n asociadas a acontecimientos que atentan contra la integridad de si mismo o de otros, siendo la empat&iacute;a una caracter&iacute;stica de personalidad que contribuye a la capacidad de comprender y responder de forma adaptativa a las emociones de los dem&aacute;s (Parra, 2013a). En consecuencia, es posible que las experiencias premonitorias requieran necesariamente un perfil emp&aacute;tico de personalidad como un componente facilitador o conducente para ciertas experiencias psi.<br><br> <table cellpadding="5" cellspacing="0" border="0" width="520" align="center"> <tr> <td style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: arial, verdana, tahoma; color:#000000" valign="top" align="center"><img src="http://www.saxarubra.com.ar/parra/27/hans-eysenck.jpg" width="520" border="1" alt="Hans Eysenck, el c&eacute;lebre investigador de la personalidad, sugiri&oacute; que si la percepci&oacute;n extrasensorial es una forma primitiva de percepci&oacute;n, el arousal cortical deber&iacute;a atentar contra la d&eacute;bil seal psi. En consecuencia, los extrovertidos  que tienen un arousal m&aacute;s bajo- deber&iacute;an ser mejores receptores de psi, porque est&aacute;n m&aacute;s atentos a las seales del entorno que los introvertidos, quienes, a diferencia, tienden a mostrar mayor <I>arousal</I> cortical,  bloqueando posiblemente a psi." vspace="4"><BR>Hans Eysenck, el c&eacute;lebre investigador de la personalidad, sugiri&oacute; que si la percepci&oacute;n extrasensorial es una forma primitiva de percepci&oacute;n, el <I>arousal</I> cortical deber&iacute;a atentar contra la d&eacute;bil seal psi. En consecuencia, los extrovertidos  que tienen un <I>arousal</I> m&aacute;s bajo- deber&iacute;an ser mejores receptores de psi, porque est&aacute;n m&aacute;s atentos a las seales del entorno que los introvertidos, quienes, a diferencia, tienden a mostrar mayor arousal cortical,  bloqueando posiblemente a psi.<BR><BR></td> </tr> </table> Otra l&iacute;nea de investigaci&oacute;n sugiere que las premoniciones son experiencias perceptuales an&oacute;malas que podr&iacute;an estar asociadas a rasgos patol&oacute;gicos, o a cierto grado de  plasticidad cognitiva, como por ejemplo, la somatizaci&oacute;n, la disociaci&oacute;n y el l&iacute;mite  fino que en cierto grado no son disfuncionales, pero que contribuyen como un factor adaptativo frente a ciertos eventos traum&aacute;ticos. El modelo de esquizot&iacute;pia "saludable" difiere del criterio cuasi-dimensional de esquizofrenia (Claridge, 1997; McCreery y Claridge, 1995, 2002). Por ejemplo, individuos que reportan experiencias parecen estar no s&oacute;lo mentalmente integrados a pesar de sus experiencias, sino incluso gracias a &eacute;stas (como ejemplo, ver Parra, 2006, 2012). Por ejemplo, Hearne (1984) encontr&oacute; altos niveles de neuroticismo en personas que respondieron a un anuncio en los medios de prensa pidiendo sueos premonitorios, y Sunmola y Adejumo (2000) encontraron una relaci&oacute;n entre frecuencia de sueos premonitorios y una escala de somatizaci&oacute;n. Desde un punto de vista te&oacute;rico, parece plausible que aquellas personas que se muestran abiertas a experiencias inusuales y tienen mayor <i>insight</i> a tales experiencias muestran m&aacute;s premoniciones simplemente porque encuentran m&aacute;s coincidencias entre tales experiencias y sus propios sueos (Sondow, 1988).<br><br> En consecuencia, nos preguntamos en qu&eacute; difieren individuos con premoniciones en t&eacute;rminos de sus rasgos de personalidad? El objetivo de este estudio es comparar la frecuencia de tales experiencias y variables de personalidad, tales como neuroticismo, extraversi&oacute;n, empat&iacute;a y esquizotipia. Mi predicci&oacute;n es que aquellos que reportan experiencias premonitorias (en sueos o en vigilia) tender&aacute;n a ser (1) m&aacute;s extravertidos, (2) emocionalmente m&aacute;s inestables, (2) m&aacute;s emp&aacute;ticos, y (3) puntuar&aacute;n m&aacute;s alto en esquizotipia  positiva (pero no sus rasgos negativos) en comparaci&oacute;n con individuos sin experiencias.<br><br><br> <center>M&Eacute;TODO</center><br> <i>Participantes</i><br><br> De un total de 513 estudiantes universitarios del Departamento de Psicolog&iacute;a de la Universidad Abierta Interamericana (Campus Sur) de Buenos Aires, se recibieron 351 cuestionarios completos (68%). La participaci&oacute;n fue an&oacute;nima y voluntaria. La muestra estuvo compuesta por ambos sexos, 175 (49%) mujeres y 176 (51%) varones, de 17 a 54 aos de edad (<i>M</i> = 34 aos; <i>DT</i> = 13).<br><br><br> <i>Materiales</i><br><br> <i>Cuestionario de Experiencias Premonitorias</i>. Los reactivos de esta escala estuvieron inspirados en la colecci&oacute;n de casos de nuestro propio servicio de consultor&iacute;a en parapsicolog&iacute;a (m&aacute;s de 2000 experiencias) del Instituto de Psicolog&iacute;a Paranormal (G&oacute;mez Montelli y Parra, 2004; Parra y Corbetta, 2013), y los talleres de interpretaci&oacute;n de sueos, ambos llevados a cabo en Buenos Aires (ver Parra, 2009, p. 291). La primera parte,  Premonici&oacute;n en sueos , incluye Frecuencia, Contenido, S&iacute;mbolos, Vividez, Claridad, Intensidad emocional, Capacidad de discernir entre un sueo  normal y sueos  premonitorios , Rango temporal, y Personas involucradas. La segunda parte,  Premoniciones no relacionadas con sueos (o presentimientos), tambi&eacute;n incluyen: Frecuencia, Intensidad, Claridad, Capacidad para discernir entre una  anticipaci&oacute;n y una  premonici&oacute;n , Personas involucradas en las premoniciones y Parientes con experiencias premonitorias previas. Los participantes tambi&eacute;n pod&iacute;an describir los tipos de experiencias premonitorias que tuvieron, tales como, &eacute;xito inusual en el juego, evitar accidentes, asaltos/robos, accidentes, la muerte de alguien cercano, etc. Tambi&eacute;n eval&uacute;a cuatro modalidades sensoriales de experiencias premonitorias: Visuales, Sensaci&oacute;n s&uacute;bita (presentimientos), escuchar voces y Percibir indicadores f&iacute;sicos. La Parte 2 tambi&eacute;n incluye experiencias tales como Emociones negativas/positivas (ver Parra, 2013b para m&aacute;s detalles).<br><br> <i>Cuestionario de Personalidad de Eysenck  Revisado para Adultos</i> (EPQR-A) (Eysenck y Eysenck, 1975; Sandin, Valiente, Chorot, Olmedo, y Santed, 2002). Es un instrumento de 94 reactivos de respuesta dicot&oacute;mica (SI/NO) que mide dos dimensiones de personalidad: Neuroticismo y Extraversi&oacute;n. Individuos que punt&uacute;an alto en Neuroticismo son m&aacute;s propensos a experimentar sentimientos de ansiedad, ira, envidia, culpa y depresi&oacute;n, responden desadaptativamente al estr&eacute;s ambiental, son propensos a interpretar situaciones ordinarias como amenaza, y experimentan frustraciones de menor importancia como situaciones irremediablemente dif&iacute;ciles. Las personas que punt&uacute;an alto en Extraversi&oacute;n suelen ser expansivos, impulsivos y desinhibidos; en el otro polo, la introversi&oacute;n, describe a individuos tranquilos, t&iacute;midos, e introspectivos, y se muestran reservados y distantes. La escala muestra alta confiabilidad y consistencia interna aceptable.<br><br> <i>Test de Empat&iacute;a Cognitiva y Afectiva</i> (TECA) (Davis, 1996; L&oacute;pez-P&eacute;rez, Fern&aacute;ndez, y Abad, 2008). Escala autoadministrable de 33 &iacute;tems, cuya respuesta contiene una escala Likert de 1 a 5 (1= puntuaci&oacute;n baja a 5= puntuaci&oacute;n alta). El TECA contiene cuatro subescalas: dos cognitivas y dos emocionales. Las dos primeras son  Adopci&oacute;n de Perspectivas y  Comprensi&oacute;n Emocional , que mide la tendencia a tratar de entender c&oacute;mo otra persona se siente en un momento espec&iacute;fico en el tiempo. Las otras dos son  Preocupaci&oacute;n Emp&aacute;tica y  Alegr&iacute;a Emp&aacute;tica , que mide la experiencia emocional que se refleja en la alegria o la tristeza de otra persona (L&oacute;pez-P&eacute;rez, Fern&aacute;ndez, y Abad, 2008; P&eacute;rez-Alb&eacute;niz, de Pa&uacute;l, Etxebarr&iacute;a, Montes, y Torres, 2003). El TECA posee alta confiabilidad (alfa de Cronbach = 0.87) y validez en su versi&oacute;n argentina.<br><br> <i>Inventario de Sentimientos y Experiencias Oxford-Liverpool</i> (O-LIFE, Mason, Claridge y Jackson, 1995). Se trata de un cuestionario de 150 reactivos de respuesta dicot&oacute;mica (SI/NO) que permite evaluar la propensi&oacute;n a la esquizotipia en t&eacute;rminos de cuatro dimensiones: (1) Esquizotipia positiva, que eval&uacute;a experiencias inusuales y desorganizaci&oacute;n cognitiva, esto es, la tendencia a la desorganizaci&oacute;n del pensamiento, creencias bizarras y algo irracionales; y la Esquizotipia Negativa, compuesto por la Anhedonia Introvertida (aislamiento social) e Inconformidad impulsiva (conductas y actitudes agresivas). Los creadores de la escala defienden la teor&iacute;a que sugiere un continuo de actitudes, experiencias, conductas y creencias en una l&iacute;nea cuasi-dimensional que va desde estados disociativos  normales a estados m&aacute;s extremos relacionados con la psicosis, en particular, con la esquizofrenia. La disposici&oacute;n a tener percepciones inusuales, y otras experiencias perceptuales, tales como alucinaciones, creencias m&aacute;gicas o supersticiosas, y sobreinterpretaci&oacute;n o distorci&oacute;n de eventos (propensi&oacute;n al delirio), es una caracter&iacute;stica com&uacute;n en individuos con puntuaciones altas en el O-LIFE (ver Mason, Claridge y Jackson, 1995 y Mason, Claridge y Williams, 1997). La evaluaci&oacute;n psicom&eacute;trica de la O-LIFE ha mostrado buena confiabilidad test-retest (<i>r</i> = 0,80), as&iacute; como una consistencia interna aceptable (alfa de Cornbach= 0,77). El coeficiente de correlaci&oacute;n alfa de Cronbach para la poblaci&oacute;n argentina es de 0,91 (ver Parra, 2011).<br><br><br> <i>Procedimiento</i> <br><br> Los participantes completaron la bater&iacute;a de cuestionarios e informaci&oacute;n sobre los objetivos del estudio (pero no las hip&oacute;tesis) en un sobre y se les invit&oacute; a participar completando las escalas en una sesi&oacute;n &uacute;nica previamente acordada con los docentes. La participaci&oacute;n fue voluntaria. Tambi&eacute;n se suscribi&oacute; un consentimiento informado utilizando un lenguaje razonablemente comprensible (Barden, 2001).<br><br><br> <i>An&aacute;lisis</i><br><br> La muestra se reagrup&oacute; en funci&oacute;n de si los encuestados indicaban haber tenido premoniciones en sueos y premoniciones no relacionados con sueos (en vigilia). El an&aacute;lisis estad&iacute;stico incluy&oacute; estad&iacute;stica no param&eacute;trica: <i>Rho </i>de Spearman para correlacionar y <i>U</i> de Mann-Whittney para comparar. Los datos se exportaron a un paquete estad&iacute;stico (<i>SPSS v.20</i>) para su an&aacute;lisis.<br><br><br> <center>RESULTADOS</center><br><br> <center><b>TABLA 1:<br>COMPARACI&Oacute;N DE RASGOS DE PERSONALIDAD ENTRE INDIVIDUOS CON Y SIN PREMONICIONES EN SUEOS</b></center><br> <table cellpadding="6" cellspacing="1" border="0" align="center" bgcolor="#000000"> <tr bgcolor="#ffffff"> <td style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, arial; color:#000000" rowspan="2"></td> <td style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, arial; color:#000000" align="center" colspan="2">Sin experiencias<br>(n= 271)</td> <td style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, arial; color:#000000" align="center" colspan="2">Con experiencias<br>(n= 80)</td> <td style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, arial; color:#000000" align="center" colspan="3"></td> </tr> <tr bgcolor="#ffffff"> <td style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, arial; color:#000000" align="center">Media</td> <td style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, arial; color:#000000" align="center">DT</td> <td style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, arial; color:#000000" align="center">Media</td> <td style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, arial; color:#000000" align="center">DT</td> <td style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, arial; color:#000000" align="center"><i>z</i></td> <td style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, arial; color:#000000" align="center"><i>p</i></td> <td style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, arial; color:#000000" align="center"><i>d de<br>Cohen</i></td> </tr> <tr bgcolor="#ffffff"> <td style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, arial; color:#000000"><i>Neuroticismo (EPQR-A)</i></td> <td style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, arial; color:#000000" align="center">13,47</td> <td style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, arial; color:#000000" align="center">5,10</td> <td style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, arial; color:#000000" align="center">14,43</td> <td style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, arial; color:#000000" align="center">4,89</td> <td style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, arial; color:#000000" align="center">1,67</td> <td style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, arial; color:#000000" align="center">0,09</td> <td style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, arial; color:#000000" align="center">0,19</td> </tr> <tr bgcolor="#ffffff"> <td style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, arial; color:#000000"><i>Extraversi&oacute;n (EPQR-A)</i></td> <td style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, arial; color:#000000" align="center">11,91</td> <td style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, arial; color:#000000" align="center">3,85</td> <td style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, arial; color:#000000" align="center">12,04</td> <td style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, arial; color:#000000" align="center">3,98</td> <td style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, arial; color:#000000" align="center">0,33</td> <td style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, arial; color:#000000" align="center">0,74</td> <td style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, arial; color:#000000" align="center">0,03</td> </tr> <tr bgcolor="#ffffff"> <td style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, arial; color:#000000"><i>Empat&iacute;a (IRI)</i><br><br>&nbsp;&nbsp;&nbsp;Adopci&oacute;n de Perspectivas<br><br>&nbsp;&nbsp;&nbsp;Comprensi&oacute;n Emocional<br><br>&nbsp;&nbsp;&nbsp;Alegr&iacute;a Emp&aacute;tica<br><br>&nbsp;&nbsp;&nbsp;Empat&iacute;a Negativa</td> <td style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, arial; color:#000000" align="center">105,60<br><br>25,97<br><br>28,90<br><br>22,48<br><br>28,15</td> <td style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, arial; color:#000000" align="center">16,75<br><br>5,08<br><br>5,40<br><br>5,38<br><br>5,27</td> <td style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, arial; color:#000000" align="center">111,40<br><br>27,61<br><br>30,04<br><br>23,80<br><br>29,73</td> <td style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, arial; color:#000000" align="center">17,79<br><br>5,41<br><br>5,28<br><br>5,32<br><br>5,59</td> <td style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, arial; color:#000000" align="center">2,89<br><br>2,46<br><br>1,75<br><br>1,85<br><br>2,27</td> <td style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, arial; color:#000000" align="center">0,004<br><br>0,01<br><br>0,08<br><br>0,06<br><br>0,02</td> <td style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, arial; color:#000000" align="center">0,33<br><br>0,31<br><br>0,21<br><br>0,24<br><br>0,29</td> </tr> <tr bgcolor="#ffffff"> <td style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, arial; color:#000000"><i>Esquizotipia (O-LIFE)</i><br><br>&nbsp;&nbsp;&nbsp;Positiva<br><br>&nbsp;&nbsp;&nbsp;Negativa</td> <td style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, arial; color:#000000" align="center">1,50<br><br>0,33<br><br>0,39</td> <td style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, arial; color:#000000" align="center">0,90<br><br>0,29<br><br>0,44</td> <td style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, arial; color:#000000" align="center">1,66<br><br>0,52<br><br>0,34</td> <td style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, arial; color:#000000" align="center">0,72<br><br>0,42<br><br>0,15</td> <td style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, arial; color:#000000" align="center">1,75<br><br>4,69<br><br>0,56</td> <td style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, arial; color:#000000" align="center">0,08<br><br>< 0,001<br><br>0,57</td> <td style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, arial; color:#000000" align="center">0,19<br><br>0,52<br><br>0,15</td> </tr> </table> <br><br><br> <i>Premoniciones en Sueos</i><br><br> La Hip&oacute;tesis 1 era que individuos con sueos premonitorios puntuar&iacute;an alto en extraversi&oacute;n y neuroticismo en comparaci&oacute;n con un grupo control (sin experiencias) lo cual no fue confirmada. La Hip&oacute;tesis 2 era que individuos con experiencias premonitorias puntuar&iacute;an alto en empat&iacute;a, lo cual fue confirmada. La media de individuos con experiencias fue significativamente mayor que el grupo control (<i>z</i> = 2.89, <i>p</i> = 0,004, a una cola). Hay dos factores que tambi&eacute;n mostraron diferencias significativas, esto son Adopci&oacute;n de Perspectivas (<i>z</i> = 2.46, <i>p</i> = 0,014, a una cola) y Empat&iacute;a Negativa (<i>z</i> = 2.27, <i>p</i> = 0,023, a una cola). La Hip&oacute;tesis 3 era que individuos con experiencias premonitorias puntuar&iacute;an alto en esquizotipia, lo cual no confirmada. Sin embargo, puntuaron significativamente m&aacute;s alto en esquizotipia  Positiva (z = 4.69, p < 0,001, a una cola) y no se encontaron diferencias con la  Negativa (ver Tabla 1).<br><br><br> <center><b>TABLA 2:<br>COMPARACI&Oacute;N DE RASGOS DE PERSONALIDAD ENTRE INDIVIDUOS CON Y SIN PREMONICIONES EN VIGILIA</b></center><br> <table cellpadding="6" cellspacing="1" border="0" align="center" bgcolor="#000000"> <tr bgcolor="#ffffff"> <td style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, arial; color:#000000" rowspan="2"></td> <td style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, arial; color:#000000" align="center" colspan="2">Sin experiencias<br>(n= 167)</td> <td style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, arial; color:#000000" align="center" colspan="2">Con experiencias<br>(n= 184)</td> <td style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, arial; color:#000000" align="center" colspan="3"></td> </tr> <tr bgcolor="#ffffff"> <td style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, arial; color:#000000" align="center">Media</td> <td style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, arial; color:#000000" align="center">DT</td> <td style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, arial; color:#000000" align="center">Media</td> <td style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, arial; color:#000000" align="center">DT</td> <td style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, arial; color:#000000" align="center"><i>z</i></td> <td style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, arial; color:#000000" align="center"><i>p</i></td> <td style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, arial; color:#000000" align="center"><i>d de<br>Cohen</i></td> </tr> <tr bgcolor="#ffffff"> <td style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, arial; color:#000000"><i>Neuroticismo (EPQR-A)</i></td> <td style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, arial; color:#000000" align="center">13,96</td> <td style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, arial; color:#000000" align="center">4,86</td> <td style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, arial; color:#000000" align="center">13,29</td> <td style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, arial; color:#000000" align="center">5,34</td> <td style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, arial; color:#000000" align="center">1,44</td> <td style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, arial; color:#000000" align="center">0,14</td> <td style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, arial; color:#000000" align="center">0,15</td> </tr> <tr bgcolor="#ffffff"> <td style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, arial; color:#000000"><i>Extraversi&oacute;n (EPQR-A)</i></td> <td style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, arial; color:#000000" align="center">12,00</td> <td style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, arial; color:#000000" align="center">3,81</td> <td style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, arial; color:#000000" align="center">11,84</td> <td style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, arial; color:#000000" align="center">3,99</td> <td style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, arial; color:#000000" align="center">0,75</td> <td style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, arial; color:#000000" align="center">0,44</td> <td style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, arial; color:#000000" align="center">0,01</td> </tr> <tr bgcolor="#ffffff"> <td style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, arial; color:#000000"><i>Empat&iacute;a (IRI)</i><br><br>&nbsp;&nbsp;&nbsp;Adopci&oacute;n de Perspectivas<br><br>&nbsp;&nbsp;&nbsp;Comprensi&oacute;n Emocional<br><br>&nbsp;&nbsp;&nbsp;Alegr&iacute;a Emp&aacute;tica<br><br>&nbsp;&nbsp;&nbsp;Empat&iacute;a Negativa</td> <td style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, arial; color:#000000" align="center">108,50<br><br>26,59<br><br>29,69<br><br>29,16<br><br>22,89</td> <td style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, arial; color:#000000" align="center">16,64<br><br>5,14<br><br>5,04<br><br>5,41<br><br>5,35</td> <td style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, arial; color:#000000" align="center">104,59<br><br>25,98<br><br>28,37<br><br>27,56<br><br>22,63</td> <td style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, arial; color:#000000" align="center">17,66<br><br>5,28<br><br>5,78<br><br>5,19<br><br>5,45</td> <td style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, arial; color:#000000" align="center">2,87<br><br>1,06<br><br>2,35<br><br>3,29<br><br>0,52</td> <td style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, arial; color:#000000" align="center">0,004<br><br>0,28<br><br>0,018<br><br>0,001<br><br>0,60</td> <td style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, arial; color:#000000" align="center">0,35<br><br>0,22<br><br>0,32<br><br>0,22<br><br>0,17</td> </tr> <tr bgcolor="#ffffff"> <td style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, arial; color:#000000"><i>Esquizotipia (O-LIFE)</i><br><br>&nbsp;&nbsp;&nbsp;Positiva<br><br>&nbsp;&nbsp;&nbsp;Negativa</td> <td style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, arial; color:#000000" align="center">0,41<BR><BR>0,45<BR><BR>0,32</td> <td style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, arial; color:#000000" align="center">0,34<BR><BR>0,24<BR><BR>0,26</td> <td style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, arial; color:#000000" align="center">0,31<BR><BR>0,43<BR><BR>0,32</td> <td style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, arial; color:#000000" align="center">0,31<BR><BR>0,26<BR><BR>0,35</td> <td style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, arial; color:#000000" align="center">2,78<BR><BR>4,42<BR><BR>0,73</td> <td style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, arial; color:#000000" align="center">0,005<BR><BR>< 0,001<BR><BR>0,46</td> <td style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, arial; color:#000000" align="center">0,30<BR><BR>0,52<BR><BR>0,15</td> </tr> </table> <br><br><br> <I>Premoniciones en Vigilia</I><br><br> La Hip&oacute;tesis 1 era que individuos con premoniciones puntuar&iacute;an alto en extraversi&oacute;n y neuroticismo en comparaci&oacute;n con un grupo control (sin experiencias) lo cual no fue confirmada. La Hip&oacute;tesis 2 era que individuos con experiencias premonitorias puntuar&iacute;an alto en empat&iacute;a, lo cual fue confirmada: La media de individuos con experiencias fue significativamente mayor que el grupo control (<I>z</I> = 2,87, <I>p</I> = 0,004, a una cola). Hay dos factores que tambi&eacute;n mostraron diferencias significativas: Adopci&oacute;n de Perspectivas (<I>z</I> = 2,46, <I>p</I> = 0,014, a una cola) y Empat&iacute;a Negativa (<I>z</I> = 2.27, <I>p</I> = 0,023, a una cola). La Hip&oacute;tesis 3 era que individuos con experiencias premonitorias puntuar&iacute;an alto en esquizotipia, lo cual fue confirmada (<I>z</I> = 2,78, <I>p</I> = 0,005, a una cola). La Esquizotipia positiva (pero no la negativa) fue significativamente m&aacute;s alta en individuos sin experiencias (<I>z</I> = 4.42, <I>p</I> < 0,001, a una cola) (ver Tabla 2). <br><br><br> <I>An&aacute;lisis de regresi&oacute;n log&iacute;stica</I><br><br> La matriz de coeficientes de correlaci&oacute;n de los resultados en la regresi&oacute;n log&iacute;stica (lineal) indic&oacute; que el efecto de las variables de personalidad para los dos tipos de experiencia (Premonici&oacute;n en sueos y Premonici&oacute;n en vigilia) deb&iacute;a ser controladas para la edad y el g&eacute;nero, porque los resultados pueden ser confundidos por estas dos variables (por ejemplo, las mujeres tienden a reportar m&aacute;s premoniciones y por lo general muestran mayor empat&iacute;a que los varones, por lo que estos resultados pueden ser producto de un artificio). Para  Premonici&oacute;n en sueos , la variable Empat&iacute;a result&oacute; el mejor predictor (R <sup>2</sup> = 0.056,  = 0,027, <I>p</I> = 0,005), y como segundo predictor Esquizotipia positiva ( = 0,72, <I>p</I> = 0,008). Para  Premoniciones en vigilia , Empat&iacute;a tambi&eacute;n result&oacute; el mejor predictor (R <sup>2</sup> = 0,034,  = 0,02, p = 0,005). Esto sugiere que la empat&iacute;a puede estar por debajo de la diferencia entre ambos grupos (individuos con y sin experiencias), mientras que las variables G&eacute;nero y Edad no aportaron nada a la predicci&oacute;n.<br><br><br> <center>DISCUSI&Oacute;N</center><br> El objetivo de este estudio fue comparar medidas de personalidad, como neuroticismo, extraversi&oacute;n, empat&iacute;a y esquizotipia entre individuos con y sin experiencias premonitorias (en sueos y en vigilia). En l&iacute;nea con otros estudios (Claridge, 1997; McCreery y Claridge, 1995, 2002; Parra, 2006, 2011, 2012, 2013a), los resultados muestran una fuerte asociaci&oacute;n con la empat&iacute;a y la esquizotipia (positiva) para ambos tipos de experiencia, siendo la empat&iacute;a cognitiva (la capacidad para entender las emociones de los dem&aacute;s) y la empat&iacute;a positiva (compartir vicario de una emoci&oacute;n positiva) una caracter&iacute;stica que distingue a individuos con experiencias premonitorias.<br><br> Es interesante que los individuos con experiencias no mostraron mayor neuroticismo ni extraversi&oacute;n, pero confirman el efecto de ciertas experiencias perceptuales an&oacute;malas (indicadores de esquizotipia no patol&oacute;gica) y la comprensi&oacute;n emocional (empat&iacute;a cognitiva). Hearne (1984) y Reed (1988) encontraron que la frecuencia de experiencias precognitivas estaban inversamente relacionadas con el neuroticismo, esto es, que quienes tienen experiencias premonitorias tienden a ser emocionalmente m&aacute;s estables. Tal vez este &uacute;ltimo hallazgo permite explicar el patr&oacute;n conflictivo relacionado con las experiencias paranormales y el neuroticismo (ver Haight, 1979).<br><br> Jung cre&iacute;a que estas coincidencias significativas resultaban en una necesidad vital del individuo de saber acerca de, por ejemplo, la muerte de un familiar o descubrir algun objeto extraviado. Jung (1958) explica que tales  sincronicidades ocurren cuando un evento experimentado intraps&iacute;quicamente, por ejemplo, un sueo, una visi&oacute;n o una premonici&oacute;n, tiene una correspondencia con la realidad externa, por lo que la representaci&oacute;n interna de la experiencia se convierte en realidad.<br><br> Por su parte, Rattet y Bursik (2001) no s&oacute;lo obtuvieron resultados que apoyan las conclusiones de Eysenck, sino que tambi&eacute;n encontraron una confirmaci&oacute;n parcial al modelo Intuitivo-Sensorial de tipolog&iacute;a junguiana. En otras palabras, mientras que la extraversi&oacute;n se relaciona directamente con la experiencia precognitiva, quienes reportaron tales experiencias tambi&eacute;n tienden a ser m&aacute;s intuitivos (usando la escala MBTI de Myers Briggs). Por lo tanto, el tipo de personalidad intuitivo-extravertida tendr&iacute;a m&aacute;s probabilidad de experimentar premoniciones. Pero esta conclusi&oacute;n, sin embargo, no puede ser defendida usando este estudio.<br><br> Por otra parte, aunque los rasgos de personalidad esquizotipica se asocian con la experiencia premonitoria, personas con experiencias premonitorias no difieren en la dimensi&oacute;n negativa de la esquizotipia. De acuerdo con resultados previos (McCreery y Claridge, 1995, 2002; Parra, 2011, 2012), las puntuaciones de experiencias estaban asociadas con niveles altos de empat&iacute;a cognitiva y esquizotipia "saludable" o positiva. Las premoniciones tambi&eacute;n pueden involucrar la transferencia emocional por medios paranormales, de hecho, la empat&iacute;a es la capacidad de "ponerse en los zapatos del otro", el compartir vicario de las emociones de otro en uno mismo, como una especie de  resonancia emocional . Podr&iacute;a esta resonancia ser la clave para comprender ciertas experiencias extrasensoriales, como las premoniciones? Dossey (2009, p. 131) argumenta que la compasi&oacute;n y la empat&iacute;a se asocian con las premoniciones posiblemente debido al sentimiento de conexi&oacute;n con los otros. La capacidad de utilizar la empat&iacute;a cognitiva y emocional de manera integral parece importante en muchas experiencias premonitorias, sobretodo en aquellos que practicantes de sanaci&oacute;n o ven el aura (Parra, 2013a).<br><br> Estas experiencias deben ser estudiadas desde una perspectiva psicol&oacute;gica, permitiendo as&iacute; comprender mejor su relaci&oacute;n con la personalidad y el comportamiento humano. Futuros estudios con otros indicadores cl&iacute;nicos podr&aacute;n arrojar luz acerca de la congruencia entre otros rasgos de personalidad, como transliminalidad o el l&iacute;mite  fino , con las experiencia premonitorias. <br><br><br> <font size="1"> <B>Referencias</B><br><br> Barden, R.C. (2001). Informed consent in psychotherapy: a multidisciplinary perspective. <I>Journal of the American Academy of Psychiatry and the Law, 29</I>, 160 166.<br><br> Besterman, T. (1933). Report of an inquiry into precognitive dreams. <I>Proceedings of the Society for Psychical Research, 41</I>, 186 204.<br><br> Claridge, G. (1997). <I>Schizotypy: Implications for Illness and Health</I>. Oxford, UK: Oxford University Press.<br><br> Davis, M. (1996). <I>Empathy: A social psychological approach</I>. Boulder, CO: Westview Press.<br><br> De Pablos, F. (1998). Spontaneous precognition during dreams analysis of a one-year naturalistic study. <I>Journal of the Society for Psychical Research, 62</I>, 423-433.<br><br> Donovan, J. (1997). Toward a model relating empathy, charisma, and <I>telepathy. Journal of Scientific Exploration, 11</I>, 455-471.<br><br> Dossey, L. (2009). <I>The power of premonitions: How knowing the future can shape our lives</I>. New York, NY: Penguin Books.<br><br> Eysenck, H.J. (1967). Personality and extrasensory perception. <I>Journal of the Society for Psychical Research, 44</I>, 55 71.<br><br> Eysenck, H.J., & Eysenck, S.B.G. (1975). <I>Manual of the Eysenck Personality Questionnaire</I>. London: Hodder & Stoughton.<br><br> Feather, S.F., & Schmicker, M. (2005). <I>The gift: Extraordinary paranormal experiences of ordinary people</I>. London: Rider.<br><br> G&oacute;mez Montanelli, D.E., & Parra, A. (2004). A clinical approach to the emotional processing of anomalous/paranormal experiences in group therapy. <I>Journal of the Society for Psychical Research, 68</I>, 129-142.<br><br> Green, C.E. (1960). Analysis of spontaneous cases. <I>Proceedings of the Society for Psychical Research, 53</I>, 97-161.<br><br> Haight, J. (1979). Spontaneous psi cases: A survey and preliminary study of ESP, attitude and personality relationships. <I>Journal of Parapsychology, 43</I>, 179-203.<br><br> Hearne, K. (1984), A survey of reported premonitions and of those who have them. <I>Journal of the Society for Psychical Research, 52</I>, 261 270.<br><br> Honorton, C.; Ferrari, D., & Bem, D. (1990). Extraversion and ESP performance: meta analysis and a new confirmation. En L. A. Henkel. & G. R. Schmeidler (Eds.), <I>Research in Parapychology 1989 </I>(pp. 35 38). Metuchen, NJ: Scarecrow Press.<br><br> Houran, J., & Lange, R. (1998). Modeling precognitive dreams as meaningful coincidences. <I>Perceptual and Motor Skills, 83</I>, 1411 1414.<br><br> Jordan, N. (2008). <I>Is the use of auras and chakras in new age practices related to synaesthetic experience? </I>Thesis submitted to the Department of Psychology, Dublin University, Trinity College.<br><br> Irwin, H.J., & Watt, C. (2007). <I>An introduction to Parapsychology, Fifth Edition</I>. Jefferson, NC: McFarland.<br><br> Jung, C.G. (1958). <I>Psyche & symbol: A selection from the writings of C.G.Jung</I>. Garden City, NJ: Doubleday Anchor Books.<br><br> Lester, D., Thinschmidt, J., & Trautman, L. (1987). Paranormal belief and Jungian dimensions of personality. <I>Psychological Reports, 61</I>, 182.<br><br> L&oacute;pez-P&eacute;rez, B., Fern&aacute;ndez, I., & Abad, F.J. (2008). TECA. Test de Empat&iacute;a Cognitiva y Afectiva. Madrid: Tea Ediciones.<br><br> Mason, O., Claridge, G., & Jackson, M. (1995). New scales for the assessment of schizotypy. <I>Personality and Individual Differences, 18</I>, 7 13.<br><br> Mason, O., Claridge, G., & Williams, L. (1997). Questionnaire measurement. In G. Claridge (Ed.), <I>Schizotypy: Implications for Illness and Health </I>(pp. 19 37). Oxford, UK: Oxford University Press.<br><br> McCreery, C., & Claridge, G. (1995). Out-of-the-body experiences and personality. <I>JASPR, 60</I>, 129-148.<br><br> McCreery, C., & Claridge, G. (2002). Healthy schizotypy: The case of out-of-the-body experiences. <I>Personality and Individual Differences, 32</I>, 141-154.<br><br> Orme, J. (1974). Precognition and time. <I>JSPR, 47</I>, 351-365.<br><br> Palmer, J. (1979). A community mail survey of psychic experiences. <I>Journal of the American Society for Psychical Research, 81,</I> 111-123.<br><br> Parra, A. (2006).  Seeing and feeling ghosts : Absorption, fantasy proneness, and healthy schizotypy as predictors of crisis apparition experiences. <I>Journal of Parapsychology, 70,</I> 357-372.<br><br> Parra, A. (2009). <I>El mundo oculto de los sueos [The Hidden World of the Dreams]. </I>Buenos Aires: Kier.<br><br> Parra, A. (2011). Indicadores de propensi&oacute;n a la esquizotipia en individuos creyentes en lo paranormal: Examinando la intensidad de la imaginer&iacute;a y las experiencias alucinatorias. <I>Psicolog&iacute;a: Teoria e Pr&aacute;tica, 12</I>(3), 78-94.<br><br> Parra, A. (2012). Relaci&oacute;n entre las experiencias paranormales y esquizotipia positiva/negativa. <I>Acta Psiqui&aacute;trica y Psicol&oacute;gica de Am&eacute;rica Latina, 58</I>(4), 246-255.<br><br> Parra, A. (2013a). Cognitive and emotional empathy in relation to five paranormal/anomalous experiences. <I>North American Journal of Psychology, 15</I>, 405-412.<br><br> Parra, A. (2013b). A phenomenological examination of premonition experiences in dreams and waking states: A survey study. <I>AJP, 13</I>, 187-212.<br><br> Parra, A., & Corbetta, J.M. (2013c). Group therapy for Anomalous/Paranormal Experiences: Post-effect preliminary examination of the humanistic approach. <I>Journal of Exceptional Experiences and Psychology, 1</I>(2), 20-26.<br><br> P&eacute;rez-Alb&eacute;niz, A., Pa&uacute;l, J. Etxeberr&iacute;a, J., Montes, M. P., & Torr, E. (2003). Adaptaci&oacute;n del Interpersonal Reactivity Index (IRI) al espaol. <I>Psicothema</I>, 15, 267-272.<br><br> Rattet, S.L., & Bursik, K. (2001). Investigating the personality correlates of paranormal belief and precognitive experience. <I>Personality and Individual Differences, 31</I>, 433-444.<br><br> Reed, K. (1988). An experimental evaluation of a belief in psi. En D. H. Weiner & R. L. Morris (Eds.), <I>Research in parapsychology 1987 </I>(pp. 85-87). Metuchen, NJ: Scarecrow Press.<br><br> Rhine, L.E. (1954). Frequency of types of experience in spontaneous precognition. <I>Journal of Parapsychology, 18</I>, 93-123.<br><br> Rhine, L.E. (1962). Psychological processes in ESP experiences: Dreams. <I>Journal of Parapsychology,</I> 26, 172-199.<br><br> Ryback, D., & Switzer, L. (1989). <I>Dreams that come true</I>. New York: Doubleday.<br><br> Sandin, B., Valiente, R.M., Chorot, P., Olmedo, M., & Santed, M. (2002). Versi&oacute;n espaola del cuestionario EPQR-abreviado (EPQR-A) (I): An&aacute;lisis exploratorio de la estructura factorial. <I>Revista de Psicopatolog&iacute;a y Psicolog&iacute;a Cl&iacute;nica, 7</I>(3), 195-205.<br><br> Schmeidler, G., & McConnell, R. (1958). <I>ESP and personality patterns</I>. New Haven: Yale University Press.<br><br> Schredl, M. (2009). Frequency of precognitive dreams: Association with dream recall and personality variables. <I>Journal of the Society for Psychical Research, 73</I>, 81-90.<br><br> Schriever, F. (1987). A 30-year "experiment with time:" Evaluation of an individual case study of precognitive dreams<I>. European Journal of Parapsychology, 7</I>, 49-72.<br><br> Sondow, N. (1988). The decline of precognized events with the passage of time: Evidence from spontaneous dreams. <I>Journal of the American Society for Psychical Research, 82,</I> 33-52.<br><br> Sumnola, A.M., & Adejumo, V. (2000) Patterns, perceptions, and correlates of precognitive drearas among a sample of Nigerians. <I>IFE Psychologia, 8</I>, 111 121.<br><br> Thalbourne, M. (2003). <I>A glossary terms used in parapsychology</I>. Charlottestive, VA: Puente Publications.<br><br> Ullman, M., Krippner, S. & Vaughan, A. (1989). <I>Dream telepathy: Experiments in nocturnal ESP, 2nd</I> ed. Jefferson, NC: McFarland.<br><br> </font><BR> <table cellpadding="0" cellspacing="0" border="0" width="550" height="1" background="http://www.saxarubra.com.ar/parra/27/dash.gif"><tr><td></td></tr></table> <BR><font style="FONT-SIZE: 10px; FONT-FAMILY: verdana, tahoma, arial; color:#B4332B"> * Psic&oacute;logo (UAI), Doctor en psicolog&iacute;a (UCES) y psicoterapeuta en la pr&aacute;ctica privada. Es profesor graduado en Psicolog&iacute;a por la Universidad Abierta Interamericana de Buenos Aires, y docente adjunto e investigador universitario (Categor&iacute;a IIA. Res. CSN.4140/13). Es consultado regularmente por diversos medios de prensa, grafica radial y TV, locales e internacionales. Fue editor de la <I>Revista Argentina de Psicolog&iacute;a Paranormal </I>(1990-2004) y desde 2006 del bolet&iacute;n electr&oacute;nico <I>Psi (E-boletin Psi)</I>. Es Presidente del Instituto de Psicolog&iacute;a Paranormal y la Agencia Latinoamericana de Informacion Psi. Es autor de doce libros, entre los cuales se destacan <I>Fen&oacute;menos paranormales: Una introducci&oacute;n a los eventos sorprendentes</I> (Kier, 2003), <I>Sueos: C&oacute;mo interpretar sus mensajes </I>(Kier, 2005), <I>Las Alas de Psiqu&eacute;</I> (Antigua, 2014), y <I>Alucinaciones: Experiencia o Trastorno?</I> (Teseo/UAI). Ha publicado m&aacute;s de 250 art&iacute;culos en revistas acad&eacute;micas y de divulgaci&oacute;n. Desde 2014, ha sido designado coordinador de la Primer Diplomatura Superior en  Psicoterapia y Espiritualidad en la Universidad Abierta Interamericana desde 2014. </font> </font> <BR><BR> <div align="right"><BR><A HREF="#arriba02" style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, tahoma, arial; color:#B4332B">subir </A><HR><BR></div></td> </tr> </table> </td> <td width="1" bgcolor="#CC1C3E"></td> </tr> </table> <table cellpadding="0" cellspacing="0" border="0" width="600" align="center" bgcolor="#ffffff"> <tr> <td width="1" height="20" bgcolor="#CC1C3E"></td> <td width="598"></td> <td width="1" bgcolor="#CC1C3E"></td> </tr> </table> <!-- fin Temas de investigaci&oacute;n --> <a name="tit01"></a> <table cellpadding="0" cellspacing="0" border="0" width="600" align="center" bgcolor="#ffffff"> <tr> <td width="1" height="20" bgcolor="#CC1C3E"></td> <td width="23"></td> <td width="10" bgcolor="#6BA3D6"><img src="http://www.saxarubra.com.ar/parra/02/esquina01.gif" width="10" height="20"></td> <td width="553" bgcolor="#6BA3D6" style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, arial; color:#ffffff"><B>Investigaci&oacute;n II</B></td> <td width="12"></td> <td width="1" bgcolor="#CC1C3E"></td> </tr> </table> <table cellpadding="0" cellspacing="0" border="0" width="600" align="center" bgcolor="#ffffff"> <tr> <td width="1" bgcolor="#CC1C3E"></td> <td width="23"></td> <td width="565" valign="top"> <table cellpadding="8" cellspacing="0" border="0"> <tr> <td width="575" style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, tahoma, arial; color:#545454"> <CENTER><BR><B>BIENESTAR ESPIRITUAL Y ESQUIZOTIPIA EN PRACTICANTES DE CREENCIAS RELIGIOSAS*</B> <BR><BR> <B>Noelia S. Padin**</B><BR><BR></CENTER> <table cellpadding="5" cellspacing="0" border="0" width="200" align="left"> <tr> <td style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: arial, verdana, tahoma; color:#000000" valign="top" align="center"><img src="http://www.saxarubra.com.ar/parra/27/padin.jpg" width="120" border="1" alt="Noelia S. Padin"><BR>Noelia S. Padin<BR><A HREF="mailto:padin.noelia@hotmail.com.ar">padin.noelia@hotmail.com.ar</A><BR><BR></td> </tr> </table> <CENTER>INTRODUCCI&Oacute;N</CENTER><BR> Se ha reconocido a la espiritualidad como una parte integral del bienestar, la salud y la calidad de vida, y varios autores relacionan el bienestar espiritual con el afrontamiento positivo a las dificultades de la vida (Cederblad, Dahlin, Hagnell, & Hansson, 1995). Seg&uacute;n Koenig, la espiritualidad es la b&uacute;squeda que realizan las personas para comprender las respuestas a las preguntas referidas a la vida, su significado y la relaci&oacute;n con lo sagrado, que pueden o no conducir al despliegue de rituales religiosos (ver Koenig, McCullough y Larson, 2001). Ellison (1983), por su parte, sostiene que el bienestar espiritual es un sentimiento de armon&iacute;a intrapersonal que incluye la relaci&oacute;n con el propio ser, con los otros, con el orden natural o con un poder superior manifiesto a trav&eacute;s de expresiones creativas, rituales familiares, trabajo y pr&aacute;cticas religiosas que generan una dimensi&oacute;n existencial (hacia si mismo) y una religiosa (hacia una fuerza superior).<BR><BR> La actividad espiritual afecta a la salud positivamente, as&iacute; como al sentido de bienestar personal la pr&aacute;ctica regular de la oraci&oacute;n, leer la Biblia en grupos, disminuye el estr&eacute;s la hospitalario (Larson, Koenig, Kaplan, & Greenberg, 1989; Koenig, 1993). Las actividades espirituales se han empleado como estrategia de afrontamiento en casos severos de enfermedad y se encuentran asociadas con una menor mortalidad en casos cr&oacute;nicos, quiz&aacute; por el impacto de la religiosidad en los h&aacute;bitos de alimentaci&oacute;n, consumo de tabaco y alcohol (Zuckerman, Kasl, & Osfeld, 1984), y con menores tasas de c&aacute;ncer, debido quiz&aacute; tambi&eacute;n a mejores dietas alimenticias. Se ha documentado que la espiritualidad ayuda al adulto mayor a afrontar con m&aacute;s &eacute;xito el estr&eacute;s causado por las p&eacute;rdidas t&iacute;picas de este per&iacute;odo de la vida, y que se asocian con la depresi&oacute;n (Blazer, 2000).<BR><BR> Ferrell (1991) define el bienestar espiritual como la habilidad para mantener la esperanza y alcanzar significado de la experiencia de la enfermedad, e incluye aspectos de trascendencia y mejora a trav&eacute;s de la religi&oacute;n y otras fuentes de apoyo social. Las variables estudiadas para medir el bienestar espiritual son la participaci&oacute;n en actividades religiosas, participaci&oacute;n en otras actividades espirituales: meditaci&oacute;n, cambios en la vida espiritual como resultado del diagn&oacute;stico de c&aacute;ncer, incertidumbre o duda en cuanto al futuro, cambios positivos de la enfermedad en la vida, raz&oacute;n para estar vivo y esperanza. En la dimensi&oacute;n de bienestar espiritual se identifica alteraci&oacute;n o percepci&oacute;n positiva. Identificando en la percepci&oacute;n positiva la participaci&oacute;n en actividades religiosas como rezar, ir a la iglesia o al templo, constituy&eacute;ndose en un factor protector para abordar la situaci&oacute;n. <BR><BR> La esquizotipia se refiere a un funcionamiento excesivo o distorsionado de un proceso normal e incluye varias formas de alucinaciones, ideaci&oacute;n paranoide, ideas de referencia y trastornos del pensamiento (Wolfradt, Ouibaid, Starube, Bischoff & Mischo, 1999). Para Claridge (1995, 1997) es posible hablar de una  esquizotipia feliz o  esquizotipia sana con manifestaciones propias de la psicosis pero sin contenido o consecuencia patol&oacute;gica. A pesar de sus peculiaridades, estas personas pueden ser funcionales, y pueden tener buena adaptaci&oacute;n social, aunque ser&aacute; preciso que el resto de los factores de esquizotipia se combinen para dar lugar al perfil esquizot&iacute;pico de  vulnerabilidad a la esquizofrenia. La dimensi&oacute;n negativa, en cambio, conocida tambi&eacute;n como anhedonia, es el aspecto deficitario de la esquizotipia que se caracteriza por la dificultad para establecer relaciones interpersonales, disminuci&oacute;n de la conducta afectiva normal del individuo, dificultades para experimentar placer a nivel f&iacute;sico y social, expresar emociones, y ausencia de amigos &iacute;ntimos.<BR><BR> La dimensi&oacute;n positiva corresponde a un funcionamiento excesivo o distorsionado de un proceso normal. Los s&iacute;ntomas positivos son el resultado de una liberaci&oacute;n an&oacute;mala de funciones psicol&oacute;gicas y procesos cognitivos (Lemos Giraldez, 1999). Los s&iacute;ntomas positivos m&aacute;s importantes se refieren a las alucinaciones y pseudoalucinaciones (especialmente auditivas y cenest&eacute;sicas), ideas delirantes (de tem&aacute;tica muy variada y con m&aacute;s frecuencia de autorreferencia), comportamiento extravagante (s&iacute;ntomas catat&oacute;nicos, estereotipias, ecopraxia, negativismo, mutismo) y trastornos formales del pensamiento (bloqueos o interceptaciones, laxitud asociativa, imposici&oacute;n, difusi&oacute;n y adivinaci&oacute;n del pensamiento, pensamiento sonoro, eco del pensamiento).<BR><BR><table cellpadding="5" cellspacing="0" border="0" width="530" align="center"> <tr> <td style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: arial, verdana, tahoma; color:#000000" valign="top" align="center"><img src="http://www.saxarubra.com.ar/parra/27/padin_04.jpg" width="500" border="1" alt="Los cristianos evang&eacute;licos tienen acceso a un sistema de creencias organizado y validado, en consecuencia, un sistema de apoyo social que interpreta sus voces de manera m&aacute;s positiva. Sus experiencias de o&iacute;r la  voz de Dios o mensajes del espi&iacute;ritu santo tiene un significado religioso positivo, de ah&iacute; que est&aacute;n m&aacute;s motivados a continuar en la iglesia. La contenci&oacute;n y gu&iacute;a que reciben de sus pastores e iglesia le permite interpretar estas voces en forma positiva." vspace="4"><BR>Los cristianos evang&eacute;licos tienen acceso a un sistema de creencias organizado y validado, en consecuencia, un sistema de apoyo social que interpreta sus voces de manera m&aacute;s positiva. Sus experiencias de o&iacute;r la  voz de Dios o mensajes del espi&iacute;ritu santo tiene un significado religioso positivo, de ah&iacute; que est&aacute;n m&aacute;s motivados a continuar en la iglesia. La contenci&oacute;n y gu&iacute;a que reciben de sus pastores e iglesia le permite interpretar estas voces en forma positiva.<BR><BR></td> </tr> </table> Existe una coincidencia entre la propensi&oacute;n a la esquizotipia asociada con creencias y experiencias religiosas y espirituales; por otro lado, la esquizotipia  negativa o patol&oacute;gica, es un indicador de riesgo para la salud mental. Un gran n&uacute;mero de estudios demostr&oacute; una funci&oacute;n adaptativa  e incluso protectora de ciertas experiencias espirituales. Estas disminuyen el nivel de ansiedad a la muerte, y se asocian a un aumento de la percepci&oacute;n del significado de la vida, el optimismo y el bienestar. Por ejemplo, Lukoff, Lu, y Turner (1992) propusieron que esta categor&iacute;a incluya el diagn&oacute;stico a problemas religiosos o espirituales para compensar la tendencia que existe entre los profesionales de la salud mental a ignorar o patologizar problemas religiosos y espirituales, produciendo mayor iatrogenia (Lukoff, Lu, & Turner, 1992).<BR><BR> Davies, Griffin y Vice (2001) encontraron que el 27% de los individuos en un grupo control ( normal , creyentes pero no devotos) tambi&eacute;n hab&iacute;a tenido la experiencia de o&iacute;r voces, pero la experiencia de estas personas no era negativa; de hecho, el puntaje promedio de la experiencia de o&iacute;r voces estaba del lado positivo de la escala Likert (4 y 5, donde 1 negativa y 7 positiva), mientras que el grupo de psic&oacute;ticos calific&oacute; la experiencia m&aacute;s positiva que el grupo control, y &eacute;ste, a su vez, encontr&oacute; la experiencia menos positiva que el grupo cristiano. Tambi&eacute;n, se examin&oacute; la experiencia de o&iacute;r voces en miembros de movimientos religiosos que defienden creencias m&aacute;s extremas y raras que los miembros de las iglesias cristianas evang&eacute;licas tradicionales. Es probable que los evangelistas tengan acceso a un sistema de creencias organizado y validado, o un sistema de apoyo social que los miembros de movimientos neo-religiosos, quienes interpretan a sus voces de manera m&aacute;s positiva.<BR><BR> Otros estudios mostraron que las creencias religiosas pod&iacute;an est&aacute;n asociadas con la esquizofrenia prem&oacute;rbida (Margolis y Elifson, 1983), esto es, los que escuchan voces est&aacute;n en una fase premorbida de psicoticismo, y continuan produciendo s&iacute;ntomas psic&oacute;ticos. En este sentido, si la creencia religiosa fuera un indicador de psicosis prem&oacute;rbida, los grupos evang&eacute;licos indicar&iacute;an mayor proporci&oacute;n de alucinaciones como el grupo de psic&oacute;ticos, pero las reacciones afectivas son diferentes, y por lo tanto, significativamente m&aacute;s positivas en el grupo evang&eacute;lico que en el grupo de psic&oacute;ticos. El grupo evang&eacute;lico interpretaba su experiencia inicial de o&iacute;r voces y asignaba un significado religioso positivo, de ah&iacute; que estaban m&aacute;s motivados para continuar en la iglesia (una explicaci&oacute;n por <I>refuerzo</I>); o bien su experiencia inicial de voces es negativa y pueden ingresar a la iglesia como una forma de interpretar, y luego, ocultar estas experiencias (una explicaci&oacute;n por <I>encubrimiento)</I>. De modo que la contenci&oacute;n y gu&iacute;a que reciben de su iglesia le permite interpretar las voces en forma positiva; de hecho, para los evangelistas su &uacute;ltima experiencia era m&aacute;s positiva que lo que hab&iacute;a sido la primera (ver los estudios de Margolis y Elifson, 1983).<BR><BR> Adem&aacute;s se ha podido observar la aparici&oacute;n de cultos no tradicionales, como la religiosidad afro-brasilea. Los cultos afrobrasileos se caracterizan por el estado de "posesi&oacute;n", pues en sus ceremoniales los adeptos  incorporan o dicen ser pose&iacute;dos por <I>orishas</I> (esp&iacute;ritus), <I>caboclos, pretos velhos, ex&uacute;s</I> y otras entidades del culto. Esas incorporaciones se ponen en evidencia mediante estados de trance en que caen los m&eacute;diums durante sus rituales (Klein, 2006; Pi Hugarte, 1998).<BR><BR> Una de estas expresiones es el culto Umbanda, una religi&oacute;n brasilea, espiritualista y magista (Castillo, 2005) originada en 1904, en el sureste de Brasil, incorpor&oacute; los nombres yorubas de las divinidades, su teogon&iacute;a (conjunto de divinidades de un pueblo), su teofan&iacute;a (aparici&oacute;n o revelaci&oacute;n de una divinidad), su cosmogon&iacute;a (teor&iacute;a de la fundaci&oacute;n del mundo) y su androgenes&iacute;a (el desenvolvimiento f&iacute;sico y moral de la especie humana), al igual que el contenido de religiones proviene de naciones africanas tales como Congo, Angola, y Guinea. En la actualidad, este culto ocupa un lugar relevante por el que gran cantidad de personas, por diversos motivos, acuden a sus templos para sobrellevar situaciones personales, duelos, divorcios, conflictos familiares y laborales, y problemas de salud. Un grupo particular de inter&eacute;s son los individuos pertenecientes a los cultos religiosos o los nuevos movimientos religiosos (NMR).<BR><BR> Se han realizado varios estudios sobre las caracter&iacute;sticas de la personalidad y salud mental de los miembros de los nuevos movimientos religiosos (Richardson, 1995). Se ha recogido una gran cantidad de datos sobre sus antecedentes personales y actitudes (Richardson, Stewart, & Simmonds, 1979; Latkin, Hagan, Littman, & Sundberg, 1987), as&iacute; como tambi&eacute;n tests de personalidad, como el Inventario Myers-Briggs y el Inventario Multifac&eacute;tico de Personalidad de Minnesota (Ross, 1983; Poling & Kenny, 1986). Diversas medidas de bienestar subjetivo como percepci&oacute;n de estr&eacute;s, asistencia social y autoestima han sido reportados (Latkin et al., 1987), as&iacute; como varios aspectos de la salud mental, como depresi&oacute;n, ansiedad, perdida de comportamiento/control emocional y satisfacci&oacute;n con la vida (Weiss, 1987; Weiss & Comprey, 1987). En general, los miembros de estos movimientos religiosos muestran puntuaciones indistinguibles de las muestras normales y algunas medidas incluso muestran una mejor salud mental y adaptaci&oacute;n (para una revisi&oacute;n, ver Richardson, 1995).<BR><BR> Si bien estos estudios demuestran que los miembros de los NMR no son  como grupo patol&oacute;gico, no se han empleado evaluaciones de psicosis o esquizotipia. Sin embargo, Rust (1992) evalu&oacute; la esquizotipia en los miembros de grupos ocultistas, usando el Inventario de Esquizotipia Cognitiva (ver Rust, 1988). Sus resultados fueron concluyentes, dado que las nueve sectas estudiadas mostraron puntuaciones at&iacute;picas. Sin embargo, Rust sugiri&oacute; que los ocultistas pod&iacute;an ser clasificados en dos grupos, uno que caracterizado por la devoci&oacute;n a una autoridad divina, y el otro por un inetr&eacute;s compartida como grupo m&aacute;gico. Por desgracia, no fue posible determinar que grupo pertenec&iacute;a a qu&eacute; categor&iacute;a, dado que la confidencialidad impidi&oacute; que el autor pueda nombrar las sectas estudiadas.<BR><BR> Otro estudio descubri&oacute; que, aunque esas personas no muestran delirios  floridos como los pacientes psic&oacute;ticos, no pod&iacute;an ser diferenciados de los del grupo con delirios, de acuerdo a un n&uacute;meros de elementos de ideaci&oacute;n delirante del Inventario de Delirios de Peters (PDI, Peters, Day, McKenna, y Orbach, 1999), o en los niveles de convicci&oacute;n de esas creencias (Peters, Day, McKenna & Orbach, 1999). Sin embargo, estaban significativamente menos angustiados y preocupados por sus experiencias, lo que sugiere que el contenido de las creencias (el  que ) no es tan determinante a la hora de diagnosticar patolog&iacute;a que la forma de la creencia (el  c&oacute;mo ).<BR><BR> <table cellpadding="5" cellspacing="0" border="0" width="530" align="center"> <tr> <td style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: arial, verdana, tahoma; color:#000000" valign="top" align="center"><img src="http://www.saxarubra.com.ar/parra/27/padin_03.jpg" width="530" border="1" alt="La mediumnidad no debe ser considerada una manifestacin psicopatolgica, sino como una actividad mental que cumple una funcin social en el contexto del culto. Las experiencias disociativas de sus miembros, asociadas a experiencias perceptuales inusuales y sistemas de creencia cultural, refuerzan el nucleo positivo de la esquizotipia en contraste con elementos mas disfuncionales." vspace="4"><BR>La mediumnidad no debe ser considerada una manifestaci&oacute;n psicopatol&oacute;gica, sino como una actividad mental que cumple una funci&oacute;n social en el contexto del culto. Las experiencias disociativas de sus miembros, asociadas a experiencias perceptuales inusuales y sistemas de creencia cultural, refuerzan el nucleo positivo de la esquizotipia en contraste con elementos mas disfuncionales.<BR><BR></td> </tr> </table> Un n&uacute;mero importante de estudios realizados en America Latina (Moreira Almeida, 2004, 2007; Lewis Fernandez et al, 2009; Negro, Palladino-Negro, y Louza, 2002), ha demostrado cierta prevalencia de experiencias psic&oacute;ticas relacionadas con vivencias espirituales, pero estas experiencias espirituales pueden ser confundidas con episodios psic&oacute;ticos y no padecer trastornos psic&oacute;ticos. Getz et al. (2001) examin&oacute; a 131 pacientes en Cincinnati, y constataron que la frecuencia en la participaci&oacute;n en actividades religiosas, como ir a la iglesia y participar en grupos de estudio religioso, se asociaba a mayor tasa de delirios religiosos. Lindgren y Coursey (1995) sugieren que las creencias religiosas son usadas para lidiar con el estr&eacute;s que la dolencia mental puede causar. Peters, Day, McKenna, y Orbach (1999) sealan que la experiencia espiritual tambi&eacute;n puede considerarse como un proceso creador y de "resoluci&oacute;n de problemas", desempeando un papel espec&iacute;fico en la integraci&oacute;n de la vida mental de un individuo.<BR><BR> En consecuencia, la hip&oacute;tesis de una conexi&oacute;n entre esquizotipia y experiencia espiritual plantea que, en la poblaci&oacute;n normal, tener esquizotipia elevada est&aacute; correlacionada con niveles de experiencia espiritual relativamente altos. Siguiendo este razonamiento, se podr&iacute;a decir que individuos psic&oacute;ticos  que por definici&oacute;n son esquizot&iacute;picos tambi&eacute;n deber&iacute;an tener niveles altos de experiencia espiritual relativamente benigna. El objetivo de este estudio es evaluar la propensi&oacute;n a la esquizotipia e indicadores de bienestar espiritual en practicantes de creencias religiosas (en este caso cristianos evang&eacute;licos, practicantes del culto umbanda y un grupo  control de individuos creyentes no devotos), m&aacute;s espec&iacute;ficamente, comparar el grado de bienestar existencial y espiritual y propensi&oacute;n a la esquizotipia positiva y negativa en religiosos y creyentes no devotos.<BR><BR><BR> <I>Hip&oacute;tesis</I> <BR><BR> <B>H1</B>. Miembros del culto evang&eacute;lico punt&uacute;an m&aacute;s alto en bienestar espiritual que miembros del culto Umbanda.<BR><BR> <B>H2</B>. Miembros del culto umbandista puntuar&aacute; m&aacute;s alto en esquizotipia en comparaci&oacute;n con el grupo evang&eacute;lico y los creyentes no devotos.<BR><BR> <B>H3</B>. Miembros del culto Umbanda punt&uacute;an m&aacute;s alto en esquizotipia negativa que miembros de grupos evang&eacute;licos.<BR><BR> <B>H4</B>. Miembros del culto evang&eacute;lico puntuan m&aacute;s alto en esquizotipia positiva que creyentes no devotos.<BR><BR><BR> <CENTER>M&Eacute;TODO</CENTER><BR> <I>Participantes</I><BR><BR> Se examinaron tres muestras. Una compuesta por 50 practicantes activos del culto Umbanda de ambos sexos, 30 (60%) mujeres y 20 (40%) varones, entre 21 a 60 aos (Media= 33,22; DT= 9,92), provenientes del templo Centro Afro-umbandista <I>Cristina de Oxum</I>. La segunda, una muestra de practicantes cristianos (no-cat&oacute;licos), compuesta por 50 miembros activos de un culto evang&eacute;lico de ambos sexos, 32 (64%) mujeres y 18 (36%) varones, entre 21 y 60 aos (Media= 39,02; DT= 13,49) provenientes de un culto evang&eacute;lico de la Iglesia Evangelica <I>El Buen Pastor</I>, de la zona sur de la Provincia de Buenos Aires. La tercera, un grupo de creyentes en Dios (no devotos) pero que no adhieren a un culto espec&iacute;fico, compuesto por 50 individuos de ambos sexos, 26 (52%) mujeres y 24 (48%) varones, entre 21 y 60 aos (Media= 30M; DT= 9,98), tambi&eacute;n de la zona sur de la PBA. Los practicantes del culto evang&eacute;lico (52%) tienden a tener m&aacute;s participaci&oacute;n semanal en el culto que el grupo umbandista (42%), incluso cotidiana en este grupo (30%), aunque ambos cultos desempean activamente alguna tarea en sus respectivos templos.<BR><BR> Se aplic&oacute; una t&eacute;cnica de muestreo no-probabil&iacute;stica. Ninguno de los participantes recibi&oacute; compensaci&oacute;n econ&oacute;mica y todos completaron dos cuestionarios en forma individual en un encuentro autorizado y agendado por sus autoridades. Las autoridades de ambos cultos recibieron informaci&oacute;n acerca de los objetivos generales del estudio (pero no de las hip&oacute;tesis), y se los invit&oacute; a participar en forma voluntaria y an&oacute;nima.<BR><BR><BR> <I>Criterios de inclusi&oacute;n/exclusi&oacute;n</I><BR><BR> Se excluyeron de la muestra aquellos cuestionarios incompletos o respondidos en forma incorrecta. Tambi&eacute;n aquellos miembros con menos de 12 meses de participaci&oacute;n en la confesi&oacute;n religiosa o a quienes indiquen un grado de pertenencia m&iacute;nimo o nulo, y a menores de 21 aos.<BR><BR><BR> <I>Instrumentos</I><BR><BR> <I>Inventario Oxford-Liverpool de Sentimientos y Experiencias</I> (O-LIFE) (Mason, Claridge & Williams, 1997). Es un cuestionario autoadministrable de 40 reactivos de valor dicot&oacute;mico (Si/No) que puede ser administrado en adolescentes y adultos, tanto en poblaci&oacute;n normal como en poblaci&oacute;n cl&iacute;nica. Ofrece alta validez interna (Alfa de Cronbach= .70) y alta confiabilidad test-retest de (r = .82). El O-LIFE eval&uacute;a cuatro subescalas: (1) Experiencias Inusuales (10 items); (2) Desorganizaci&oacute;n Cognitiva (10 &iacute;tems); (3) Anhedonia Introvertida (10 &iacute;tems) y (4) Disconformidad Impulsiva (10 &iacute;tems). Estas subescalas adem&aacute;s tienen alta consistencia interna (Media de alfa = 69).<BR><BR> Una combinaci&oacute;n de las cuatro sub-escalas permiten evaluan dos tipos o  factores de esquizot&iacute;pia, e incluso un puntaje total (alfa= .90), que derivan de la suma de los puntajes brutos de las subescalas Experiencias Inusuales / Desorganizaci&oacute;n Cognitiva (Esquizotipia positiva), y Anhedonia Introvertida / Disconformidad Impulsiva (Esquizotipia negativa). Al menos se observaron dos dimensiones de esquizotipia:<BR><BR> 1. La <I>dimensi&oacute;n positiva</I>, conocida como experiencias perceptuales no convencionales/ an&oacute;malas o cognitivo-perceptual, se refiere a un funcionamiento excesivo o distorsionado de un proceso normal e incluye varias formas de alucinaciones, ideaci&oacute;n paranoide, ideas de referencia y trastornos del pensamiento.<BR><BR> 2. La <I>dimensi&oacute;n negativa</I>, conocida como anhedonia o d&eacute;ficit interpersonal, se refiere a la disminuci&oacute;n o d&eacute;ficit en la conducta normal del individuo que tiene dificultades para experimentar placer en el nivel f&iacute;sico y social, aplanamiento afectivo, ausencia de confidentes &iacute;ntimos y dificultades en sus relaciones interpersonales.<BR><BR> <I>Escala de Bienestar Espiritual de Ellison</I> (Ellison, 1983; Bufford, Paloutzian, & Ellison, 1991; Daaleman & Frey, 2004; Lascano & Coppolillo, 2010), que mide la dimensi&oacute;n existencial y religiosa del bienestar espiritual. Es un instrumento de 20 &iacute;tems con una escala de tipo Likert, siendo 1= Totalmente en desacuerdo a 6= Totalmente de acuerdo. La escala se compone de dos subescalas: 1. Dimensi&oacute;n Existencial (por ej.:  Creo que la vida es una experiencia positiva y (2) Dimensi&oacute;n Religiosa (por ej.  Creo que Dios me ama y se preocupa por mi ). La escala ha sido administrada en poblaciones de diferentes culturas, traducida y validada en diferentes idiomas, incluidas la comunidad latina y en idioma espaol. Tiene un coeficiente de confiabilidad de r= .93 (BE), y r= .96 (BR). Tiene una adaptaci&oacute;n argentina suficientemente confiable y v&aacute;lida (Lascano & Coppolillo, 2010).<BR><BR> Un cuestionario inicial con el fin de determinar sexo, edad, grado de pertenencia a la creencia religiosa y rol dentro de la iglesia o templo.<BR><BR><BR> <I>An&aacute;lisis</I><BR><BR> Los datos fueron cargados y procesados mediante el paquete estad&iacute;stico <I>SPSS 18</I>. Se realiz&oacute; un contraste de hip&oacute;tesis sobre la normalidad de las variables mediante un an&aacute;lisis de Shapiro Wilks (N < 50). Los valores obtenidos muestran que se puede asumirse una distribuci&oacute;n asim&eacute;trica para las variables de ambos cuestionarios de los tres grupos. Los an&aacute;lisis estad&iacute;sticos fueron evaluados a una cola mediante estad&iacute;stico no param&eacute;trica (<I>H</I> de Kruskall-Wallis y <I>U</I> de Mann-Whittney) para comparar grupos.<BR><BR><BR> <CENTER>RESULTADOS</CENTER><BR><BR> <CENTER><B>TABLA 1</B>:<BR> COMPARACION ENTRE CULTO UMBANDA, EVANGELICO Y NO DEVOTOS EN BIENESTAR ESPIRITUAL <sup>(a)</sup> </CENTER><BR> <table cellpadding="6" cellspacing="1" border="0" align="center" bgcolor="#000000"> <tr bgcolor="#ffffff"> <td style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, arial; color:#000000"></td> <td style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, arial; color:#000000" align="center" colspan="2">No devotos</td> <td style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, arial; color:#000000" align="center" colspan="2">Umbanda</td> <td style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, arial; color:#000000" align="center" colspan="2">Evang&eacute;lica</td> <td style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, arial; color:#000000" align="center" colspan="2"></td> </tr> <tr bgcolor="#ffffff"> <td style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, arial; color:#000000">Variables</td> <td style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, arial; color:#000000" align="center">Media</td> <td style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, arial; color:#000000" align="center">DT</td> <td style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, arial; color:#000000" align="center">Media</td> <td style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, arial; color:#000000" align="center">DT</td> <td style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, arial; color:#000000" align="center">Media</td> <td style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, arial; color:#000000" align="center">DT</td> <td style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, arial; color:#000000" align="center"><i>X <sup>2</sup> </i></td> <td style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, arial; color:#000000" align="center"><i>p <sup>(a)</sup> </i></td> </tr> <tr bgcolor="#ffffff"> <td style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, arial; color:#000000">1. Factor Existencial<BR><BR>2. Factor Espiritual<BR><BR>Bienestar Espiritual</td> <td style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, arial; color:#000000" align="center">46,28<BR><BR>31,34<BR><BR>77,62</td> <td style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, arial; color:#000000" align="center">5,84<BR><BR>10,71<BR><BR>12,10</td> <td style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, arial; color:#000000" align="center">45,62<BR><BR>42,32<BR><BR>87,94</td> <td style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, arial; color:#000000" align="center">3,71<BR><BR>5,14<BR><BR>7,57</td> <td style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, arial; color:#000000" align="center">45,98<BR><BR>46,18<BR><BR>92,16</td> <td style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, arial; color:#000000" align="center">5,53<BR><BR>7,02<BR><BR>9,45</td> <td style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, arial; color:#000000" align="center">0,41<BR><BR>51,20<BR><BR>39,67</td> <td style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, arial; color:#000000" align="center">,81<BR><BR>< .001<BR><BR>< .001</td> </tr> </table> <CENTER><I>a Prueba de Kruskal-Wallis</I></CENTER> <BR><BR> Se llev&oacute; a cabo una comparaci&oacute;n entre el grupo umbanda, evang&eacute;lico y no devotos para determinar diferencias en bienestar espiritual. La H1 era que miembros del culto evang&eacute;lico puntuar&iacute;an m&aacute;s alto en bienestar espiritual que miembros del culto Umbanda, lo cual se confirm&oacute;. El bienestar espiritual en el grupo evang&eacute;lico (Media= 92,16) result&oacute; significativamente m&aacute;s alto, tanto para el grupo umbandista (Media= 87,94) como para los creyentes no devotos (Media= 77,62, p<sub>dif</sub> < .001).<BR><BR><BR> <CENTER><B>TABLA 2:</B><BR> COMPARACION ENTRE CULTO UMBANDA, EVANGELICO Y NO DEVOTOS EN ESQUIZOTIPIA <sup>(a)</sup> </CENTER><BR> <table cellpadding="6" cellspacing="1" border="0" align="center" bgcolor="#000000"> <tr bgcolor="#ffffff"> <td style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, arial; color:#000000"></td> <td style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, arial; color:#000000" align="center" colspan="2">No devotos</td> <td style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, arial; color:#000000" align="center" colspan="2">Umbanda</td> <td style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, arial; color:#000000" align="center" colspan="2">Evang&eacute;lica</td> <td style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, arial; color:#000000" align="center" colspan="2"></td> </tr> <tr bgcolor="#ffffff"> <td style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, arial; color:#000000">Variables</td> <td style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, arial; color:#000000" align="center">Media</td> <td style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, arial; color:#000000" align="center">DT</td> <td style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, arial; color:#000000" align="center">Media</td> <td style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, arial; color:#000000" align="center">DT</td> <td style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, arial; color:#000000" align="center">Media</td> <td style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, arial; color:#000000" align="center">DT</td> <td style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, arial; color:#000000" align="center"><i>X <sup>2</sup> </i></td> <td style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, arial; color:#000000" align="center"><i>p <sup>(a)</sup> </i></td> </tr> <tr bgcolor="#ffffff"> <td style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, arial; color:#000000">1. Experiencias Inusuales<BR><BR>2. Desorganizaci&oacute;n Cognitiva<BR><BR>3 Anhedonia Introvertida<BR><BR>4. Disconformidad Impulsiva</td> <td style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, arial; color:#000000" align="center">2,60<BR><BR>3,56<BR><BR>3,18<BR><BR>3,44</td> <td style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, arial; color:#000000" align="center">2,19<BR><BR>2,34<BR><BR>1,60<BR><BR>2,00</td> <td style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, arial; color:#000000" align="center">7,58<BR><BR>3,00<BR><BR>3,16<BR><BR>3,10</td> <td style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, arial; color:#000000" align="center">1,75<BR><BR>2,23<BR><BR>1,71<BR><BR>2,08</td> <td style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, arial; color:#000000" align="center">4,12<BR><BR>4,00<BR><BR>2,82<BR><BR>2,06</td> <td style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, arial; color:#000000" align="center">2,30<BR><BR>2,11<BR><BR>1,50<BR><BR>1,96</td> <td style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, arial; color:#000000" align="center">74,74<BR><BR>5,28<BR><BR>1,45<BR><BR>13,44</td> <td style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, arial; color:#000000" align="center">< 0,001<BR><BR>0,07<BR><BR>0,48<BR><BR>0,001</td> </tr> <tr bgcolor="#ffffff"> <td style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, arial; color:#000000">Factor Negativo<BR><BR>Factor Positivo</td> <td style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, arial; color:#000000" align="center">6,62<BR><BR>6,16</td> <td style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, arial; color:#000000" align="center">2,55<BR><BR>4,01</td> <td style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, arial; color:#000000" align="center">6,26<BR><BR>10,58</td> <td style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, arial; color:#000000" align="center">2,56<BR><BR>2,96</td> <td style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, arial; color:#000000" align="center">4,88<BR><BR>8,12</td> <td style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, arial; color:#000000" align="center">2,56<BR><BR>3,46</td> <td style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, arial; color:#000000" align="center">11,92<BR><BR>33,93</td> <td style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, arial; color:#000000" align="center">0,003<BR><BR>< 0,001</td> </tr> <tr bgcolor="#ffffff"> <td style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, arial; color:#000000">O-LIFE (Total)</td> <td style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, arial; color:#000000" align="center">14,22</td> <td style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, arial; color:#000000" align="center">5,61</td> <td style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, arial; color:#000000" align="center">18,16</td> <td style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, arial; color:#000000" align="center">4,08</td> <td style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, arial; color:#000000" align="center">14,24</td> <td style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, arial; color:#000000" align="center">5,07</td> <td style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, arial; color:#000000" align="center">19,18</td> <td style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, arial; color:#000000" align="center">< 0,001</td> </tr> </table> <CENTER>a Prueba <I>H</I> de Kruskal-Wallis</CENTER> <BR><BR><BR> Se llev&oacute; a cabo una comparaci&oacute;n entre el grupo umbanda, evang&eacute;lico y no devotos para determinar diferencias en esquizotipia. La H2 era que miembros del culto Umbanda puntuar&iacute;an m&aacute;s alto en propensi&oacute;n a la esquizotipia que miembros del culto evang&eacute;lico, lo cual se confirm&oacute;. La esquizotipia en el grupo Umbanda (Media= 18,16) result&oacute; significativamente m&aacute;s alta que en el grupo evang&eacute;lico (Media= 14,24), y no devotos (Media= 14,22; p<sub>dif</sub> < 0,001).<BR><BR> La H3 era que miembros del culto Umbanda puntuar&iacute;an m&aacute;s alto en esquizotipia negativa que miembros del culto evang&eacute;lico, lo cual no se confirm&oacute;. Contrariamente a tal predicci&oacute;n, se obtuvo una diferencia significativa hacia el grupo de creyentes no devotos (Media= 6,62) en comparaci&oacute;n con el culto Umbanda (Media= 6,26) y el evang&eacute;lico (Media= 4,88; p<sub>dif</sub> = 0,003).<BR><BR> La H4 era que miembros del culto evang&eacute;lico puntuar&iacute;an m&aacute;s alto en esquizotipia positiva que el culto Umbanda, lo cual no se confirm&oacute;. Incluso a la inversa de la tal predicci&oacute;n, la puntuaci&oacute;n de la esquizotipia del grupo umbanda (Media= 10,58) fue significativamente m&aacute;s alta tanto en el grupo evang&eacute;lico (Media= 8,12), como en los creyentes no devotos (Media= 6,16 M; p<sub>dif</sub> < 0,001).<BR><BR><BR> <table cellpadding="5" cellspacing="0" border="0" width="530" align="center"> <tr> <td style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: arial, verdana, tahoma; color:#000000" valign="top" align="center"><img src="http://www.saxarubra.com.ar/parra/27/padin_02.jpg" width="530" border="1" alt="El culto umbanda focaliza la pr&aacute;ctica de la mediumnidad, especialmente aspectos psicol&oacute;gicos (cognitivos y afectivos) que podr&iacute;an estar presentes en los m&eacute;diums y relacionarlos con factores de naturaleza socio-cultural." vspace="4"><BR>El culto umbanda focaliza la pr&aacute;ctica de la mediumnidad, especialmente aspectos psicol&oacute;gicos (cognitivos y afectivos) que podr&iacute;an estar presentes en los m&eacute;diums y relacionarlos con factores de naturaleza socio-cultural.<BR><BR></td> </tr> </table> <CENTER>CONCLUSIONES</CENTER><BR> El objetivo de este estudio fue evaluar la propensi&oacute;n a la esquizotipia e indicadores de bienestar espiritual en miembros de confesiones religiosas evang&eacute;licas y umbandistas, espec&iacute;ficamente, determinar diferencias entre s&iacute;ntomas positivos y negativos de esquizotipia en un grupo de  religiosos en comparaci&oacute;n con una muestra de creyentes no devotos. Los resultados permiten concluir que los miembros del culto evang&eacute;lico experimentan mayor bienestar espiritual que los miembros del culto Umbanda y que los creyentes no devotos. Esto probablemente debido a las pr&aacute;cticas religiosas del culto evang&eacute;lico, mayor conexi&oacute;n familiar y social que promueve el compartir, amar y ser compasivo. El culto evang&eacute;lico estimula la sensaci&oacute;n de una fuerza que ayuda a las personas a trascenderse a s&iacute; mismos, que los acompaa en el d&iacute;a a d&iacute;a y los ayuda a enfocarse en lo que es considerado como sagrado para cada uno en su vida.<BR><BR> Por otro lado, los miembros del culto Umbanda mostraron mayor propensi&oacute;n a la esquizotipia. El culto umbanda focaliza la pr&aacute;ctica de la mediumnidad, especialmente aspectos psicol&oacute;gicos (cognitivos y afectivos) que podr&iacute;an estar presentes en los m&eacute;diums y relacionarlos con factores de naturaleza socio-cultural. Los ritos del culto umbanda requieren el entrenamiento de mediums con mayor facilidad en el control de ciertos mecanismos cognitivos en funci&oacute;n de las demandas individuales (afectivas) y colectivas. La mediumnidad no es considerada una manifestaci&oacute;n psicopatol&oacute;gica, sino como una actividad que cumple una funci&oacute;n individual y social en el contexto del culto, experiencias disociativas de sus miembros, asociadas a experiencias perceptuales inusuales y sistemas de creencia asociadas a los factores positivas de la esquizotipia.<BR><BR> Es interesante notar que el grupo de creyentes no devotos mostr&oacute; mayor propensi&oacute;n a la esquizotipia  negativa , caracterizados por dificultades para experimentar placer a nivel f&iacute;sico y social, aplanamiento afectivo, ausencia de confidentes &iacute;ntimos y dificultades en sus relaciones interpersonales, en comparaci&oacute;n con el culto umbanda y evang&eacute;lico; en tanto que el culto umbanda mostr&oacute; mayor esquizotipia positiva que el grupo evang&eacute;lico. Esto podr&iacute;a apoyar la hip&oacute;tesis de que ciertas pr&aacute;cticas religiosas que parecen disfuncionales fuera del contexto de interpretaci&oacute;n del culto, sin embargo, forman parte de patrones salug&eacute;nicos que sirven a prop&oacute;sitos sociales y culturales en la pr&aacute;ctica religiosa (como la  posesi&oacute;n espiritual de partes de las entidades que se observa en este cultos), y que es una variable poco considerada  o incluso menospreciada en las teor&iacute;as psicol&oacute;gicas que consideran a las pr&aacute;cticas religiosas como iatrog&eacute;nicas para sus miembros.<BR><BR><BR> <CENTER>DISCUSI&Oacute;N</CENTER><BR> Como demuestra este estudio, la naturaleza de la relaci&oacute;n entre la experiencia espiritual benigna y los episodios psic&oacute;ticos presentan una paradoja intrigante; por un lado, algunos investigadores plantean que estos &uacute;ltimos son fenomenol&oacute;gicamente semejantes como para sugerir la operaci&oacute;n de un  mecanismo psicol&oacute;gico com&uacute;n ; por otro, est&aacute;n asociados con consecuencias pragm&aacute;ticas opuestas: los "frutos" de la experiencia son el aspecto distintivo de la experiencia espiritual (humildad, sabidur&iacute;a, discernimiento, altruismo, y creatividad) versus los aspectos deficitarios de la psicosis (empeoramiento funcional, baja autoestima, dificultad de funcionamiento social o profesional). Esta paradoja se potencia a causa de la yuxtaposici&oacute;n de cosmovisiones cient&iacute;fico-culturales y religiosas potencialmente amenazadoras de una para con la otra. No debe sorprender que las discusi&oacute;n es sobre este punto han sido no menos que pol&eacute;micas.<BR><BR> Entre estos extremos, otros autores (Cederblad, Dahlin, Hagnell, & Hansson, 1995; Koenig, McCullough y Larson, 2001) sugieren formulaciones m&aacute;s integradoras, que procuran reconocer y justificar la diversidad de los fen&oacute;menos, y las similitudes y diferencias entre ambos. Estos implican el concepto general seg&uacute;n el cual  a cierto nivel subyacen los mismos procesos psicol&oacute;gicos en ambas clases de fen&oacute;menos, pero que los contextos (sean psicol&oacute;gicos o ambientales) en el cual ocurren van a determinar sus efectos pragm&aacute;ticos sobre el individuo. La hip&oacute;tesis actual es que las experiencias espirituales benignas pueden ser expresiones fenomenol&oacute;gicas de altos niveles de esquizotipia, de la misma forma que las experiencias psic&oacute;ticas son las expresiones patol&oacute;gicas. En otras palabras, la misma constelaci&oacute;n de rasgos de esquizot&iacute;picos pueden predisponer tanto a una experiencia espiritual benigna como a un brote psic&oacute;tico.<BR><BR><BR> <CENTER>AGRADECIMIENTOS</CENTER><BR> A los miembros y l&iacute;deres del templo afro-umbandista <I>Cristina de Oxum</I>, a los miembros del culto cristiano <I>El Buen Pastor</I>, y a todos aquellos cuya colaboraci&oacute;n no podr&iacute;a haber sido posible este estudio. Tambi&eacute;n a Alejandro Parra, por su cooperaci&oacute;n como tutor y para procesar estad&iacute;sticamente los datos aqu&iacute; presentados.<BR><BR><BR> <font size="1"> <B>Bibliograf&iacute;a</B><BR><BR>Bufford, R, Paloutzian R., & Ellison, C. (1991). Norms for the spiritual well-being scale. <I>Journal of Psychology and Theology, 19</I>, 56-70.<BR><BR> Blazer, D.G. (2000). Spirituality, aging and depression. En J.A. Thorson (Ed). <I>Perspectives on Spiritual Well-being and Aging</I>. Springfield, Ill. Charles C. Thomas Publisher.<BR><BR> Castillo, P. (2005). Una mirada sobre umbanda, en Veronica Filardo (coord.), Religiones alternativas en el Uruguay. Montevideo, Facultad de Ciencias Sociales, 153-166. [Extra&iacute;do el 11 de Mayo, 2012 de <A HREF="http://www.ugr.es/~pwlac/G22_29Fernando_Klein_Caballero.html" target="_blank">http://www.ugr.es/~pwlac/G22_29Fernando_Klein_Caballero.html]</A><BR><BR> Cederblad M, Dahlin L, Hagnell O, Hansson K. (1995). Coping with life span crises in a group at risk of mental and behavioral disorders: from the Lundby study.<I> Acta Psychiatrica Scandinavica, 91</I>, 322-330.<BR><BR> Claridge, G. A. (1985). <I>Origins of mental illness: temperament, deviance and disorder</I>. Oxford, UK: Basil Blackwell. <BR><BR> Claridge, G. A. (1987). The schizophrenias as nervous types revisited. <I>British Journal of Psychiatry, 151, </I>735- 743.<BR><BR> Daaleman, T.P. & Frey, B.B. (2004). The Spirituality Index of Well-Being: A new instrument for health-related quality-of-life research. <I>Annals of Family Medicine, 2</I>, 499-503.<BR><BR> Davies, M., Griffin, M & Vice, S. (2001). Reacciones afectivas a las alucinaciones auditivas en psic&oacute;ticos, evang&eacute;licos y grupo control. <I>British Journal of Psyshcology. 40</I>, 361-370.<BR><BR> Ellison, C. W. (1983). Spiritual well being: Conceptualization and measurement. <I>Journal of Psychology and Theology, 11</I>, p. 330.<BR><BR> Ferrell, B. (1991). The quality of lives: 1525 voices of cancer. ONS/Bristol-myers <I>Oncology Division Distinguished: ONS; 23</I>(6), 907-908.<BR><BR> Getz, G.E.; Fleck, D.E.; Strakowski, S.M. (2001). Frequency and severity of religious delusions in Christian patients with psicosis. <I>Psychiatry Research 103</I>(1), 87-91.<BR><BR> Klein, F. (2006). Gazeta de antropolog&iacute;a. Quimbanda y umbanda. Cultos Afrobrasileos en el R&iacute;o de la Plata, 22, At&iacute;culo 29. [xtra&iacute;do el 25 Mayo, 2012 de <A HREF="http://www.ugr.es/~pwlac/G22_29Fernando_Klein_Caballero.html" target="_blank">http://www.ugr.es/~pwlac/G22_29Fernando_Klein_Caballero.html</A>]<BR><BR> Koenig, H.G. (1993). <I>Aging and God: Spiritual pathways to mental health in mid-life and later years</I>. Binghamton, UK: Haworth Press,.<BR><BR> Larson, D., Koenig, H., Kaplan, B., Greenberg, R. (1989). The impact of religion on blood pressure status in men. <I>Journal of Religion and Health, 28</I>, 265-78.<BR><BR> Latkin, C., Hagan, R., Littman, R., & Sundberg, N. (1987). Who lives in Utopia? A brief report on Rajneeshpuram research project. <I>Sociological Analysis, 48</I>, 73-81.<BR><BR> Lemos Gir&aacute;ldez, S. (1999). Trastornos del espectro esquizofr&eacute;nico: Marcadores de predicci&oacute;n temprana. En J. Buend&iacute;a (Ed.), <I>Psicolog&iacute;a cl&iacute;nica: Perspectivas actuales</I>. Madrid: Pir&aacute;mide.<BR><BR> Lewis Fernandez R, Horvitz Lennon M, Blanco C, Guarnaccia PJ, Cao Z, Alegria M. (2009). Significance of endorsement of psychotic symptoms by US latinos. <I>Journal of Nervous and Mental Disease, 197</I>(5), 337-47.<BR><BR> Lindgren, K.N.; Coursey, R.D. (1995). Spirituality and serious mental illness:a twopart study. <I>Psychosocial Rehabilitation Journal, 18</I>, 93-111.<BR><BR> Lukoff, D., Lu, F., & Turner, R. (1992). Toward a more culturally sensitive DSM-IV: Psychoreligious and psychospiritual problems. <I>Journal of Nervous and Mental Disease, 180</I>, 673-682.<BR><BR> Margolis, R.D. & Elifson, K.W. (1983). Validation of a typology of religious experience and its relationship to the psychotic experience. <I>Journal of Psychology and Theology, 11,</I> 135-141.<BR><BR> Mason, O., Claridge, G. y Jackson, M. (1995). New scales for the assessment of schizotypy. <I>Personality and Individual Differences, 18</I>, 7-13.<BR><BR> Mason, O., Claridge, G. & Williams, L. (1997). Questionnaire measurement. In G. Claridge (Ed.), <I>Schizotypy: Implications for illness and health </I>(pp. 19-37). Oxford, UK: Oxford University Press.<BR><BR> McCreery, C., & Claridge, G. (1995). Out of body experiences and personality. <I>Journal of the Society for Psychical Research, 60</I>, 129-148.<BR><BR> Moreira-Almeida, A., Almeida, AAS, y Lotufo Neto, F. (2005). La historia de "locura espiritista "en Brasil Historia de la Psiquiatr&iacute;a, 16, 5-25.<BR><BR> Negro, P.J.; Palladino-Negro, P; Louza, M.R. (2002). Do religious mediumship dissociative experiences conform to the sociocognitive theory of dissociation? <I>Journal of Trauma & Dissociation, 3, </I>51-73.<BR><BR> Peters, E., Day, S., McKenna, J., y Orbach, G. (1999). Delusional ideation in the religious and psychotic populations. <I>British Journal of Clinical Psychology, 38</I>, 83-96. <BR><BR> Pi Hugarte, R. (1998). Los cultos de posesi&oacute;n en Uruguay. Antropolog&iacute;a e historia. Ediciones de la Banda Oriental. Extra&iacute;do el 10 de Enero, 2012 de [<A HREF="http://www.unesco.org.uy/shs/fileadmin/templates/shs/archivos/anuario2004/articulo04_13.pdf" target="_blank">http://www.unesco.org.uy/shs/fileadmin/templates/shs/archivos/anuario2004/articulo04_13.pdf</A>]<BR><BR> Richardson, J. T. (1995). Clinical and personality assessment of participants in new religions. <I>International Journal for the Psychology of Religion, 5</I>, 1245-1270.<BR><BR> Richardson, J. T., Stewart, M., & Simmonds, R. (1979). <I>Organized miracles</I>. New Brunswick, NJ: Transaction Books.<BR><BR> Ross, C. A.; Joshi, S. (1992). Paranormal experiences in the general population. <I>Journal of Nervous and Menteal Disease, 180</I>, 357-61.<BR><BR> Rust, J. (1988). The Rust Inventory of Schizotypal Cognitions (RISC). <I>Schizophrenia Bulletin, 14</I>, 317-322.<BR><BR> Rust, J. (1992). Schizotypal thinking among members of occult sects. <I>Social Behavior and Personality</I>, 20, 121-130.<BR><BR> Weiss, A. (1987). Psychological distress and well-being in Hare Krishna. <I>Psychological Reports</I>, 61, 23-35.<BR><BR> Weiss, A., & Comprey, A. (1987). Personality and mental health of Hare Krishna compared with psychiatric outpatients and normals. <I>Personality and Individual Differences,</I> 8, 721-730.<BR><BR> Wolfradt, U., Oubaid, V., Straube, E. R., Bischoff, X, y Mischo, J. (1999). Thinking styles, schizotypal traits and anomalous experiences. Personality and Individual Differences, 27, 821 830.<BR><BR> Zuckerman, D., Kasl, S., Osfeld, A.M. (1984). Psychosocial predictors of mortality among the elderly poor: the role of religion, well-being, and social contacts. <I>American Journal of Epidemiology, 119</I>, 410-423<BR><BR><BR> <table cellpadding="0" cellspacing="0" border="0" width="550" height="1" background="http://www.saxarubra.com.ar/parra/27/dash.gif"><tr><td></td></tr></table><BR> <BR><font style="FONT-SIZE: 10px; FONT-FAMILY: verdana, tahoma, arial; color:#B4332B"> * El presente estudio es la versi&oacute;n abreviada de la tesis para obtener el grado de Licenciado en Psicolog&iacute;a otorgado por la Universidad Abierta Interamericana, en 2013.<BR><BR> ** Psic&oacute;loga cl&iacute;nica en la pr&aacute;ctica privada graduada por la Universidad Abierta Interamericana de Buenos Aires, Argentina. Obtuvo un bachillerato con orientaci&oacute;n en Gesti&oacute;n y Administraci&oacute;n de Empresa y es posgraduada en psicoan&aacute;l&iacute;sis y pr&aacute;ctica cl&iacute;nica con nios, adolescentes y adultos en  Fundaci&oacute;n Buenos Aires ,  Aluba: Asociaci&oacute;n de Lucha Contra la Bulimia y la Anorexia ,  Cl&iacute;nica Privada Uno ,  Evoluci&oacute;n , y  Casa Azul. Se ha desempeado en varios institutos de salud mental.<BR><BR> </font><BR><BR> </font> <div align="right"><BR><A HREF="#arriba01" style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, tahoma, arial; color:#B4332B">subir </A><HR><BR></div></td> </tr> </table> </td> <td width="1" bgcolor="#CC1C3E"></td> </tr> </table> <table cellpadding="0" cellspacing="0" border="0" width="600" align="center" bgcolor="#ffffff"> <tr> <td width="1" height="20" bgcolor="#CC1C3E"></td> <td width="598"></td> <td width="1" bgcolor="#CC1C3E"></td> </tr> </table> <!-- fin Temas de investigaci&oacute;n --> <!-- Temas de Historia --><a name="tit02"></a> <table cellpadding="0" cellspacing="0" border="0" width="600" align="center" bgcolor="#ffffff"> <tr> <td width="1" height="20" bgcolor="#CC1C3E"></td> <td width="23"></td> <td width="10" bgcolor="#6BA3D6"><img src="http://www.saxarubra.com.ar/parra/02/esquina01.gif" width="10" height="20"></td> <td width="553" bgcolor="#6BA3D6" style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, arial; color:#ffffff"><B>Ensayo I</B></td> <td width="12"></td> <td width="1" bgcolor="#CC1C3E"></td> </tr> </table> <table cellpadding="0" cellspacing="0" border="0" width="600" align="center" bgcolor="#ffffff"> <tr> <td width="1" bgcolor="#CC1C3E"></td> <td width="23"></td> <td width="565" valign="top"> <table cellpadding="8" cellspacing="0" border="0"> <tr> <td width="575" style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, tahoma, arial; color:#545454"> <CENTER><BR><B>UN ABORDAJE COMPARATIVO DE LA TEOR&Iacute;A DE LA PSICOPRAXIA:<BR> SU APLICACI&Oacute;N EN PARAPSICOLOG&Iacute;A*</B> <BR><BR><B>Lance Storm**</B><BR><BR></CENTER> <table cellpadding="5" cellspacing="0" border="0" width="200" align="left"> <tr> <td style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: arial, verdana, tahoma; color:#000000" valign="top" align="center"><img src="http://www.saxarubra.com.ar/parra/27/Lance-Storm.jpg" width="120" border="1" alt="Lance Storm"><BR>Lance Storm<BR><A HREF="mailto:lance.storm@adelaide.edu.au">lance.storm@adelaide.edu.au</A><BR><BR></td> </tr> </table> <BR><CENTER>INTRODUCCI&Oacute;N</CENTER><BR> El t&eacute;rmino "psicopraxia" proviene de dos palabras griegas: <I>psique</I>, que significa "alma" o "mente", y <I>praxia</I>, de donde proviene la palabra "pr&aacute;ctica" (derivado de <I>prattein</I>, que significa "realizar o  para llevar a cabo"). La teor&iacute;a de la psicopraxia intenta unificar la psicolog&iacute;a normal con la paranormal, as&iacute; como la acci&oacute;n motora y la cognici&oacute;n de manera de eliminar la distinci&oacute;n conceptual entre percepci&oacute;n extrasensorial y psicokinesis debido a que ambos extremos de la dicotom&iacute;a son ejemplos de  acci&oacute;n .<BR><BR> Brevemente, la teor&iacute;a ponen &eacute;nfasis en cuatro aspectos fundamentales de acci&oacute;n, ya sea que esta acci&oacute;n se produzca endo-som&aacute;ticamente (dentro del cuerpo) o exo-som&aacute;ticamente (por fuera del cuerpo):<BR><BR> <B>1.</B> El Yo es el denominador com&uacute;n de toda experiencia y el co-agente de toda acci&oacute;n (esta descripci&oacute;n permite un agente adicional del componente inconsciente del Yo).<BR><BR> <B>2.</B> La "proactitud": Dentro de esa amplia categor&iacute;a se incluye objetivos, deseos, intenciones, necesidades, preferencias y disposiciones, sean conscientes o inconscientes. Tambi&eacute;n se postula que el <I>psi missing</I> (error psi) es el resultado de una proactitud, tal vez inconsciente, de tener puntuaciones bajas, o significativamente por debajo del azar. Existe una jerarqu&iacute;a de proactitudes, donde la m&aacute;s potente tiene mayor ventaja. Se dice que el Yo "adopta" una pro-actitud.<BR><BR> <B>3.</B> El objetivo alcanzado, sea en lo "mental" como en lo "f&iacute;sico", es irrelevante. <BR><BR> <B>4.</B> El conjunto de condiciones necesarias intervinientes est&aacute;n mediando entre el Yo y su proactitud y el estado-objetivo (Storm y Thalbourne, 2000, p. 280).<BR><BR> Hasta ahora, la teor&iacute;a de la psicopraxia de Thalbourne (2004) no ha sido totalmente bienvenida entre los investigadores en parapsicolog&iacute;a (por ejemplo, ver Alvarado, 1983; Beloff, 1985, 1988; Braud, 1983; McBeath, 1985). Los an&aacute;lisis psicol&oacute;gicos y filos&oacute;ficos provienen de un pequeo puado de investigadores (por ejemplo, Storm, 2003a, 2003b, 2005; Storm y Thalbourne, 2000) y la principal raz&oacute;n de esta deficiencia tiene que ver con el hecho de que la psicopraxia (Thalbourne, 2004) no ha tenido mucha divulgaci&oacute;n. Tambi&eacute;n es posible que los investigadores todav&iacute;a est&eacute;n discutiendo las implicaciones te&oacute;ricas y pr&aacute;cticas de la psicopraxia; un desaf&iacute;o a la comprensi&oacute;n del fen&oacute;meno parapsicol&oacute;gico. Estos problemas s&oacute;lo se podr&aacute;n resolver con el tiempo, pero para tomar impulso e iniciar un debate, este ensayo tratar&aacute; de demostrar la contribuci&oacute;n de la teor&iacute;a de la psicopraxia a la parapsicolog&iacute;a. Para ello ser&aacute; de gran ayuda cristalizar la idea central de la teor&iacute;a para que puedan compararse con las teor&iacute;as de la parapsicolog&iacute;a.<BR><BR> S&oacute;lo ser&aacute;n consideradas para tal comparaci&oacute;n las teor&iacute;as similares a la teor&iacute;a de la psicopraxia (que se describir&aacute; a lo largo de este ensayo, es decir, la teor&iacute;a de la sincronicidad de Carl G. Jung (1960) y el modelo Respuesta Instrumental Mediatizada por Psi (Psi Meditated Instrumental Response, PMIR) de Rex Stanford (1974a, 1974b, 1990). Las comparaciones de las diferentes teor&iacute;as de psi pueden posicionar mejor a los parapsic&oacute;logos para decidir por s&iacute; mismos c&oacute;mo hacer para probar la hip&oacute;tesis psi. La primera comparaci&oacute;n ser&aacute; psicopraxia y sincronicidad, y la segunda psicopraxia con el modelo PMIR.<BR><BR><BR> <CENTER>PSICOPRAXIA Y SINCRONICIDAD</CENTER><BR> Entre los aos 1930 y 1940, el psiquiatra suizo C.G. Jung supo de la labor del parapsic&oacute;logo J.B. Rhine. Jung mantuvo correspondencia con Rhine y conoc&iacute;a los t&eacute;rminos percepci&oacute;n extrasensorial (PES), psicokinesis (PK) y psi (por ejemplo, ver Mansfield, Rhine-Feather, y Hall, 1998). A principios de la d&eacute;cada del cincuenta, Jung (1960) public&oacute; dos importantes libros sobre lo paranormal, y consideraba a la PES y a la PK como esencialmente un proceso, al que denomin&oacute; "sincronicidad". Dos o m&aacute;s eventos constituyen sincronicidad cuando entre ambos eventos hay una conexi&oacute;n significativa, pero s&oacute;lo es sincron&iacute;stico cuando la significaci&oacute;n es el principio de conexi&oacute;n eventos, carente de toda conexi&oacute;n mec&aacute;nica causal entre ambos (Jung, 1960, pp.849-850).<BR><BR> Jung (1960, p. 965) cre&iacute;a que la sincronicidad depend&iacute;a de un arquetipo (los arquetipos son puntos nodales o los componentes estructurales del inconsciente que rigen o influyen en nuestros modos de percepci&oacute;n y pautas de comportamiento). El arquetipo forma la subestructura de la sincronicidad, que conecta ambos eventos (uno exo-ps&iacute;quico, otro endo-ps&iacute;quico) con un tema com&uacute;n, actuando como una cualidad que se va definiendo a lo largo de la experiencia y la intensidad de la significaci&oacute;n (Jung, 1960, p.912). Mansfield, Rhine-Feather, y Hall (1998) argumentaron que la sincronicidad es  por sus caracter&iacute;sticas diferente de psi (es decir, la PES y la PK) porque psi es "cient&iacute;ficamente" causal (por ejemplo, hay una demostraci&oacute;n experimental), mientras que los fen&oacute;menos sincron&iacute;sticos son demasiado "espont&aacute;neos e impredecibles" (p. 20) como para ser considerados cient&iacute;ficamente causales (es decir, experimentalmente, escapan a la detecci&oacute;n).<BR><BR> Sin embargo, Storm (1999, pp. 262-264) argument&oacute; que la sincronicidad experimental es posible, y di&oacute; razones y casos. No s&oacute;lo la sincronicidad y psi tienen mucho en com&uacute;n (Storm, 1999, pp 264-266), sino que la teor&iacute;a de Jung tambi&eacute;n presta atenci&oacute;n a las variables psicol&oacute;gicas que han sido ignoradas hasta ahora en parapsicolog&iacute;a, en particular el significado de los acontecimientos paranormales donde lo emocional y/o los estados cognitivos de la mente se representan en el mundo f&iacute;sico como eventos significativamente similares (PES o PK). Aunque Jung utiliz&oacute; las categor&iacute;as de Rhine, impuls&oacute; la parapsicolog&iacute;a te&oacute;rica al proponer cierta similitud entre la PES y la PK, que fuera originalmente propuesta por Thouless y Wiesner (1947). Sin embargo, la &uacute;nica manera de determinar si la PES y la PK son un proceso sincron&iacute;stico unitario, como sugiere la teor&iacute;a de Jung, es demostrar c&oacute;mo &eacute;stas son sistem&aacute;ticamente condicionadas a la coincidencia y al significado. Actualmente, la evidencia es pobre pero sin duda, el abordaje experimental de la sincronicidad (por ejemplo, ver Braud, 1983) no sustituye necesariamente a los t&eacute;rminos PES y PK. De acuerdo a Jung, la sincronicidad prescinde de las causas (ver Irwin, 1999).<BR><BR> Los eventos psi (que Jung clasific&oacute; como casos espec&iacute;ficos de sincronicidad [Jung, 1960]) ocurren de manera aleatoria, y su aparici&oacute;n se caracteriza s&oacute;lo por su significatividad. Storm (1999) argument&oacute; que los arquetipos son contingentes con los efectos paranormales que <I>no</I> son mec&aacute;nicamente causales por derecho propio, y que, por el contrario, operan de manera "meta-causal" (p. 259). Adem&aacute;s, sostiene que las condiciones conductoras e inhibidoras de psi son tambi&eacute;n meta-causales en el sentido de que se relacionan con la facilitaci&oacute;n de psi, pero no son causas en s&iacute; mismas:<BR><BR> <BLOCKQUOTE>Si [...] una causa es s&oacute;lo una de las causas cuando &eacute;sta "contiene" las condiciones necesarias para que un efecto tenga lugar, entonces las condiciones facilitadoras de psi son meta-causales, siendo &eacute;stas las condiciones necesarias de una causa real o causas a&uacute;n desconocidas. Son &eacute;stas [& ] condiciones las que provocan sus propiedades causales [Storm, 1999, p. 260].</BLOCKQUOTE> Este argumento cumple con los requisitos de la f&iacute;sica convencional, que s&oacute;lo exigen que el axioma filos&oacute;fico: <I>Si A, entonces B</I> sea probado. Por lo tanto, las condiciones son cient&iacute;ficamente causales (es decir, meta-causales) pero no  mec&aacute;nicamente causales.<BR><BR> La contingencia del arquetipo en la sincronicidad est&aacute; en paralelo con la psicopraxia por la condici&oacute;n necesaria (es decir, la meta-causa). Tengamos en cuenta que el arquetipo y las condiciones psicopr&aacute;cticas no siempre pueden ser equivalentes. Por lo tanto, parece que el principio psicopr&aacute;ctico fundamental de la condici&oacute;n necesaria puede no ser diferente del principio sincr&oacute;nico de contingencia. Este paralelismo entre los factores cruciales de la teor&iacute;a de la psicopraxia y la teor&iacute;a de la sincronicidad resultan de gran inter&eacute;s para la parapsicolog&iacute;a porque Storm (1999) argument&oacute; que la sincronicidad experimental es posible (Beloff, 1990; Irwin, 1999).<BR><BR> Por medio de la reelaboraci&oacute;n de las terminolog&iacute;as utilizadas en ambas teor&iacute;as, parece que &eacute;stas tienen una meta-causa com&uacute;n: en la sincronicidad hay un arquetipo meta-causal; en la psicopraxia hay condiciones meta-causales. A medida que el parapsic&oacute;logo identifica una meta-causa, siendo a la vez arquetipo y condici&oacute;n que provoca un objetivo (ya sea una meta psicopr&aacute;ctica o sincr&oacute;nica), ambas teor&iacute;as, la sincronicidad y psicopraxia, se hacen m&aacute;s compatibles y plantean esencialmente el mismo fen&oacute;meno: el factor meta-causal subyacente del proceso psi.<BR><BR> Hay otra similitud entre sincronicidad y la psicopraxia: Tanto Jung como Thalbourne consideran al proceso paranormal como orientado hacia el objetivo. Hay que tener en cuenta que Thalbourne prefiere una "pro-actitud al servicio" en lugar de  guiado por el objetivo . Jung (1960) dice que el objetivo de la sincronicidad es sobretodo una transformaci&oacute;n de la personalidad. Jung (1987) aclara este punto:<BR><BR> <BLOCKQUOTE>... La probabilidad de una curaci&oacute;n, o un cambio de perspectiva, puede darse cuando se produce la sincronicidad... En &uacute;ltima instancia, el resultado es alg&uacute;n cambio en la personalidad, lo que Jung llam&oacute; la realizaci&oacute;n del proceso de individuaci&oacute;n, <I>que tiene por objetivo el desarrollo de la personalidad del individuo</I> [p. 757].</BLOCKQUOTE> Pocos dir&iacute;an que las experiencias paranormales no afectan la personalidad, como las experiencias de la exo-psicopraxia. La pregunta es: Cu&aacute;l es el prop&oacute;sito que se cumple? La definici&oacute;n de Thalbourne de objetivo se refiere a una representaci&oacute;n mental del objetivo y no el objetivo en si mismo. Jung estar&iacute;a de acuerdo con Thalbourne porque la transformaci&oacute;n de la personalidad es siempre un proceso continuo de "individuaci&oacute;n" (un sentido de totalidad o de integraci&oacute;n) en lugar de una cosa en s&iacute; misma que llega a su fin despu&eacute;s un per&iacute;odo o hacia el final de la existencia. Por lo tanto, para Jung, el objetivo ser&iacute;a una representaci&oacute;n mental de lo que podr&iacute;a llegar a ser, sin garant&iacute;a alguna de que la persona en realidad alcance dicho objetivo.<BR><BR> Pero como Jung estaba m&aacute;s interesado en el desarrollo de su teor&iacute;a de la personalidad, el problema es que los fen&oacute;menos psi que ocurren durante ese proceso pueden ser secundarios al proceso de individuaci&oacute;n (Jung d&aacute; ejemplos de fen&oacute;menos psi que sirven simplemente como interpretaciones significativas de c&oacute;mo la vida interior est&aacute; de alguna manera  enlazada con el mundo exterior [ver, por ejemplo, Storm, 1999, pp.251-253]). La diferencia aqu&iacute; es que el parapsic&oacute;logo, en su rol de "defensor de la sincronicidad" considerar&iacute;a a psi como el objetivo (el resultado paranormal), mientras que para el psic&oacute;logo junguiano, el psiquiatra, o el analista profundo, en su rol de "defensor de la sincronicidad," considerar&iacute;a a la individuaci&oacute;n como el objetivo (el resultado  normal ). Esta diferencia refleja no s&oacute;lo un prejuicio acerca de la naturaleza del objetivo, sino tambi&eacute;n c&oacute;mo el concepto mismo de  objetivo debe ser definido o reinterpretado.<BR><BR> Este dilema es un problema tanto para la teor&iacute;a de la psicopraxia como para la teor&iacute;a de la sincronicidad, o la teor&iacute;a de la personalidad. En cualquier caso, cualesquiera sea el abordaje, podemos hablar de consecuci&oacute;n de objetivos, si no conseguimos nada demasiado espec&iacute;fico. Este problema no significa que sincronicidad y psicopraxia sean necesariamente incompatibles en este punto, sino que la sincronicidad experimental buscar&aacute; significatividad en el evento sincronistico, la psicopraxia experimental buscar&aacute; una proactitud focalizada en el logro de una meta, cualesquiera sea &eacute;sta (Stanford [1990] tambi&eacute;n hay un problema con los caprichos del objetivo en s&iacute;, qu&eacute; significa realmente un objetivo?)<BR><BR> En resumen, una teor&iacute;a no puede sustituir a otra. A pesar de la posibilidad de que la terminolog&iacute;a est&eacute; relacionada con las contingencias, las condiciones y las causas que pueden ser m&aacute;s una cuesti&oacute;n sem&aacute;ntica que otra cosa. La sincronicidad <I>requiere</I> identificar tal significatividad, mientras que la psicopraxia no est&aacute; centrada en la identificaci&oacute;n de una relaci&oacute;n significativa entre una imagen interna y otra externa del objetivo.<BR><BR> Sin embargo, a medida que un objetivo psicopr&aacute;ctico manifiesto se torna cada vez m&aacute;s como significativo porque se ha identificado categ&oacute;ricamente con una imagen interna (como por ejemplo, una proactitud, sea o no consciente), la psicopraxia y la sincronicidad son una sola cosa. Entonces, como cre&iacute;a Jung, la PES y la PK (y, por lo tanto, la exo-psicopraxia) comparten la misma fenomenolog&iacute;a que la sincronicidad. El parapsic&oacute;logo tradicional, por lo tanto, puede tener a veces la opci&oacute;n de considerar su efecto psi como un ejemplo de PES, PK, exo-psicopraxia o sincronicidad, dependiendo las circunstancias.<BR><BR><BR> <CENTER>PSICOPRAXIA Y LA RESPUESTA INSTRUMENTAL MEDIATIZADA POR PSI (PMIR)</CENTER><BR> D&eacute;cadas despu&eacute;s de que Jung propuso su teor&iacute;a de la sincronicidad, Stanford (1974a, 1974b), trat&oacute; de fusionar la PES y la PK al modelo PMIR; aunque, en aquella epoca, no se consideraba a la PES y la PK como un mismo proceso. Al describir el modelo PMIR, Stanford (1974a) propuso que:<BR> <BLOCKQUOTE>el organismo utiliza sin intencionalidad a psi para  escanear su entorno de objetos o eventos relevantes, o para satisfacer las necesidades de informaci&oacute;n vital relacionada con tales eventos, y cuando la obtiene, el organismo tiende a actuar de manera que satisface necesidades jugando un rol decisivo en relaci&oacute;n con el objeto o el evento en cuesti&oacute;n [p. 35].</BLOCKQUOTE> Recordemos que Stanford posteriormente descart&oacute; el  mecanismo de escaneo del modelo PMIR (Stanford, 1990, pp. 57-59) y ampli&oacute; su definici&oacute;n para incluir a los fen&oacute;menos de PK. Luego desarroll&oacute; su modelo de conducta de conformidad que "incluye a ambos, la PES y la PK" bajo un &uacute;nico modelo (Stanford, 1978, p. 198). Cualquier proceso paranormal ser&aacute; por tanto tipificado como modelo de "conformidad" (es decir, un resultado que satisface una necesidad) si responde a la "necesidad" de un individuo (p. 207). La teor&iacute;a de la conformidad conductual reconoce tanto a la PES como la PK como un objetivo m&aacute;s que como una informaci&oacute;n (pp. 203, 208). Kennedy (1995) argument&oacute;:<BR><BR> <BLOCKQUOTE>La hip&oacute;tesis b&aacute;sica de psi orientado al objetivo asume que los fen&oacute;menos psi (a) dependen de la motivaci&oacute;n de una persona o se benefician de los resultados de un evento aleatorio, y (b) no dependen de la complejidad o del procesamiento de informaci&oacute;n del proceso aleatorio [p. 47].</BLOCKQUOTE> Irwin (1999) describi&oacute; el objetivo como no mediacional (es decir, que no requiere un flujo de informaci&oacute;n por otros medios, como los que se postulan en las teor&iacute;as "cibern&eacute;ticas", seg&uacute;n la cuales se requiere alg&uacute;n tipo de transferencia mec&aacute;nica, o procesamiento de informaci&oacute;n, para que el efecto ocurra).<BR><BR> Tiempo despu&eacute;s, Stanford (1990m pp. 58-59) comenz&oacute; a creer cada vez menos en el car&aacute;cter  orientado del objetivo en los procesos psi pero lo conserv&oacute; en parte en su modelo PMIR. Stanford (1990) tambi&eacute;n abandon&oacute; el modelo de conformidad comportamental; pero a pesar de que ahora el modelo PMIR dice que los mismos elementos son necesarios para obtener efectos de PES y PK (por ejemplo, un sistema "dispuesto"), los sigue considerando procesos claramente diferentes (ver Stanford, 1990 sobre la PES, y Stanford, 1974b, sobre la PK) <sup style="FONT-SIZE: 8px; FONT-FAMILY: verdana, tahoma, arial; color:#ff0000">2</sup> . Por ejemplo, Stanford (1974b) sostiene que "la gu&iacute;a extrasensorial impl&iacute;cita" es la "parte integral" (pp. 326-328) de muchos eventos PK y que la telepat&iacute;a es como un  agente activo" (p. 344) y puede ser una forma peculiar de PK. De modo que Stanford identifica diferencias cualitativas entre la PES y la PK, y dice que no se puede fusionar ambos en un proceso realmente unitario.<BR><BR> Stanford (1978) describe situaciones que son similares a la sincronicidad, en las que ciertas "ocurrencias espont&aacute;neas, mientras no representen evidencia convincente de que no son otra cosa que 'coincidencias', bien podr&iacute;an ser ejemplos de respuestas mediatizadas por psi que operan al servicio de satisfacer las necesidades de un individuo" (p. 201).<BR><BR> De hecho, Stanford (1977) demostr&oacute; que las experiencias PMIR son significativas: "las coincidencias extraas de la vida cotidiana... parecen tener significado e importancia para las personas que participan de &eacute;stas" (pp. 840-841). Stanford se refiere a este tipo de "coincidencias fortuitas" como "mediatizadas por psi" (1977, p 841); de ah&iacute; el t&eacute;rmino respuesta instrumental mediatizada por psi. El paralelo entre el modelo PMIR y la teor&iacute;a de la sincronicidad de Jung es bastante clara (de hecho, Stanford mismo [1977, p. 851], admite este paralelo), y se ver&aacute; que tambi&eacute;n hay paralelismos entre el PMIR y la exo-psicopraxia.<BR><BR> <table cellpadding="5" cellspacing="0" border="0" width="330" align="left"> <tr> <td style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: arial, verdana, tahoma; color:#000000" valign="top" align="center"><img src="http://www.saxarubra.com.ar/parra/27/rex_stanford.jpg" width="300" border="1" alt="Rex Stanford demostr&oacute; que las experiencias PMIR son coincidencias extraas de la vida cotidiana que parecen tener significado e importancia para las personas que participan de &eacute;stas. Stanford se refiere a este tipo de coincidencias fortuitas como mediatizadas por psi. Hay un paralelo entre el modelo de Stanford y la teor&iacute;a de la sincronicidad de Jung. Suponiendo que el organismo tiene ciertas necesidades, &eacute;ste escanea el medio ambiente utilizando psi como veh&iacute;culo para la informaci&oacute;n pertinente a esta situaci&oacute;n." vspace="4"><BR>Rex Stanford demostr&oacute; que las experiencias PMIR son coincidencias extraas de la vida cotidiana que parecen tener significado e importancia para las personas que participan de &eacute;stas. Stanford se refiere a este tipo de "coincidencias fortuitas" como mediatizadas por psi. Hay un paralelo entre el modelo de Stanford y la teor&iacute;a de la sincronicidad de Jung. Suponiendo que el organismo tiene ciertas necesidades, &eacute;ste escanea el medio ambiente utilizando psi como veh&iacute;culo para la informaci&oacute;n pertinente a esta situaci&oacute;n.<BR><BR></td> </tr> </table> Sin embargo, hay tambi&eacute;n algunas diferencias entre el PMIR y la sincronicidad y entre el PMIR y la exo-psicopraxia. Stanford (1977) propuso que "el organismo utiliza psi (como la PES) como otro recurso sensorial, para escanear su entorno" (p. 841) a fin de satisfacer al m&aacute;ximo sus necesidades, pero, como seal&eacute; antes, Stanford (1990) luego rechaz&oacute; el concepto de "esc&aacute;ner" (pp. 57-58). Si bien, nunca ofreci&oacute; una raz&oacute;n de "c&oacute;mo" el organismo produce un cambio favorable a las circunstancias sino que s&oacute;lo dijo que "ocurre" (p. 208), no hay ninguna sugerencia acerca del mecanismo psi si dejamos el componente del escaneo. Sin embargo, en su forma actual, el modelo PMIR de Stanford (1978) podr&iacute;a ser clasificado como un modelo de conformidad comportamental como otro ejemplo de teor&iacute;a no cibern&eacute;tica (Irwin, 1999, pp 169-170).<BR><BR> De acuerdo a lo antedicho, el modelo PMIR (Stanford, 1990, p. 59) describe a psi como un proceso orientado al objetivo, sin embargo, Stanford es cr&iacute;tico de esta hip&oacute;tesis (si bien, ir&oacute;nicamente, conserva cierta simpat&iacute;a por &eacute;sta). Stanford v&eacute; la necesidad de "evidencia de buena calidad" en lugar de una "orientaci&oacute;n hacia" y, por tanto, defiende la hip&oacute;tesis de psi orientado al objetivo como una "hip&oacute;tesis de trabajo" (Stanford, 1990, p.59). Stanford tiene dudas acerca de este proceso, debido a su ambiguedad y a las cualidades cuasi-m&aacute;gicas que posee (Stanford, 1990, p. 157) y, por lo tanto, dice que se deber&iacute;a desarrollar mecanismos de ocurrencia que no dependa de este supuesto" (p. 59). Stanford en realidad va m&aacute;s all&aacute;, diciendo que "sea lo que sea el factor psi, la informaci&oacute;n que suministra influye en el organismo" (p. 60).<BR><BR> Por lo tanto, el engao en el modelo PMIR es que no es un modelo de procesamiento de informaci&oacute;n; lo atractivo de un psi orientado hacia el objetivo radica en su elegancia como modelo eliminando el problema de postular y describir un "mecanismo de filtrado" que reduce el ruido externo, redundante e irrelevante, y permite que penetre s&oacute;lo la seal psi. Sin embargo, Stanford (1990, p. 59) no evita recurrir a la evidencia de lo contrario (por ejemplo, Vassy, 1986, demostr&oacute; que la complejidad informativa afecta a psi). Jung vi&oacute; a la sincronicidad como un proceso orientado al objetivo; Stanford sostiene que &eacute;sta es una apuesta segura. Thalbourne (2004) deja abierta la posibilidad de que la informaci&oacute;n facilite a psi, pero no adopta la misma posici&oacute;n que Stanford, porque remite a una posici&oacute;n &uacute;nica al definir a psi como un proceso de "proactitud de servicio", en oposici&oacute;n a un proceso "orientado al objetivo". Thalbourne argument&oacute; que algunos fen&oacute;menos paranormales se presentan de manera tal que hacen sugerir la hip&oacute;tesis del proceso orientado hacia el objetivo, dejando abierta la posibilidad de que tambi&eacute;n puedan ocurrir procesos de informaci&oacute;n sutiles. En sintesis, el modelo PMIR deja al investigador en una zona intermedio en cuanto a si realmente est&aacute;n ocurriendo procesos cibern&eacute;ticos o no cibern&eacute;ticos, mientras que el modelo de la psicopraxia sugiere un proceso cibern&eacute;tico.<BR><BR> Incluso si el Yo no "escanea", Stanford acepta su componente inconsciente (Stanford, 1977, Stanford 1974a, en referencia a lo intencional y no intencional, es decir, un psi inconsciente) que no entra en conflicto con Thalbourne (2004, p. 53), quien es claro que la proactitud se produce consciente o inconscientemente. Para Jung (1960, p. 912) tambi&eacute;n, el componente inconsciente est&aacute; inherentemente en sincron&iacute;a con los arquetipos involucrados.<BR><BR> Hay una raz&oacute;n por la cual no tiene mucho sentido discutir si hay o no desacuerdo entre los tres te&oacute;ricos sobre el agente consciente e inconsciente, pero no se puede resolver aqu&iacute; si el Yo (a) puede escanear inconscientemente (usando sus sentidos normales y psi) o (b) no es necesario escanear para "percibir" sus entorno porque es relativamente omnisciente (es decir, el "inconsciente cognitivo nunca deja de funcionar"; ver Parker, 2001). Sin embargo, hay un problema terminol&oacute;gico a resolver. El concepto de Stanford de psi "no intencional" es correcto s&oacute;lo en la medida en que el organismo no est&eacute; consciente del proceso psi que se va a producir. Ciertamente, a los fines de un experimento, es necesario calificar qu&eacute; aspecto del agente consciente del yo "potencialmente" emp&iacute;rico utiliza el "inconsciente cognitivo" que se est&aacute; jugando aqui. Hay situaciones en las que el t&eacute;rmino se vuelve problem&aacute;tico. No hay casos donde el yo, en su aspecto inconsciente, es claramente intencional de un efecto psi.<BR><BR> No hay casos en que el Yo, en su aspecto inconsciente, es bastante intencional de producir un efecto psi. La idea de Thalbourne (2004) de la pro actitud permite esta posibilidad porque las actitudes favorables pueden ser inconscientes. De hecho, no hay ning&uacute;n evento psi que pueda considerarse no intencional, ya que, en t&eacute;rminos de preferencia del organismo por un resultado, la pro actitud exitosa es siempre la pro actitud preferida por el Yo que no se limita al Yo consciente. Un ejemplo que ilustra este punto es el caso normal de cuando uno se revuelca en el sueo.<BR><BR> La conducta normal es la proactitud que est&aacute; al servicio de minimizar los calambres y molestias en el sueo. A pesar de que es un conducta inconsciente y, por tanto, no intencional, a otro nivel nunca es no-intencional. Est&aacute; totalmente dirigido por el organismo o, m&aacute;s precisamente, por un sistema aut&oacute;nomo que es capaz de percibir y monitorear su entorno en un grado muy superior al del Yo durmiente. Por lo tanto, parece que el concepto de intenci&oacute;n est&aacute; relacionado con el concepto de proactitud. Si el PMIR est&aacute; "para satisfacer necesidades" (Stanford, 1978, p. 197), la psicopraxia es la "proactitud de servicio" (Thalbourne, 2004, p. 54). Stanford y Thalbourne coinciden bastante en este punto. Stanford originalmente (1977) se refiri&oacute; a una "necesidad-fuerza" o la "importancia de la necesidad" para lograr el objetivo o el evento, y propuso una relaci&oacute;n entre tales necesidades y la "disposici&oacute;n" del organismo. Luego generaliz&oacute; el t&eacute;rmino "necesidad" a "disposici&oacute;n a la respuesta" (p. 851), aunque no abandon&oacute; del todo el t&eacute;rmino "necesidad" (ver Stanford, 1990, p. 91). Stanford introdujo el t&eacute;rmino "disposici&oacute;n" en raz&oacute;n de que algunas manifestaciones de psi no necesariamente se producen s&oacute;lo para satisfacer las necesidades <I>per se</I>, sino que el organismo podr&iacute;a estar dispuesto a recibir informaci&oacute;n psi porque es relevante a ese organismo (1990, p. 60). Thalbourne (2004) estuvo de acuerdo con esto y di&oacute; un ejemplo donde una coincidencia era un "resultado psi", pero al parecer no era resultado de una voluntad, motivaci&oacute;n o necesidad actual de [su] parte; sin embargo, era algo hacia lo cual [se] puede decir hab&iacute;a una proactitud" (p. 54).<BR><BR> Por &uacute;ltimo, es necesario examinar las condiciones  psicopr&aacute;cticas del modelo PMIR de Stanford para ver a estas dos teor&iacute;as en perspectiva. Stanford no s&oacute;lo menciona las condiciones de inhibici&oacute;n (ver Stanford, 1977), sino tambi&eacute;n si ciertas condiciones permiten alcanzar  o ayudar a lograr el PMIR (Stanford, 1977). Por ejemplo, Stanford se refiere a una "excitaci&oacute;n emocional", "focalizar la atenci&oacute;n", y a otras motivaciones psicofisiol&oacute;gicas que pueden ser -o son- el factor desencadenante para  la producci&oacute;n de PMIR" (p. 842), y pone en evidencia estos efectos (Stanford, 1977, p. 842). Teniendo en cuenta que estas condiciones son consideradas preparatorias o productivas, es necesario o conducente dar a entender que su ausencia interrumpe u obstaculiza la PMIR. Thalbourne (2004) defiende expl&iacute;citamente la idea de que las condiciones necesarias y conducentes pueden ser "psicofisiol&oacute;gicas" (p. 61). Por lo tanto, hay acuerdo entre Stanford y Thalbourne sobre la cuesti&oacute;n de las condiciones.<BR><BR><BR> <CENTER>RES&Uacute;MEN DE LAS TRES TEOR&Iacute;AS</CENTER><BR> Las tres teor&iacute;as antes mencionadas tienden a variar en formas sutiles y no tan sutiles. Hay similitudes entre la endo-psicopraxia y exo-psicopraxia y la PMIR. Stanford, aunque incierto, prefiere tentativamente admitir que la PMIR sea considerada como una teor&iacute;a no cibern&eacute;tica (como la sincronicidad), pero Thalbourne (2004) considera a la exo-psicopraxia como cibern&eacute;tica. Aunque parece haber ambigedades en las afirmaciones de Stanford, esto nos lleva a preguntar si prefiere describir a la PMIR como cibern&eacute;tica o no cibern&eacute;tica.<BR><BR> Las tres teor&iacute;as reconocen procesos inconscientes, pero el concepto de la no intencionalidad de la PMIR podr&iacute;a ser engaosa. La disposici&oacute;n al servicio es similar a la proactitud de servicio (psicopraxia). Se puede considerar a la disposici&oacute;n y a la proactitud como facilitadoras y necesarias, e incluso suficientes. La teor&iacute;a de la sincronicidad plantea patrones arquet&iacute;picos, pero que no causan un evento sincr&oacute;nico. Puede haber un sentido en el que todo tipo de condiciones son meta-causales e incluso pueden haber estructuras arquet&iacute;picas que ampl&iacute;an nuestra concepci&oacute;n del yo m&aacute;s all&aacute; de los l&iacute;mites y la definici&oacute;n de un organismo biol&oacute;gico.<BR><BR> De este modo, al parapsic&oacute;logo se le puede dar la opci&oacute;n de considerar al efecto psi como un ejemplo de sincronicidad, exo-psicopraxia o PMIR y debe haber un componente significativo en el efecto psi para que se lo pueda llamar sincronicidad. Si no se lo encuentra, entonces se recurre a la exo-psicopraxia o al PMIR como explicaci&oacute;n. Si el efecto no parece ser significativo, pero puede no ser cibern&eacute;tico, un investigador indeciso podr&iacute;a tentativamente considerarlo como evidencia de PMIR, pero no debe decir nada en s&iacute; mismo porque la conclusi&oacute;n no es m&aacute;s que sacar provecho de la apuesta de Stanford. Sin embargo, si el efecto psi parece ser cibern&eacute;tico porque "el factor psi... suministr&oacute; informaci&oacute;n que puede influir en el organismo" (Stanford, 1990, p. 60), el investigador m&aacute;s podr&iacute;a considerarlo confiablemente como prueba de PMIR. Una teor&iacute;a deber&iacute;a proponer que psi es un proceso cibern&eacute;tico (o no) de antemano para que el experimentador pueda poner a probar la hip&oacute;tesis. De lo contrario, la teor&iacute;a no dice nada del proceso psi. Donde hay dos opciones  que un efecto puede estar  orientado hacia el objetivo o  por mediaci&oacute;n ; cibern&eacute;tico o no cibern&eacute;tico una teor&iacute;a tiene que plantear estos factores para reclamar el efecto. De este modo, en el caso de la teor&iacute;a de Thalbourne, si un efecto psi es cibern&eacute;tico, esto apoyar&iacute;a la teor&iacute;a de la psicopraxia, pero si no es cibern&eacute;tico, no habr&iacute;a ninguna duda de que el efecto no es psicopr&aacute;ctico. Te&oacute;ricamente, en t&eacute;rminos de las proposiciones fundamentales de la psicopraxia y la PMIR, no hay gran diferencia.<BR><BR><BR> <CENTER>PSICOPRAXIA Y SU APORTE A LA PARAPSICOLOG&Iacute;A</CENTER><BR> Habiendo presentado antes una comparaci&oacute;n formal de la teor&iacute;a de psicopraxia con la sincronicidad y el PMIR, voy a dar respuestas a las siguientes preguntas con el fin de evaluar m&aacute;s a fondo la contribuci&oacute;n de esta teor&iacute;a al campo de la parapsicolog&iacute;a:<BR><BR> <B>1.</B> La teor&iacute;a de psicopraxia evita decir esencialmente lo mismo que la teor&iacute;a de la sincronicidad y/o el modelo PMIR?<BR><BR> <B>2.</B> La teor&iacute;a de la psicopraxia simplifica nuestra comprensi&oacute;n de la psi en comparaci&oacute;n con la teor&iacute;a de la sincronicidad y/o el modelo PMIR sin perder ning&uacute;n detalle cualitativo?<BR><BR> <B>3.</B> La teor&iacute;a de la psicopraxia introduce terminolog&iacute;a que describe con mayor precisi&oacute;n a psi como lo hace la teor&iacute;a de la sincronicidad y/o el modelo PMIR?<BR><BR> <B>4.</B> La teor&iacute;a de la psicopraxia ofrece interpretaciones de psi que la teor&iacute;a de la sincronicidad y/o el modelo PMIR no hace?<BR><BR> <B>5.</B> Las respuestas afirmativas para una o varias de estas preguntas pueden ser suficientes en s&iacute; mismas para llegar a una conclusi&oacute;n respecto a los m&eacute;ritos de la teor&iacute;a de la psicopraxia?<BR><BR> <B>6.</B> La teor&iacute;a psicopraxia evita decir esencialmente lo mismo que la teor&iacute;a de la sincronicidad y/o el modelo PMIR? (Respuesta: "Incierto")<BR><BR> Estas preguntas buscan una respuesta a la posibilidad de que la teor&iacute;a de la psicopraxia es "funcionalmente equivalente" a otras teor&iacute;as paranormales (Stokes, 1987, p. 78). Por supuesto, no hay que olvidar que la teor&iacute;a que Thalbourne propone para explicar los fen&oacute;menos normales tambi&eacute;n busca respuestas. Si se encuentra una teor&iacute;a similar a la de Thalbourne, necesariamente tendr&iacute;a que hablar de fen&oacute;menos normales. Por lo tanto, sincronicidad y PMIR quedan exclu&iacute;dos. No obstante ello, no hay nada que impida a los parapsic&oacute;logos preferir una teor&iacute;a viable que explique solamente psi, y muchos pueden no ver la importancia de una teor&iacute;a paranormal que plantee fen&oacute;menos normales, sin importar el hecho de que unifica los dos tipos de acci&oacute;n humanos.<BR><BR> Como fuere, el componente te&oacute;rico de la exo-psicopraxia (el componente de la teor&iacute;a de la psicopraxia que habla de fen&oacute;menos paranormales) puede ser comparado con la teor&iacute;a de la sincronicidad y el modelo PMIR. Ya se dijo que la exo-psicopraxia y sincronicidad describen a psi de manera similar, pero la sincronicidad solo propone que la significaci&oacute;n debe prevalecer a todo fen&oacute;meno psi. La psicopraxia, por otra parte, propone un mecanismo m&aacute;s sofisticado que una sincronicidad, lo cual parece ser un fen&oacute;meno que tan s&oacute;lo ocurre. Sin embargo, dada la gran similitud entre las teor&iacute;as de Thalbourne y la de Stanford, los parapsic&oacute;logos podr&iacute;an tener dificultades para expresar una preferencia por cualquiera de ambas, y se podr&iacute;a argumentar que las dos teor&iacute;as son operativamente equivalentes en alto grado. Sin embargo, Stokes (1987), al hablar de la teor&iacute;a psi en general, seala que "considerar a esta teor&iacute;as como equivalentes puede ser un poco chauvinista de nuestra parte" (p. 78), tan limitados como nuestros "sentidos y t&eacute;cnicas de investigaci&oacute;n" pueden no ser capaces de hacer una distinci&oacute;n, pero puede ocurrir que "alg&uacute;n observador privilegiado sea capaz de distinguir entre ambas" en alg&uacute;n otro momento (p. 78).<BR><BR> <table cellpadding="5" cellspacing="0" border="0" width="330" align="left"> <tr> <td style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: arial, verdana, tahoma; color:#000000" valign="top" align="center"><img src="http://www.saxarubra.com.ar/parra/27/jung.jpg" width="300" border="1" alt="El psiquiatra suizo C.G. Jung, conoc&iacute;a los t&eacute;rminos percepci&oacute;n extrasensorial, psicokinesis y psi. Jung (1960) public&oacute; dos importantes libros sobre lo paranormal, y consideraba a la PES y a la PK como un proceso al que denomin&oacute; sincronicidad: Dos o m&aacute;s eventos constituyen sincronicidad cuando entre ambos eventos hay una conexi&oacute;n significativa, pero s&oacute;lo es sincron&iacute;stico cuando la significaci&oacute;n es el principio de conexi&oacute;n eventos, carente de toda conexi&oacute;n mec&aacute;nica causal entre ambos (Jung, 1960, pp.849-850)." vspace="4"><BR>El psiquiatra suizo C.G. Jung, conoc&iacute;a los t&eacute;rminos percepci&oacute;n extrasensorial, psicokinesis y psi. Jung (1960) public&oacute; dos importantes libros sobre lo paranormal, y consideraba a la PES y a la PK como un proceso al que denomin&oacute; "sincronicidad": Dos o m&aacute;s eventos constituyen sincronicidad cuando entre ambos eventos hay una conexi&oacute;n significativa, pero s&oacute;lo es sincron&iacute;stico cuando la significaci&oacute;n es el principio de conexi&oacute;n eventos, carente de toda conexi&oacute;n mec&aacute;nica causal entre ambos (Jung, 1960, pp.849-850).<BR><BR></td> </tr> </table> 2. La teor&iacute;a de la psicopraxia simplifica nuestra comprensi&oacute;n de psi en comparaci&oacute;n con la teor&iacute;a de la sincronicidad y/o el modelo PMIR sin perder ning&uacute;n detalle cualitativo? (Respuesta: un tentativo "s&iacute;"). Stokes (1987) se refiere al hecho de que, si dos teor&iacute;as son similares, al menos una de ellas debe buscar "no multiplicar entidades m&aacute;s all&aacute; de lo necesario" (p. 79). La teor&iacute;a que logre este fin puede ser la teor&iacute;a que m&aacute;s atraiga la atenci&oacute;n. En el caso del PMIR de Stanford (1990) pasa m&aacute;s tiempo (p&aacute;gs. 62-153) en los aspectos cualitativos de su teor&iacute;a. Tal ejercicio podr&aacute; dejar a Stanford m&aacute;s vulnerable que otros te&oacute;ricos que tienen menos que decir acerca de psi, simplemente porque Stanford pudo haber multiplicado sus entidades m&aacute;s all&aacute; de lo necesario.<BR><BR> Stanford podr&iacute;a estar en lo cierto en lo que dice, y su contribuci&oacute;n, por tanto, podr&iacute;a ser digna de contener a todos los aspectos en torno a los fen&oacute;menos psi, pero tambi&eacute;n significa que Stanford no da la posibilidad de que psi pueda llegar a ser menos complejo de lo que se piensa. La teor&iacute;a de la sincronicidad de Jung, por el contrario, puede ser un concepto m&aacute;s simple en el sentido de que requiere una comprensi&oacute;n de un concepto &uacute;nico que la coincidencia significativa actua con independencia de si &eacute;sta puede ser aceptada por los te&oacute;ricos tal como se dice que podr&iacute;a funcionar psi o lo que es realmente psi (Braude, 1979, y Storm, 1999). La teor&iacute;a de la psicopraxia con sus cuatro conceptos b&aacute;sicos (es decir, el yo, la proactitud, las condiciones necesarias, y el estado del objetivo), puede incluso ser m&aacute;s f&aacute;cil de entender que la teor&iacute;a del PMIR a pesar de las muchas diversas contingencias que rodean la aparici&oacute;n del PMIR, como queda expresado por toda una gama de posibles escenarios en los cuales psi puede ser mediatizada (ver Stanford, 1990, pp 62-153).<BR><BR> Sin embargo, en esencia, no hay garant&iacute;a alguna de que los conceptos de Thalbourne sean m&aacute;s f&aacute;ciles que los de Stanford. La pregunta ontol&oacute;gica, por ejemplo, es un enorme desaf&iacute;o para los investigadores convencionales que no pueden salirse de una mentalidad dualista. En lo que se refiere a las dos teor&iacute;as, la naturaleza del objetivo requerir&aacute; m&aacute;s elaboraci&oacute;n. Los parapsic&oacute;logos tambi&eacute;n tienen que decidir si investigar y/o defender el modelo m&aacute;s simple de  proactitud de servicio" de la psicopraxia o esperar hasta que se resuelva la dicotom&iacute;a objetivo orientado/basado en la informaci&oacute;n del PMIR.<BR><BR> 3. La teor&iacute;a de la psychopraxia introduce terminolog&iacute;a que describe con m&aacute;s precisi&oacute;n a psi que lo que lo hace la teor&iacute;a de la sincronicidad y/o el modelo PMIR? (Respuesta: Una tentativo "S&iacute;".) Adem&aacute;s de la expresi&oacute;n "coincidencia", la teor&iacute;a de la sincronicidad tiene un t&eacute;rmino importante que es descriptivo de psi, y que el concepto de significatividad puede describir con precisi&oacute;n a psi ("significado" seg&uacute;n Stanford, 1977), y el significado bien puede representar un aspecto crucial de psi, es exagerado afirmar que la descripci&oacute;n de Jung de psi es m&aacute;s precisa que la descripci&oacute;n de Stanford. Adem&aacute;s de la terminolog&iacute;a filos&oacute;fica y psicol&oacute;gica utilizada para presentar su teor&iacute;a, Jung ha mantenido las cosas relativamente sencillas (tal vez a una falla). Cuando Jung toma prestado t&eacute;rminos de Rhine (es decir, ESPESP y PK), s&oacute;lo lo subsume bajo el r&oacute;tulo de sincronicidad.<BR><BR> Al igual que Jung, Stanford tambi&eacute;n toma prestados t&eacute;rminos del Rhine, PES y la PK. El error en el uso de estos t&eacute;rminos, sin embargo, radica en la forma en que Stanford (1974b), a su modo, los compar&oacute; y critic&oacute;, pero no hizo frente a la exitosa dicotom&iacute;a identificada como PES-PK. En otras palabras, el modelo PMIR continua usando los t&eacute;rminos PES y PK a pesar de que pueden carecer de precisi&oacute;n. Thalbourne se refiere a los t&eacute;rminos de Rhine para ilustrar el hecho de que la dicotom&iacute;a PES-PK podr&iacute;a ser inviable, pero al menos intenta resolverla mediante la introducci&oacute;n de nueva terminolog&iacute;a. Stanford se basa en la expresi&oacute;n "respuesta instrumental mediatizada por psi" y "orientada al objetivo." Su t&eacute;rmino original, "respuesta instrumental mediatizada por psi," es casi una tautolog&iacute;a en el sentido de que su definici&oacute;n describe lo que psi produce a trav&eacute;s de los procesos psi sin explicar c&oacute;mo. El otro t&eacute;rmino, "orientada hacia el objetivo" todav&iacute;a se est&aacute; poniendo a prueba en forma experimental, por lo que todav&iacute;a no tenemos mejor comprensi&oacute;n en cuanto a la naturaleza del proceso de la hip&oacute;tesis psi. Thalbourne presenta dos t&eacute;rminos importantes (es decir, "pro-actitud" y "condiciones necesarias"; los t&eacute;rminos "yo" y "orientado al objetivo" no son originales). Lo original de Thalbourne es describir a psi como un proceso que depende intr&iacute;nsecamente del agente, pero las dificultades asociadas con el concepto de agente y las condiciones necesarias, conducentes, o suficientes, requieren mayor elaboraci&oacute;n (ver Storm, 2005).<BR><BR> 4. La teor&iacute;a de la psicopraxia ofrece m&eacute;todos de interpretaci&oacute;n de psi que la teor&iacute;a de la sincronicidad y/o el modelo PMIR no hacen? (Respuesta: "S&iacute;") Ya se ha dicho que la sincronicidad experimental es posible (Storm, 1999) y Stanford (1990) sostiene que la teor&iacute;a demuestra ser comprobable. El presente ensayo tambi&eacute;n demuestra que psicopraxia es comprobable. En lo que se refiere a la interpretaci&oacute;n, sin embargo, la explicaci&oacute;n de c&oacute;mo funciona PMIR de Stanford es vaga (Stanford, 1990, p. 102). Una lectura atenta de Stanford en realidad no da ninguna idea de un mecanismo, y realmente est&aacute; creando las condiciones propicias, necesarias y/o suficientes para psi (como lo hace Thalbourne), y es casi como si (en algunos casos de PMIR) estuvi&eacute;ramos obligados a aceptar sin m&aacute;s que debemos invocar una confianza en nuestra intuici&oacute;n sin saber conscientemente qu&eacute; es y actuar en consecuencia a fin de que psi se manifieste siempre y sin excepci&oacute;n (es decir, la "v&iacute;a r&aacute;pida" de Stanford, 1990, pp 102-103). En cierto sentido, la intuici&oacute;n (al menos en los ejemplos dados por Stanford) se presenta como una funci&oacute;n infalible, pero seguramente debe haber casos en los que la confianza en la dependencia incuestionable de la intuici&oacute;n puede tener graves consecuencias.<BR><BR> En este mismo punto, la teor&iacute;a de Stanford se basa principalmente en material anecd&oacute;tico. Thalbourne (2004) hace esto en cierto momento, pero Stanford (1974a, 1978) depende de &eacute;l continuamente, incluso esa creaci&oacute;n de la teor&iacute;a parece ser tan generalizada o formalizada declaraciones acerca de psi que es m&aacute;s descriptiva que explicativa. La teor&iacute;a de Thalbourne a veces se presenta de la misma manera, pero al menos sus proposiciones son m&aacute;s especulativas (Thalbourne, 2004, cap&iacute;tulo 5).<BR><BR> Tambi&eacute;n es importante que una teor&iacute;a capte la atenci&oacute;n de los investigadores en base a los t&eacute;rminos y definiciones que se entienden para que la puesta en marcha de los experimentos sea f&aacute;cil de llevar a cabo. Si una teor&iacute;a no estimula el inter&eacute;s puede ser porque sus t&eacute;rminos no est&eacute;n claros. La sincronicidad ha recibido poca atenci&oacute;n en las &uacute;ltimas d&eacute;cadas, pero los experimentos que ponen a prueba la operacionalizaci&oacute;n de coincidencias significativas no han demostrado ser dif&iacute;ciles en absoluto (Braud, 1983). Stanford (1990), sin embargo, critica los experimentos que se han realizado para probar psi no intencional (pp. 96-102). Parece que es muy dif&iacute;cil realmente saber lo que Stanford quiere decir si los experimentadores continuan equivocados, a pesar de sus grandes esfuerzos por aclarar hasta el &uacute;ltimo detalle. Por supuesto, una nueva teor&iacute;a no puede ser juzgada por tales normas  la psicopraxia no es tan antigua como el modelo PMIR, pero los resultados hasta el momento (por ejemplo, Storm, 2002, 2003a,b; Storm y Thalbourne, 2005) no han ridiculizado a la teor&iacute;a de la psicopraxia, aunque no siempre se ha encontrado apoyo a sus hip&oacute;tesis (por ejemplo, Storm y Thalbourne, 2003; Thalbourne y Storm, 2005).<BR><BR> Hay otras preguntas que se pueden formular para determinar los m&eacute;ritos de una teor&iacute;a, pero los cuatro anteriores ser&iacute;an los m&aacute;s importantes. Es discutible si la tarea actual de evaluaci&oacute;n de las teor&iacute;as es justa o &eacute;tica. Sin embargo, con el tiempo, todas las teor&iacute;as se terminan evaluando de alguna u otra manera, por lo que ninguna teor&iacute;a escapa a este proceso. Por supuesto, habr&iacute;a otras formas de argumentar para cada una de las tres teor&iacute;as. Por lo tanto, no hay garant&iacute;a de que las respuestas resulten de la misma manera si las preguntas fueran formuladas a otro cr&iacute;tico.<BR><BR> <CENTER>CONCLUSI&Oacute;N</CENTER><BR> Las comparaciones antes realizadas han identificado fortalezas y debilidades potenciales de las tres teor&iacute;as paranormales analizadas. A pesar que las diferentes teor&iacute;as pueden dar lugar a diferentes interpretaciones de psi, lo cual podr&iacute;a ser una ventaja cuando los resultados ambiguos requieren una explicaci&oacute;n te&oacute;rica, lo m&aacute;s importante es que los parapsic&oacute;logos entiendan las limitaciones de las diversas teor&iacute;as para luego proceder con cautela y hacer sus agregados te&oacute;ricos con mayor grado de discreci&oacute;n.<BR><BR> Por supuesto, la verdad del asunto es que los parapsic&oacute;logos son libres de poner a prueba cualquier teor&iacute;a que elijan, y no debe haber ning&uacute;n l&iacute;mite sobre que teor&iacute;a es o no adecuada. El objeto de este ensayo no es validar la teor&iacute;a de la psicopraxia a expensas de otras teor&iacute;as. Sin embargo, a partir de los argumentos antes expuestos, la teor&iacute;a de la psicopraxia merece m&aacute;s atenci&oacute;n por parte de los parapsic&oacute;logos. En el an&aacute;lisis final, s&oacute;lo mas investigciones de la teor&iacute;a permitir&aacute;n decidir si la teor&iacute;a puede contribuir m&aacute;s a la parapsicolog&iacute;a de lo que lo ha hecho hasta el momento.<BR><BR><BR> <font size="1"> <B>Referencias</B><BR><BR> Alvarado, C. S. (1983). Review of Michael Thalbourne s <I>A glossary of terms used in parapsychology. Journal of the American Society for Psychical Research, 77</I>, 347 349.<BR><BR> Beloff, J. (1985). Robert Henry Thouless 1894 1984: An appreciation. <I>Journal of Parapsychology, 49</I>, 221 227.<BR><BR> Beloff, J. (1988). Parapsychology and physics: Can they be reconciled? <I>Theoretical Parapsychology, 6</I>, 23 29.<BR><BR> Beloff, J. (1990). <I>The relentless question: Reflections on the paranormal</I>. Jefferson, NC: McFarland.<BR><BR> Braud, W. G. (1983). Toward the quantitative assessment of  meaningful coincidence. <I>Parapsychological Review, 14</I>(4), 5 10.<BR><BR> Braude, S. E. (1979). <I>ESP and psychokinesis: A philosophical examination</I>. Philadelphia: Temple University Press.<BR><BR> Edge, H. L. (1985). The dualist tradition of parapsychology. <I>European Journal of Parapsychology, 6,</I> 81 93.<BR><BR> Irwin, H. J. (1999). <I>An introduction to parapsycholoy</I>(3rd ed.). Jefferson, NC: McFarland.<BR><BR> Jung, C. G. (1960). <I>The structure and dynamics of the psyche</I>. London: Routledge and KeeganPaul.<BR><BR> Jung, C. G. (1987). <I>Psychological Types. </I>(H. G. Baynes, trans., revised by R. F. C. Hull.) Princeton: Princeton University Press. (Original works published in 1921.)<BR><BR> Kennedy, J. E. (1995). Methods for investigating goal-oriented psi. <I>Journal of Parapsychology, 59</I>, 47 62.<BR><BR> Mansfield, V., Rhine-Feather, S., and Hall, J. (1998). The Rhine-Jung letters: Distinguishingparapsychological from synchronistic events. <I>Journal of Parapsychology, 62</I>, 3 25.<BR><BR> McBeath, M. K. (1985). Psi and sexuality. <I>Journal of the Society for Psychical Research, 53</I>,65 77.<BR><BR> Parker, A. (2001). What can cognitive psychology and parapsychology tell us about neardeathexperiences? <I>Journal of the Society for Psychical Research, 65</I>, 225 240.<BR><BR> Stanford, R. G. (1974a). An experimentally testable model for spontaneous psi events: I.Extrasensory events. <I>Journal of the American Society for Psychical Research, 68</I>, 34 57.<BR><BR> Stanford, R. G. (1974b). An experimentally testable model for spontaneous psi events: II.Psychokinetic events. <I>Journal of the American Society for Psychical Research, 68</I>, 321 356.<BR><BR> Stanford, R. G. (1977). Conceptual frameworks of contemporary psi research. In B. B. Wolman (Ed.), <I>Handbook of parapsychology </I>(pp. 823 858). New York: Van Nostrand Reinhold.<BR><BR> Stanford, R. G. (1978). Towards reinterpreting psi events. <I>Journal of the American Societyfor Psychical Research, 72</I>, 197 214.<BR><BR> Stanford, R. G. (1990). An experimentally testable model for spontaneous psi events: A review of related evidence and concepts from parapsychology and other sciences. InS. Krippner (Ed.), <I>Advances in parapsychological research </I>(vol. 6, pp. 54 167). Jefferson,NC: McFarland.<BR><BR> Stokes, D. M. (1987). Theoretical parapsychology. In S. Krippner (Ed.), <I>Advances in parapsychologicalresearch</I> (vol. 5, pp. 77 189). Jefferson, NC: McFarland.<BR><BR> Storm, L. (1999). Synchronicity, causality and acausality. <I>Journal of Parapsychology, 63</I>,247 269.<BR><BR> Storm, L. (2001). <I>A parapsychological investigation of the theory of psychopraxia: Experimentaland theoretical researches into an alternative theory explaining normal and paranormalphenomena</I>. PhD Thesis, School of Psychology, University of Adelaide. Retrieved November 27, 2012, from <A HREF="http://digital.library.adelaide.edu.au/dspace/simple-search?query=adt-A20020816.184437" target="_blanck">http://digital.library.adelaide.edu.au/dspace/simple-search?query=adt-A20020816.184437</A>.<BR><BR> Storm, L. (2002). A parapsychological investigation of the <I>I Ching</I>: Seeking psi in anancient Chinese system of divination. <I>Australian Journal of Parapsychology, 2</I>, 44 62.<BR><BR> Storm, L. (2003a). Remote viewing by committee: RV using a  multiple agent/multiplepercipient design. <I>Journal of Parapsychology, 67</I>, 325 342.<BR><BR> Storm, L. (2003b). Research note: The pro attitude and the  sheep-goat effect in the <I>IChingdatabase. Australian Journal of Parapsychology, 3</I>, 147 152.<BR><BR> Storm, L. (2005). A critique of the theory of psychopraxia. In M. A. Thalbourne and L.Storm (Eds.), <I>Parapsycholog y in the 21st century: Essays on the future of psychical researchm</I>(pp. 205 219). Jefferson, NC: McFarland.<BR><BR> Storm, L., and Thalbourne, M. A. (2000). A paradigm shift away from the ESP-PKdichotomy: The theory of psychopraxia. <I>Journal of Parapsychology, 64</I>, 279 300.<BR><BR> Storm, L., and Thalbourne, M. A. (2003). Perceived complexity, perceived task difficulty,and other states of mind: The influence of mental states on psi outcomes. <I>Journal ofthe American Society for Psychical Research, 97</I>, 155 174.<BR><BR> Storm, L., and Thalbourne. M. A. (2005). The effect of a change in pro attitude on paranormalperformance: A pilot study using nave and sophisticated skeptics. <I>Journal ofScientific Exploration, 19</I>, 11 29.<BR><BR> Thalbourne, M. A. (2004). <I>The common thread between ESP and PK</I>. New York: The ParapsychologyFoundation.<BR><BR> Thalbourne, M. A., and Storm, L. (2005). The self accomplishing: The achievements of he theory of psychopraxia. <I>Journal of the Society for Psychical Research, 69, </I>213 226.<BR><BR> Thouless, R. H., and Wiesner, B. P. (1947). The psi process in normal and  paranormal sychology. <I>Proceedings of the Society for Psychical Research, 48</I>, 177 196. <I>Journal of Parapsycholog y, 1948, 12</I>, 192 212.<BR><BR> Vassy, Z. (1986). Experimental study of complexity dependence in precognition. <I>Journal of Parapsychology, 50</I>, 235 270.<BR><BR><BR> <CENTER>NOTAS</CENTER><BR><BR> 1. El autor agradece a Michael A. Thalbourne por su asesoramiento para este ensayo, que fue adaptado a partir de la tesis doctoral de Lance Storm (2001). Las investigaciones realizadas fueron posibles gracias a una beca de la Fundaci&oacute;n Bial de Portugal.<BR><BR> 2. Stanford (1990, p. 57) se refiere al modelo PMIR en t&eacute;rminos de efectos psicokin&eacute;tico(Stanford, 1974b, pp 348-351).<BR><BR> 3. Los procesos cibern&eacute;ticos o de mediacionales implican alg&uacute;n tipo de transferencia mec&aacute;nica, o el procesamiento de informaci&oacute;n, que se considera necesario para que un efecto tenga lugar.<BR><BR> 4. Edge (1985) sostiene que la filosof&iacute;a actual en parapsicolog&iacute;a es esencialmente dualista. Algunas formas de dualismo, como dualismo sustancial y el interaccionismo, postulan una propiedad no-f&iacute;sica de la mente, que permite efectos no espaciales/no temporales de la PES y PK. Sin embargo, las otras dos ontolog&iacute;as, el idealismo y el materialismo, tambi&eacute;n figuran en el debate sobre la terminolog&iacute;a, pero aqu&iacute; se argumenta que la tendencia es aplazar hasta el modelo dualista m&aacute;s favorecido. La teor&iacute;a de la psicopraxia ofrece a los parapsic&oacute;logos un enfoque ontol&oacute;gico neutro a interpretaci&oacute;n de psi. <BR><BR><BR> <table cellpadding="0" cellspacing="0" border="0" width="550" height="1" background="http://www.saxarubra.com.ar/parra/27/dash.gif"><tr><td></td></tr></table><BR> <BR><font style="FONT-SIZE: 10px; FONT-FAMILY: verdana, tahoma, arial; color:#B4332B">* Publicado originalmente en <I>Advances in Parapsychological Research 9</I> editado por Stanley Krippner (Jefferson, NC: McFarland, 2013). Traducido del ingl&eacute;s por Alejandro Parra.<BR><BR> ** Doctor en psicolog&iacute;a graduado en 2002 por la Universidad de Adelaida, en Australia, ha publicado en las revistas <I>Psychological Bulletin, Journal of Parapsychology </I>y la revista junguiana <I>Quadrant</I>. Es miembro del Consejo Editorial de <I>Australian Journal of Parapsychology</I>, y es miembro Parapsychological Association y el Australian Institute of Parapsychological Research. Ha escrito un libro sobre la psicolog&iacute;a y simbolog&iacute;a de los n&uacute;meros desde una perspectiva junguiana. Es co-ganador, junto a Michael Thalbourne, del Premio D. Scott Rogo de Literatura en Parapsicolog&iacute;a (2002). En 2003, gana el Gertrude R. Schmeidler Student of the Year Award por su trabajo en parapsicolog&iacute;a. Es co-editor del libro <I>Parapsychology in the Twenty-First Century</I> (2005). Actualmente, como investigador, est&aacute; llevando a cabo la investigaci&oacute;n parapsicol&oacute;gica en el Departamento de Psicolog&iacute;a de la Universidad de Adelaida, donde contribuy&oacute; junto al Dr. Michael Thalbourne a fundar la <I>Anomalistic Psychology Research Unit.</I> </font> <BR><BR><div align="right"><BR><A HREF="#arriba02" style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, tahoma, arial; color:#B4332B">subir </A><HR><BR></div></td> </tr> </table> <!-- --> </td> <td width="1" bgcolor="#CC1C3E"></td> </tr> </table> <table cellpadding="0" cellspacing="0" border="0" width="600" align="center" bgcolor="#ffffff"> <tr> <td width="1" height="20" bgcolor="#CC1C3E"></td> <td width="598"></td> <td width="1" bgcolor="#CC1C3E"></td> </tr> </table> <!-- fin Temas de Historia--> <!-- M&eacute;todos de Investigaci&oacute;n --><a name="tit04"></a> <table cellpadding="0" cellspacing="0" border="0" width="600" align="center" bgcolor="#ffffff"> <tr> <td width="1" height="20" bgcolor="#CC1C3E"></td> <td width="23"></td> <td width="10" bgcolor="#6BA3D6"><img src="http://www.saxarubra.com.ar/parra/02/esquina01.gif" width="10" height="20"></td> <td width="553" bgcolor="#6BA3D6" style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, arial; color:#ffffff"><B>Mesa redonda</B></td> <td width="12"></td> <td width="1" bgcolor="#CC1C3E"></td> </tr> </table> <table cellpadding="0" cellspacing="0" border="0" width="600" align="center" bgcolor="#ffffff"> <tr> <td width="1" bgcolor="#CC1C3E"></td> <td width="23"></td> <td width="565" valign="top"> <table cellpadding="8" cellspacing="0" border="0"> <tr> <td width="575" style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, tahoma, arial; color:#545454"> <CENTER><BR><B>VISITANTES INTANGIBLES: EXPERIENCIAS CERCANAS DE APARICIONES Y ENCUENTROS CON MEDIUMS</B><BR><BR><B>Presentaci&oacute;n de Alejandro Parra</B> <BR><BR> </CENTER> <!-- --> <table cellpadding="5" cellspacing="0" border="0" width="200" align="left"> <tr> <td style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: arial, verdana, tahoma; color:#000000" valign="top" align="center"><img src="http://www.saxarubra.com.ar/parra/27/parra_foto.jpg" width="120" border="1" alt="Alejandro Parra"><BR>Alejandro Parra<BR><A HREF="mailto:rapp@fibertel.com.ar">rapp@fibertel.com.ar</A><BR><BR></td> </tr> </table> El pasado 22 de Noviembre se celebr&oacute; la Sexta Mesa Redonda Magistral bajo el t&iacute;tulo del ep&iacute;grafe, presentado por Juan Manuel Corbetta y coordinado por Alejandro Parra en el Museo Roca  Instituto de Investigaciones Hist&oacute;ricas como parte del Programa  Patrimonio y Creencias . Los expositores invitados fueron el psicoanalista y psic&oacute;logo Mauro Vallejo, la historiadora Soledad Quereilhac y el m&eacute;dium Sebasti&aacute;n Lia, argentino que radica en Santiago de Chile.<BR><BR> Las experiencias de apariciones han perturbado  pero tambi&eacute;n fascinado a artistas, religiosos, cient&iacute;ficos, escritores, e historiadores a lo largo de la evoluci&oacute;n humana. Una aparici&oacute;n es la manifestaci&oacute;n de esp&iacute;ritus, esencias, o  energ&iacute;as de aquellos que han dejado su huella en la tierra; capaces de ser percibidos a trav&eacute;s de una singular sensibilidad: la mediumnidad. Las experiencias con tales visitantes, cuyas ra&iacute;ces se pierden en la historia de los tiempos a trav&eacute;s de profetas, m&iacute;sticos, mediums, y esoteristas, ocupan un amplio espectro que hila la cordura  en un extremo y la locura  en el otro. Las apariciones, o los as&iacute; llamados  fantasmas , son vestigios de un remoto pasado cuya &iacute;nfima vida se consume en el tiempo, y cuestionan los l&iacute;mites de lo que consideramos real, y  al menos para quienes tuvieron encuentros con &eacute;stas hoy parecen incuestionables.<BR><BR> Existe una variedad de experiencias en diferentes per&iacute;odos hist&oacute;ricos y sociedades, de acuerdo con la funci&oacute;n social que alimenta la creencia en apariciones. Sin embargo, no existe total certeza respecto de si tales variedades existen por la experiencia en s&iacute; misma o solamente por la reconstrucci&oacute;n cognitiva de los testigos y su descripci&oacute;n al narrar la experiencia.<BR><BR> <table cellpadding="5" cellspacing="0" border="0" width="530" align="center"> <tr> <td style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: arial, verdana, tahoma; color:#000000" valign="top" align="center"><img src="http://www.saxarubra.com.ar/parra/27/publico_mesa2.jpg" width="530" border="1" alt="Detalle del p&uacute;blico participante en la Sexta Mesa Redonda Magistral 2014  Visitantes Intangible ." vspace="4"><BR>Detalle del p&uacute;blico participante en la Sexta Mesa Redonda Magistral 2014  Visitantes Intangible .<BR><BR></td> </tr> </table> <BR> <table cellpadding="5" cellspacing="0" border="0" width="530" align="center"> <tr> <td style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: arial, verdana, tahoma; color:#000000" valign="top" align="center"><img src="http://www.saxarubra.com.ar/parra/27/publico_mesa1.jpg" width="530" border="1" alt="De izq. a derecha: Alejandro Parra, Sebasti&aacute;n L&iacute;a, Soledad Quereilhac y Mauro Vallejo." vspace="4"><BR>De izq. a derecha: Alejandro Parra, Sebasti&aacute;n L&iacute;a, Soledad Quereilhac y Mauro Vallejo.<BR><BR></td> </tr> </table> </font> <BR><div align="right"><BR><A HREF="#arriba04" style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, tahoma, arial; color:#B4332B">subir </A><BR><BR></div></td> </tr> </table> <table cellpadding="0" cellspacing="0" border="0" width="550" height="1" background="http://www.saxarubra.com.ar/parra/27/dash.gif"><tr><td></td></tr></table><BR><BR> <!-- 2 --><a name="tit04a"></a> <table cellpadding="8" cellspacing="0" border="0"> <tr> <td width="575" style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, tahoma, arial; color:#545454"> <CENTER><B>VOCES DEL M&Aacute;S AC&Aacute;: ESPIRITISTAS Y M&Eacute;DICOS EN LA CULTURA CIENT&Iacute;FICA DE BUENOS AIRES (1880-1900) </B><BR><BR><B>Mauro Vallejo*</B> <BR><BR> </CENTER> <!-- --> <table cellpadding="5" cellspacing="0" border="0" width="200" align="left"> <tr> <td style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: arial, verdana, tahoma; color:#000000" valign="top" align="center"><img src="http://www.saxarubra.com.ar/parra/27/mauro.jpg" width="120" border="1" alt="Mauro Vallejo"><BR>Mauro Vallejo<BR><A HREF="mailto:maurosvallejo@gmail.com">maurosvallejo@gmail.com</A><BR><BR></td> </tr> </table> Durante largas d&eacute;cadas, la confluencia de dos matrices interpretativas referidas a la cultura cient&iacute;fica finisecular produjo un opacamiento de los elementos que aqu&iacute; interesan. Nos referimos, de un lado, a la caracterizaci&oacute;n de los cient&iacute;ficos de Buenos Aires, particularmente de los m&eacute;dicos, como un grupo homog&eacute;neo y compacto, cuyo rasgo central estaba dado por la defensa de una perspectiva positivista. Rechazo del espiritualismo, creencia en lo cuantificable y af&aacute;n de regeneraci&oacute;n social conformaban el tr&iacute;pode que, siempre seg&uacute;n esas viejas lecturas, aglutinaba a los representantes de una corporaci&oacute;n m&eacute;dica que, merced a exitosas estrategias de conquista de poder, hab&iacute;a cumplido una funci&oacute;n esencial en la faena de constituci&oacute;n del Estado Nacional y de modernizaci&oacute;n de sus instituciones sanitarias y pedag&oacute;gicas. Cabe ubicar, de otro lado, a los relatos que, a la hora de abordar la presencia de corrientes o credos alternativos (espiritismo, esoterismo, etc.), o bien insist&iacute;an en ubicarlos en espacios marginales del entramado cultural, o bien los tomaban como meros receptores de las medidas represivas o difamatorias de la ciencia hegem&oacute;nica. <BR><BR> <table cellpadding="5" cellspacing="0" border="0" width="330" align="left"> <tr> <td style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: arial, verdana, tahoma; color:#000000" valign="top" align="center"><img src="http://www.saxarubra.com.ar/parra/27/vallejo1.jpg" width="300" border="1" alt="Jos&eacute; Mar&iacute;a Ramos Mej&iacute;a (1842-1914) fue un m&eacute;dico, escritor y pol&iacute;tico argentino, que en 1873 fund&oacute; el C&iacute;rculo M&eacute;dico Argentino, y se especializ&oacute; en enfermedades mentales y en los tratamientos para la neurosis. Para Ramos Mej&iacute;a:  La creencia en los esp&iacute;ritus no es sino un caso de atavismo intelectual favorablemente fecundado por las aptitudes cerebrales viciosas de la inocente credulidad de otros siglos. Son d&eacute;biles de la mente los espiritistas, porque son cerebros que han evolucionado incompletamente por razones de herencia m&oacute;rbida (Ramos Mej&iacute;a, 1889)." vspace="4"><BR>Jos&eacute; Mar&iacute;a Ramos Mej&iacute;a (1842-1914) fue un m&eacute;dico, escritor y pol&iacute;tico argentino, que en 1873 fund&oacute; el C&iacute;rculo M&eacute;dico Argentino, y se especializ&oacute; en enfermedades mentales y en los tratamientos para la neurosis. Para Ramos Mej&iacute;a:  La creencia en los esp&iacute;ritus no es sino un caso de atavismo intelectual favorablemente fecundado por las aptitudes cerebrales viciosas de la inocente credulidad de otros siglos. Son d&eacute;biles de la mente los espiritistas, porque son cerebros que han evolucionado incompletamente por razones de herencia m&oacute;rbida (Ramos Mej&iacute;a, 1889).<BR><BR></td> </tr> </table> Ahora bien, en los &uacute;ltimos aos hemos aprendido a ver con otros ojos esas dos zonas de la vida cultural de Buenos Aires. Hemos aprendido sobre todo a valorar de otro modo las comunicaciones y mutuas porosidades entre dos territorios que hasta hace poco eran vistos como infinitamente distantes. En primera instancia, algunas investigaciones nos han ayudado a tomar a la ciencia m&eacute;dica como un rompecabezas complejo y policromo, plagado de zonas grises y tensiones. El retrato de los m&eacute;dicos formando un clan disciplinado y seguro de s&iacute; mismo ha debido ser abandonado, y de a poco reemplazado por una representaci&oacute;n m&aacute;s escarpada, en la cual ni los m&eacute;dicos gozaban de tanta autoridad en los espacios sanitarios y pol&iacute;ticos que habitaban, ni la disciplina quedaba exenta de contaminaciones y negociaciones constantes con otros saberes y tradiciones que le disputaban sus prerrogativas (Di Liscia, 2003; Pita, 2012). En segunda instancia, la irrupci&oacute;n reciente y casi simult&aacute;nea de trabajos provenientes de distintas disciplinas u orientaciones, han modificado de modo radical la visi&oacute;n que se pose&iacute;a sobre la presencia en la cultura finisecular de actores, creencias, discursos y pr&aacute;cticas ligadas a lo  esot&eacute;rico , lo  paranormal o las  ciencias ocultas (Bubello, 2010; Quereilhac, 2010; Gimeno, Corbetta & Savall, 2013). Uno de los valores esenciales de esos trabajos reside en que restituyeron a esos hechos su su leg&iacute;tima presencia en el desenvolvimiento de la cultura portea, incluso de la cultura letrada. Las creencias y argumentos de esas tradiciones alternativas no solamente formaban parte de la vida cotidiana de muchas personas (que asist&iacute;an a sesiones espiritistas, que se manten&iacute;an informadas sobre literatura kardeciana o teos&oacute;fica, que ante problemas de salud consultaban a m&eacute;diums, magnetizadores o curanderos, etc.) sino que aportaban asimismo objetos, conceptos y nociones a a escritores, artistas, intelectuales y cient&iacute;ficos. <BR><BR> El objetivo de este trabajo es de alguna forma continuar esa senda ya trazada. En esta oportunidad nos concentraremos particularmente en el modo en que los miembros de la Sociedad espiritista <I>Constancia</I> participaron activamente de algunos debates y controversias en los que tambi&eacute;n tomaron parte los m&eacute;dicos de la ciudad. Nuestro designio ser&aacute; revisar las estrategias ret&oacute;ricas y argumentativas con las que los kardecianos porteos de fines de siglo hicieron o&iacute;r su voz en algunos episodios resonantes de la cultura cient&iacute;fica del per&iacute;odo. A esa meta responde el t&iacute;tulo de este breve art&iacute;culo. M&aacute;s que equiparar a los espiritistas con <I>las voces del m&aacute;s all&aacute;</I> -sintagma que, de modo voluntario o no, sirve para expulsar sus quehaceres de la cultura terrenal en que estaban activamente insertos-, resulta leg&iacute;timo reconstruir con qu&eacute; eficacia dieron forma a una <I>voz del m&aacute;s ac&aacute;. </I>Los kardecianos lograron edificar un emplazamiento de enunciaci&oacute;n original y sofisticado, desde el cual fueron capaces de intervenir leg&iacute;timamente en debates referidos a problemas capitales de la cultura cient&iacute;fica. A trav&eacute;s de sus debates y controversias con los m&eacute;dicos porteos, los espiritistas supieron diagnosticar puntos sensibles del discurso gal&eacute;nico. A trav&eacute;s de sus contiendas con los profesionales, se comportaron como eximios descubridores de zonas sintom&aacute;ticas de un saber m&eacute;dico que en la mayor&iacute;a de los casos les era adverso. <BR><BR><BR> <CENTER>EL POSITIVISMO EN SU PROPIA TRAMPA</CENTER><BR> Cuando se piensa en las relaciones que pudieron haber mantenido los m&eacute;dicos porteos y los espiritistas a fines de siglo, una traves&iacute;a unidireccional surge espont&aacute;neamente como la respuesta necesaria y suficiente. De hecho, no faltan documentos para reconstruir de qu&eacute; manera los galenos de Buenos Aires, sumando su voz a la de otros cient&iacute;ficos y sobre todo a la de la Iglesia, realizaron distintos ensayos para denunciar la naturaleza m&oacute;rbida de las pr&aacute;cticas espiritistas. Las creencias y los rituales kardecianos fueron desde muy temprano interpretados por los doctores, ya sea como factores que indefectiblemente provocaban la locura, ya como fen&oacute;menos que solamente pod&iacute;an lograr aceptaci&oacute;n en mentes que de antemano estaban aquejadas por estados patol&oacute;gicos. Al desarrollar esos argumentos, los m&eacute;dicos se alienaban claramente con los tribunos del catolicismo. En efecto, una n&iacute;tida l&iacute;nea de continuidad podr&iacute;a trazarse entre los enunciados que los defensores del catolicismo dedicaron al credo kardeciano y los planteos -menos numerosos, por cierto- con que los m&eacute;dicos colaboraron en esa campaa.<BR><BR> Desde bien temprano la Iglesia local decidi&oacute; presentar batalla contra el espiritismo. En lo que constituye el primer tratado sobre magnetismo publicado en el pa&iacute;s, la obra escrita en 1872 por el presb&iacute;tero Miguel Angel Mossi contiene de alguna forma muchos de los preceptos con que los cat&oacute;licos condenar&aacute;n al espiritismo durante largas d&eacute;cadas (Mossi, 1872). Mediante el establecimiento de una analog&iacute;a entre espiritismo y magnetismo, el autor efectuaba una condena moral de ambos elementos, acus&aacute;ndolos de poseer una naturaleza diab&oacute;lica <sup style="FONT-SIZE: 8px; FONT-FAMILY: verdana, tahoma, arial; color:#ff0000">1</sup> .<BR><BR> Los m&eacute;dicos se sumaron poco despu&eacute;s a esa empresa. Cabe hablar sobre todo de Lucio Mel&eacute;ndez, director del Manicomio de hombres (Hospicio de las Mercedes, hoy Hospital Borda) y el alienista m&aacute;s prestigioso del per&iacute;odo. A trav&eacute;s de breves escritos impresos en la revista de medicina m&aacute;s importante de la ciudad, el doctor r&aacute;pidamente se transform&oacute; en uno de los enemigos m&aacute;s recalcitrante que el espiritismo local tuvo entre los cient&iacute;ficos. En 1882 lanz&oacute; su primer dardo mediante el relato de un paciente internado en el asilo a su cargo (Mel&eacute;ndez, 1882). Se trataba de un joven estudiante que, seg&uacute;n el m&eacute;dico, ten&iacute;a una fuerte predisposici&oacute;n hereditaria a la enfermedad. Su aproximaci&oacute;n a los textos y las sesiones espiritistas hab&iacute;a operado por disparador de ese fondo patol&oacute;gico. El texto no brindaba empero demasiadas precisiones sobre el mecanismo o los s&iacute;ntomas de la enfermedad, demor&aacute;ndose en cambio en ir&oacute;nicos comentarios contra las teor&iacute;as de Kardec o la figura de Cosme Mario. Con el correr de los aos, Mel&eacute;ndez dar&iacute;a a la imprenta escritos del mismo tenor (v&eacute;ase, por ejemplo, Mel&eacute;ndez 1886).<BR><BR> Esa batalla entre los galenos y los kardecianos alcanzar&iacute;a su m&aacute;xima expresi&oacute;n en un libro de casi 500 p&aacute;ginas publicado en 1889. Nos referimos al volumen <I>Espiritismo y locura. Sus relaciones rec&iacute;procas</I> escrito por un joven profesional, oriundo de C&oacute;rdoba, llamado Wilfrido Rodr&iacute;guez de la Torre. Dejamos para otra ocasi&oacute;n el an&aacute;lisis pormenorizado de las tesis contenidas en esas p&aacute;ginas. Nos alcanza con subrayar que el cometido del autor era mostrar la naturaleza alucinatoria de los fen&oacute;menos espiritistas. Vali&eacute;ndose de innumerables ejemplos extra&iacute;dos de algunos tratados cl&aacute;sicos de la psiquiatr&iacute;a francesa, Rodr&iacute;guez de la Torre recorr&iacute;a con esp&iacute;ritu parsimonioso los trastornos que pod&iacute;an aquejar a cada uno de los sentidos, y buscaba indicar a cada instante la homogeneidad de las alteraciones m&oacute;rbidas y los hechos de los ac&oacute;litos del kardecismo. Resulta m&aacute;s que sorprendente que esa obra no haya recibido hasta el momento la atenci&oacute;n de los historiadores de la medicina o de la psiquiatr&iacute;a a nivel local. En un contexto en que el mercado editorial vern&aacute;culo, para el lamento reiterado de los escritores e intelectuales, era sobremanera modesto, la publicaci&oacute;n de un libro de psiquiatr&iacute;a era, si no una excepci&oacute;n, s&iacute; al menos una rareza. M&aacute;xime si tenemos en cuenta el generoso volumen del libro en cuesti&oacute;n. Dejando de lado las revistas del gremio y los informes sanitarios financiados por el gobierno, los m&eacute;dicos porteos rara vez publicaban un libro; deb&iacute;an contentarse con imprimir unas pocas decenas de ejemplares de sus tesis (normalmente escuetas y superficiales), que dif&iacute;cilmente lograban circular por fuera de las paredes de la Facultad de Medicina. Muy de tanto en tanto lograban superar esas limitaciones, sobre todo cuando ensayaban articulaciones entre el saber m&eacute;dico y problem&aacute;ticas ligadas a la pol&iacute;tica, la historia, la criminalidad o el destino de la Naci&oacute;n -fue el caso sobre todo de Jos&eacute; Mar&iacute;a Ramos Mej&iacute;a, quien ya en 1878, con su prematuro ensayo sobre los hombres c&eacute;lebres, inaugur&oacute; una fecunda tradici&oacute;n.<BR><BR> <table cellpadding="5" cellspacing="0" border="0" width="530" align="center"> <tr> <td style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: arial, verdana, tahoma; color:#000000" valign="top" align="center"><img src="http://www.saxarubra.com.ar/parra/27/vallejo2.jpg" width="530" border="1" alt="Miembros de la Sociedad espiritista Constancia participaron activamente de algunos debates y controversias sobre el espiritismo en los que tambi&eacute;n tomaron parte los m&eacute;dicos. Constancia fue una de las primeras revistas de espiritismo en Am&eacute;rica Latina." vspace="4"><BR>Miembros de la Sociedad espiritista <I>Constancia</I> participaron activamente de algunos debates y controversias sobre el espiritismo en los que tambi&eacute;n tomaron parte los m&eacute;dicos. Constancia fue una de las primeras revistas de espiritismo en Am&eacute;rica Latina.<BR><BR></td> </tr> </table> No es momento de lanzar conjeturas que expliquen el r&aacute;pido olvido en que cay&oacute; el libro de Rodr&iacute;guez de la Torre. Su inmediato fallecimiento fue seguramente lo que m&aacute;s colabor&oacute; para que su nombre se borrara r&aacute;pidamente de la memoria de sus contempor&aacute;neos <sup style="FONT-SIZE: 8px; FONT-FAMILY: verdana, tahoma, arial; color:#ff0000">2</sup>. La raz&oacute;n por la cual nos detenemos en ese volumen es que su aparici&oacute;n produjo por parte de los espiritistas de <I>Constancia</I> el tipo de intervenciones que nos interesa rastrear en esta oportunidad. De hecho, la respuesta se efectu&oacute; en dos tiempos: hubo una primera reacci&oacute;n inmediata, impresa apenas el libro comenz&oacute; a circular por la ciudad; y una segunda, tres aos despu&eacute;s, mucho m&aacute;s elaborada. De todas formas, en aras de comprender esa reacci&oacute;n, es menester recordar que <I>Espiritismo y locura </I>llevaba una larga introducci&oacute;n de Ramos Mej&iacute;a  a quien, por otro lado, estaba dedicado el libro. Dicho en otros t&eacute;rminos, el volumen del m&eacute;dico joven y con una carrera promisoria, fue presentado en sociedad con un fuerte respaldo de quien por ese entonces era uno de los m&eacute;dicos m&aacute;s prestigiosos del salud, y uno de los cient&iacute;ficos m&aacute;s conocidos por fuera de su c&iacute;rculo espec&iacute;fico <sup style="FONT-SIZE: 8px; FONT-FAMILY: verdana, tahoma, arial; color:#ff0000">3</sup>. M&aacute;s a&uacute;n, lejos de ser una introducci&oacute;n diplom&aacute;tica y vac&iacute;a, el escrito de Ramos Mej&iacute;a presenta una densidad te&oacute;rica destacable, y respecto de la condena del kardecismo, su mensaje era tal vez m&aacute;s contundente y demoledor que el del propio libro. Como nunca antes en su obra escrita, Ramos Mej&iacute;a se muestra en esa introducci&oacute;n como un f&eacute;rreo defensor de un determinismo hereditarista. Siguiendo al pie de la letra los postulados de la teor&iacute;a de la degeneraci&oacute;n, entiende que los espiritistas son los miembros de una rama degradada de la especie, que por sus caracter&iacute;sticas se ve empujados a abrazar creencias y pr&aacute;cticas que no son sino resabios de antiguos ritos y supersticiones <sup style="FONT-SIZE: 8px; FONT-FAMILY: verdana, tahoma, arial; color:#ff0000">4</sup>.<BR><BR> Esas consideraciones de Ramos Mej&iacute;a fueron el objetivo primordial de la primera reacci&oacute;n de los redactores de <I>Constancia</I> ante la aparici&oacute;n del libro editado en 1889. Esa temprana respuesta figur&oacute; en la primera p&aacute;gina del ejemplar de la revista distribuido el 31 de Octubre de 1889. Al revisar ese breve texto, un contraste resulta tan sorprendente como ilustrativo. Elogiosas palabras dedicadas a Rodr&iacute;guez de la Torre comparten espacio con ir&oacute;nicos ataques al prologuista de la obra <sup style="FONT-SIZE: 8px; FONT-FAMILY: verdana, tahoma, arial; color:#ff0000">5</sup>. As&iacute;, de este &uacute;ltimo se afirma que  ...se ha cre&iacute;do en el caso de decir algo sobre la materia, y como trat&aacute;ndose de espiritismo cualquiera es bueno para rebatirlo y las paparruchas se presentan a los ojos (alucinados &iacute;bamos a decir) de las multitudes, como gigantescas verdades descubiertas por la ciencia, de ah&iacute; que el doctor Ramos Mej&iacute;a desempee su papel con m&aacute;s confianza en su propio prejuicio que en los hechos que desconoce, y los desconoce porque los desprecia . Valen aqu&iacute; dos comentarios sobre ese curioso contraataque. De un lado, es evidente que una vez m&aacute;s los espiritistas se sintieron complacidos por el hecho de que alguien del mundo de la ciencia hubiera decidido ocuparse de sus doctrinas y acciones. Al igual que en los enfrentamientos con Puiggari y Peyret (en 1881 y 1885 respectivamente), los kardecianos, con sobrada astucia, vieron en esas batallas la ocasi&oacute;n ideal para dar visibilidad p&uacute;blica a sus teor&iacute;as (Mario, 1933; Quereilhac, 2010). No constituy&oacute; el libro de Rodr&iacute;guez de la Torre el &uacute;ltimo soldado de esas ansiadas peleas? Bajo esa luz resulta comprensible no solamente el tono respetuoso con que los redactores de <I>Constancia</I> trataron al joven m&eacute;dico, sino el hecho de que planearan redactar un libro -anunciado para unos meses despu&eacute;s, pero nunca concretado- en respuesta a <I>Espiritismo y locura</I>. De otro lado, la estrategia implementada para con Ramos Mej&iacute;a podr&iacute;a ser vista del siguiente modo. La distancia entre la alabanza a Rodr&iacute;guez de la Torre y la embestida contra el prologuista puede ser traducida, a fin de cuentas, como el hiato que separa el aprecio por los hechos y el desd&eacute;n por las especulaciones o prejuicios desinformados. Desde nuestro punto de vista, en su respuesta a Ramos Mej&iacute;a los espiritistas se apropiaron de la cr&iacute;tica que normalmente les era enrostrada  la de desconocer los fen&oacute;menos y guiarse solamente por sus creencias. El autor del libro era visto como alguien que, al igual que los propios miembros de Constancia, se hab&iacute;a tomado el trabajo de analizar de cerca los hechos, mientras que Ramos Mej&iacute;a, por el contrario, era de esos que, movidos por sus pasiones, hablaban sin saber, sustentados solamente por especulaciones y preconceptos. <BR><BR> La respuesta definitiva lleg&oacute; con una larga demora, en octubre y noviembre de 1892. Dada esa tardanza, y dado que esta vez el destinatario exclusivo de las columnas de <I>Constancia</I> era Ramos Mej&iacute;a, cabe la sospecha de que ese nuevo ataque contra el m&eacute;dico se debi&oacute; a la edici&oacute;n de <I>Estudios cl&iacute;nicos sobre las enfermedades nerviosas y mentales, </I>libro que compilaba diversos trabajos cient&iacute;ficos y pericias, y reproduc&iacute;a el pr&oacute;logo de 1889 <sup style="FONT-SIZE: 8px; FONT-FAMILY: verdana, tahoma, arial; color:#ff0000">6</sup>. El primer art&iacute;culo, aparecido el 30 de octubre, se encargaba de desarrollar en extenso las viejas cr&iacute;ticas sobre el proceder meramente especulativo del m&eacute;dico <sup style="FONT-SIZE: 8px; FONT-FAMILY: verdana, tahoma, arial; color:#ff0000">7</sup>. Le reprochaban sobre todo que al diagnosticar que los espiritistas se correspond&iacute;an con la categor&iacute;a de  degenerados del car&aacute;cter , incurr&iacute;a en una visible inconsistencia, pues la m&aacute;s superficial de las observaciones dejaba en claro que ninguno de los rasgos de la degeneraci&oacute;n eran detectables en los miembros del kardecismo. La continuaci&oacute;n se imprimi&oacute; en el n&uacute;mero siguiente, y en ese segundo art&iacute;culo la objeci&oacute;n reca&iacute;a, en parte, en la debilidad de los fundamentos de la teor&iacute;a que Ramos Mej&iacute;a quer&iacute;a aplicar. En efecto, desde <I>Constancia</I> su puso de relieve el car&aacute;cter irreal de la teor&iacute;a de la herencia, compartida por amplios sectores de la comunidad cient&iacute;fica de fines de siglo:  ...una herencia ps&iacute;quica, que los sabios no pueden todav&iacute;a acertar de d&oacute;nde arranca, pero s&iacute; de que sois v&iacute;ctimas de ella. (...) Por lo dem&aacute;s, la teor&iacute;a de la degeneraci&oacute;n del car&aacute;cter que el Dr. Ramos Mej&iacute;a le hace extensi&oacute;n a los espiritistas, no es cient&iacute;fica, porque no se funda en hechos ni en observaciones de ning&uacute;n g&eacute;nero <sup style="FONT-SIZE: 8px; FONT-FAMILY: verdana, tahoma, arial; color:#ff0000">8</sup>.<BR><BR> Ser&iacute;a forzado ensayar una l&iacute;nea de continuidad entre esas palabras impresas en <I>Constancia</I> en 1892 y otro ataque que Ramos Mej&iacute;a recibir&iacute;a tres aos m&aacute;s tarde a prop&oacute;sito del mismo punto, el m&aacute;s doloroso de su carrera. Nos referimos a la introducci&oacute;n que Paul Groussac escribi&oacute; en 1895 para su libro <I>La locura en la historia</I> (Groussac, 1895). En esas p&aacute;ginas del director de la Biblioteca Nacional todos y cada uno de los postulados de la teor&iacute;a hereditaria pregonada por el m&eacute;dico eran demolidos con paciencia y erudici&oacute;n. Dec&iacute;amos que ser&iacute;a osado pretender que la cr&iacute;tica de Goussac ya estaba de alguna forma anunciada en las p&aacute;ginas de la revista espiritista. El punto que s&iacute; nos gustar&iacute;a poner de manifiesto -y el aspecto que pretendemos ilustrar mediante el an&aacute;lisis de otros dos episodios de la cultura cient&iacute;fica de esa d&eacute;cada- es la posibilidad y la pertinencia de incluir esos enunciados de los kardecianos en el contexto m&aacute;s vasto de su tiempo. No solamente supieron responder a los embates de los m&eacute;dicos porteos, sino que dando fe de una lectura aguda y minuciosa de los movimientos de los doctores, construyeron diagn&oacute;sticos muy precisos y reveladores sobre zonas de tensi&oacute;n, debilidades y n&uacute;cleos conflictivos de la disciplina gal&eacute;nica. Dicho con otras palabras, el d&iacute;a en que se rearme el mapa exhaustivo de los debates suscitados por la medicalizaci&oacute;n instaurada en Buenos Aires en el &uacute;ltimo cuarto del siglo XIX, la voz de los espiritistas deber&aacute; figurar en ese relato como un protagonista privilegiado. <BR><BR><BR> <CENTER>VINDICACI&Oacute;N DE LOS CURANDEROS</CENTER><BR> El primer caso a analizar concierne a las controversias generadas en octubre de 1891 cuando un curandero muy popular de la ciudad, Mariano Perdriel, fue acusado de ejercicio ilegal de la medicina por el Departamento Nacional de Higiene. A ra&iacute;z de esa imputaci&oacute;n, diversos peri&oacute;dicos realizaron una completa cobertura informativa del episodio, y de inmediato se instal&oacute; un debate entre dos de ellos, <I>El Diario</I> y <I>La Naci&oacute;n.</I> Al respecto, haremos un doble recorrido. En primer lugar, ofreceremos un an&aacute;lisis sucinto del modo en que el diario fundado por Mitre sali&oacute; en defensa de Perdriel. En segundo lugar, destacaremos los puntos de contacto entre los enunciados de ese &oacute;rgano de prensa de los sectores letrados y las opiniones que sobre el mismo particular vertieron los espiritistas. <BR><BR> El d&iacute;a 9 de octubre se imprimi&oacute; la primera de las numerosas cr&oacute;nicas entusiastas sobre Perdriel <sup style="FONT-SIZE: 8px; FONT-FAMILY: verdana, tahoma, arial; color:#ff0000">9</sup> . Adem&aacute;s de lamentar los  errores de apreciaci&oacute;n de su colega <I>El Diario, </I>el redactor de esa nota se dedicaba a dejar asentados los siguientes puntos. Primero, que los representantes de la ciencia, en vez de mirar con recelo al curandero, deber&iacute;an m&aacute;s bien observar y estudiar de cerca los fen&oacute;menos. Segundo, que su labor no supone una competencia a los m&eacute;dicos, pues se dedica a  aquellos que los m&eacute;dicos reputan incurables . A ese respecto, el redactor informaba que el Consejo de Higiene ya lo hab&iacute;a citado con anterioridad, luego de la denuncia de un m&eacute;dico extranjero. Luego de o&iacute;rlo y persuadirse de que su tratamiento no acarreaba los peligros del curanderismo, decidieron no aplicarle multa alguna. El periodista insist&iacute;a, en efecto, que Perdriel no recetaba brebajes peligrosos, y que por ende su labor no implica un riesgo para la salud general. Tercero y &uacute;ltimo, la nota conten&iacute;a una frontal recriminaci&oacute;n a la actitud de aquellos que se burlaban de fen&oacute;menos que no comprend&iacute;an -y no es aventurado sospechar que esa cr&iacute;tica iba dirigida en parte a los m&eacute;dicos-:  Qu&eacute; mucho que se burlen del hombre que cura con la mano cuando hace pocos aos se consideraba charlatanes de feria &aacute; los magnetizadores! No hace mucho que despu&eacute;s que hombres competentes observaron y comprobaron los fen&oacute;menos de la sugesti&oacute;n, se di&oacute; entrada en el reino de la ciencia al hipnotismo .<BR><BR> Al d&iacute;a siguiente, en el mismo espacio del diario, el periodista publicaba una presunta carta recibida a prop&oacute;sito de Perdriel, firmada con el pseud&oacute;nimo de  Profano <sup style="FONT-SIZE: 8px; FONT-FAMILY: verdana, tahoma, arial; color:#ff0000">10</sup>. Esta vez la diatriba contra la corporaci&oacute;n m&eacute;dica aparec&iacute;a sin velos. Merced a un tono burlesco e ir&oacute;nico, el autor se dirig&iacute;a al sanador para destacar cu&aacute;n superior eran sus conocimientos a los de los egresados de la escuela de Medicina:  Los m&eacute;dicos no saben otra cosa que hacer experiencias en el cuerpo de cualquiera. Se acercan &aacute; la cama de los enfermos con aire grave, se calan los lentes con mucha gracia (...), y despu&eacute;s de tomar el pulso, de manosear al paciente, estrujarlo, ordenarle hacer visajes como quien guarda buches de agua, le sueltan muy frescos y convencidos de su ciencia e importancia, esta sentencia amarga: par&aacute;lisis, apoplej&iacute;a, enemas, ventosas y diez purgas (...). Estudian para borricos, escriben tesis para envolver patatas...&eacute;poca de barbarie... V. triunfar&aacute;, Panza Santa! . Profano propon&iacute;a luego cerrar las facultades de medicina, pues seg&uacute;n su opini&oacute;n nadie necesitaba de los m&eacute;dicos. Ese ataque a los galenos conclu&iacute;a con dos argumentos que estaban a la orden del d&iacute;a. En primer lugar, se cuestionaba el derecho de las autoridades a inmiscuirse en las elecciones individuales y los h&aacute;bitos:  y mis derechos? acaso no puedo yo disponer de mi pellejo &aacute; mi antojo y curarme con cualquier sustancia? Por qu&eacute; han de intervenir los m&eacute;dicos en mi casa y han de obligarme &aacute; que siga un r&eacute;gimen de tanta higiene, de tanto aseo y?... macanas! es la embrolla que ellos hacen para tener su cabida donde ya sobran tantos . En segundo lugar, se apelaba a la dudosa veracidad de la teor&iacute;a de los microbios. Seg&uacute;n el autor de la misiva, los m&eacute;dicos mismos eran quienes criaban microbios para luego esparcirlos y garantizarse su clientela. Para colmo de males, los galenos est&aacute;n tan convencidos de la existencia de esos microorganismos, que  hoy tiene V. microbios hasta en la hostia sagrada . <BR><BR> El d&iacute;a 11 apareci&oacute; una tercera columna, a modo de respuesta a Profano <sup style="FONT-SIZE: 8px; FONT-FAMILY: verdana, tahoma, arial; color:#ff0000">11</sup> . Las ulteriores columnas de <I>La Naci&oacute;n</I> son, empero, las m&aacute;s valiosas. Fundamentalmente porque en ellas se filtra, con mediaciones m&aacute;s o menos marcadas, la propia voz de Perdriel. El d&iacute;a 13 se publica una larga entrevista al sanador, en la cual &eacute;l es descrito como un hombre sencillo, de aspecto modesto, desprovisto de la aparatosidad o el exotismo que cabr&iacute;a esperar de un curandero <sup style="FONT-SIZE: 8px; FONT-FAMILY: verdana, tahoma, arial; color:#ff0000">12</sup>. En sus declaraciones, Perdriel combina de forma astuta cr&iacute;ticas bien claras a la corporaci&oacute;n m&eacute;dica y la intenci&oacute;n de no enfrentarse con las autoridades de ese gremio. De un lado, al declarar que siente como un deber aplicar su poder curativo sobre  pobres enfermos que muchas veces no tienen ni para pagar el m&eacute;dico , denuncia el estado de cosas que desde siempre hab&iacute;a tornado natural la pervivencia del curanderismo. De otro lado, ante la pregunta sobre qu&eacute; har&iacute;a si el consejo de higiene le prohibiese proseguir con sus curas, respondi&oacute; que simplemente obedecer&iacute;a, pues &eacute;l no pretend&iacute;a contrariar a las autoridades. Por &uacute;ltimo, interrogado sobre los ataques de los que era v&iacute;ctima, Perdriel, sin decirlo abiertamente, aprovechaba para sostener que el peligro no era &eacute;l, sino los curanderos y m&eacute;dicos extranjeros que llegaban al pa&iacute;s solamente para enriquecerse:  Yo soy hijo de esta tierra, criollo puro y no vengo &aacute; estafar &aacute; nadie, como muchos sinvergenzas. Y mis compatriotas me tratan as&iacute;? .<BR><BR> <table cellpadding="5" cellspacing="0" border="0" width="330" align="left"> <tr> <td style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: arial, verdana, tahoma; color:#000000" valign="top" align="center"><img src="http://www.saxarubra.com.ar/parra/27/vallejo3.jpg" width="300" border="1" alt="La batalla entre m&eacute;dicos y espiritistas se public&oacute; en Espiritismo y locura un libro de casi 500 p&aacute;ginas publicado en 1889 por el psiquiatra Rodr&iacute;guez de la Torre, que llevaba una larga introducci&oacute;n de Ramos Mej&iacute;a." vspace="4"><BR>La batalla entre m&eacute;dicos y espiritistas se public&oacute; en <I>Espiritismo y locura</I> un libro de casi 500 p&aacute;ginas publicado en 1889 por el psiquiatra Rodr&iacute;guez de la Torre, que llevaba una larga introducci&oacute;n de Ramos Mej&iacute;a.<BR><BR></td> </tr> </table> Al d&iacute;a siguiente, el mismo peri&oacute;dico public&oacute; una extensa cr&oacute;nica de la entrevista que un d&iacute;a antes el curandero hab&iacute;a tenido con los miembros del Consejo de Higiene <sup style="FONT-SIZE: 8px; FONT-FAMILY: verdana, tahoma, arial; color:#ff0000">13</sup>. Seg&uacute;n el informe, Perdriel hab&iacute;a asistido acompaado de un abogado, y en el lugar se hallaban varios diputados, m&eacute;dicos y periodistas que ten&iacute;an inter&eacute;s en seguir de cerca los sucesos. El Consejo ten&iacute;a la voluntad de aplicarle el castigo que correspond&iacute;a por ejercicio ilegal de la medicina. El letrado que patrocinaba a Perdriel replic&oacute; que este &uacute;ltimo no ejerc&iacute;a el arte m&eacute;dico como curandero, pues no recetaba ning&uacute;n remedio. Siempre seg&uacute;n el informe, los m&eacute;dicos labraron un acta luego de deliberar, en la cual consideraban que el sanador s&iacute; ejerc&iacute;a la medicina. Lo m&aacute;s interesante es que, de acuerdo con la cr&oacute;nica, mientras todo esto suced&iacute;a el consejo invit&oacute; a Perdriel a demostrar sus poderes curando un dolor que aquejaba a uno de los miembros del Consejo. Aproxim&oacute; su mano a la zona dolorida, y el m&eacute;dico dijo sentirse curado. Luego de eso, las autoridades volvieron a discutir, decidiendo aplazar para una futura reuni&oacute;n una resoluci&oacute;n sobre el caso. Cuando la sesi&oacute;n conclu&iacute;a tuvo lugar una &uacute;ltima escena: al retirarse, Antonio Piero, uno de los m&eacute;dicos m&aacute;s prestigiosos de la ciudad, dijo:  -El seor no es m&eacute;dico, es un medicina. Si soy una medicina, contest&oacute;le al punto D. Mariano, rec&eacute;tenme ustedes y estamos del otro lado . El cronista agregaba al respecto que:  Efectivamente, D. Mariano es un hombre medicina, &eacute; inspir&aacute;ndose los m&eacute;dicos en un esp&iacute;ritu humanitario, desprendi&eacute;ndose del amor propio y de la preocupaci&oacute;n de escuela, deber&iacute;an recetar a sus enfermos incurables las manipulaciones de D. Mariano . <BR><BR> Los documentos relativos al caso Perdriel, adem&aacute;s de prestar confirmaci&oacute;n a lo que ya se sab&iacute;a sobre las dificultades que exist&iacute;an para poner fin al accionar de los curanderos, tienen el m&eacute;rito de iluminar hasta qu&eacute; punto pod&iacute;a formar parte del debate p&uacute;blico la potestad de los m&eacute;dicos para regular y controlar el campo de la salud. Muchos intelectuales y periodistas del per&iacute;odo -caracterizado, por cierto, por profundas transformaciones del aparato sanitario y por una creciente  medicalizaci&oacute;n de aspectos de la vida cotidiana- cuestionaron y criticaron frontalmente el proceder de los doctores. Al hacerlo, hac&iacute;an eco o duplicaban argumentos que los kardecianos porteos publicitaban desde sus revistas. En este caso en particular, es posible subrayar la absoluta confluencia entre los escritos de la prensa cotidiana y los puntos de vista lanzados desde <I>Constancia</I>. Veamos, a modo de ejemplo, un fragmento de un escrito aparecido en la revista espiritista a prop&oacute;sito del sanador:  Mientras exista el exclusivismo de los sistemas y de las sectas, la intolerancia que ellos entraan han de conservar la confusi&oacute;n y el error, deteniendo el progreso de la verdad en todas sus manifestaciones. Sucede que el fundamento de estos errores proviene del ego&iacute;smo y de la vanidad que tanto mal nos hacen, (...) As&iacute; la medicina oficial ha resistido y sigue resistiendo los sistemas de curaci&oacute;n llamados homeop&aacute;tico y magn&eacute;tico, y para ello le basta sonre&iacute;r desdeosamente, segura como est&aacute;, de que la sociedad vive m&aacute;s de preocupaciones que de verdades. Pero no se detiene en esto; conociendo la importancia de tales sistemas se ha dado leyes restrictivas y coercitivas para detener a los osados que con las pruebas a manos llenas llegan a convencer a las multitudes. Bajo el pretexto de mirar por la salud p&uacute;blica, comete abusos de todo g&eacute;nero, imponiendo multas y prisiones a&uacute;n a aquellos que prueben no curar sino con la simple imposici&oacute;n de manos -es decir, con un imposible seg&uacute;n ellos. Y si todo esto es una ilusi&oacute;n, qu&eacute; mal puede hacer al paciente? <sup style="FONT-SIZE: 8px; FONT-FAMILY: verdana, tahoma, arial; color:#ff0000">14</sup><BR><BR><BR> <CENTER>LA MAGIA TRIUNFANTE Y LA MEDICINA DESENMASCARADA</CENTER><BR> El episodio con el que quisi&eacute;ramos cerrar este escrito atae a un hecho del que nos hemos ocupado en otras oportunidades (Vallejo, 2013, 2014). En marzo de 1895 lleg&oacute; a Buenos Aires un ilusionista e hipnotizador llamado Onofroff, que permaneci&oacute; en la ciudad durante tres meses y brind&oacute; numerosos shows de telepat&iacute;a y fascinaci&oacute;n en teatros y en algunos salones privados de la elite. Aqu&iacute; nos gustar&iacute;a analizar un aspecto del que no nos hab&iacute;amos ocupado en nuestras publicaciones anteriores, referido al modo en que los espiritistas vieron en el visitante un elemento que pod&iacute;a colaborar en su propia empresa. <BR><BR> Los actos del ilusionista r&aacute;pidamente se transformaron en el centro de atracci&oacute;n de la prensa y de los m&eacute;dicos de la ciudad, sobre todo de las autoridades sanitarias, que en vano buscaron evitar que Onofroff realizara ejercicios de hipnotismo durante sus espect&aacute;culos. Por otro lado, c&eacute;lebres doctores de Buenos Aires usaron las columnas de los peri&oacute;dicos para desentraar la explicaci&oacute;n de los fen&oacute;menos que el visitante pon&iacute;a en juego cada noche en los teatros. Al tiempo que algunos pocos profesionales no ve&iacute;an en esas experiencias otra cosa que fraudes esc&eacute;nicos o actos reprensibles  pues la hipnosis deb&iacute;a ser prohibida en los teatros. Otros m&eacute;dicos, incluso los de m&aacute;s renombre, plantearon en cambio que val&iacute;a la pena estudiar de cerca a Onofroff. Adem&aacute;s de Domingo Cabred  heredero de Mel&eacute;ndez en la direcci&oacute;n del Manicomio de hombres-, que invit&oacute; al ilusionista a realizar demostraciones de hipnotismo con los pacientes de su hospital, se ubica en este &uacute;ltimo grupo nada menos que Ramos Mej&iacute;a. Este &uacute;ltimo se desempeaba como director del Departamento Nacional de Higiene cuando Onofroff estuvo en la ciudad, y por ese motivo tuvo la oportunidad de conocerlo personalmente, pues el ilusionista fue convocado por esa oficina para ser informado sobre algunas regulaciones existentes respecto del hipnotismo. En una entrevista que concedi&oacute; luego de haber visto personalmente las capacidades telep&aacute;ticas de Onofroff, Ramos Mej&iacute;a confesaba p&uacute;blicamente que &eacute;l cre&iacute;a en la existencia de esos poderes, y que no dudaba que el ilusionista los pose&iacute;a de manera leg&iacute;tima. Citemos un fragmento de aquel di&aacute;logo:  C&oacute;mo explica la ciencia esa facultad, doctor? La de trasmitir el pensamiento? Indudablemente es este un misterio bastante dif&iacute;cil de descifrar; pero lo explican los sabios, y esto es lo mas probable, de la manera siguiente: as&iacute; como reside en el aire, en la luz y en todos los elementos de la naturaleza, una sustancia que los propaga y los hace trasmitir entre s&iacute;, reside en el pensamiento algo parecido, una chispa que se trasmite al cerebro ageno, produciendo un choque de ideas, que trae, como consecuencia, que sienta, el que posee mas sensibilidad cerebral, la impresi&oacute;n del pensamiento, de la idea ajena, obedeci&eacute;ndola, como en el caso de Onofroff, por impulso (Tribuna, Marzo 15, 1895). En esos mismos d&iacute;as, otro de los m&eacute;dicos de mayor reputaci&oacute;n, Antonio Piero, director del asilo de mujeres locas, escribi&oacute; una serie de textos en La Naci&oacute;n para explicar, con las hip&oacute;tesis de la neurolog&iacute;a m&aacute;s reciente, los poderes del ilusionista.<BR><BR> Es notorio, entonces, que la presencia de Onofroff puso sobre el tapete disensos y fracturas al interior del campo m&eacute;dico, pues las reacciones de los galenos fueron disparejas e incluso contradictorias entre s&iacute;. Ahora bien, es interesante comprobar de qu&eacute; manera, una vez m&aacute;s, los espiritistas de <I>Constancia</I> fueron capaces de advertir esa situaci&oacute;n. Sus escritos acerca de Onofroff se transformaron inmediatamente en una denuncia de las apor&iacute;as en las que ca&iacute;a el saber m&eacute;dico respecto de asuntos de esa naturaleza. <BR><BR> Haciendo un r&aacute;pido resumen de la mirada que los espiritistas posaron sobre Onofroff, podr&iacute;amos concluir que ella tuvos dos dimensiones. La primera de ellas estuvo centrada en celebrar que los diarios vieran con buenos ojos fen&oacute;menos como la telepat&iacute;a, que tradicionalmente eran despreciadas por los &oacute;rganos de prensa porteos. El ilusionista lleg&oacute; a la ciudad en un per&iacute;odo en que los espiritistas ten&iacute;an cada vez mayor dificultad para establecer contactos con otros estratos de la cultura cient&iacute;fica. Los espiritistas vieron en el &eacute;xito del ilusionista, y en la aceptaci&oacute;n que sus poderes lograban por parte de los esquemas mentales de muchos porteos, la ocasi&oacute;n ideal para emprender una contraofensiva que fuera capaz de revertir tantos aos de incomunicaci&oacute;n. En la primera noticia sobre Onofroff que hallamos en la revista <I>Constancia</I>, se perciben con nitidez los ejes fundamentales de la estrategia desplegada para transformar la popularidad del ilusionista en auxilios para la propia causa:  El adivinador de pensamientos, Onofroff, ha llamado intensamente la atenci&oacute;n de la Sociedad Bonaerense, con sus numerosos experimentos realizados con suma pulcritud de procedimientos (...). Las personas llamadas &aacute; presenciar de cerca estos fen&oacute;menos de adivinaci&oacute;n, han sido un&aacute;nimes en declararlos aut&eacute;nticos (...). Sin entrar &aacute; analizar estos fen&oacute;menos, muy explicables por cierto por todo aquel que los juzgue con el criterio espiritista, no podemos menos que alegrarnos de su realizaci&oacute;n, pues han venido &aacute; plantear para el p&uacute;blico, problemas que no puede quiz&aacute;s resolver, pero que dadas las condiciones de claridad y limpieza con que se han efectuado, no puede tampoco tachar de& habilidades teatrales. Es para muchos el primer paso realizado hacia la aceptaci&oacute;n cient&iacute;fica de lo que ayer a&uacute;n formaba en el campo de lo sobrenatural. En horabuena se multipliquen estas llamadas al buen sentido popular, pues matar&aacute;n poco &aacute; poco en el p&uacute;blico profano estas creencias absurdas en lo sobrenatural que forman el criterio con el cual se juzgan tan irracionalmente el Espiritismo y todas las ideas nuevas que en algo se alejan de la rutina <sup style="FONT-SIZE: 8px; FONT-FAMILY: verdana, tahoma, arial; color:#ff0000">15</sup> <BR><BR> <table cellpadding="5" cellspacing="0" border="0" width="530" align="center"> <tr> <td style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: arial, verdana, tahoma; color:#000000" valign="top" align="center"><img src="http://www.saxarubra.com.ar/parra/27/vallejo5.jpg" width="500" border="1" alt="El ilusionista e hipnotizador Onofroff, y brind&oacute; numerosos shows de telepat&iacute;a y fascinaci&oacute;n en teatros y en algunos salones privados de la elite." vspace="4"><BR>El ilusionista e hipnotizador Onofroff, y brind&oacute; numerosos shows de telepat&iacute;a y fascinaci&oacute;n en teatros y en algunos salones privados de la elite.<BR><BR></td> </tr> </table> La segunda dimensi&oacute;n del inter&eacute;s que los miembros de <I>Constancia</I> mostraron por Onofroff tiene que ver precisamente con su pelea con los m&eacute;dicos. Dando fe de una lectura muy atenta de los escritos que los doctores hab&iacute;an publicado en los diarios sobre el ilusionista, los principales integrantes de la sociedad espiritista redactaron largas columnas en que pusieron de manifiesto los callejones sin salida en que aquellos hab&iacute;an ca&iacute;do. En esas p&aacute;ginas no solamente dejaron en claro que ellos eran portadores de un saber cient&iacute;fico o racional alternativo -y mejor preparado para explicar o describir los hechos en cuesti&oacute;n-, sino que el discurso de sus competidores pecaba de flagrantes inconsistencias. Ello se observa con mucha claridad en un trabajo de Pedro Seri&eacute; <sup style="FONT-SIZE: 8px; FONT-FAMILY: verdana, tahoma, arial; color:#ff0000">16</sup>. Podr&iacute;amos afirmar que todo el trabajo de Seri&eacute; tiene como meta la cr&iacute;tica del intento llevado a cabo por los m&eacute;dicos para brindar el fundamento de los actos de Onofroff. M&aacute;s a&uacute;n, el ataque lanzado contra los profesionales es m&aacute;s profundo, pues abarca tanto su actitud ambivalente o parad&oacute;jica hacia los fen&oacute;menos telep&aacute;ticos  pues con el correr de los d&iacute;as han aceptado a regaadientes la realidad de hechos que poco antes negaban con altiva indiferencia como la debilidad de los ensayos te&oacute;ricos construidos sobre los mismos:  Se ha podido observar despu&eacute;s de las primeras sesiones de Onofroff, la cr&iacute;tica que se elev&oacute; desde el seno de nuestros s&aacute;bios doctores, los cuales no desperdician una ocasi&oacute;n de combatir todo lo que no sea reconocido y aceptado por la ciencia. No falt&oacute; qui&eacute;n aconsejara al concejo de higiene por v&iacute;a de los diarios, que prohibiera en absoluto las sesiones de Onofroff por considerarlas perjudiciables para la salud de los que se prestaban (voluntariamente) &aacute; los experimentos, adem&aacute;s de constituir estos un espect&aacute;culo repugnante para el p&uacute;blico. Con el esp&iacute;ritu hostil y de oposici&oacute;n que los caracteriza, acogieron con mucha incredulidad los primeros experimentos, atribuy&eacute;ndolos al charlatanismo; poco &aacute; poco tuvieron que convencerse por la realidad de los hechos, y abandonando el terreno de la negativa, se propusieron dar una explicaci&oacute;n de estos que no podian negar por m&aacute;s tiempo sin temer de caer en el rid&iacute;culo. Al respecto se publicaron varias teor&iacute;as emitidas, y como es de suponer, ninguna pudo darnos una explicaci&oacute;n racional sobre la causa y modo como se producen estos fen&oacute;menos <sup style="FONT-SIZE: 8px; FONT-FAMILY: verdana, tahoma, arial; color:#ff0000">17</sup><BR><BR> Al respecto, Seri&eacute; acomete un lectura muy l&uacute;cida de uno de los art&iacute;culos de Antonio Piero impresos en <I>La Naci&oacute;n.</I> Sin jam&aacute;s comunicar el nombre del autor de aquella nota, Seri&eacute; realiza una prolija ex&eacute;gesis del texto que el director del asilo de mujeres hab&iacute;a publicado el d&iacute;a 21 de marzo. El espiritista ve en ella un claro ejemplo de explicaci&oacute;n  cient&iacute;fica-materialista con que los m&eacute;dicos de la ciudad pretend&iacute;an hallar el secreto de los poderes de Onofroff. Piero, sin demasiado astucia, intentaba describir del siguiente modo el accionar del ilusionista:  C&oacute;mo percibe Onofroff estos movimientos cuando no tiene contacto alguno con el gu&iacute;a? (...) Onofroff tiene una hiperestesia sensorial, y nada tiene de imposible que sienta &aacute; distancia las modificaciones respiratorias, y dem&aacute;s fen&oacute;menos que presenta el gu&iacute;a como efecto de la contenci&oacute;n mental. Esta es una simple conjetura, pero que no carece de l&oacute;gica (Piero, 1895). Pues bien, Seri&eacute; supo ver que all&iacute; resid&iacute;a el punto m&aacute;s d&eacute;bil del discurso de su contrincante. A fin de cuentas - razona el defensor del espiritismo- el despliegue de erudici&oacute;n realizado por el m&eacute;dico era completamente en vano, pues ninguno de los argumentos e hip&oacute;tesis esgrimidos serv&iacute;a para echar la m&aacute;s m&iacute;nima luz sobre los fen&oacute;menos en cuesti&oacute;n. A modo de comentario de la confesi&oacute;n de Piero de que toda su elucubraci&oacute;n se aplica a los casos en que existe un contacto f&iacute;sico, Seri&eacute; agrega con fina iron&iacute;a:  Nos place la franqueza con la cual, reconoce la ineficacia de su teor&iacute;a para explicar los hechos . En efecto, el redactor de <I>Constancia</I> aprehendi&oacute; en el recurso poco covincente de Piero -a qui&eacute;n quer&iacute;a persuadir el m&eacute;dico sobre la habilidad de Onofroff para sentir desde lejos los cambios en el ritmo respiratorio de los dem&aacute;s? el s&iacute;ntoma incontestable de las falencias del materialismo. Un puente inmediato pod&iacute;a trazarse desde esa denuncia hacia la conclusi&oacute;n de que otro tipo de discurso era necesario para aclarar los fen&oacute;menos:  En vano quieren explicarlo todo por la materia, los que niegan el esp&iacute;ritu, tendr&aacute;n forzosamente que caer en el error y en la contradicci&oacute;n. Los espiritistas sabemos que la trasmisi&oacute;n del pensamiento y sugesti&oacute;n &aacute; distancia, son hechos innegables, subordinados &aacute; la voluntad, y cuya explicaci&oacute;n no podr&aacute;n dar los sabios, mientras niegan la existencia del alma, y no estudian sus facultades, y los fen&oacute;menos inherentes &aacute; su naturaleza. La influencia que ejerce el magnetizador sobre un sujeto no es debida &aacute; ning&uacute;n acto material, sin&oacute; &aacute; la irradiaci&oacute;n <I>voluntaria</I> del fluido peri-espiral emitido por el magnetizador. Onofroff pos&eacute;&eacute; una gran fuerza de voluntad, y extraordinaria concentraci&oacute;n de esp&iacute;ritu, lo cual constituye una especie de mediumnidad (no muy com&uacute;n por cierto) que lo hace apto, para atraer y absorver la corriente de voluntad emitida por el gu&iacute;a. <sup style="FONT-SIZE: 8px; FONT-FAMILY: verdana, tahoma, arial; color:#ff0000">18</sup> <BR><BR><BR> <CENTER>A MODO DE CIERRE</CENTER><BR> En estas p&aacute;ginas hemos buscado retratar unos pocos episodios ligados al cruce entre los espiritistas y los m&eacute;dicos en Buenos Aires a fines del siglo XIX. A contrapelo de los enfoques tradicionales, no hemos hecho hincapi&eacute; en las lecturas patologizantes que los doctores ensayaron acerca de los kardecianos, sino en el surco inverso. Nos hemos detenido en la mirada que los propios espiritistas dirigieron a los profesionales. Creemos que las evidencias aportadas hasta aqu&iacute; podr&iacute;an servir de puntapi&eacute; para futuras reconstrucciones referidas a las voces que resistieron el avance de la medicina en una sociedad en proceso de modernizaci&oacute;n. A tono con otras voces del campo letrado o de sectores contestatarios, los espiritistas siguieron de cerca los movimientos de los m&eacute;dicos, y supieron leer los s&iacute;ntomas y los puntos problem&aacute;ticos de una profesi&oacute;n en pleno proceso de expansi&oacute;n. Dado que los espiritistas ten&iacute;an plena participaci&oacute;n en zonas de la cultura cient&iacute;fica que estaban en boga -desde la pr&aacute;ctica de sanaciones a cargo de profanos, pasando por el conocimiento de fen&oacute;menos extraos como el hipnotismo, hasta el sopesamiento de nuevas formas de lo existente y lo posible que resultaban de adelantos t&eacute;cnicos como el fen&oacute;grafo o los rayos x-, es natural que hayan sabido edificar un sofisticado discurso que adem&aacute;s de dar consistencia a una cientificidad alternativa, se transform&oacute; en un diagnosticador de los s&iacute;ntomas de los saberes que compet&iacute;an con &eacute;l. <BR><BR><BR> <font size="1"> <B>Referencias</B><BR><BR> Bubello, J.P. (2010) <I>Historia del esoterismo en la Argentina. Pr&aacute;cticas, representaciones y persecuciones de curanderos, espiritistas, astr&oacute;logos y otros esoteristas</I>. Buenos Aires: Biblos.<BR><BR> Di Liscia, M.S. (2003) <I>Saberes, terapias y pr&aacute;cticas m&eacute;dicas en Argentina (1750-1910)</I>. Madrid: CSIC. <BR><BR> Gimeno, J.; Corbetta, J.M. & Savall, F. (2013) <I>Cuando hablan los esp&iacute;ritus. Historias del movimiento kardeciano en la Argentina </I>(segunda edici&oacute;n). Buenos Aires: Antigua.<BR><BR> Groussac, P. (1895)  Introducci&oacute;n. La degeneraci&oacute;n hereditaria . En Jos&eacute; Mar&iacute;a Ramos Mej&iacute;a (ed.), <I>La locura en la historia </I>(pp. 7-39). Buenos Aires: Rosso. <BR><BR> Mario, C. (1931) <I>El espiritismo en Argentina</I>. Buenos Aires: Constancia.<BR><BR> Mel&eacute;ndez, L. (1882)  Monoman&iacute;a religiosa. Espiritismo . <I>Revista M&eacute;dico-Quir&uacute;rgica</I>, 19, 30-32. <BR><BR> Mel&eacute;ndez, L. (1886)  Megaloman&iacute;a. Espiritismo . <I>Revista M&eacute;dico-Quir&uacute;rgica</I>, 22, 341-343. <BR><BR> Mossi, M. (1872): <I>Discursos filos&oacute;ficos sobre el magnetismo y espiritismo</I>. Buenos Aires: Imprenta de la Sociedad An&oacute;nima. <BR><BR> Piero, A. (1895b). Cumberland - Onofroff. <I>La Naci&oacute;n</I>, Marzo 21.<BR><BR> Pita, V. (2012): <I>La casa de las locas. Una historia social del Hospital de Mujeres Dementes, Buenos Aires, 1852-1890</I>. Rosario: Prohistoria.<BR><BR> Quereilhac, S. (2010) <I>La imaginaci&oacute;n cient&iacute;fica: ciencias ocultas y literatura fant&aacute;stica en el Buenos Aires de entre-siglos (1875-1910)</I>. Tesis doctoral: Universidad de Buenos Aires. <BR><BR> Quereilhac, S. (2014)  Sociedades espiritistas y teos&oacute;ficas: entre el cen&aacute;culo y las promesas de una ciencia futura (1880-1910) . En P. Bruno (Ed.), <I>Sociabilidades y vida cultural. Buenos Aires, 1860-1930</I> (pp. 123-153). Bernal: Universidad Nacional de Quilmes.<BR><BR> Ramos Mej&iacute;a, J.M. (1889)  Introducci&oacute;n . En Rodr&iacute;guez de la Torre, Wilfrido. (1889) <I>Espiritismo y locura. Sus relaciones rec&iacute;procas</I>. Buenos Aires: F&eacute;liz Lajouane.<BR><BR> Rodr&iacute;guez de la Torre, W. (1886) El sueo en los neur&oacute;patas, <I>ACM, IX</I>, pp. 125-143.<BR><BR> Rodr&iacute;guez de la Torre, W. (1889) <I>Espiritismo y locura. Sus relaciones rec&iacute;procas</I>. Buenos Aires: F&eacute;liz Lajouane. <BR><BR> Vallejo, M. (2013). Los alienistas argentinos ante el ilusionista Onofroff (1895). <I>Acta Psiqui&aacute;trica y Psicol&oacute;gica de Am&eacute;rica Latina</I>, 59, 3, 196-206.<BR><BR> Vallejo, M. (2014)  Onofroff en Buenos Aires (1895). Apogeo y la ca&iacute;da de un ilusionista . <I>Prismas. Revista de Historia Intelectual, 18</I>, 111-131.<BR><BR> <BR> <table cellpadding="0" cellspacing="0" border="0" width="550" height="1" background="http://www.saxarubra.com.ar/parra/27/dash.gif"><tr><td></td></tr></table><BR> <BR><font style="FONT-SIZE: 10px; FONT-FAMILY: verdana, tahoma, arial; color:#B4332B"> <sup style="FONT-SIZE: 8px; FONT-FAMILY: verdana, tahoma, arial; color:#ff0000">1</sup>  Consta pues que la naturaleza del magnetismo es su &uacute;ltima acepci&oacute;n, es verdaderamente diab&oacute;lica, y aunque Dios por sus altos juicios puede permitir que un alma buena o mala aparezca a alguna persona bajo de cualquier figura, empero no es l&iacute;cito el provocar su presencia, como consta de la Escritura que se proh&iacute;be en t&eacute;rminos formales buscar la verdad por medio de los difuntos: non queres &aacute; mortuis veritatem (Mossi, 1872: 17; cursivas en el original).<BR><BR> <sup style="FONT-SIZE: 8px; FONT-FAMILY: verdana, tahoma, arial; color:#ff0000">2</sup> El 23 de abril de 1890 se public&oacute; en las columnas del diario <I>Sud-Am&eacute;rica</I> una necrol&oacute;gica de Rodr&iacute;quez de la Torre, firmada por Ramos Mej&iacute;a y dirigida al padre del fallecido. All&iacute;, el futuro autor de La locura en la historia, afirmaba:  Yo me congratulo de ser el int&eacute;rprete de mis consocios y me permito agregar el sentimiento de trsiteza que la desaparici&oacute;n de uno de mis mejores y m&aacute;s queridos amigos ha impreso en mi esp&iacute;ritu . <BR><BR> <sup style="FONT-SIZE: 8px; FONT-FAMILY: verdana, tahoma, arial; color:#ff0000">3</sup> Ramos Mej&iacute;a se desempeaba por ese entonces como diputado nacional, pero su mayor popularidad como hombre pol&iacute;tico y de acci&oacute;n la hab&iacute;a adquirido a mediados de la d&eacute;cada, cuando en calidad de director de la Asistencia P&uacute;blica hab&iacute;a mentenido graves altercados con el Intendente (Torcuato de Alvear), los cuales fueron seguidos de cerca por los diarios de mayor circulaci&oacute;n.<BR><BR> <sup style="FONT-SIZE: 8px; FONT-FAMILY: verdana, tahoma, arial; color:#ff0000">4</sup>  La creencia en los esp&iacute;ritus no es sino un caso de atavismo intelectual favorablemente fecundado por las aptitudes cerebrales viciosas de la inocente credulidad de otros siglos. Son d&eacute;biles de la mente los espiritistas, porque son cerebros que han evolucionado incompletamente por razones de herencia m&oacute;rbida (Ramos Mej&iacute;a, 1889).<BR><BR> <sup style="FONT-SIZE: 8px; FONT-FAMILY: verdana, tahoma, arial; color:#ff0000">5</sup>  Esta Obra est&aacute; escrita con gran acopio de datos, y su elaboraci&oacute;n ha sido indudablemente muy pensada y lenta (...). Mientras tanto, compl&aacute;cenos felicitar al distinguido m&eacute;dico dr. Rodr&iacute;guez de la Torre por la altura con que desciende al terreno de la discusi&oacute;n, demostrando que su &uacute;nico anhelo es servir &aacute; la sociedad, entreg&aacute;ndole por completo su talento y sus mejores horas ( Espiritismo y Locura , <I>Constancia. Revista quincenal, espiritista bonaerense,</I> Ao XII, N 189, p. 369). <BR><BR> <sup style="FONT-SIZE: 8px; FONT-FAMILY: verdana, tahoma, arial; color:#ff0000">6</sup> Si bien en la tapa del libro figura 1893 como fecha de edici&oacute;n, es posible que haya aparecido a fines del ao anterior. <BR><BR> <sup style="FONT-SIZE: 8px; FONT-FAMILY: verdana, tahoma, arial; color:#ff0000">7</sup>  H&eacute;tenos pues juzgados y condenados por un jurado que procede a priori, llev&aacute;ndose de la propia neurosis adivinatoria de que tambi&eacute;n a su vez ps&iacute;quicamente est&aacute; contaminado. (...) ni en dr. Ramos Mej&iacute;a ni ning&uacute;n otro sabio oficial ha de probar lo que afirman con m&aacute;s derroche de imaginaci&oacute;n que de observaci&oacute;n y an&aacute;lisis cient&iacute;fico ( Degenerados del car&aacute;cter , Constancia, Ao XV, N 279, pp. 273-274). <BR><BR> <sup style="FONT-SIZE: 8px; FONT-FAMILY: verdana, tahoma, arial; color:#ff0000">8</sup>  La neurosis espiritista , <I>Constancia, 15</I>, 280, p. 281. <BR><BR> <sup style="FONT-SIZE: 8px; FONT-FAMILY: verdana, tahoma, arial; color:#ff0000">9</sup>  Mariano Perdriel. El hombre que cura con las manos , <I>La Naci&oacute;n</I>, Octubre 9, 1891. <BR><BR> <sup style="FONT-SIZE: 8px; FONT-FAMILY: verdana, tahoma, arial; color:#ff0000">10</sup>  Mano Santa - Panza Santa - Pata Santa. Tres personas distintas y un solo prodigio verdadero. Los m&eacute;dicos se van. Ni falta que hacen! , <I>La Naci&oacute;n</I>, Octubre 10, 1891. <BR><BR> <sup style="FONT-SIZE: 8px; FONT-FAMILY: verdana, tahoma, arial; color:#ff0000">11</sup>  Mariano Perdriel. El hombre que cura con la mano , <I>La Naci&oacute;n</I>, Octubre 11, 1891. <BR><BR> <sup style="FONT-SIZE: 8px; FONT-FAMILY: verdana, tahoma, arial; color:#ff0000">12</sup>  Mariano Perdriel. Mano Santa. Apuntes biogr&aacute;ficos. Habl&oacute; el buey y dijo mu , <I>La Naci&oacute;n</I>, Octubre 13, 1891. <BR><BR> <sup style="FONT-SIZE: 8px; FONT-FAMILY: verdana, tahoma, arial; color:#ff0000">13</sup>  D. Mariano ante el Consejo. Sesi&oacute;n a puerta cerrada. Prueba al canto. Contestaci&oacute;n oportuna , <I>La Naci&oacute;n</I>, Octubre 14, 1891. <BR><BR> <sup style="FONT-SIZE: 8px; FONT-FAMILY: verdana, tahoma, arial; color:#ff0000">14</sup> Esa larga cita presenta numerosos puntos de coincidencia con la opini&oacute;n que otro diario de la ciudad, Sud-Am&eacute;rica, hab&iacute;a esbozado sobre la relaci&oacute;n entre los m&eacute;dicos y Perdriel:  Ahora bien, falta saber hasta qu&eacute; punto est&aacute; el consejo de higiene en su derecho. Si ejercer la medicina consiste en administrar toda clase de porquer&iacute;as y hacer detripamientos a la alta escuela -ambas cosas que requieren una pr&aacute;ctica y una pericia a toda prueba-, forzoso es convenir que no est&aacute;n de m&aacute;s ni el consejo ni las facultades autocr&aacute;ticas de que est&aacute; investido. Mas si por el contrario se puede ejercer la medicina, o sea curar las dolencias f&iacute;sicas de la doliente humanidad sin apelar a ninguno de los recursos que requieren una ciencia adquirida a fuerza de estudios y observaciones, oh! entonces me parece que el H. Consejo se sale de la raya, y demuestra lo que desgraciadamente es una convicci&oacute;n arraigada en la generalidad del p&uacute;blico, a saber: que la medicina patentada elimina mayor cantidad de pacientes que los que buenamente desaparecer&iacute;an entregados a la exclusiva acci&oacute;n de la naturaleza (...) De dos cosas una: o los doctos miembros del Consejo de Higiene piensan que con la imposici&oacute;n de las manos no se hace pasar ni un dolor de cabeza, o aceptan la posibilidad de semejante terap&eacute;utica. En el primer caso Perdriel no ejerce la medicina, desde que ejercer la medicina significa hacer aplicaci&oacute;n de medios reconocidos eficaces, es decir poseyendo la virtud de alterar el funcionamiento natural del organismo. Si por el contrario deciden los mismos seores que imponer las manos puede surtir un efecto curativo, carecen si no de l&oacute;gica, por lo menos de caridad cristiana, al prohibir que se produzcan tan ben&eacute;volas manifestaciones; y para ser consecuentes en un todo deben mandar apercibir a una infinidad de gente que poseela facultad de calmar dolencias f&iacute;sicas con solo colocar la mano sobre la parte afectada. (Plum,  En plena medicina. El Consejo de Higiene versus Perdriel , <I>Sud-Am&eacute;rica</I>, Octubre 15, 1891). <BR><BR> <sup style="FONT-SIZE: 8px; FONT-FAMILY: verdana, tahoma, arial; color:#ff0000">15</sup>  Bolet&iacute;n de la Semana , <I>Constancia. Revista Semanal Sociol&oacute;gico-Espiritista y &Oacute;rgano de la Sociedad  Constancia </I>, 18, 405, Marzo 31, 1895, pp. 102-103. <BR><BR> <sup style="FONT-SIZE: 8px; FONT-FAMILY: verdana, tahoma, arial; color:#ff0000">16</sup> Pedro Seri&eacute;,  Onofroff , <I>Constancia. Revista Semanal Sociol&oacute;gico-Espiritista y &Oacute;rgano de la Sociedad  Constancia </I>, 18, 406, Abril 7, 1895, pp. 108-109. <BR><BR> <sup style="FONT-SIZE: 8px; FONT-FAMILY: verdana, tahoma, arial; color:#ff0000">17</sup> Ib&iacute;d., p. 108. <BR><BR> <sup style="FONT-SIZE: 8px; FONT-FAMILY: verdana, tahoma, arial; color:#ff0000">18</sup> Ib&iacute;d., p. 109. <BR><BR> <table cellpadding="0" cellspacing="0" border="0" width="550" height="1" background="http://www.saxarubra.com.ar/parra/27/dash.gif"><tr><td></td></tr></table><BR><BR> * Doctor en Psicolog&iacute;a graduado en la Universidad de Buenos Aires e Investigador del CONICET. Se desempea como docente en la C&aacute;tedra de Historia de la Psicolog&iacute;a en la Facultad de Psicolog&iacute;a de la Universidad de Buenos Aires (UBA). Se desempe&oacute; como docente e investigador en Berl&iacute;n, Par&iacute;s y M&eacute;xico. Es autor de los libros <I>Incidencias en el psicoan&aacute;lisis de la obra de Michel Foucault</I> (Letra Viva, 2006), <I>Los mi&eacute;rcoles por la noche, alrededor de Freud </I>(Letra Viva, 2008) y <I>La seducci&oacute;n freudiana </I>(Letra Viva, 2012). Es co-editor del libro <I>Inconsciente e historia despu&eacute;s de Freud: Cruces entre filosof&iacute;a, psicoan&aacute;lisis e historiograf&iacute;a</I> (Prometeo, 2010), y ha editado, junto con Fernando Rodr&iacute;guez, <I>El estructuralismo en sus m&aacute;rgenes</I> (Ediciones del Signo, 2011). Ha escrito m&aacute;s de cincuenta art&iacute;culos sobre historia del psicoan&aacute;lisis, medicina y psiquiatr&iacute;a.<BR><BR> </font> <BR><div align="right"><BR><A HREF="#arriba04" style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, tahoma, arial; color:#B4332B">subir </A><BR><BR></div></td> </tr> </table> <table cellpadding="0" cellspacing="0" border="0" width="550" height="1" background="http://www.saxarubra.com.ar/parra/27/dash.gif"><tr><td></td></tr></table> <!-- 3 --><a name="tit04b"></a> <table cellpadding="8" cellspacing="0" border="0"> <tr> <td width="575" style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, tahoma, arial; color:#545454"> <CENTER><BR><B>M&Eacute;DIUMS, ESP&Iacute;RITUS Y ESPECTROS EN LA LITERATURA FANT&Aacute;STICA ARGENTINA DE ENTRESIGLOS</B><BR><BR><B>Soledad Quereilhac*</B> <BR><BR> </CENTER> <!-- --> <table cellpadding="5" cellspacing="0" border="0" width="200" align="left"> <tr> <td style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: arial, verdana, tahoma; color:#000000" valign="top" align="center"><img src="http://www.saxarubra.com.ar/parra/27/soledad.jpg" width="120" border="1" alt="Soledad Quereilhac"><BR>Soledad Quereilhac<BR><A HREF="mailto:solquerei@gmail.com">solquerei@gmail.com</A><BR><BR></td> </tr> </table> Durante el &uacute;ltimo tercio del siglo XIX, cuando surgieron en la argentina las primeras sociedades espiritistas y teos&oacute;ficas, y cuando las noticias sobre el desarrollo de estas corrientes en Europa y Estados Unidos ya circulaban en los medios de prensa, la literatura fant&aacute;stica encontr&oacute; nuevos motivos sobre los cuales ensayar variaciones imaginarias. Fue sobre todo uno de los aspectos de estas corrientes espiritualistas secularizadas lo que logr&oacute; un amplio impacto en el terreno literario: sus ambiciones cient&iacute;ficas o, dicho de otro modo, el inter&eacute;s que los variados fen&oacute;menos espirituales, paranormales, extrasensoriales o simplemente extraos despertaron en numerosos cient&iacute;ficos de los aos de entresiglos, y el lugar que este tipo de acontecimientos fue ganando progresivamente como objeto de estudio cient&iacute;fico.<BR><BR> El cruce entre las inquietudes sobre entidades tradicionalmente ligadas a lo abstracto o lo incorp&oacute;reo (como el esp&iacute;ritu, la inteligencia, la  mente o la vida despu&eacute;s de la muerte) y una voluntad de estudio guiada por par&aacute;metros materialistas y positivos (es decir, cient&iacute;ficos) ofreci&oacute; motivos de especulaci&oacute;n a la incipiente literatura fant&aacute;stica argentina. En efecto, es de la mano de este tipo de cruces, de este imaginario casi oximor&oacute;nico de lo espiritual-material, que nace en el pa&iacute;s el modo o g&eacute;nero de la  fantas&iacute;a cient&iacute;fica , una forma claramente decimon&oacute;nica de lo que ser&aacute; m&aacute;s adelante la ciencia ficci&oacute;n, pero ajustada a los par&aacute;metros m&aacute;s laxos e inestables respecto de qu&eacute; se consideraba  ciencia en la &eacute;poca.<BR><BR> <table cellpadding="5" cellspacing="0" border="0" width="330" align="left"> <tr> <td style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: arial, verdana, tahoma; color:#000000" valign="top" align="center"><img src="http://www.saxarubra.com.ar/parra/27/Quereilhac3.jpg" width="300" border="1" alt="Eduardo L. Holmberg, (1852-1937) m&eacute;dico, naturalista y escritor argentino, fue autor de las primeras fantas&iacute;as cient&iacute;ficas de nuestro pa&iacute;s. En una de sus novelas, Viaje maravilloso del Sr. Nic-Nac (1875) Holmberg hace viajar a su personaje, Nic-Nac, gracias a Friederich Seele, m&eacute;dium alem&aacute;n que tiene la capacidad de provocar y guiar desprendi&eacute;ndose de sus cuerpos terrenales; son sus esp&iacute;ritus quienes viajan, a trav&eacute;s de un accionar poco ortodoxo del m&eacute;dium alem&aacute;n." vspace="4"><BR>Eduardo L. Holmberg, (1852-1937) m&eacute;dico, naturalista y escritor argentino, fue autor de las primeras fantas&iacute;as cient&iacute;ficas de nuestro pa&iacute;s. En una de sus novelas, <I>Viaje maravilloso del Sr. Nic-Nac</I> (1875) Holmberg hace viajar a su personaje, Nic-Nac, gracias a Friederich Seele, m&eacute;dium alem&aacute;n que tiene la capacidad de provocar y guiar desprendi&eacute;ndose de sus cuerpos terrenales; son sus esp&iacute;ritus quienes viajan, a trav&eacute;s de un accionar poco ortodoxo del m&eacute;dium alem&aacute;n.<BR><BR></td> </tr> </table> En 1877, se funda la primera sociedad espiritista, llamada  Constancia , de escasos siete miembros al comienzo pero de importante convocatoria en aos posteriores, cuando asume su presidencia Cosme Mario. En 1892, surge la primera sociedad teos&oacute;fica del pa&iacute;s y de Latinoam&eacute;rica,  Luz , presidida por Alejandro Sorondo y Federico Washington Fern&aacute;ndez. Ambas sociedades publicaron sus respectivas revistas, <I>Constancia, </I>cuya publicaci&oacute;n se prolong&oacute; por varias d&eacute;cadas, y <I>Philadelphia</I>, acotada a los aos 1898-1902, y all&iacute; researon buena parte de sus actividades, debates y figuraci&oacute;n p&uacute;blica. Pero la gravitaci&oacute;n de estos espiritualismos con ambiciones cient&iacute;ficas no se redujo al &aacute;mbito de sus sociedades. En la prensa eran frecuentes las noticias de variada &iacute;ndole sobre el espiritismo, la teosof&iacute;a y otras ciencias ocultas (el t&eacute;rmino es de la &eacute;poca), como  El espiritismo en Buenos Aires. Curiosas fotograf&iacute;as de esp&iacute;ritus materializados ,<sup style="FONT-SIZE: 8px; FONT-FAMILY: verdana, tahoma, arial; color:#ff0000">1</sup>  Espiritismo o prestidigitaci&oacute;n? ,<sup style="FONT-SIZE: 8px; FONT-FAMILY: verdana, tahoma, arial; color:#ff0000">2</sup> y  La teosof&iacute;a en Buenos Aires ,<sup style="FONT-SIZE: 8px; FONT-FAMILY: verdana, tahoma, arial; color:#ff0000">3</sup> o los art&iacute;culos relacionados con los experimentos de Richet publicados en <I>La Naci&oacute;n</I> <sup style="FONT-SIZE: 8px; FONT-FAMILY: verdana, tahoma, arial; color:#ff0000">4</sup> . Y en la mayor&iacute;a de los art&iacute;culos period&iacute;sticos, cuando el foco no estaba puesto en el titeo o en la denuncia de supuestas supercher&iacute;as, se hac&iacute;a hincapi&eacute; en la posibilidad de que, con el avance de las investigaciones, los fen&oacute;menos del esp&iacute;ritu constituyeran una nueva forma de la investigaci&oacute;n cient&iacute;fica. En el diario <I>La Prensa</I> de Buenos Aires, se afirmaba:<BR><BR> Nuestro distinguido colaborador, el seor L. A. Vasallo (Gandolin), director del <I>Secolo XIX </I>de G&eacute;nova y corresponsal de <I>La Prensa</I>, acaba de publicar una resea completa de los experimentos median&iacute;micos efectuados en el c&iacute;rculo de Minerva de aquella ciudad, en presencia de personas que ocupan un lugar prominente en las ciencias, quienes, como Lombroso, Morselli, Porro y otros estudiosos de las disciplinas psicof&iacute;sicas, han reconocido que la medianidad, el llamado espiritismo, ha salido ya del campo de la charlataner&iacute;a y, tal como sucedi&oacute; con el hipnotismo, forma parte integrante de aquellas grandes inc&oacute;gnitas, cuyo velo ha de levantar la experimentaci&oacute;n moderna. <sup style="FONT-SIZE: 8px; FONT-FAMILY: verdana, tahoma, arial; color:#ff0000">5</sup> <BR><BR> Ahora bien, esta renovada mirada cientificista para concebir la mediumnidad fue representada, asimismo, en clave literaria. En muchos relatos fant&aacute;sticos de entresiglos, es posible detectar escenas en las que entidades espirituales hablan, viajan o act&uacute;an a trav&eacute;s de un m&eacute;dium, y lo curioso es que esas escenas suelen enmarcarse en explicaciones racionalizadas, y no como acontecimientos m&aacute;gicos.<BR><BR> El caso m&aacute;s llamativo es el del naturalista y escritor Eduardo L. Holmberg, autor de las primeras fantas&iacute;as cient&iacute;ficas de nuestro pa&iacute;s. En una de sus primeras novelas breves, Viaje maravilloso del Sr. Nic-Nac (1875) imagina el primer viaje interplanetario de la literatura argentina. Pero en lugar de especular con naves espaciales, Holmberg hace viajar a su personaje, Nic-Nac, gracias a las acciones de un m&eacute;dium alem&aacute;n llamado Friederich Seele (Federico Alma), m&eacute;dium que en lugar de recibir en su cuerpo un esp&iacute;ritu, tiene la capacidad de provocar y guiar una trasmigraci&oacute;n ajena. Tanto Nic-Nac, Seele y el m&eacute;dico de Nic-Nac que supervisa toda la operaci&oacute;n viajan a Marte desprendi&eacute;ndose de sus cuerpos terrenales; son sus esp&iacute;ritus quienes viajan, a trav&eacute;s de un accionar poco ortodoxo del m&eacute;dium alem&aacute;n.<BR><BR> La hip&oacute;tesis fant&aacute;stica de este relato no s&oacute;lo recae en las pr&aacute;cticas mediumnicas que ya ten&iacute;an amplia difusi&oacute;n en la ciudad <sup style="FONT-SIZE: 8px; FONT-FAMILY: verdana, tahoma, arial; color:#ff0000">6</sup> , sino que en l&iacute;neas generales se apoya en el cruce de dos discursos: la astronom&iacute;a y el espiritismo. El primero, relacionado a las discusi&oacute;nes sobre de la existencia de vida en otros planetas <sup style="FONT-SIZE: 8px; FONT-FAMILY: verdana, tahoma, arial; color:#ff0000">7</sup> ; el segundo, en lo relativo a la evoluci&oacute;n del esp&iacute;ritu despu&eacute;s del paso por la tierra y su eventual migraci&oacute;n hacia otros planetas. Seele le explica a Nic-Nac que  despu&eacute;s de la muerte, el esp&iacute;ritu se separa de la materia, conservando los sentidos y la imagen <sup style="FONT-SIZE: 8px; FONT-FAMILY: verdana, tahoma, arial; color:#ff0000">8</sup> ; y es justamente esa imagen-sensible la que logra viajar a Marte luego de desprenderse de su cuerpo f&iacute;sico a fuerza de ayuno, y la que, junto a su gu&iacute;a Seele, descubre que, en realidad, todos los habitantes del planeta rojo fueron alguna vez habitantes de la Tierra, y que en el futuro, cuando envejezcan, sus esp&iacute;ritus volver&aacute;n a migrar hacia otros planetas del sistema solar. <sup style="FONT-SIZE: 8px; FONT-FAMILY: verdana, tahoma, arial; color:#ff0000">9</sup> <BR><BR> Dos d&eacute;cadas m&aacute;s tarde, Holmberg publica <I>La casa endiablada </I>(1896) y all&iacute; vuelve a recurrir a la pr&aacute;ctica de la mediumnidad, pero en un sentido m&aacute;s cl&aacute;sico. El suceso anormal que articula la narraci&oacute;n es la presunta presencia de fantasmas en una casa abandonada y su manifestaci&oacute;n mediante ruidos; pero lo interesante es que el caso aparece estrat&eacute;gicamente reforzado por una gran cantidad de datos del contexto sociocultural, desde la abundancia de nombres de cient&iacute;ficos, ocultistas y espiritistas reales, hasta la reproducci&oacute;n de notas atribuidas a peri&oacute;dicos porteos. M&aacute;s en l&iacute;nea con una representaci&oacute;n atenta a la creciente adhesi&oacute;n al espiritismo de ciertos habitantes de Buenos Aires, que a una invenci&oacute;n fabulada de personajes, esta narraci&oacute;n logra como pocas hacer coincidir lo fant&aacute;stico con su realidad hist&oacute;rica. <BR><BR> El suceso extrao se transforma r&aacute;pidamente en un caso policial y ello se debe a la intervenci&oacute;n de los espiritistas de la Sociedad Constancia, algunos de cuyos miembros reales como Cosme Mario y Felipe Senillosa son aqu&iacute; personajes que se mezclan con otros ficticios, como la novia del esc&eacute;ptico protagonista, una poderosa m&eacute;dium. Si al comienzo conviven muchas hip&oacute;tesis sobre los ruidos, una vez celebrada la sesi&oacute;n espiritista en la casa se devela que los ruidos son provocados por el esp&iacute;ritu de un sujeto asesinado all&iacute; mismo, que habla a trav&eacute;s de la medium. Espiritismo y enigma policial comienzan a entrecruzarse a partir de este momento, y a la utilizaci&oacute;n de t&eacute;cnicas como la lectura de las huellas dactilares o la interpretaci&oacute;n inductiva de pistas, propias de la investigaci&oacute;n policial, se suma este particular interrogatorio a un ser del m&aacute;s all&aacute;, concretamente, el propio asesinado, cuyo nombre y apellido ni la m&eacute;dium ni los espiritistas pod&iacute;an conocer. Por supuesto que el esp&iacute;ritu no llega a nombrar a su asesino, pero su irrupci&oacute;n basta para reorientar las pesquisas y llegar a buen resultado.<BR><BR> Ante lo asombroso de los acontecimientos, el narrador informa sobre las diferentes posiciones que adoptaban los personajes:  Cu&aacute;l m&aacute;s, cu&aacute;l menos, todos cre&iacute;an que all&iacute; hab&iacute;a algo. Para unos, hab&iacute;a estado presente el esp&iacute;ritu de Nicol&aacute;s Leponti [el asesinado]; para otros, el fen&oacute;meno era inexplicable, pero evidente; y para algunos, era explicable, pero moment&aacute;neamente, inaccesible. <sup style="FONT-SIZE: 8px; FONT-FAMILY: verdana, tahoma, arial; color:#ff0000">10</sup> Esta suma de puntos de vista era muy frecuente en la &eacute;poca y claramente el relato de Holmberg interpelaba ese horizonte.<BR><BR> En esta historia y en muchas otras, entre ellas <I>Nelly</I> (1896), Holmberg logra incorporar a su literatura un repertorio de temas que quedaba definitivamente excluido de su ejercicio profesional de la ciencia. Los temas del espiritismo, de las fuerzas ps&iacute;quicas, de los fen&oacute;menos paranormales, nunca fueron objeto de su inter&eacute;s cient&iacute;fico, ni parecieron despertar en &eacute;l la suficiente curiosidad como para cruzar esa frontera que otros cient&iacute;ficos del siglo XIX cruzaron, como el naturalista Alfred R. Wallace, el astr&oacute;nomo Camille Flammarion o el qu&iacute;mico William Crookes, los tres conocidos por Holmberg y citados, de hecho, en sus relatos. A diferencia de Leopoldo Lugones, como veremos m&aacute;s adelante, Holmberg no form&oacute; parte de ninguna sociedad espiritista o teos&oacute;fica. Pero por su formaci&oacute;n y sus lecturas, estaba ciertamente al tanto de las pretensiones cient&iacute;ficas de los espiritualismos y de la asidua publicaci&oacute;n en la prensa de los resultados de investigaciones con m&eacute;diums, sensitivas y otros sujetos capaces de concretar proezas ps&iacute;quicas. Y si bien nunca declar&oacute; haber ensayado personalmente la corroboraci&oacute;n de estos fen&oacute;menos, es claro que s&iacute; los consider&oacute; material productivo para la creaci&oacute;n de sus fantas&iacute;as cient&iacute;ficas. <BR><BR> En este sentido, Holmberg representa al naturalista que, a diferencia de Wallace, no busc&oacute; aunar sus ambiciones cient&iacute;ficas con sus inquietudes espiritualistas en el mismo terreno, sino que reserv&oacute; para su labor literaria el tratamiento de aquellas cuestiones que no encontraban cabida en su ejercicio de la ciencia positiva. Es por ello que los relatos de Holmberg parecen ser el resultado de la  calaverada del cient&iacute;fico decimon&oacute;nico, una fuga hacia el juego y el derroche de la ficci&oacute;n fant&aacute;stica.<BR><BR> <table cellpadding="5" cellspacing="0" border="0" width="530" align="center"> <tr> <td style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: arial, verdana, tahoma; color:#000000" valign="top" align="center"><img src="http://www.saxarubra.com.ar/parra/27/Quereilhac1.jpg" width="530" border="1" alt="Cosme Mario (1847-1927) fue clave para la divulgaci&oacute;n del Espiritismo en el R&iacute;o de la Plata, especialmente en Argentina. Se lo denomin&oacute; El Kardec Argentino. Cosme Mario y otro l&iacute;der esp&iacute;rita -Felipe Senillosa- se inoculan en la novela de Holmberg La casa endiablada (1896) junto a una m&eacute;dium, en una trama esp&iacute;rita-policial." vspace="4"><BR>Cosme Mario (1847-1927) fue clave para la divulgaci&oacute;n del Espiritismo en el R&iacute;o de la Plata, especialmente en Argentina. Se lo denomin&oacute; "El Kardec Argentino". Cosme Mario y otro l&iacute;der esp&iacute;rita -Felipe Senillosa- se  inoculan en la novela de Holmberg <I>La casa endiablada</I> (1896) junto a una m&eacute;dium, en una trama esp&iacute;rita-policial.<BR><BR></td> </tr> </table> Muy diferente es el caso de Leopoldo Lugones, miembro de la rama  Luz de la Sociedad Teos&oacute;fica portea desde 1898 y te&oacute;sofo convencido. La publicaci&oacute;n de los primeros relatos fant&aacute;sticos de Lugones coincide con los aos en que entra formalmente en contacto con los te&oacute;sofos. De hecho, uno de los relatos que luego integrar&iacute;a su famoso libro <I>Las fuerzas extraas</I> (1906) se public&oacute; en <I>Philadelphia</I>. <sup style="FONT-SIZE: 8px; FONT-FAMILY: verdana, tahoma, arial; color:#ff0000">11</sup> <BR><BR>  La teosof&iacute;a en Lugones fue algo muy serio, y por sus senderos lleg&oacute; a encaminarse hacia su propio orientalismo , asegura el poeta Arturo Capdevilla, disc&iacute;pulo y amigo del escritor, en su libro <I>Leopoldo Lugones</I> <sup style="FONT-SIZE: 8px; FONT-FAMILY: verdana, tahoma, arial; color:#ff0000">12</sup> . Conocedor, como pocos, de las primeras actividades de los te&oacute;sofos en Buenos Aires, y miembro, tambi&eacute;n, de la Sociedad Teos&oacute;fica, Capdevilla asegura que el ampl&iacute;simo repertorio teos&oacute;fico  le brindaba [a Lugones] una fiesta intelectual, casi, casi sobrehumana . Cuando reconstruye las reuniones que los te&oacute;sofos llevaban a cabo todos los domingos, hacia fines de la d&eacute;cada de 1890, en una casa de la avenida Las Heras, a las que asist&iacute;an, entre otros, Alejandro Sorondo, Manuel Frascara, Alfredo Palacios y el propio Lugones, Capdevilla recuerda que se discut&iacute;a all&iacute; sobre ciencia oculta y ciencia  materialista , sobre religi&oacute;n, sobre magia negra y blanca, y que siempre hab&iacute;a lugar para  las narraciones macabras <sup style="FONT-SIZE: 8px; FONT-FAMILY: verdana, tahoma, arial; color:#ff0000">13</sup> . Seg&uacute;n Capdevilla, la teosof&iacute;a le brind&oacute; a Lugones extraordinarias visiones de una nueva Cosmog&eacute;nesis.<BR><BR> Esa nueva Cosmog&eacute;nesis no fue incumbencia exclusiva de sus tempranos ensayos publicados, asimismo, en <I>Philadelphia, </I>sino que tambi&eacute;n ingres&oacute; a sus cuentos, articulando la dimensi&oacute;n fant&aacute;stica. A diferencia de Holmberg, que gustaba concebir personajes cient&iacute;ficos que fueran, a la vez, espiritistas (y su modelo era, acaso, otro naturalista como &eacute;l, el ya mencionado Alfred R. Wallace), Lugones privilegi&oacute; la figura del experimentador ocultista, aquel cient&iacute;fico de s&oacute;lida formaci&oacute;n positivista que realizaba sus investigaciones por fuera de las academias oficiales y que se interesaba por los fen&oacute;menos  inexplicables . Si bien Lugones no pose&iacute;a la formaci&oacute;n en ciencias de Holmberg, fue asiduo lector de la bibliograf&iacute;a cient&iacute;fica de su &eacute;poca (Darwin, Spencer, Haeckel, Einstein, entre otros), pero esta lectura era propiciada por su adhesi&oacute;n a la teosof&iacute;a, por los inherentes di&aacute;logos y discusi&oacute;nes que los te&oacute;sofos manten&iacute;an con la ciencia positivista, en su defensa del estudio cient&iacute;fico de la dimensi&oacute;n espiritual del universo. Su adhesi&oacute;n a esta visi&oacute;n de mundo resulta clave para entender el tipo particular de fantas&iacute;a cient&iacute;fica que el autor cultiv&oacute; en sus relatos de <I>Las fuerzas extraas</I> y en muchos otros publicados en diarios y revistas <sup style="FONT-SIZE: 8px; FONT-FAMILY: verdana, tahoma, arial; color:#ff0000">14</sup> . Sus relatos son verdaderos ejercicios conjeturales de imaginaci&oacute;n, que hipotetizan sobre las posibles consecuencias de que un sujeto entrase en contacto con las fuerzas desconocidas del cosmos, aquellas fuerzas que superaban en potencia y en autonom&iacute;a a todas las otras fuerzas conocidas por la ciencia contempor&aacute;nea.<BR><BR> La fuerte impronta teos&oacute;fica de sus relatos no se manifiesta solamente en aquellos de corte expl&iacute;citamente cientificista. Los relatos centrados en episodios b&iacute;blicos, como la destrucci&oacute;n de Gomorra ( La lluvia de fuego ), en el origen de la vida en la Tierra ( El origen del diluvio ) y o aquellos otros que retoman misterios fara&oacute;nicos ( El vaso de alabastro ), son concebidos desde la convicci&oacute;n teos&oacute;fica acerca de que el mundo antiguo albergaba las claves del mundo actual. La veneraci&oacute;n de lo antiguo como reservorio de un conocimiento perdido por la racionalizaci&oacute;n moderna es una de las insistencias teos&oacute;ficas con las que Lugones demostr&oacute; comulgar en muchos de sus ensayos, tanto en sus tempranos art&iacute;culos de la revista teos&oacute;fica <I>Philadelphia, </I>como los ensayos <I>Prometeo, El payador y Elogio de Ameghino</I> <sup style="FONT-SIZE: 8px; FONT-FAMILY: verdana, tahoma, arial; color:#ff0000">15</sup> . <BR><BR> Es justamente en estos relatos sobre la antigedad que aparece la figura del m&eacute;dium y se narran episodios de comunicaci&oacute;n con entidades del m&aacute;s all&aacute;. En  La lluvia de fuego , incluido en <I>Las fuerzas extraas, </I>el narrador en primera persona muere durante la historia (y por lo tanto, pone en jaque la posibilidad misma de la narraci&oacute;n), pero en realidad es un m&eacute;dium quien da cuenta de lo acontecido, al  ser hablado por el muerto. El subt&iacute;tulo de ese relato es  Evocaci&oacute;n de un desencarnado de Gomorra , y en la palabra  desencarnado (de uso frecuente tanto entre espiritistas como te&oacute;sofos) est&aacute; la clave de la enunciaci&oacute;n y del veros&iacute;mil: quien habla es un esp&iacute;ritu o una forma de vida que pas&oacute; por la Tierra, y que ahora vaga por el cosmos. A trav&eacute;s de ese recurso, Lugones puede recrear, con una dimensi&oacute;n est&eacute;tica, un episodio b&iacute;blico experimentado por un sujeto particular.<BR><BR> <table cellpadding="5" cellspacing="0" border="0" width="330" align="left"> <tr> <td style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: arial, verdana, tahoma; color:#000000" valign="top" align="center"><img src="http://www.saxarubra.com.ar/parra/27/Quereilhac5.jpg" width="300" border="1" alt="Leopoldo Lugones (1874-1938), poeta, ensayista, periodista y pol&iacute;tico argentino, fue miembro de la Sociedad Teos&oacute;fica. La publicaci&oacute;n de sus relatos fant&aacute;sticos, tales como Las fuerzas extraas (1906), coincide con su contacto con los te&oacute;sofos." vspace="4"><BR>Leopoldo Lugones (1874-1938), poeta, ensayista, periodista y pol&iacute;tico argentino, fue miembro de la Sociedad Teos&oacute;fica. La publicaci&oacute;n de sus relatos fant&aacute;sticos, tales como <I>Las fuerzas extraas</I> (1906), coincide con su contacto con los te&oacute;sofos.<BR><BR></td> </tr> </table> Con similar estrategia,  El origen del diluvio lleva por subt&iacute;tulo  Narraci&oacute;n de un esp&iacute;ritu , y en el cuerpo del relato se da cuenta expl&iacute;citamente del accionar de una m&eacute;dium que transmite el mensaje a los presentes, y que hacia el final, incluso, produce una materializaci&oacute;n. La diferencia con las sesiones espiritistas es que aqu&iacute; no se entra en comunicaci&oacute;n con una persona fallecida, sino con una entidad espiritual primitiva, que presenci&oacute; la formaci&oacute;n de la vida en la Tierra y que puede dar cuenta de ese proceso, narrado en un cruce entre el discurso cientificista y el m&iacute;tico. La entidad espiritual asegura que los habitantes primitivos del planeta fueron  especies de monos gigantescos y huecos , que pod&iacute;an  expandirse como fantasmas hasta volverse casi niebla y que eran  los gigantes de que hablan las leyendas <sup style="FONT-SIZE: 8px; FONT-FAMILY: verdana, tahoma, arial; color:#ff0000">16</sup> . Destruida esa primera especie o  esbozo de hombres , surgieron, venidos de la luna, los primeros seres humanos que eran  organismos del agua, monstruos hermosos, mitad pez, mitad mujer, llamados despu&eacute;s sirenas en las mitolog&iacute;as <sup style="FONT-SIZE: 8px; FONT-FAMILY: verdana, tahoma, arial; color:#ff0000">17</sup> . La materializaci&oacute;n que produce la m&eacute;dium es, justamente, una pequea y perfecta sirena, que aparece muerta en la casa. Es decir, se materializa un ser proveniente del origen de la humanidad.<BR><BR> En este relato, la mediumnidad es vista como una forma de acceder a una revelaci&oacute;n, a un conocimiento sobre los or&iacute;genes, en fin, como un medio de acceso a la Cosmog&eacute;nesis. En l&iacute;nea similar, el relato  Ensayo de una Cosmogon&iacute;a en diez lecciones , tambi&eacute;n apela a la figura de la  mediaci&oacute;n para acceder y luego trasmitir un conocimiento sobre los or&iacute;genes del mundo, aunque en este caso, el m&eacute;dium no es el tradicional, sino que quien ocupa ese lugar es el narrador. Tras mantener largas conversaciones con una especie de cham&aacute;n habitante de la Cordillera de los Andes, que reconstruye, en diez sesiones, la formaci&oacute;n del universo en todas sus etapas, el narrador dice:  yo fui tomado como agente para comunicar tales ideas <sup style="FONT-SIZE: 8px; FONT-FAMILY: verdana, tahoma, arial; color:#ff0000">18</sup> . El relato es, nuevamente, resultado de una mediaci&oacute;n espiritual.<BR><BR> No ser&aacute; la &uacute;nica vez que Lugones conciba el rol del escritor como m&eacute;dium. Aos m&aacute;s tarde, 1913, cuando pronuncie sus conferencias sobre el <I>Mart&iacute;n Fierro</I> de Hern&aacute;ndez en el Teatro Ode&oacute;n (conferencias que luego formaron el libro <I>El Payador</I>, de 1916 <sup style="FONT-SIZE: 8px; FONT-FAMILY: verdana, tahoma, arial; color:#ff0000">19</sup> ), profundizar&aacute; la idea. All&iacute; propondr&aacute; entender la labor de los payadores, de Hern&aacute;ndez y de &eacute;l mismo, en tanto poeta e intelectual, como toda una cadena de m&eacute;diums, de  mediadores del esp&iacute;ritu de la tierra y de la nacionalidad. All&iacute; dir&aacute; que los payadores campestres fueron los m&eacute;diums originales, aquellos que con su arte pudieron interpretar, hacer hablar, el esp&iacute;ritu de la  raza argentina; Jos&eacute; Hern&aacute;ndez, con su escritura y su mayor sofisticaci&oacute;n, fue el segundo m&eacute;dium, aquel que supo expresar con nuevo lenguaje la verdad espiritual que resid&iacute;a en la rusticidad de los cantores; finalmente, Leopoldo Lugones, m&eacute;dium mayor, ven&iacute;a a ser el poeta que lograba sintonizar la verdad oculta en el poema de Hern&aacute;ndez: la esencia de nuestra nacionalidad.<BR><BR> La relaci&oacute;n entre arte y mediumnidad tambi&eacute;n atrajo al escritor Atilio Chiappori, menos conocido que los primeros y de obra menos prol&iacute;fica, dado que luego de publicar algunas narraciones, se dedic&oacute; mayormente a la cr&iacute;tica de arte. En uno de los relatos de su libro <I>Borderland</I> (1907), llamado  <I>Un libro imposible</I> , Chiappori hace confluir la b&uacute;squeda est&eacute;tica con la experiencia espiritista.<BR><BR> Un libro imposible narra la extraa experimentaci&oacute;n espiritual del joven Augusto Caro, que busca convertirse en el primer escritor que no s&oacute;lo inventa sus personajes, sino que antes puede <I>ser</I> ellos, encarnar todas las personalidades y estados de &aacute;nimo posibles, para contar as&iacute; con un ilimitado material narrativo. Especie de versi&oacute;n <I>espiritista</I> del escritor <I>naturalista</I>, tan interesado como &eacute;ste en adquirir pleno conocimiento de su referente, aunque a trav&eacute;s de m&eacute;todos m&aacute;s radicales que la anotaci&oacute;n en una libreta, el personaje se termina convirtiendo en <I>experimentador </I>y en <I>m&eacute;dium</I> al mismo tiempo; ayudado por los efectos del hach&iacute;s, siente suprimirse  el v&iacute;nculo de cohesi&oacute;n de la personalidad , y su ser se disemina  hasta en las cosas inertes ,  como si una fuerza extraa venciera la cohesi&oacute;n molecular de un s&oacute;lido y se desvaneciera  lo mismo que un gas que se expande <sup style="FONT-SIZE: 8px; FONT-FAMILY: verdana, tahoma, arial; color:#ff0000">20</sup> . Chiappori busca en su relato ligar al arte con un cruce de frontera hacia el m&aacute;s all&aacute;. Pero la obra de arte no se concreta nunca, ya que el desv&iacute;o espiritista desencadena un suceso tr&aacute;gico: Augusto invita a su mujer, Ana Mar&iacute;a, a encarnar ella tambi&eacute;n a otras mujeres y estados de &aacute;nimo femeninos, pero cuando le pide que recree la sensaci&oacute;n de ser asesinada por &eacute;l mismo, Ana Mar&iacute;a efectivamente muere y desde entonces su fantasmal presencia acosa al fallido escritor.<BR><BR> Independientemente del desenlace tr&aacute;gico, es interesante el cruce entre la experiencia de la mediumnidad  ser canal de expresi&oacute;n de un &aacute;nima o entidad ajena- y la experiencia de la literatura, concretamente la narrativa, que involucra, entre otras cosas, el dar voz, dejar expresarse, a sujetos ficticios. <BR><BR><BR> <CENTER>DEL M&Eacute;DIUM A LA M&Aacute;QUINA</CENTER><BR> La presencia de m&eacute;diums empieza a mermar en la segunda d&eacute;cada del siglo. En las fantas&iacute;as de orientaci&oacute;n cientificista, o cient&iacute;fico-espiritualista, la tarea de  mediaci&oacute;n pasa a ser reemplazada por la m&aacute;quina, por un artefacto ingenioso, excepcional, que logra entablar comunicaci&oacute;n o convocar las entidades espirituales. En algunas narraciones de Horacio Quiroga esto se verifica con facilidad. En su cuento  El retrato , publicado en <I>Caras y Caretas</I> en 1910 <sup style="FONT-SIZE: 8px; FONT-FAMILY: verdana, tahoma, arial; color:#ff0000">21</sup> , Quiroga imagina el caso de un joven cient&iacute;fico diletante que se propone evocar la imagen de su novia muerta e impregnar as&iacute; su imagen mental en una placa fotogr&aacute;fica, s&oacute;lo con el  poder de su mente , con su voluntad tomada literalmente como fuerza. Esa creencia no era infrecuente en la &eacute;poca y en los diarios se publicaban art&iacute;culos sobre este tipo de experimentaciones (ya no ficticias) por parte de ocultistas como Albert De Rochas y Hyppolite Baraduc.<BR><BR> En el relato, la proeza finalmente se concreta y el joven cient&iacute;fico evoca la figura de su amada todos los d&iacute;as y la impregna sobre la placa fotogr&aacute;fica, hasta que el duelo comienza a finalizar y las evocaciones se hacen cada vez menos frecuentes. Cuando tiempo despu&eacute;s, retoma la experiencia, la joven reaparece pero mirando ya hacia su ayudante de laboratorio. En el inter&iacute;n, fue el ayudante quien hab&iacute;a invocado su imagen y hab&iacute;a logrado enamorar a ese espectro de la joven, tra&iacute;da a la tierra por el poder evocador de la mente. El cuento relata as&iacute; no s&oacute;lo un caso sobrenatural, sino una curiosa forma de la infidelidad post-mortem.<BR><BR> M&aacute;s all&aacute; de la resoluci&oacute;n humor&iacute;stica, es importante sealar que el contacto con el esp&iacute;ritu se concreta aqu&iacute; mediante la t&eacute;cnica, en este caso con elementos que forman parte del proceso de la fotograf&iacute;a (el revelado). El sujeto no emula las t&eacute;cnicas del m&eacute;dium, sino las de la m&aacute;quina fotogr&aacute;fica y es gracias a una analog&iacute;a t&eacute;cnico-espiritual entre c&aacute;mara y mente que la proeza llega a concretarse en la ficci&oacute;n.<BR><BR> Aos m&aacute;s tarde, en 1927, Quiroga publica el relato  El vampiro en el diario <I>La Naci&oacute;n</I> <sup style="FONT-SIZE: 8px; FONT-FAMILY: verdana, tahoma, arial; color:#ff0000">22</sup> . El motivo de la experimentaci&oacute;n t&eacute;cnico-espiritualista se repite pero con variantes: lo que se logra obtener aqu&iacute; no es una imagen de una muerta, sino un espectro cinematogr&aacute;fico, la reproducci&oacute;n de una star de Hollywood de la que uno de los protagonistas, el cient&iacute;fico diletante y amateur don Guill&eacute;n de Orz&uacute;a y Rosales, est&aacute; enamorado. El personaje de este cuento lograr extraer, entonces, el espectro de una cinta de celuloide, bajo la presuposici&oacute;n de que algo del orden de la vida (y no s&oacute;lo de la representaci&oacute;n) habita en esos espectros que se mueven, lloran y se expresan en la pantalla del cinemat&oacute;grafo.<BR><BR> Un motivo similar aparece en <I>La invenci&oacute;n de Morel</I> (1940) de Adolfo Bioy Casares: un cient&iacute;fico innovador y ajeno a las academias oficiales logra captar, con su particular m&aacute;quina, algo similar al alma de sus amigos y compaeros de hotel, y proyectar esa entidad hacia la eternidad. La m&aacute;quina de Morel no s&oacute;lo capta im&aacute;genes, sino los olores, el volumen y hasta los pensamientos de los cuerpos retratados. Nuevamente, algo del orden de la vida  entendida como una onda plausible de ser atrapada y relanzada- pasa a esa m&aacute;quina, ya que todas las personas mueren luego de ingresar a esa nueva dimensi&oacute;n. De hecho, cuando el protagonista, un n&aacute;ufrago que ha arribado por accidente en la isla de Morel, comprende la naturaleza de la m&aacute;quina y de las im&aacute;genes que proyecta (una de las cuales pertenece a Faustine, de quien se enamora), formula conjeturas de una l&oacute;gica claramente t&eacute;cnico-espiritual:<BR><BR> Pens&eacute; de los que ya no viven: alguna vez, pescadores de ondas los congregar&aacute;n, de nuevo, en el mundo. Tuve ilusiones de alcanzar algo yo mismo. Tal vez, de inventar un sistema para recomponer las presencias de los muertos. Quiz&aacute; pudiera ser el aparato de Morel con un dispositivo que le impidiera captar las ondas de los emisores vivientes. <sup style="FONT-SIZE: 8px; FONT-FAMILY: verdana, tahoma, arial; color:#ff0000">23</sup> Vemos, entonces, c&oacute;mo una importante zona de la literatura fant&aacute;stica argentina del per&iacute;odo de entresiglos, y aun aquella producida en d&eacute;cadas posteriores, retom&oacute; inquietudes relacionadas con el fen&oacute;meno de la mediumnidad en un sentido amplio, ya sea con la expl&iacute;cita representaci&oacute;n de personajes-m&eacute;diums que traen a este mundo seales de otro mundo, ya sea a trav&eacute;s de una mutaci&oacute;n de esa figura en el accionar de m&aacute;quinas prodigiosas, m&aacute;quinas que tambi&eacute;n logran  mediar entre dos dimensiones  la vida y la muerte, el uno y su doble- y que arrastran una l&oacute;gica t&eacute;cnico-espiritualista heredada de las fantas&iacute;as decimon&oacute;nicas.<BR><BR> Antes que el desarrollo de un g&eacute;nero de ciencia ficci&oacute;n en el estricto sentido del t&eacute;rmino, este corpus de relatos dio inicio a las  fantas&iacute;as cient&iacute;ficas en nuestra literatura, fantas&iacute;as que han soado el cruce de los hoy antag&oacute;nicos campos de la ciencia y del esp&iacute;ritu para imaginar otro mundo posible: aquel en el que la dimensi&oacute;n espiritual de la vida pueda concebirse con los par&aacute;metros contundentes de la materia.<BR><BR> <BR> <table cellpadding="0" cellspacing="0" border="0" width="550" height="1" background="http://www.saxarubra.com.ar/parra/27/dash.gif"><tr><td></td></tr></table><BR> <font size="1">NOTAS Y REFERENCIAS</font><BR> <font style="FONT-SIZE: 10px; FONT-FAMILY: verdana, tahoma, arial; color:#B4332B"> <BR> <sup style="FONT-SIZE: 8px; FONT-FAMILY: verdana, tahoma, arial; color:#ff0000">1</sup> <I>Caras y Caretas</I>, n 308, Buenos Aires, 27 de agosto de 1904. <BR><BR> <sup style="FONT-SIZE: 8px; FONT-FAMILY: verdana, tahoma, arial; color:#ff0000">2</sup> <I>Caras y Caretas</I>, n 530, Buenos Aires, 28 de noviembre de 1908. <BR><BR> <sup style="FONT-SIZE: 8px; FONT-FAMILY: verdana, tahoma, arial; color:#ff0000">3</sup> <I>Caras y Caretas</I>, Buenos Aires, 5 de octubre de 1901. <BR><BR> <sup style="FONT-SIZE: 8px; FONT-FAMILY: verdana, tahoma, arial; color:#ff0000">4</sup> Dar&iacute;o, Rub&eacute;n,  La ciencia y el m&aacute;s all&aacute;. La fotograf&iacute;a de un fantasma. Una Marta sospechosa y la buena fe de Richet (desde Par&iacute;s) , <I>La Naci&oacute;n</I>, 9 de febrero de 1906; Ingenieros, Jos&eacute;,  Siluetas , <I>La Naci&oacute;n</I>, Buenos Aires, 4 de febrero de 1906. <BR><BR> <sup style="FONT-SIZE: 8px; FONT-FAMILY: verdana, tahoma, arial; color:#ff0000">5</sup> Vasallo, L. A. (alias Gandol&iacute;n),  Los fen&oacute;menos median&iacute;micos , <I>La Prensa, </I>Febrero 17, 1902. El tema ocup&oacute; una serie de colaboraciones a lo largo de febrero y marzo de ese ao. Tanto la revista <I>Constancia</I> como la <I>Revista Magnetol&oacute;gica</I> reprodujeron estos art&iacute;culos. <BR><BR> <sup style="FONT-SIZE: 8px; FONT-FAMILY: verdana, tahoma, arial; color:#ff0000">6</sup> En una conferencia de 1881 pronunciada en el Ateneo Espaol, Miguel Puiggari, Profesor de Qu&iacute;mica y Decano de la Facultad de Ciencias F&iacute;sico-Matem&aacute;ticas, relacion&oacute; el espiritismo con la supercher&iacute;a y el engao. Pero al dar comienzo a su diatriba, hizo una curiosa concesi&oacute;n, que ofrece al investigador actual una informaci&oacute;n valiosa para evaluar cu&aacute;n extendido estaba el espiritismo en la sociedad de la &eacute;poca, al menos bajo la forma de la diversi&oacute;n social y el esparcimiento:  Qui&eacute;n de ustedes no habr&aacute; presenciado, y probablemente tomado parte, en la formaci&oacute;n de la cadena alrededor de una mesa para hacerla poner en movimiento, sigui&eacute;ndola en este caso, y exigi&eacute;ndola alguna contestaci&oacute;n, por medio de su lenguaje posible, o sea por los golpes en el pavimento de uno de sus pies? Todo el mundo ha sido m&aacute;s o menos contagiado por esa enfermedad, y confieso por mi parte que tambi&eacute;n le he pagado tributo: tambi&eacute;n he sospechado en cierta &eacute;poca que hab&iacute;a algo de sobrenatural en dicho fen&oacute;meno, sin embargo de que mi credulidad no ha llegado nunca a la evocaci&oacute;n de los esp&iacute;ritus [& ]. Considerando, pues, del dominio p&uacute;blico todas esas pr&aacute;cticas, no me detendr&eacute; a exponer en detalle los prodigios resultantes de las revelaciones de los esp&iacute;ritus por medio de las mesas movibles, prodigios que carecen de punto de partida y t&eacute;rmino, pues depende de la credulidad individual, para tratar s&oacute;lo de dar a ese fen&oacute;meno la explicaci&oacute;n a mi parecer m&aacute;s razonable, sin necesidad de acudir a causas sobrenaturales. (Puiggari, Miguel; Hern&aacute;ndez, Rafael; Mario, Cosme, <I>Espiritismo. Conferencias en el "Ateneo Espaol"</I>, Buenos Aires, Imprenta "El Porvenir", Sociedad Espiritista Constancia, 1881, p. 13). <BR><BR> <sup style="FONT-SIZE: 8px; FONT-FAMILY: verdana, tahoma, arial; color:#ff0000">7</sup> La posibilidad de que otros planetas alberguen vida inteligente est&aacute; inspirada en los poco ortodoxos primeros libros del astr&oacute;nomo franc&eacute;s Camille Flammarion, <I>Pluralidad de mundos habitados</I> (editado en Francia en 1862, y r&aacute;pidamente traducido en varias ciudades de Europa y Am&eacute;rica), y <I>Los mundos reales y los mundos imaginarios</I> (1865). Ambos libros eran resultado de lo que Flammarion llamaba  astronom&iacute;a especulativa , esto es, un derivado de la  astronom&iacute;a matem&aacute;tica y de la  astronom&iacute;a f&iacute;sica , que tomaba elementos de ambos para conjeturar hip&oacute;tesis sobre el espacio. Asimismo, Isaac Asimov habla sobre las tempranas especulaciones sobre la existencia de una raza superinteligente en Marte, a ra&iacute;z de las investigaciones del astr&oacute;nomo Giovanni Schiaparelli en 1877 (Asimov, I.,  Canales de Marte , <I>Cronolog&iacute;a de los descubrimientos, La historia de la ciencia y la tecnolog&iacute;a al ritmo de los descubrimientos</I>, Barcelona, Ariel, 1990 [1989], p. 444) <BR><BR> <sup style="FONT-SIZE: 8px; FONT-FAMILY: verdana, tahoma, arial; color:#ff0000">8</sup> Holmberg, E. L., Viaje maravilloso del Sr. Nic-Nac. Fantas&iacute;a espiritista, Buenos Aires, Imprenta "El Nacional", 1875, p. 16. <BR><BR> <sup style="FONT-SIZE: 8px; FONT-FAMILY: verdana, tahoma, arial; color:#ff0000">9</sup> Consciente de ser un esp&iacute;ritu, Nic-Nac afirma:  He sido habitante de la Tierra, as&iacute; como en la Tierra hay habitantes de la Luna; hoy mi existencia maravillosa se desliza en Marte; m&aacute;s tarde volar&eacute; tal vez a J&uacute;piter o a Neptuno, y qui&eacute;n sabe si he volado, mariposa del &eacute;ter, en alguno de esos ilustres lejanos que flotan invisibles en las profundidades del infinito? (Holmberg, E. L., Viaje maravilloso& ., op. cit., p. 157). <BR><BR> <sup style="FONT-SIZE: 8px; FONT-FAMILY: verdana, tahoma, arial; color:#ff0000">10</sup> Holmberg,  La casa endiablada , en Cuentos fant&aacute;sticos, Estudio Preliminar de Antonio Pag&eacute;s Larraya, Buenos Aires, Edicial, 1994 [1960], p. 374. <BR><BR> <sup style="FONT-SIZE: 8px; FONT-FAMILY: verdana, tahoma, arial; color:#ff0000">11</sup> Se llam&oacute;  La licanthropia y se public&oacute; en Philadelphia en 7 de septiembre de 1898. Luego se incorpor&oacute; a Las fuerzas extraas (1906) con el nombre de  Un fen&oacute;meno inexplicable . <BR><BR> <sup style="FONT-SIZE: 8px; FONT-FAMILY: verdana, tahoma, arial; color:#ff0000">12</sup> Capdevila, Arturo, Leopoldo Lugones, Buenos Aires, Aguilar, 1973, p. 178. <BR><BR> <sup style="FONT-SIZE: 8px; FONT-FAMILY: verdana, tahoma, arial; color:#ff0000">13</sup> Capdevila, A., op. cit., p.176. <BR><BR> <sup style="FONT-SIZE: 8px; FONT-FAMILY: verdana, tahoma, arial; color:#ff0000">14</sup> Luego compilados por Pedro L. Barcia en Cuentos desconocidos (Buenos Aires, Ediciones del 80, 1982) y El espejo negro (Buenos Aires, Abril, 1988). <BR><BR> <sup style="FONT-SIZE: 8px; FONT-FAMILY: verdana, tahoma, arial; color:#ff0000">15</sup> He analizado estos ensayos en Quereilhac, Soledad,  El intelectual te&oacute;sofo: Leopoldo Lugones en Philadelphia (1898-1902) , Prismas. Revista de historia intelectual, N 12, Bernal, Universidad Nacional de Quilmes, 2008, pp. 67-86. <BR><BR> <sup style="FONT-SIZE: 8px; FONT-FAMILY: verdana, tahoma, arial; color:#ff0000">16</sup> Lugones, Leopoldo,  El origen del diluvio , en Las fuerzas extraas, Edici&oacute;n a cargo de Arturo Garc&iacute;a Ramos, Madrid, C&aacute;tedra, 1996 [1906; 1926], p. 174. <BR><BR> <sup style="FONT-SIZE: 8px; FONT-FAMILY: verdana, tahoma, arial; color:#ff0000">17</sup> Ib&iacute;d, p. 178. <BR><BR> <sup style="FONT-SIZE: 8px; FONT-FAMILY: verdana, tahoma, arial; color:#ff0000">18</sup> Lugones, L.,  Ensayo de una Cosmogon&iacute;a en diez lecciones , en Las fuerzas extraas, op. cit., p. 234. <BR><BR> <sup style="FONT-SIZE: 8px; FONT-FAMILY: verdana, tahoma, arial; color:#ff0000">19</sup> Lugones, Leopoldo, El payador, Buenos Aires, Ayacucho, 1991 [1916]. <BR><BR> <sup style="FONT-SIZE: 8px; FONT-FAMILY: verdana, tahoma, arial; color:#ff0000">20</sup> Chiappori, Atilio,  Un libro imposible en Borderland, Buenos Aires, Patria, 1921 [1907], pp 66-67. <BR><BR> <sup style="FONT-SIZE: 8px; FONT-FAMILY: verdana, tahoma, arial; color:#ff0000">21</sup> El relato no fue nunca recogido en libro por Quiroga. Fue compilado p&oacute;stumamente por Jorge Lafforgue y Napole&oacute;n Baccino Ponce de Le&oacute;n en Horacio Quiroga, Todos los cuentos, Madrid, ALLCA XX,Unesco: Fondo de Cultura Econ&oacute;mica, 1993. <BR><BR> <sup style="FONT-SIZE: 8px; FONT-FAMILY: verdana, tahoma, arial; color:#ff0000">22</sup> Incluido en el &uacute;ltimo libro de cuentos de Quiroga, M&aacute;s all&aacute; (1935). Tambi&eacute;n recopilado en Todos los cuentos, op. cit. <BR><BR> <sup style="FONT-SIZE: 8px; FONT-FAMILY: verdana, tahoma, arial; color:#ff0000">23</sup> Bioy Casares, Adolfo, La invenci&oacute;n de Morel, Madrid, Alianza, 1999 [1940], p. 99. <BR><BR><table cellpadding="0" cellspacing="0" border="0" width="550" height="1" background="http://www.saxarubra.com.ar/parra/27/dash.gif"><tr><td></td></tr></table><BR><BR> * Doctora en Letras graduada en la Universidad de Buenos Aires e Investigadora del CONICET. Es docente en la C&aacute;tedra  Problemas de la literatura argentina en la Facultad de Filosof&iacute;a y Letras de la UBA. Es miembro del Instituto de Historia Argentina y Americana  Dr. Emilio Ravignani , donde se han radicado, tambi&eacute;n, los proyectos de investigaci&oacute;n grupales (UBACyT) que integr&oacute; desde 2001, centrados en las relaciones entre literatura argentina, revistas culturales y medios de prensa escrita. Desde 2002, colabora como cr&iacute;tica literaria en <I>ADNcultura</I>, del diario <I>La Naci&oacute;n</I>. Integra, asimismo, el comit&eacute; editor de la revista cultural <I>Las Ranas: Artes, ensayo, traducci&oacute;n</I>. Es autora del libro <I>La imaginaci&oacute;n cient&iacute;fica. Literatura fant&aacute;stica y ciencias ocultas en el Buenos Aires de entresiglos (1875-1910)</I> (UNQ, 2014) y actualmente contin&uacute;a investigando sobre los v&iacute;nculos entre ciencia, ocultismo y literatura. </font> <BR><div align="right"><BR><A HREF="#arriba04" style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, tahoma, arial; color:#B4332B">subir </A><BR><BR></div></td> </tr> </table> <table cellpadding="0" cellspacing="0" border="0" width="550" height="1" background="http://www.saxarubra.com.ar/parra/27/dash.gif"><tr><td></td></tr></table><BR> <!-- 4 --> <a name="tit04c"></a> <table cellpadding="8" cellspacing="0" border="0"> <tr> <td width="575" style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, tahoma, arial; color:#545454"> <CENTER><B>AUTOBIOGRAFIA DE UN MEDIUM  ATEO *</B><BR><BR><B>Sebastian L&iacute;a**</B> <BR><BR> </CENTER> <!-- --> <table cellpadding="5" cellspacing="0" border="0" width="200" align="left"> <tr> <td style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: arial, verdana, tahoma; color:#000000" valign="top" align="center"><img src="http://www.saxarubra.com.ar/parra/27/s_lia.jpg" width="120" border="1" alt="Sebastian L&iacute;a"><BR>Sebastian L&iacute;a<BR><A HREF="mailto:sebastian@intangiblelab.org">sebastian@intangiblelab.org</A><BR><BR></td> </tr> </table> Hace unos aos iba arriba de un avi&oacute;n cruzando la cordillera, una &eacute;poca en la que viajaba mucho entre Santiago de Chile y Buenos Aires, asi que iba m&aacute;s o menos relajado, entregado al viaje, y mientras me servian el desayuno me imagin&eacute; (podria decir que me imagin&eacute;, o eso es lo que pens&eacute; en ese momento), que hab&iacute;a una mujer parada a mi lado, una mujer mayor. Supe, junto con eso, que esta mujer se llamaba Mar&iacute;ajulia, que hab&iacute;a sufrido de c&aacute;ncer de huesos durante dos aos, y que hab&iacute;a fallecido hac&iacute;a un ao. La situaci&oacute;n no me sorprendi&oacute;: fue algo que me imagin&eacute;.<BR><BR> Vengo de una familia atea y esc&eacute;ptica: mi madre es psicoanalista y mi padre industrial, y nunca se dud&oacute; en mi familia que uno se muere& y se muere. No hay m&aacute;s. Ateos militantes. Asi que la experiencia del avi&oacute;n me result&oacute; completamente irrelevante. Que un muerto realmente me hablara no era una opci&oacute;n.<BR><BR> Una semana despu&eacute;s, ya de vuelta de mi viaje, conoc&iacute; a Vilma. Yendo hacia la casa de una amiga a cenar tuve la certeza, la absoluta certeza  no s&eacute; de qu&eacute; otra manera describir esa sensaci&oacute;n de que la hija de esa mujer, aquella que imagin&eacute; en el avi&oacute;n, iba a estar esa noche en la casa de mi amiga. Tuve la certeza unas cuadras antes de llegar. Pero cuando llegu&eacute;, cuando estacion&eacute; el auto, temblaba. Cuando entr&eacute; a la casa y la vi, me emocion&eacute; much&iacute;simo, casi no pod&iacute;a hablar. Era una mujer que nunca hab&iacute;a visto antes pero era, al mismo tiempo, como encontrarme con alguien a quien conocia de toda mi vida. No me aguant&eacute; mucho rato y en cuanto estuvimos sentados a la mesa le pregunt&eacute;: Tu mam&aacute; falleci&oacute;? "Si', me dijo. Falleci&oacute; hace como un ao, de c&aacute;ncer de huesos? "S&iacute;', me contest&oacute;, y se te llenaron los ojos de l&aacute;grimas. Tu mam&aacute; se llama Mar&iacute;a Julia? Y cuando dijo que si, explot&oacute; todo, ella se puso a llorar, y los dem&aacute;s me miraron como si estuviera loco. Nadie, ni siquiera yo, entend&iacute;a lo que estaba pasando. La mujer se puso a llorar y yo volv&iacute; a sentir a la seora del avi&oacute;n parada al lado mio. Todo lo que pas&oacute; despu&eacute;s fue una locura, una revoluci&oacute;n. Hasta ahora. Incluso ahora mismo sigue siendo una revoluci&oacute;n.<BR><BR> Soy ateo. Suena raro, un m&eacute;dium ateo. Suena absolutamente raro. Pero es asi. Curiosamente lo que m&aacute;s me incomoda de todo esto, casi me atormenta, es la necesidad de creer. Con la cantidad de cosas de las que he sido testigo y protagonista, sigo sintiendo un impulso innato a descreer. La pregunta, o la respuesta, sobre la supervivencia de la conciencia despu&eacute;s de la muerte nos la hemos hecho todos. Para mi hasta ya adulto era un rotundo "te mueres y te mueres". Los milagros son para los que no creen, los creyentes no necesitan pruebas. Y yo necesito muchas pruebas, montones de pruebas.<BR><BR> En mi familia la palabra religi&oacute;n se asociaba a ignorancia. En casa no estaba prohibido hablar de creencias, simplemente no se hablaba. Y si se tocaba el tema era desde un trasfondo intelectual y filos&oacute;fico. Mi padre proviene de una familia italiana de creencias cristianas y mi madre, de una familia jud&iacute;a de origen ruso. Pero ambos son ateos. jam&aacute;s se dud&oacute; en mi casa que somos el resultado de la evoluci&oacute;n, de la necesidad de supervivencia de las especies. Nacemos y morimos y eso es todo.<BR><BR> Relato esto porque siento que mi camino hoy no est&aacute; puesto en lo fenomenol&oacute;gico ni en la explicaci&oacute;n de por qu&eacute; me pasa lo que me pasa, sino m&aacute;s bien en esa duda permanente: en qu&eacute; creer, y c&oacute;mo hacer para creer. Cuando alguien dice que cree en la sobrevida de la conciencia, qu&eacute; grado de certeza o de duda tiene? En qu&eacute; parte del cuerpo lo siente? Lo siente como algo Familiar, de herencia, algo que lo conecta con su aprendizaje de la vida, con sus enseanzas, con la moral, con su futuro? Qu&eacute; es creer y c&oacute;mo se siente, c&oacute;mo se piensa, c&oacute;mo se act&uacute;a internamente y externamente cuando se cree? Cuando se tiene la certeza, aunque no sea absoluta, pero certeza al fin, de que hay algo m&aacute;s, que est&aacute; por encima de nosotros y m&aacute;s all&aacute; de lo evidente? Eso, m&aacute;s que un misterio, lo siento corno una frustraci&oacute;n. Casi como una discapacidad. Como si no tuviera la capacidad de creer, Incluso siendo testigo de la cantidad de cosas extraordinarias que a esta altura he sido testigo.<BR><BR> No siempre fui esc&eacute;ptico. Cuando tuve mis primeras experiencias extrasensoriales, como a los diecinueve aos, cre&iacute; ver detr&aacute;s un sistema de creencias que ten&iacute;a algo que ver con el new age, que en esa &eacute;poca estaba muy de moda entre gente de una edad mayor que la mia, un par de generaciones por encima. Tengo alg&uacute;n recuerdo de haber cre&iacute;do en la reencarnaci&oacute;n, pero es tan tenue y tan poco convincente esa &eacute;poca de mi vida, estaba tan deslumbrado por las percepciones que ten&iacute;a que estaba dispuesto a encontrar un marco en el que meter todo lo que me estaba pasando. Y de cierta forma aquello me tranquiliz&oacute;.<BR><BR> Atr&aacute;s en el tiempo solo recuerdo dos cosas. La primera: yo ten&iacute;a cuatro o cinco aos y una excelente relaci&oacute;n con mi bisabuelo Samuel. Recuerdo ir caminando por la calle de la mano de mi madre y haber tenido la visi&oacute;n de mi bisabuelo. Samuel estaba parado en un cuarto mirando por la ventana. Estaba vestido con una camisola blanca. Todo el cuarto era blanco. Muy arquet&iacute;pico. Me detuve y le dije a mi mam&aacute; que me daba pena el bisabuelo Samuel, le cont&eacute; lo que hab&iacute;a visto. Yo no sabia que estaba internado y mi madre supo al llegar a casa que en ese momento mi bisabuelo habla muerto. Fue algo comentado en la familia, mi "visi&oacute;n". Pero, como ya dije antes, esos temas no nos eran propios y la cosa qued&oacute; ah&iacute;.<BR><BR> Durante el resto de mi infancia y pubertad no pas&oacute; mucho al respecto. Nada que pudiera presuponer lo que vendr&iacute;a. Como todo nio soaba con tener s&uacute;per poderes y le temia a los fantasmas. Respecto a Dios, nunca me hice demasiadas preguntas. Asist&iacute;a a primeras comuniones y bar mitzvah de amigos sin interesarme demasiado por la liturgia ni las creencias. Si hubiera habido el m&aacute;s m&iacute;nimo indicio estoy seguro de que mis padres me hubieran preparado de otra forma. Igualmente agradezco profundamente (no s&eacute; a qui&eacute;n) no haber visto cosas de nio, hubiera sido catastr&oacute;fico para mi estabilidad mental. Hoy estoy muy atento a las cosas que dice ver mi hijo, separando la imaginaci&oacute;n de la percepci&oacute;n real. Me imagino lo que pudiera pasarle a un nio de cuatro aos si pudiera hablar con los muertos.<BR><BR> Entonces est&aacute;bamos en que nada me habla preparado para lo que iba a venir. Y especialmente la primera vez, ocurri&oacute; en una &eacute;poca especialmente atea y esc&eacute;ptica de mi vida.<BR><BR> Vivir con esto dentro de la cabeza, con este sexto sentido incorporado a los otros sentidos, es caminar por la frontera, por el l&iacute;mite. Para no marearse, para no volverse loco, es necesario estar bien despierto, bien consciente, bien en el presente, y eso requiere de tiempo y de esfuerzo. Pero el don tambi&eacute;n es una bendici&oacute;n, una suerte, las cosas malas en mi vida no me han venido desde el don, por el contrario, siempre sent&iacute; que esto era algo de lo que ten&iacute;a que estar agradecido cada d&iacute;a y tambi&eacute;n dar un poco cada d&iacute;a. Estoy todo el tiempo observando c&oacute;mo funciona, teorizando c&oacute;mo opera el sexto sentido, en mi. Descrito solo como una acci&oacute;n mec&aacute;nica, en mi caso, el sexto sentido se manifiesta como un pensamiento, una imagen mental, una informaci&oacute;n de tipo sensorial que cruza entre una persona que est&aacute; muerta y yo, que estoy vivo. Ese es el don. Me aparece una imagen en la cabeza y me doy cuenta de que no es un pensamiento m&iacute;o sino tina informaci&oacute;n coherente, ordenada, con la intensi&oacute;n de un discurso m&aacute;s profundo que las simples pruebas. Finalmente, siento que me estoy comunicando con otro al que no puedo acceder por mis otros sentidos. Eso es solo un intento m&iacute;o de racionalizar un proceso sensorial, aunque lo que siento no es solo eso.<BR><BR> A cambio, y apenas unos segundos despu&eacute;s, recibo una inyecci&oacute;n de amor. Se me instala en el pecho la sensaci&oacute;n de amar, profundamente. SI, s&iacute;, es una reacci&oacute;n qu&iacute;mica, pero desde donde estoy parado en ese momento no puedo describirlo como una reacci&oacute;n qu&iacute;mica. Es amor. Esa inyecci&oacute;n, que dura muy fuerte unos segundos y m&aacute;s moderado unas cuatro horas, es mi droga. Tener el don es tener acceso a una sustancia de la que podr&iacute;a f&aacute;cilmente volverme adicto.<BR><BR> Quitando todo el resto, quitando toda la onda expansiva que puede tener mi don, para bien y para mal, sobre el resto de mi vida y qued&aacute;ndome solo con esa sensaci&oacute;n, esa recompensa, esa sardina al final de la pirueta de la foca, ese profundo amor que siento solo por el hecho de haberme asomado al otro lado, donde al parecer eso es lo que se respira cotidianamente, quitando todo, absolutamente todo, desprendi&eacute;ndome hasta de mi mismo, de mi cuerpo, de todo en mi vida y en la vida de los dem&aacute;s, los que conozco y los que nunca voy a conocer, va a haber valido la pena. Todas las piruetas de la foca, todas las veces que nos caemos, si ese amor es lo que se respira del otro lado, todo sufrimiento llega a su fin a partir del momento en que nos morimos.<BR><BR> Retom&eacute; con mi psicoanalista tras un lapso de cinco aos, esos cinco aos en los que se hab&iacute;a desarrollado todo, en que el don dej&oacute; de ser una casualidad para instalarse, para pararse, para apoderarse de todo lo m&iacute;o. Esa droga. Retom&eacute; terapia y mi psic&oacute;loga crey&oacute; que yo era un borderline. Alguien que transita la locura, alguien que se asoma desde el mundo neur&oacute;tico en el que todos habr&iacute;amos al mundo sic&oacute;tico de los que est&aacute;n en el infierno de sus mentes.<BR><BR> <table cellpadding="5" cellspacing="0" border="0" width="530" align="center"> <tr> <td style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: arial, verdana, tahoma; color:#000000" valign="top" align="center"><img src="http://www.saxarubra.com.ar/parra/27/lia1.jpg" width="530" border="1" alt="Sebasti&aacute;n L&iacute;a graba sus sesiones, en las que se presenta a personas que no conoce o no tiene referencias para luego interpretar  mensajes , que en el desarrollo de la sesi&oacute;n, van tomando cuerpo, forma y relaci&oacute;n con los seres queridos fallecidos. Son una especie de pistas o seales, un lenguaje vago de situaciones y recuerdos, en su mayor&iacute;a, conocidos en el presente o pasado familiar de quienes participan en la sesi&oacute;n. La Televisi&oacute;n de Chile (TVN), graba las reacciones de los participantes, quienes en un comienzo, pasan de ser esc&eacute;pticos a sentirse conectados." vspace="4"><BR>Sebasti&aacute;n L&iacute;a graba sus sesiones, en las que se presenta a personas que no conoce o no tiene referencias para luego interpretar  mensajes , que en el desarrollo de la sesi&oacute;n, van tomando cuerpo, forma y relaci&oacute;n con los seres queridos fallecidos. Son una especie de pistas o seales, un lenguaje vago de situaciones y recuerdos, en su mayor&iacute;a, conocidos en el presente o pasado familiar de quienes participan en la sesi&oacute;n. La Televisi&oacute;n de Chile (TVN), graba las reacciones de los participantes, quienes en un comienzo, pasan de ser esc&eacute;pticos a sentirse conectados.<BR><BR></td> </tr> </table> Las cosas que yo le contaba la afectaban como a todos. De formaci&oacute;n atea, esc&eacute;ptica, se reencontraba con un paciente que le dec&iacute;a que hablaba con los muertos. Y m&aacute;s encima hablaba de eso corno algo tan cotidiano como quien habla del trabajo. Luego de cinco aos con el don, en los que incluso llegu&eacute; a tatu&aacute;rmelo (yo veo, en la cara interior del antebrazo derecho), ya no ten&iacute;a ninguna duda de que lo que yo hacia era comunicarme con gente que estaba muerta. Ese tema no era un trauma.<BR><BR> Pero Clark Kent necesitaba ir a terapia. La parte no superh&eacute;roe de m&iacute; mismo. La neur&oacute;tica. El psicoan&aacute;lisis claramente trata a cualquier cosa paranormal como una patolog&iacute;a. Y si a la mediumnidad no decidiera tratarla como una patolog&iacute;a, c&oacute;mo se supone que debiera tratarla? Porque qu&eacute; es lo que le puede pasar a un tipo que descubre que se comunica con los muertos? C&oacute;mo se llama ese trauma? Estaba yo viviendo el don como una patolog&iacute;a? Como algo externo, una enfermedad? Estaba siendo absorbido por el don? La realidad se me hab&iacute;a vuelto ca&oacute;tica, claro, estaba en plena mudanza de un pa&iacute;s a otro, dejando atr&aacute;s a mis padres y hermano y amigos y laboratorio, si, laboratorio con Luis y todos los voluntarios y seguidores y estructura y si, la realidad, el concepto de realidad se me hacia dif&iacute;cil. Me volv&iacute; a mudar de Buenos Aires a Santiago de Chile. Por trabajo, mi azarosa vida como  Clark Kent afectaba el tempo de mi azarosa vida como m&eacute;dium man. Y, por el otro lado, mi vida de Clark Kent era afectada por la omnipresencia del don en mi mente. No lo practicaba todo el tiempo. En esa &eacute;poca hacia unas seis sesiones por mes, pero el don estaba ah&iacute;, como una idea permanente. Dueo de todo. jugando con el bot&oacute;n rojo de la bomba at&oacute;mica, mir&aacute;ndolo, mi anillo, mi tesoro.<BR><BR> La vida de Clark Kent era insostenible en el futuro inmediato, sin embargo necesitaba pagar las cuentas como cualquier hijo de vecino. Ese v&eacute;rtigo era para mi mayor que la inercia de lanzarme a volar, con el don, con la aventura que pod&iacute;a haber detr&aacute;s. Mi ancla era: de qu&eacute; iba a vivir? Estaba lejos de poder dedicarme a hacer sesiones todo el tiempo. Pod&iacute;a empezar a cobrarlas, pero seg&uacute;n mi c&aacute;lculo en ese momento necesitaba hacer unas 140 sesiones por mes, cobrando un dinero accesible para ganar lo que necesitaba para vivir. 140 por mes, seis sesiones por d&iacute;a. Eso era infinitamente imposible, desde mi capacidad, establecida pero azarosa, y significar&iacute;a estar ocho horas por d&iacute;a conectado, m&aacute;s all&aacute; que ac&aacute;. Vivir en el aire.<BR><BR> Por otro lado, mi vida como productor audiovisual me resultaba muy satisfactoria, habla alcanzado un lugar en donde pod&iacute;a hacer lo que quer&iacute;a, pod&iacute;a dedicarme a hacer lo que me gustaba. Pero mi anillo del don estaba presente, no pod&iacute;a ni quer&iacute;a ni me dejaba pensar en otra cosa. El don estaba hasta en la gente que me miraba de manera diferente, o m&aacute;s bien que me bajaba la vista. El don estaba ah&iacute;. Dispuesto, esperando, respetando, observando, siempre.<BR><BR> No pod&iacute;a continuar con una doble personalidad no solo porque era definitivamente paranoico que algunos supieran y otros no y que los que lo supieran se lo guardaran y no lo contaran o esparcieran. No era sostenible esta doble personalidad desde el punto de vista psicol&oacute;gico. Iba a volverme loco, m&aacute;s bien, el &uacute;ltimo tiempo me habla vuelto un poco loco. Los superh&eacute;roes con su doble ego son tipos francamente psic&oacute;patas, nos criaron con el concepto heroico de la psicopat&iacute;a y, sobr&eacute; todo, nos hicieron aguantar nuestras vidas de Clark Kent con la promesa de que en el fondo de nuestras identidades &eacute;ramos Superman y que cualquier d&iacute;a &iacute;bamos a demostrarlo.<BR><BR> Lo que estaba teniendo era una crisis de vocaci&oacute;n. Hacia d&oacute;nde tenla que llevar mi vida? Era tambi&eacute;n, en definitiva, la crisis de los cuarenta. La diferencia era que una de mis alternativas, la que realmente me atrapaba, era corno para volverse loco. Digo, si desapareciese el don hoy mismo, hoy, ahora, qu&eacute; es lo que me hubiera quedado por averiguar? Todo. Y as&iacute; se me empezaron a ocurrir un mont&oacute;n de cosas, un mont&oacute;n de preguntas.<BR><BR> Yo creo que ah&iacute; naci&oacute; de verdad el laboratorio, lo anterior hab&iacute;a sido solo una b&uacute;squeda de identidad, de investigaci&oacute;n interna. Eso ahora estaba en manos de mi psicoanalista. Lo que venta era empezar a preguntar para afuera. De elaborar teor&iacute;as sobre datos reales. El tener que grabar las sesiones para demostrarle a mi terapeuta de que tenla pruebas de que lo que yo dec&iacute;a que estaba pasando, estaba realmente pasando, fue lo que comenz&oacute; todo.<BR><BR> Recopil&eacute; algunas de las cintas que hablamos grabado con Luis el ao anterior y las edit&eacute; en videos cortos para verlos cor mi psicoanalista. Fui a terapia con el MacBook y le mostr&eacute; tres de cinco minutos cada uno. Mi se me vela parado frente a tres mujeres, primas entre si. El audio estaba muy bajo y tuve que subtitularlo. Se me vela diciendo que la abuela me decia que no habla problema con haberla enterrado abajo del abuelo, pero que, por favor, cambiaran el caj&oacute;n de lugar pronto. Y a las mujeres sorprendidas y corroborando la &iacute;nformaci&oacute;n. Mi psicoanalista lo mir&oacute; tap&aacute;ndose la boca con asombro.<BR><BR> No s&eacute; lo que pens&oacute;, tampoco pude descifrarlo, pero me mir&oacute; con sorpresa y largamente. Pens&eacute;: "Viste que no estoy loco? y creo que hubo como un alivio, de parte de los dos: ahora no era ella sac&aacute;ndome de mi delirio mistico, ahora era ella ayud&aacute;ndome a enfrentar este tremendo problema real. Y era un problema grande, era un problema para mi, era un problema para ella misma y era un problema para todo el que pasase cerca y lo escuchase.<BR><BR> De verdad? Y si es verdad, qu&eacute; significa todo eso? Era Col&oacute;n diciendo que la tierra es redonda diez aos antes de lograr sentarse frente a la reina. Necesitaba que mi terapeuta me creyese, Y ah&iacute; estaban esos tres videos, demasiado amateur para un hombre que trabaja de audiovisual, dispuestos a comenzar la revoluci&oacute;n. Lo que vino despu&eacute;s no fue m&aacute;s que la profesionalizaci&oacute;n de las grabaciones, la sistematizaci&oacute;n de la investigaci&oacute;n, nuevas conclusiones, nuevos m&eacute;todos, y ah&iacute; volvi&oacute; a empezar todo, como con cada cosa. Y pas&eacute; de ser un  bordeline con delirio m&iacute;stico a un investigador de esta maravilla de don que me habla tocado en suerte.<BR><BR> Todos estos aos he continuado con la terapia. Al principio la discusi&oacute;n era s&iacute; yo, en realidad, hac&iacute;a telepat&iacute;a y le&iacute;a de la cabeza del deudo informaci&oacute;n sobre el muerto. Entonces tuve que comenzar a buscar en los casos en los que la informaci&oacute;n que sal&iacute;a no era conocida por el detido, o grabar cuando recib&iacute;a un mensaje con informaci&oacute;n vinos d&iacute;as antes de la sesi&oacute;n, buscar pruebas en el error. La terapia es sanador&aacute;, es caminar con alguien que te obliga a observarte todo el tiempo, a profundizar, a buscar sentido. Y adem&aacute;s de eso me encanta la concepci&oacute;n de la mente que tiene el psicoan&aacute;lisis y me ayuda a estructurar mis teor&iacute;as. Y, desde ah&iacute;, no par&eacute; de grabar y seguir grabando. Para eso s&iacute; debla insertarme en el mundo real y no solo mantener mi trabajo y la vida de mi familia sino adem&aacute;s conseguir fondos para grabar de manera que la imagen y el audio fueran profesionales. Para demostrarles a todos que no estaba loquito, que no ten&iacute;a un delirio m&iacute;stico, que no era un chanta, que no estaba mintiendo.<BR><BR> Pero, tambi&eacute;n, grabarlo para mostr&aacute;rselo a los dem&aacute;s tenia un sentido nitido, m&aacute;s profundo, y es que descubr&iacute; algo m&aacute;s grande que yo. Un conocimiento gigante. Un conocimiento al que no hubiera podido llegar con mis herramientas; intelectuales, un conocimiento tan grande que me hac&iacute;a pequeo, que me transformaba en mero instrumento, en observador, en transmisor, en intermediario, en m&eacute;dium. La respuesta a la segunda de las dos grandes preguntas. La primera es de d&oacute;nde venimos y, la segunda, es a d&oacute;nde vamos cuando morimos. No morimos. Dos palabras gigantes.<BR><BR> Al lado de eso, todo comenz&oacute; a hac&eacute;rseme superfluo, secundario. Sobre todo mi trabajo. Empez&oacute; a perder inter&eacute;s, algunas cosas me deslumbraban un rato, pero r&aacute;pidamente sent&iacute;a que estaba remando contra la corriente. Aunque lo intentaba, finalmente eran trabajos muy interesantes, puestos de mucho desaf&iacute;o. Pero mi vida como persona normal empez&oacute; a perder sentido.<BR><BR> Cuando uno se encuentra con un conocimiento nuevo tiene la obligaci&oacute;n moral de contarlo. La adquisici&oacute;n de conocimiento, para que &eacute;ste sea considerado como tal, tiene que cumplir tres etapas: la primera es la adquisici&oacute;n de ese conocimiento, la segunda es su aplicaci&oacute;n, es decir, la corroboraci&oacute;n y, la tercera, es la transmisi&oacute;n de ese conocimiento. De eso se trataba, as&iacute; que decid&iacute;, m&aacute;s bien acept&eacute;, que ten&iacute;a que contarlo. Cont&aacute;rselo a la mayor cantidad de gente posible. Aunque esa acci&oacute;n fuera a terminar con mi lapidaci&oacute;n p&uacute;blica, aunque matar&aacute; una parte de mi, mi  Clark Kent , al que le hab&iacute;a tomado cario y al que mis seres queridos le hablan tomado cario.<BR><BR> Pero era tan grande que yo pasaba a ser muy pequeo. Ya hab&iacute;a experimentado, navegado el don lo suficiente como para ya no tener dudas, al menos de respuesta a la segunda pregunta: No morimos.<BR><BR> No pod&iacute;a usar el don como algo terap&eacute;utico solamente, no era un conocimiento que pudiera sostener en el campo de lo esot&eacute;rico, y no solo porque yo no era una persona esot&eacute;rica, sino porque no pod&iacute;a, moralmente, guardarlo bajo la cama, ocultarlo en el armario de mis cosas privadas. Una de las cosas que empec&eacute; a hacer cuando me comenz&oacute; a pasar esto fue leer sobre el cerebro y sobre los sentidos. Sabia que no iba a encontrar nada sobre mediumnidad, pero quer&iacute;a entender c&oacute;mo son los procesos mentales respecto especificamente de las im&aacute;genes mentales con las que el cerebro interpreta lo que le transmite un sentido. Por ejemplo, si escuchamos mugir una vaca, nos vendr&aacute; a la cabeza la imagen de una vaca, que no es necesariamente la misma vaca que escuchamos, sino un arquetipo de vaca guardado en nuestro cerebro. Eso se llama <I>memoria relacional. </I>De esa manera llegu&eacute; a un cielo de conferencias llamado TED, que se define como una organizaci&oacute;n dedicada a transmitir conocimiento, a trav&eacute;s de conferencistas expertos, l&iacute;deres en distintas materias, en general relacionadas con el conocimiento cient&iacute;fico. Yo dir&iacute;a que TED es el foro de divulgaci&oacute;n cient&iacute;fica y transmisi&oacute;n de conocimiento m&aacute;s importante del momento. All&iacute; dieron conferencias tipos como Bill Gates, Al Gore, varios premios Nobel y destacados cient&iacute;ficos. El formato es muy simple, se debe hacer una presentaci&oacute;n de 18 minutos. Entretener y estimular a una audiencia presencial de nivel intelectual elevado y a una audiencia de millones por Internet. TED.com es un sitio muy popular tambi&eacute;n entre ejecutivos, acad&eacute;micos e intelectuales. Durante meses, cada maana me levantaba y ve&iacute;a una conferencia por internet y soaba con alg&uacute;n d&iacute;a hacer una presentaci&oacute;n all&iacute;. Claro que un m&eacute;dium hablando en una comunidad de divulgaci&oacute;n cient&iacute;fica, compartiendo escenario y micr&oacute;fono con f&iacute;sicos, astr&oacute;nomos, neur&oacute;logos, era una fantas&iacute;a total. Lo que yo hacia no ten&iacute;a ninguna validaci&oacute;n cient&iacute;fica.<BR><BR> Un d&iacute;a voy a cenar a casa de un amigo que en ese momento ten&iacute;a un puesto importante en una universidad de Santiago de Chile. Mi amigo sabia de mi don y obviamente, como suele pasarme, en alg&uacute;n momento de la noche terminamos hablando de eso y yo le hice un resumen de m&iacute; vida con el don. Escuch&aacute;ndome me dijo que ten&iacute;a que proponer a un conferencista para un ciclo de charlas y que iba a proponerme a m&iacute;. El ciclo TED en Santiago de Chile. Casi me desmayo, era un sueo imposible, era soar unas semanas hasta que el representante de TED me rechazara.<BR><BR> Me puse ansioso los siguientes d&iacute;as. A la semana fui a la universidad a contarles mi historia a la directora de extensi&oacute;n y al director de marketing. Estaban fascinados y r&aacute;pidamente me dieron su apoyo para que impartiera una de las cuatro conferencias que se darian en un par de meses, en un teatro y que se transmitir&iacute;an on~line por internet. El sueno segu&iacute;a vivo, me com&iacute; las uas un par de semanas m&aacute;s porque sab&iacute;a que iba a haber una reuni&oacute;n de la universidad con los representantes de TED. Supe por mi amigo que los organizadores de TED se pusieron nerviosos con la propuesta, eran tres chilenos que hab&iacute;an conseguido la licencia de Estados Unidos y el auspicio de un diario, de la universidad y, a cambio, cada auspiciador tenla derecho a proponer un conferencista. Por supuesto que no contaban con que justamente la universidad propusiera un m&eacute;dium. Bajo presiones y amenazas de retirar el auspicio, unas semanas despu&eacute;s estaba esperando en un restaurante a que llegaran dos de los representantes a almorzar.<BR><BR> Yo iba con mi mejor cara de empatia, me sab&iacute;a casi de memoria los conferencistas que me gustaban de TED, y deseaba profundamente irme de ese almuerzo con al menos una esperanza de reconsideraci&oacute;n de mi charla. Cuando llegaron, uno de ellos fue directamente al punto. &Eacute;l era esc&eacute;ptico por naturaleza, ateo, antireligi&oacute;n y pensamiento m&aacute;gico. Sus socios no ten&iacute;an mayor problema conmigo mientras la universidad los siguiera auspiciando, pero &eacute;l pensaba que le pod&iacute;an quitar la licencia en la que tanto tiempo hab&iacute;an invertido por culpa de la decisi&oacute;n de poner un m&eacute;dium a dar una de las conferencias. Por otro lado, me cre&iacute;a, hab&iacute;a visto los videos y estaba seguro de que hab&iacute;a alguna otra explicaci&oacute;n para lo que yo hacia. As&iacute; que me hizo una serie de preguntas muy orientadas al m&eacute;todo cient&iacute;fico y a mi aproximaci&oacute;n el al tema y en cada respuesta yo inclu&iacute; un "nos y la distancia se fue haciendo mayor.<BR><BR> Yo sab&iacute;a perfectamente que lo que estaba haciendo con las sesiones -grabarlas, editarlas- no ten&iacute;an un m&eacute;todo considerado cient&iacute;fico sino documental. Yo estaba documentando las sesiones. En la facultad fui el primer alumno de mi promoci&oacute;n en la materia Conocimiento cient&iacute;fico. El tema me interesa como a cualquier hijo de vecino. En alg&uacute;n momento pens&eacute; en utilizar el. m&eacute;todo cient&iacute;fico para validar mis sesiones e inmediatamente me di cuenta de que significar&iacute;a mucha m&aacute;s gente trabajando sobre eso exclusivamente y muchos voluntarios y, por lo tanto, mucho dinero, y supe desde el principio que nunca iba a conseguirme los fondos para aquello, no al menos en la primera etapa.<BR><BR> Por entonces lo que m&aacute;s me importaba era poder documentar, poder grabar, de la mejor manera posible, las cosas imposibles que pasaban en mis sesiones. No descarto buscar una explicaci&oacute;n cient&iacute;fica, pero supe que las sesiones las dirigir&iacute;a hacia la investigaci&oacute;n documental y que tanto el camino religioso-filos&oacute;fico como el camino cient&iacute;fico no iban a ser posibles, por ahora. En verdad, yo, por m&iacute;, no necesito de ninguno de esos dos caminos. Yo ya no dudo de mi mismo, no solo de lo que pasa en las sesiones. No se me ocurre un m&eacute;todo cient&iacute;fico para probar lo que siento que me comunico con personas que hab&iacute;an fallecido que conservan su personalidad, que est&aacute;n organizadas de alguna manera que los hace ser respetuosos y ordenados cuando se contactan en una sesi&oacute;n y que hay otras personas, que son siempre las mismas, que parecen ser los que disponen las cosas del otro lado, por lo tanto, del otro lado est&aacute;n organizados, civilizados, del otro lado hay una civilizaci&oacute;n. Hagamos un m&eacute;todo cient&iacute;fico para probar eso! Consigamos un perito psiquiatra que se atreva a decir que yo no estoy loco y que mi relato es cre&iacute;ble y consistente! No voy a exponerme a un laboratorio cient&iacute;fico, pues finalmente esto que hago tiene que ver con la fe. Hay un trato entre yo y las personas que me creen y ese trato es: no voy a mentir, no voy a inventar, esto me pasa, decido contarlo.<BR><BR> As&iacute; termin&oacute; mi explicaci&oacute;n, y como &eacute;ramos los dos tipos agradables, terminamos nuestro almuerzo de muy buena manera y justo antes de despedirnos me pregunta c&oacute;mo recibo yo la informaci&oacute;n, Y yo le cuento que mientras lo esperaba, me vino la imagen de alguien que olvida las llaves dentro de su departamento y que al volver a casa a la noche se da cuenta que no las tiene consigo. Y que esa informaci&oacute;n, que yo vi como una imagen de la que pude entender la situaci&oacute;n, en alg&uacute;n momento del d&iacute;a iba a ser relevante para la persona a quien se lo dijera. Y no s&eacute; porque le cont&eacute; eso en especial, pero cuando se fue estuve seguro de haber quedado como un delirante. As&iacute; que pas&eacute; el resto del d&iacute;a bastante triste por haber perdido una oportunidad de oro. Yo puedo recordar perfectamente el momento en que un ao antes yo habla deseado con todas mis ganas ser invitado a dar una conferencia en TED.<BR><BR> Al d&iacute;a siguiente a primer ahora de la maana me suena el celular y del otro lado escucho a alguien que se rie. Es el representante de TED. Me pregunta c&oacute;mo hice el truco de las llaves, c&oacute;mo supe que &eacute;l se habla dejado las llaves en la casa en la maana. Se tiene que ir a la casa de los padres a sesenta kil&oacute;metros de la ciudad, a recoger un segundo juego de llaves que tiene ah&iacute;. Llega cansado a la casa, se acuesta. Se levanta a la maana y se encuentra con que las llaves las habla olvidado en el mueble de la entrada al salir el d&iacute;a anterior. Mientras se est&aacute; afeitando se acuerda que yo en el almuerzo le hab&iacute;a hablado de una persona que se olvida las llaves en la casa al salir. C&oacute;mo era posible? No s&eacute; le contest&eacute;, "pero si te parece intento explicarlo en la conferencia. Volvimos a hablar por la tarde. Ahora sent&iacute; que empezaba a respetarme. Estaba dispuesto a jug&aacute;rsela, me dio el si para mi conferencia. Yo no pod&iacute;a cre&eacute;rmelo, era un lanzamiento, un inicio, un nuevo lugar, una y otra vez todo parecia fluir hacia algo.<BR><BR> La conferencia me oblig&oacute; a ordenarme, a poner las cosas en una l&iacute;nea de tiempo, a reescribir mi historia para que pudiera contarla en 18 minutos, a mirarla de nuevo. Se me llen&oacute; la cabeza de nuevas reflexiones, llev&eacute; el tema con mi psic&oacute;loga, lo debatia con algunos amigos, lo escrib&iacute; y reescrib&iacute;, lo practiqu&eacute;, lo reflexion&eacute; una y otra vez, lo limpi&eacute;, lo depur&eacute;, lo estructur&eacute; y estuvo buen&iacute;simo el proceso. Tom&eacute; coraje: era tambi&eacute;n salir a contarlo, sacarme la m&aacute;scara de Batman y exponerme. Exponerme a una audiencia que iba a escuchar de ciencia. Compart&iacute;a escenario con una astr&oacute;noma de fama mundial, con un ingeniero genio en redes y con un rapa nui. Yo desentonaba como desentono al lado de cuerdos y freakis. Me iba a parar frente al p&uacute;blico y simplemente iba a contar mi historia, de donde ven&iacute;a y qu&eacute; planeaba hacer con todo esto. As&iacute; que el d&iacute;a anterior me compr&eacute; una camisa y me lustr&eacute; los zapatos, repas&eacute; mi discurso y asist&iacute; en primera fila a la primera de las conferencias con la certeza absoluta de que cuando a mi me tocase hablar iba a ponerme nervioso y no iba a acordarme de nada.<BR><BR> <table cellpadding="5" cellspacing="0" border="0" width="330" align="left"> <tr> <td style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: arial, verdana, tahoma; color:#000000" valign="top" align="center"><img src="http://www.saxarubra.com.ar/parra/27/lia2.jpg" width="300" border="1" alt="Portada del libro  Yo, Medium (Ediciones B, Santiago, 2012)" vspace="4"><BR>Portada del libro  Yo, Medium (Ediciones B, Santiago, 2012)<BR><BR></td> </tr> </table> Yo tenia el segundo turno y la primera conferencista fue la astronoma. Cuando termin&oacute; me llamaron a pasar detr&aacute;s del escenario y me cruzo con ella saliendo, acompaada por un asistente en ese momento, en medio de la oscuridad, le pregunt&eacute;:  Pero usted, cree en Dios?" y me detengo para alcanzar a escuchar al menos el comienzo de la respuesta: y, s&iacute;, en algo creo..." y eso fue como si toda esa escena hubiera sido para mi, para mi coraje, si esta cient&iacute;fica prominente era capaz de creer en Dios, entonces hab&iacute;a un margen para el mundo m&aacute;gico en esas conferencias. Lleg&oacute; un asistente y me colg&oacute; un micr&oacute;fono en la camisa, se apagaron las luces, se me apret&oacute; el est&oacute;mago y me dieron muchas ganas de irme, pusieron un video de apertura, escuch&eacute; al presentador dando una introducci&oacute;n desastrosa a mi charla, se volvieron a prender las luces, sal&iacute; al escenario, me par&eacute; frente a todos e hice un resumen de c&oacute;mo hab&iacute;an sucedido las cosas hasta ese momento.<BR><BR> Comenc&eacute; contando la an&eacute;cdota del avi&oacute;n, la primera vez, cuando me comuniqu&eacute; con aquella mujer en pleno vuelo y una semana despu&eacute;s conozco a su hija, viva. A esas alturas la cara de la gente era de asombro. Como tenia nervios me empec&eacute; a poner chistoso, y el p&uacute;blico pas&oacute; del silencio asombrado a re&iacute;rse despu&eacute;s de cada frase graciosa m&iacute;a. As&iacute; que de repente me sent&iacute; en un stand up sobre mi experiencia como m&eacute;dium que, la verdad, hizo las cosas m&aacute;s agradables.<BR><BR> Ahora, para m&iacute; aquello era una novedad, aunque para el ochenta y seis por ciento de la poblaci&oacute;n mundial si existe la vida despu&eacute;s de la muerte. Y en la mayor&iacute;a de las religiones hay relatos de personas que se comunican con el cielo de distintas maneras. Y a pesar de que todos vamos a morir alg&uacute;n d&iacute;a, hemos dedicado a estudiar el tema menos que lo que hemos dedicado a cualquier otra cosa. Hoy un cient&iacute;fico que descubra un nuevo shampoo para la calvicie tiene millones de veces m&aacute;s posibilidades de conseguir fondos que uno que estudia la comunicaci&oacute;n con personas fallecidas.<BR><BR> C&oacute;mo es posible que no nos interese, que no sea un tema: en una r&aacute;pida b&uacute;squeda en Google, la palabra "AfterLife" arroja 1.560.000 resultados, mientras que la palabra "porn" 304.000.000 resultados. Es decir, si yo hubiese hablando de porno en TED, ser&iacute;a o unas 100 veces m&aacute;s interesante. En la era de los avances cient&iacute;ficos nadie est&eacute; mirando hacia la muerte, siendo incluso que entre los cient&iacute;ficos mismos hay un porcentaje alt&iacute;simo de creyentes. No puede ser que no nos interese. Los cient&iacute;ficos, aquellos hasta a los que lo microsc&oacute;pico les parece fascinante, han dejado el tema en manos de las religiones. Hoy, el estudio pragm&aacute;tico sobre el tema est&aacute; en manos de poqu&iacute;simas universidades y fundaciones, algunas m&aacute;s esot&eacute;ricas que otras.<BR><BR> No tenemos certeza de que exista la vida despu&eacute;s de la muerte, ni certeza de que no exista la vida despu&eacute;s de la muerte. Hemos invertido millones de d&oacute;lares el ao pasado en la investigaci&oacute;n y desarrollo de cosm&eacute;ticos y, sin embargo, no hemos invertido ni hablado ni puesto en programas de gobierno, el tema de la supervivencia de la conciencia. Pareciera ser que en lo que se cree no se investiga. Las iglesias de las distintas religiones han quedado a cargo del tema. Las iglesias tienen las mismas teor&iacute;as desde hace 5.000 aos, sus sacerdotes usan la misma vestimenta, leen el mismo libro y hablan de las mismas cosas. Tendr&aacute; el Vaticano un centro de estudios sobre la vida despu&eacute;s de la muerte? Nuestro mundo se mueve sobre teor&iacute;as que no tienen m&aacute;s de doscientos aos. Por qu&eacute; aceptamos teor&iacute;as tan antiguas, sin testearlas, sin cuestionarlas, no religiosa o filos&oacute;ficamente, sino cient&iacute;ficamente.<BR><BR> Yo no soy cient&iacute;fico, soy documentalista. Me toc&oacute; estar ac&aacute; parado, como testigo privilegiado y lo que se me ocurri&oacute; fue poner una c&aacute;mara y empezar a experimentar. As&iacute; es como surge la idea de Intangible Lab, que no es m&aacute;s que un laboratorio que busca registrar lo intangible. La premisa es: si hay alguien vivo del otro lado, querr&aacute; comunicarse. Eso ser&iacute;a fant&aacute;stico. Si logramos que solo una de las miles de millones de personas que han fallecido se comunique, ser&iacute;a fant&aacute;stico. Pienso que cuando alguien muere lo primero que querr&aacute; hacer es comunicarse con sus seres queridos, decirles llegu&eacute; bien", "sigo vivo". Ah&iacute; entro yo, como m&eacute;dium y como observador y como documentalista y como asombrado y agradecido testigo.<BR><BR> El 86 por ciento de la poblaci&oacute;n mundial cree en la existencia de vida despu&eacute;s de la muerte. Las teor&iacute;as sobre lo que sucede despu&eacute;s de que morimos son tantas y tan diversas como las religiones y culturas. Sin embargo y a pesar de que todos vamos a morir alg&uacute;n d&iacute;a, no tenemos una sola prueba emp&iacute;rica o experimental para probar esas teor&iacute;as. Los cient&iacute;ficos, muchos de ellos incluso creyentes, han dejado el tema en manos de las religiones. Y as&iacute; aceptamos ideas que fueron formuladas hace m&aacute;s de cinco mil aos, cuando se cre&iacute;a que la tierra era cuadrada y que el sol giraba alrededor.<BR><BR> Las teor&iacute;as sobre las que se sustenta el mundo actual tienen menos de doscientos aos. La f&iacute;sica, el psicoan&aacute;lisis, la medicina, la electr&oacute;nica, la teor&iacute;a econ&oacute;mica, la teor&iacute;a social y largos etc&eacute;teras. Hoy la generaci&oacute;n de teor&iacute;as sobre la postvida y el estudio pragm&aacute;tico, emp&iacute;rico sobre el tema est&aacute; en manos de algunas universidades y organizaciones no gubernamentales, algunas m&aacute;s esot&eacute;ricas que otras. No hemos invertido ni hablado ni puesto en programas de gobierno, el tema de la supervivencia de la conciencia y tarde o temprano, en vista de nuestra necesidad de saberlo y entenderlo todo, debemos concentrarnos en generar una nueva teor&iacute;a respecto a la supervivencia de la conciencia.<BR><BR> Y ahora a agarrar la espada y salir a defender lo indefendible. No me sent&iacute;a c&oacute;modo en el lugar de un pseudocient&iacute;fico asa como no me sent&iacute;a c&oacute;modo como un pseudo sacerdote. Entonces volvi a lo que soy y quiero seguir siendo. Mi experiencia laboral tiene que ver con investigar, con experimentar y con comunicar. En mi trabajo como director creativo y espec&iacute;ficamente como documentalista de investigaci&oacute;n tambi&eacute;n ten&iacute;a que generar tesis de trabajo, hip&oacute;tesis, teor&iacute;as y esto era finalmente lo que me iba a plantear, un documental eterno, un sacar conclusiones eterno y un investigar y comunicar eterno.<BR><BR> En este caso, la primeras dos tesis de trabajo era demostrarle a los otros: uno, que yo no estaba loco, que lo que estaba pasando estaba pasando y, despu&eacute;s, demostrar que yo no le&iacute;a la mente ni alguna especie de inconsciente colectivo, disco r&iacute;gido Universal, sino que la informaci&oacute;n que me ven&iacute;a tenia un orden, una potencionalidad que marcaba que detr&aacute;s hab&iacute;a una conciencia, una persona. Intangible Lab se transform&oacute; entonces en una causa.<BR><BR> Cuando tuve claros los objetivos y trazado el trabajo para empezar, y al revisar mi m&eacute;todo de trabajo en las sesiones, apareci&oacute; algo que era tan evidente como irreal: la informaci&oacute;n que me llegaba ten&iacute;a un orden tal que no pod&iacute;a obviarse que alguien o algo estaba ordenando la informaci&oacute;n que me llegaba. Las pruebas de vida no s&oacute;lo respond&iacute;an a una intencionalidad, detr&aacute;s de la que pod&iacute;a leerse una personalidad, una individualidad. Exist&iacute;a ya Intangible Lab del otro lado? Y ah&iacute; surg&iacute;an tantas preguntas como respuestas fantasiosas. Me puse a revisar nuevamente las sesiones grabadas y pod&iacute;a casi reescribir un formulario con las respuestas. Ninguna era una prueba de vida al azar. All&iacute; estaban las diez cosas m&aacute;s importantes y personales de quien habla fallecido. Habla un formulario! Muy concreto, muy ordenado, donde cada prueba deb&iacute;a haber sido pensada con tiempo, con esmero. Y ahi se ampliaba a&uacute;n m&aacute;s la pregunta. De d&oacute;nde sacaban el tiempo para llenar ese formulario? Si de repente hab&iacute;a sesiones que se armaban de casualidad, o porque la persona se cruzaba conmigo en una cena, o decid&iacute;a a &uacute;ltimo momento acompaar a alguien en la reuni&oacute;n y sal&iacute;an cosas para ella. Ten&iacute;an m&aacute;s tiempo para pensar? Son m&aacute;s r&aacute;pidos del otro lado o las sesiones que salen por casualidad en realidad no son de casualidad? <BR><BR> Me pareci&oacute; obvio que estas mismas preguntas se las hacia otra gente en otras partes del mundo, las mismas preguntas de siempre, de todos los tiempos. De si hay vida despu&eacute;s de la muerte, de si hay un cielo organizado, de si un m&eacute;dium puede conectarse con los muertos. Las preguntas de siempre pero que ahora le podemos dar una respuesta m&aacute;s contempor&aacute;nea. As&iacute; que Intangible Lab deb&iacute;a estar pasando, en el mismo momento, en otras partes del mundo, con otros nombres. Otros m&eacute;dium, otros laboratorios, otras organizaciones de ac&aacute; y del m&aacute;s all&aacute; ten&iacute;an que estar recorriendo el mismo camino, m&aacute;s adelantadas o m&aacute;s incipientes. As&iacute; fue que di con el Windbridge Institute de Arizona, una organizaci&oacute;n de investigaci&oacute;n independiente formada por una comunidad de cient&iacute;ficos con curr&iacute;culos notables y destacados en el campo de la investigaci&oacute;n cient&iacute;fica. La directora de las investigaciones es la doctora Julie Beischel. El otro laboratorio que me pareci&oacute; serio y muy bien planteado es el LACH (Laboratorio para Avances en la Conciencia y en la Salud, en ingl&eacute;s) de la Universiry of Arizona, tambi&eacute;n con un board cient&iacute;fico importante de respaldo y dirigido por el doctor Gary E. Schwartz. Su curr&iacute;culum dice, literalmente: "Catedr&aacute;tico de Psicolog&iacute;a, Medicina, Neurolog&iacute;a, Psiquiatr&iacute;a y Cirug&iacute;a por la Universidad de Arizona. Despu&eacute;s de recibir su doctorado de la Universidad de Harvard, se desempe&oacute; como profesor de psicolog&iacute;a y por la Universidad de Yate, director del Centro Yale de Psicofisiolog&iacute;a, y co-director de la Cl&iacute;nica de Medicina del Comportamiento . Me dio mucha tranquilidad encontrarme con alguien con ese curr&iacute;culum. que ya lo estuviera haciendo, me refiero a la investigaci&oacute;n cient&iacute;fica, con protocolos y estudios de doble ciego, que sacara estad&iacute;sticas y que finalmente llegase a las mismas conclusiones que estaba llegando yo. Me dio tranquilidad y me relaj&oacute;, tengo que ser sincero, por un momento llegu&eacute; a pensar que iba a tener que ser yo el que me hiciera cargo de demostrar con pruebas cient&iacute;ficas lo que me pasaba. Como una responsabilidad imposible, fantasiosa, delirante, Pero la tenia, y ver que en Estados Unidos ya hab&iacute;a gente seria ocup&aacute;ndose, me liber&oacute;.<BR><BR> Para abordar lo que piensan los m&eacute;dium o sus conclusiones sobre c&oacute;mo son las reglas que rigen el otro lado, c&oacute;mo es el cielo, tomo como ejemplo a los doce m&eacute;dium con los que trabaja el WindBridge Institute y que han pasado por una serie de pruebas pragm&aacute;ticas para marcar sus niveles de asertividad. Ellos los llaman "M&eacute;dium certificados . Lo muy curioso, si uno va a las p&aacute;ginas web de cada uno de los m&eacute;dium, es que sus teor&iacute;as sobre c&oacute;mo es el otro lado son incre&iacute;blemente diversas, es decir, los mismos m&eacute;dium que est&aacute;n en el frente de batalla, que tienen el contacto directo, a la hora de poder imaginar un cielo con los antecedentes que tienen no logran llegar a un acuerdo. Mientras uno se apoya en la creencia cristiana cl&aacute;sica, el otro es maestro de reiki y su discurso el budista, el otro habla de las pir&aacute;mides y los maestros sagrados, el otro habla de los maestros gu&iacute;as. Es decir, los m&eacute;dium, primera fuente de informaci&oacute;n, no son capaces de ponerse de acuerdo en una teor&iacute;a de c&oacute;mo es el otro lado o en qu&eacute; creer.<BR><BR> Por otro lado, veo que un m&eacute;dium al que respeto muchisimo, que es James Van Praag, tiene resuelto el tema del cielo y su marco de creencias, que es cristiano, de hecho fue seminarista y se dedica solo a la divulgaci&oacute;n y a la experimentaci&oacute;n con otros m&eacute;diums. &Eacute;l no tiene que probarle a nadie sus teor&iacute;as b&aacute;sicamente porque no tiene que prob&aacute;rselas a si mismo. Y mientras James Van Praag, con su certeza, hace charlas. Tiene varios libros best seller, graba documentales y puede llevar adelante su indagaci&oacute;n personal de manera mucho m&aacute;s f&aacute;cil que la doctora Julie Beischel del WindBridge Institute, quien depende de recolectar dineros penosamente de donaciones o becas para investigaci&oacute;n, o del Dr. Gary E. Schwartz, que va a depender de por vida de un escueto presupuesto que la universidad. Y esta el tema de los tiempos, la investigaci&oacute;n cient&iacute;fica requiere del cumplimiento de protocolos y de hacer y sumar preguntas pequeas y tesis de trabajo durante aos hasta llegar a una respuesta m&aacute;s grande, una hip&oacute;tesis m&aacute;s formada y muy probada.<BR><BR> Establec&iacute; un futuro para Intangible Lab basado en estos dos mundos que giran sobre lo mismo pero tienen formas de materializarse opuestas, el de los m&eacute;dium predicadores y el de las ONG de escasos recursos. Por un lado estar&iacute;a la investigaci&oacute;n y la experimentaci&oacute;n, que me encantaban y que se basar&iacute;an en los m&eacute;todos de investigaci&oacute;n y apoyados y asesorados por estos institutos de Arizona. Por el otro, pondr&iacute;a mis esfuerzos en que la divulgaci&oacute;n incluyese ese aparataje de los m&eacute;dium del primer mundo de una serie para televisi&oacute;n, un libro y conferencias. La divulgaci&oacute;n iba a generar los recursos para la investigaci&oacute;n. Los documentales me permitir&iacute;an hacer y producir una serie de sesiones con entrevistas posteriores y primer nivel de producci&oacute;n, de las que se nutrir&iacute;a la investigaci&oacute;n. Y si bien sabia que eso significaba exponerme a la opini&oacute;n p&uacute;blica, y eso de verdad no me dejaba dormir, sab&iacute;a claramente que era la &uacute;nica forma de financiar mi proyecto. Entonces fue cuando empec&eacute; por grabar las sesiones y hacer entrevistas posteriores, con la misi&oacute;n de armar un documental con una narrativa que permitiera ser visto por un espectador y no por un cient&iacute;fico, o un esc&eacute;ptico o mis padres, o mi psicoanalista.<BR><BR> Y entonces vuelvo al principio de todo, le puse Intangible Lab que fue como ponerle un nombre a mi camino espiritual, asi como alguien puede ponerle "peregrinaci&oacute;n a la Meca" al suyo y saca sus pasajes, planifica su viaje y se sube a un avi&oacute;n. Estoy haciendo esto por mi, no por la ciencia, no por los seguidores, estoy respondiendo mis propias preguntas con mis propias respuestas y todo eso se llama Intangible Lab.<BR><BR><BR> <table cellpadding="0" cellspacing="0" border="0" width="550" height="1" background="http://www.saxarubra.com.ar/parra/27/dash.gif"><tr><td></td></tr></table><BR> <font style="FONT-SIZE: 10px; FONT-FAMILY: verdana, tahoma, arial; color:#B4332B"><BR> * Adaptaci&oacute;n de la obra <I>Yo, Medium</I> (Ediciones B: Santiago, 2012). Agradecemos a los editores su permiso para la reproducci&oacute;n en el e-boletin Psi. Corregido y actualizado por Sebasti&aacute;n L&iacute;a.<BR><BR> ** Graduado en Ciencias de la Comunicaci&oacute;n en la Universidad de Buenos Aires. Obtuvo un Master en la University of California, en Berkeley. Ha trabajado como director creativo y de contenidos en importantes agencias de publicidad, como la BBDO, entre otras. Trabaj&oacute; para cadenas de TV tales como Megavisi&oacute;n y Chilevisi&oacute;n. Despu&eacute;s de una profunda experiencia personal, L&iacute;a comenz&oacute; a desarrollar sus habilidades como medium  laico ; no asociado a pr&aacute;ctica religiosa o doctrina espec&iacute;fica. Cre&oacute; un blog que logr&oacute; nuclear miles de interesados en el campo conocido como <I>AfterLife</I> (la investigaci&oacute;n de la evidencia de vida despu&eacute;s de la muerte). Junto a la Universidad de las Comunicaciones (UNIACC) cre&oacute; <I>Intangible Lab</I> con el objetivo de desarrollar un proyecto de investigaci&oacute;n sobre la vida despu&eacute;s de la muerte. En 2012, la Televisi&oacute;n Nacional de Chile (TVN) condujo <I>Medium</I>, un ciclo de documentales por TV, que conecta a muchas personas con sus familiares ya fallecidos. L&iacute;a tambi&eacute;n fue invitado a dictar una conferencia en el prestigioso ciclo TED  un foro de divulgaci&oacute;n cient&iacute;fica de la Facultad de Ingenier&iacute;a de la Universidad del Desarrollo. Actualmente es coordinador de los talleres  El Vuelo de la Mariposa en Santiago de Chile, donde lleva a cabo un procedimiento para ayudar a dolientes por la p&eacute;rdida de un ser querido. <BR><BR> </font> <BR><div align="right"><BR><A HREF="#arriba04" style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, tahoma, arial; color:#B4332B">subir </A><HR><BR></div></td> </tr> </table> </td> <td width="1" bgcolor="#CC1C3E"></td> </tr> </table> <table cellpadding="0" cellspacing="0" border="0" width="600" align="center" bgcolor="#ffffff"> <tr> <td width="1" height="20" bgcolor="#CC1C3E"></td> <td width="598"></td> <td width="1" bgcolor="#CC1C3E"></td> </tr> </table> <!-- fin M&eacute;todos de Investigaci&oacute;n --> <!-- Parapsicolog&iacute;a y otros saberes --><a name="tit06"></a> <table cellpadding="0" cellspacing="0" border="0" width="600" align="center" bgcolor="#ffffff"> <tr> <td width="1" height="20" bgcolor="#CC1C3E"></td> <td width="23"></td> <td width="10" bgcolor="#6BA3D6"><img src="http://www.saxarubra.com.ar/parra/02/esquina01.gif" width="10" height="20"></td> <td width="553" bgcolor="#6BA3D6" style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, arial; color:#ffffff"><B>Ensayo II</B></td> <td width="12"></td> <td width="1" bgcolor="#CC1C3E"></td> </tr> </table> <table cellpadding="0" cellspacing="0" border="0" width="600" align="center" bgcolor="#ffffff"> <tr> <td width="1" bgcolor="#CC1C3E"></td> <td width="23"></td> <td width="565" valign="top"> <table cellpadding="8" cellspacing="0" border="0"> <tr> <td width="575" style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, tahoma, arial; color:#545454"> <CENTER><BR><B><I>LAS ALAS DE PSIQUE: EXTENDER LA MENTE M&Aacute;S ALL&Aacute; DE LOS L&Iacute;MITES</I> DE ALEJANDRO PARRA</B> <BR><BR> <B>Carlos S. Alvarado*</B> <BR><BR></CENTER> <table cellpadding="5" cellspacing="0" border="0" width="200" align="left"> <tr> <td style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: arial, verdana, tahoma; color:#000000" valign="top" align="center"><img src="http://www.saxarubra.com.ar/parra/27/alvarado_foto.jpg" width="120" border="1" alt="Carlos S. Alvarado"><BR>Carlos S. Alvarado<BR> <A HREF="mailto:carlos@theazire.org">carlos@theazire.org</A><BR><BR></td> </tr> </table> En este libro, Alejandro Parra psicoterapeuta y parapsic&oacute;logo argentino, y expresidente de la Parapsychological Association (2011-2013), presenta una variedad de ensayos publicados en revistas de divulgaci&oacute;n popular (<I>Ao/Cero, M&aacute;s All&aacute;</I>, entre otras) sobre temas de parapsicolog&iacute;a. Se trata de un libro &uacute;nico en la literatura en lengua espaol, en contraste con la pobreza te&oacute;rica y las pocas discusi&oacute;nes en parapsicolog&iacute;a de otros autores latinoamericanos. En <I>Las Alas de Psiqu&eacute; </I>(Parra, 2014) el autor explica que el primer volumen, representa el "aspecto trascendente, espiritual y transhumano" (p. 15) de la mente. Parra tambi&eacute;n afirma que: "las habilidades ps&iacute;quicas son como las alas con las que despliega Psiqu&eacute;, el personaje mitol&oacute;gico, para asumir el desaf&iacute;o de su otra naturaleza:  Este antiguo mito griego no representa otra cosa que los esfuerzos de los hombres de ciencia por desafiar los l&iacute;mites de sus conocimientos con el fin de comprender otras realidades& " (Vol. 1, p. 15). Adem&aacute;s de una introducci&oacute;n y un ep&iacute;logo, el primer volumen cuenta con 19 cap&iacute;tulos organizados en cuatro secciones: "Haciendo un poco de historia", "Variedades de la experiencia extrasensorial", "El poder de la mente sobre la materia", y "Qui&eacute;n le teme a lo paranormal? <BR><BR> El primer cap&iacute;tulo aborda antecedentes, definiciones, y la importancia del abordaje cient&iacute;fico. Parra escribe: "Es dif&iacute;cil predecir un comportamiento parapsicol&oacute;gico [& ] A pesar de ello, la crisis de la parapsicolog&iacute;a no es m&aacute;s que un disfraz de su mutaci&oacute;n hacia formas m&aacute;s comprensibles de observaci&oacute;n tendiente a ampliar esta realidad, teniendo en cuenta que la psicolog&iacute;a en general tiene tantos <I>puntos oscuros</I> en el estudio cient&iacute;fico de la consciencia, como los tiene la parapsicolog&iacute;a. (p. 22).<BR><BR> <table cellpadding="5" cellspacing="0" border="0" width="530" align="center"> <tr> <td style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: arial, verdana, tahoma; color:#000000" valign="top" align="center"><img src="http://www.saxarubra.com.ar/parra/27/Embon_parra.jpg" width="530" border="1" alt="Acto de Presentacin de Las Alas de Psiqu en el Museo Roca de Buenos Aires. Alejandro Parra (izq.) es entrevistado por el periodista Horacio Embon, el Sabado 18 de Octubre del 2014." vspace="4"><BR>Acto de Presentaci&oacute;n de "Las Alas de Psiqu" en el Museo Roca de Buenos Aires. Alejandro Parra (izq.) es entrevistado por el periodista Horacio Emb&oacute;n, el S&aacute;bado 18 de Octubre del 2014.<BR><BR></td> </tr> </table> Hay demasiados cap&iacute;tulos en este primer volumen para enumerarlos a todos, algunos de los que encuentro m&aacute;s interesantes son  De espiritus y mediums en Iberoam&eacute;rica ,  Ps&iacute;quicos y videntes excepcionales: Ingo Swann y Eileen Garret ,  Capullos de luz: La experiencia de ver el aura ,  Mentes on line: La unidad de las conciencias para modificar la realidad ,  Existe una consciencia global para evitar cat&aacute;strofes?: El efecto psi del 11 de septiembre ,  No todos los dones son bendiciones: Analizando el film <I>sexto sentido</I> , entre otros.<BR><BR> El segundo volumen tambi&eacute;n contiene 19 cap&iacute;tulos, sin contar la introducci&oacute;n y el ep&iacute;logo. Al igual que en el volumen 1, tiene secciones que tratan sobre "La variedad de las experiencias espont&aacute;neas" (por ejemplo, el impacto de las experiencias ps&iacute;quicas en la primera infancia y una entrevista con Larry Dossey sobre experiencias premonitorias) y "El poder de la mente sobre la materia" (por ejemplo, fen&oacute;menos con San Juan Bosco y an&eacute;cdotas con la medium Eusapia Palladino). Otros cap&iacute;tulos se agrupan en una secci&oacute;n titulada "La muerte no es el fin." Esta &uacute;ltima incluye experiencias cercanas a la muerte, materializaciones, experiencias paranormales con asociadas al trasplante de &oacute;rganos, y nios que recuerdan vidas anteriores. Este segundo volumen termina con una entrevista a Charles Tart.<BR><BR> Algunos de los aspectos sobresalientes de ambos vol&uacute;menes son la combinaci&oacute;n de trabajos experimentales y no experimentales, y la discusi&oacute;n de otros fen&oacute;menos controvertidos e inusuales, como por ejemplo, materializaciones, combusti&oacute;n espont&aacute;nea, aparici&oacute;n y desaparici&oacute;n de objetos, raps, arte medi&uacute;mnico, y una imagen sangrante de Cristo. Rara vez, los autores contempor&aacute;neos en parapsicolog&iacute;a discuten estos termas, pero suelen ser publicados aqu&iacute; y all&iacute;. Incluso me gust&oacute; el cap&iacute;tulo sobre m&eacute;diums en Ibero Am&eacute;rica, que incluye casos en Brasil y en Argentina. El autor evita entrar en controversias y no avala muchos de estos controvertidos fen&oacute;menos, limit&aacute;ndose simplemente a presentar el tema. Esto se puede apreciar a lo largo de toda su lectura, por ejemplo, en particular, el cap&iacute;tulo sobre raps y vidas pasadas en el vol&uacute;men 2. En el caso de pinturas de los m&eacute;diums, Parra planyea las dificultades de decidir entre las posibles explicaciones de entes desencarnados o habilidades subconscientes de los m&eacute;diums. Parra dice que el resultado es una "pregunta que quedar&aacute; abierta y sin resolver, como el debate filos&oacute;fico de los fil&oacute;sofos monistas/dualistas, creyentes/ateos, materialistas/espiritualistas" (Vol. 2, p. 184). Tambi&eacute;n presenta explicaciones convencionales que muchos investigadores sugieren para algunos fen&oacute;menos, como se puede leer en su cap&iacute;tulo sobre orbs del segundo volumen.<BR><BR> <table cellpadding="5" cellspacing="0" border="0" width="530" align="center"> <tr> <td style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: arial, verdana, tahoma; color:#000000" valign="top" align="center"><img src="http://www.saxarubra.com.ar/parra/27/alasdepsique.jpg" width="530" border="1" alt="Las Alas de Psiqu&eacute;: Extender la mente m&aacute;s all&aacute; de los l&iacute;mites. 2 vols.) de Alejandro Parra." vspace="4"><BR><I>Las Alas de Psiqu&eacute;: Extender la mente m&aacute;s all&aacute; de los l&iacute;mites.</I> 2 vols.) de Alejandro Parra.<BR><BR></td> </tr> </table> El autor presenta cr&iacute;ticas formuladas por algunos investigadores y explicaciones sobre tales fen&oacute;menos, por ejemplo, en el cap&iacute;tulo sobre las controversiales materializaciones del medium Kai Muegge, reconoce las preocupaciones de algunos investigadores, pero no presenta las objeciones espec&iacute;ficas de Stephen Braude o Michael Nahm, quiz&aacute;s porque este libro estaba en prensa cuando estos art&iacute;culos estaban a punto de ser publicados en la revista <I>Journal of Scientific Exploration. </I>Curiosamente, Parra no incluye sus propias observaciones de los fen&oacute;menos que tampoco tuvo posibilidad de controlar y que fueron publicados en otra parte (ver e-boletin Psi <A HREF="http://www.alipsi.com.ar/e-boletin/E-BOLETIN%20PSI_Vol.9_No.1_Enero_2014.htm#tit04" target="_blanck">http://www.alipsi.com.ar/e-boletin/E-BOLETIN%20PSI_Vol.9_No.1_Enero_2014.htm#tit04</A>). En otras ocasiones, Parra incluye estudios de su propia investigaci&oacute;n. Este es el caso del debate sobre auras (Vol. 1, p. 130) y la investigaci&oacute;n con el psicomanteum (Vol. 2, pp. 167-168, pp. 170-171). En el cap&iacute;tulo sobre desaparici&oacute;n de objetos, presenta una encuesta efectuada a 560 estudiantes de psicolog&iacute;a, a quienes pregunta: <I>"Ha tenido la experiencia de dejar un objeto (por ejemplo, un llavero o un reloj) en un lugar determinado y cuando mir&oacute; por ello m&aacute;s tarde, no pudo encontrarlo, pero tiempo despu&eacute;s lo encontr&oacute; en el mismo sitio donde lo dej&oacute; a pesar de haber observado ese lugar varias veces?"</I> (Vol. 2, p. 88). Parra encontr&oacute; que el 46% de los encuestados tuvo esta experiencia, y que el 47% no encontr&oacute; nada inusual sobre el evento. S&oacute;lo el 5% tom&oacute; seriamente en cuenta una explicaci&oacute;n paranormal.<BR><BR> En la discusi&oacute;n sobre psicomantheum antes mencionada, en base a la investigaci&oacute;n de Raymond Moody, Parra resume el estudio conducido con su colega Jorge Villanueva en el que estudi&oacute; la posible percepci&oacute;n extrasensorial bajo la condici&oacute;n psicomanteum y una condicion  control . Cada uno de sus sujetos pas&oacute; por dos condiciones. All&iacute; encontraron m&aacute;s aciertos bajo la condici&oacute;n psicomanteum (mirar un espejo mientras se observa una imagen objetivo a distancia) que bajo una condici&oacute;n no psicomateum. Sin embargo, la raz&oacute;n de la diferencia no est&aacute; clara en el sentido de si los efectos cognitivos reales producidos por el psicomanteum producen percepci&oacute;n extrasensorial, o si es producto del efecto de las expectativas que genera la experiencia en si misma. Algunas de las opiniones de Parra se presentan en el ep&iacute;logo del primer volumen titulado "La era de la revoluci&oacute;n de la conciencia ha llegado", donde presenta una visi&oacute;n general en las &uacute;ltimas d&eacute;cadas, incluyendo el trabajo con el ganzfeld y la actividad geomagn&eacute;tica. Parra cree que la parapsicolog&iacute;a ha demostrado claramente la existencia de la percepci&oacute;n extrasensorial y la psicokinesis, y que est&aacute; a la vanguardia del pensamiento respecto a cuestiones importantes. En su opini&oacute;n, esta investigaci&oacute;n nos lleva a la situaci&oacute;n en la cual "la ciencia debe admitir que estos hallazgos deben ampliar (tal vez espiritual, tal vez no f&iacute;sica) la naturaleza del hombre" (Vol. 1, p. 241). La parapsicolog&iacute;a, afirma Parra, puede tener profundas implicaciones para otras ciencias, y pueden desafiar nuestras ideas acerca del ser humano y el sentido de su vida.<BR><BR> Desde un punto de vista cr&iacute;tico, un problema general con este libro es que el autor menciona a muchos investigadores e investigaciones, y presenta citas pero no proporciona referencias, algo que podr&iacute;a ayudar a aquellas personas interesadas en aprender m&aacute;s sobre el tema y estudiar la literatura por s&iacute; mismos. Esto se aplica a sus propios estudios a lo largo del libro. Hay una bibliograf&iacute;a de libros al final de cada volumen (la misma lista en ambos), pero habr&iacute;a sido mejor proporcionar la fuente de los art&iacute;culos de investigaci&oacute;n mencionados. Aunque el libro se dirige al p&uacute;blico en general siempre hay personas curiosas que podr&iacute;an beneficiarse con las fuentes originales si quieren seguir el tema con m&aacute;s profundidad. <I>Las Alas de Psiqu&eacute; </I>es una interesante colecci&oacute;n de ensayos de una amplia gama de tem&aacute;ticas escrito de manera seria, no t&eacute;cnica; que nuclea informaci&oacute;n al p&uacute;blico interesado en la investigaci&oacute;n parapsicol&oacute;gica internacional general. Esto, como se seal&oacute; antes, no es com&uacute;n en la literatura en lengua espaola, lo cual incrementa el valor de la contribuci&oacute;n de esta obra. <BR><BR><BR> <font size="1"><B>Referencias</B><BR><BR> Parra, Alejandro (2014). <I>Las Alas de Psiqu&eacute;: Extender la mente m&aacute;s all&aacute; de los l&iacute;mites</I>. 2 vols.) Buenos Aires: Antigua (Vol. 1, Pp. 247 pp., Vol. 2, Pp. 243). ISBN 978-987-3707-03-2). La obra puede adquirse a traves del autor (email: <A HREF="mailto:rapp@fibertel.com.ar">rapp@fibertel.com.ar</A>) o el editor (email: <A HREF="mailto:juanmcorbetta@yahoo.com.ar">juanmcorbetta@yahoo.com.ar</A>). </font> <BR><BR><BR><table cellpadding="0" cellspacing="0" border="0" width="550" height="1" background="http://www.saxarubra.com.ar/parra/27/dash.gif"><tr><td></td></tr></table> <BR><font style="FONT-SIZE: 10px; FONT-FAMILY: verdana, tahoma, arial; color:#B4332B">* Este ensayo ha sido originalmente publicado en ingl&eacute;s para el <I>Journal of Scientific Exploration</I>, Vol. 28, No. 4, pp. 697 700, 2014. Traducido del ingl&eacute;s por Jorge Villanueva. Agradecemos a su Editor Stephen Braude su gentileza al permitir su reproducci&oacute;n en la e-bolet&iacute;n Psi.<BR><BR> ** Presidente de AZIRE (The Alvarado Zingrone Institute for Research and Education (AZIRE). Su trabajo se ha centrado en investigaciones basadas en encuestas (experiencias fuera del cuerpo y otras experiencias ps&iacute;quicas) y estudios sobre historia de la investigaci&oacute;n ps&iacute;quica. Alvarado es miembro del Consejo Editor del <I>Journal of Near-Death Studies, Journal of the Society for Psychical Research</I>, y Editor Asociado del <I>Journal of Scientific Exploration</I>. Ha recibido el Premio a la Contribuci&oacute;n de Excelencia 2010 de la Parapsychological Association y el Premio Harold Sherry Crasilneck por el Mejor Estudio sobre Hipnosis publicado en la <I>American Journal of Clinical Hypnosis</I>. Alvarado ha sido uno de los editores de <I>Research in Parapsychology 1993</I> (Lanham, MD: Scarecrow Press, 1998). Su labor cient&iacute;fica y acad&eacute;mica ha sido publicado en revistas de psicolog&iacute;a, psiquiatr&iacute;a, y parapsicolog&iacute;a. </font> </font> <BR><BR> <div align="right"><BR><A HREF="#arriba06" style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, tahoma, arial; color:#B4332B">subir </A><HR><BR></div></td> </tr> </table> </td> <td width="1" bgcolor="#CC1C3E"></td> </tr> </table> <table cellpadding="0" cellspacing="0" border="0" width="600" align="center" bgcolor="#ffffff"> <tr> <td width="1" height="20" bgcolor="#CC1C3E"></td> <td width="598"></td> <td width="1" bgcolor="#CC1C3E"></td> </tr> </table> <!-- fin Parapsicolog&iacute;a y otros saberes --> <!-- Revista de libros --><a name="tit11"></a> <table cellpadding="0" cellspacing="0" border="0" width="600" align="center" bgcolor="#ffffff"> <tr> <td width="1" height="20" bgcolor="#CC1C3E"></td> <td width="23"></td> <td width="10" bgcolor="#6BA3D6"><img src="http://www.saxarubra.com.ar/parra/02/esquina01.gif" width="10" height="20"></td> <td width="553" bgcolor="#6BA3D6" style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, arial; color:#ffffff"><B>Revista de libros</B></td> <td width="12"></td> <td width="1" bgcolor="#CC1C3E"></td> </tr> </table> <table cellpadding="0" cellspacing="0" border="0" width="600" align="center" bgcolor="#ffffff"> <tr> <td width="1" bgcolor="#CC1C3E"></td> <td width="23"></td> <td width="396" valign="top"> <table cellpadding="8" cellspacing="0" border="0"> <tr> <td width="396" style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, tahoma, arial; color:#545454"> <B>BRODERICK, Damien y GOERTZEL, Ben (2015). <I>Evidence for Psi: Thirteen empirical research reports</I>. Jefferson, NC: McFarland. Pp. 332. ISBN: 978-0-7864-7828-6.</B><BR><BR>  Psi es el t&eacute;rmino empleado por los investigadores para una variedad de fen&oacute;menos ps&iacute;quicos bastante escurridizos  declaran los autores de <I>Evidence for Psi: Thirteen empirical research reports</I>.[Evidencia de Psi: Trece ensayos de investigaci&oacute;n emp&iacute;rico] Esta colecci&oacute;n de ensayos representan un estudio de la evidencia de la existencia de psi a nivel cient&iacute;fico, incluyendo la precognici&oacute;n y la visi&oacute;n remota (conocimiento del futuro o eventos que no se pueden deducir de la informaci&oacute;n presente), el presentimiento (respuestas fisiol&oacute;gicas a est&iacute;mulos que no han ocurrido a&uacute;n), el efecto de la emoci&oacute;n humana a nivel global sobre dispositivos dispersos por todo el mundo, el posible impacto de la hora local sideral sobre la habilidad psi, y la  sensaci&oacute;n de saber qui&eacute;n est&aacute; llamando por tel&eacute;fono. El cuerpo de investigaci&oacute;n psi, aunque complejo y frustrante, demuestra tener pruebas positivas suficientemente convincentes para persuadir a cient&iacute;ficos de mente abierta a evaluar la realidad de psi. En la Introducci&oacute;n, los autores escriben diversas te&oacute;rias, aunque todav&iacute;a bastante especulativas. Sin embargo, para comprender la conexi&oacute;n entre psi y la f&iacute;sica te&oacute;rica, o la conexi&oacute;n entre psi y otras disciplinas, como las neurociencias y la psicolog&iacute;a cognitiva, primero es necesario comprender que es realmente psi. El objetivo de este libro es sintetizar algunos de estos trabajos, tratando de abordar a psi desde una perspectiva experimental, desde la ciencia convencional. La investigadores escriben una serie de ensayos de un subconjunto de estudios cient&iacute;ficos, describiendo experimentos relativamente recientes. El libro est&aacute; dirigido a un p&uacute;blico ne&oacute;fito racional, aunque inteligente y de mente abierta. El lector debe tener un conocimiento b&aacute;sico del m&eacute;todo cient&iacute;fico y un poco de conocimiento t&eacute;cnico para comprender ciertos datos estad&iacute;sticos elementales. Pero para los lectores con este conocimiento, estos ensayos representan una clara revisi&oacute;n de los aspectos m&aacute;s relevantes de la extensa literatura experimental en cuanto a los fen&oacute;menos psi. El editores dicen en la introducci&oacute;n que: "A fin de cuentas, a nuestro juicio, la interpretaci&oacute;n m&aacute;s directa y objetiva del corpus de datos disponibles es que psi es probablemente un fen&oacute;meno extrao, aunque real& la evidencia de psi habla por s&iacute; misma si uno se toma el tiempo para leer acerca del tema. De hecho, como tal, es el tipo de libro en parapsicolog&iacute;a necesario para divulgar los trabajos de investigaci&oacute;n  tanto dentro como fuera de la parapsicolog&iacute;a. Algunos de los principales capitulos que encontraremos han sido escritos por autores de prestigio, tales como Importancia de la Estad&iacute;stica en la Investigaci&oacute;n Mente-Materia (Jessica Utts), Actividad fisiol&oacute;gica que parece anticipar eventos futuros (Julia Mossbridge), Respuesta anticipatoria an&oacute;mala de conductancia de la piel a est&iacute;mulos ac&uacute;sticos (Edwin C. May y Zolt&aacute;n Vassy), Ganzfeld y percepci&oacute;n extrasensorial (Bryan J. Williams), Telepat&iacute;a en relaci&oacute;n con llamadas telef&oacute;nicas, mensajes de texto y E-Mails (Rupert Sheldrake), El Laboratorio PEAR (York Dobyns), El Proyecto de Conciencia Global (Roger Nelson) Psi y Medio Ambiente: Local Tiempo Sideral y efectos geomagn&eacute;ticos (James Spottiswoode) y Respuestas a esc&eacute;pticos de la investigaci&oacute;n psi: El futuro de la Investigaci&oacute;n (Ted Goertzel y Ben Goertzel). <BR><BR><HR><BR> <B>HUNTER, Jack & LUKE, David (2014). <I>Talking with the Spirits: Ethnographies from Between the Worlds.</I>. Jefferson, NC: MacFarland. Pp. 364. ISBN: 978-0987-42244-6.</B><BR><BR> Esta colecci&oacute;n de ensayos editados por Jack Hunter y David Luke, <I>Talking With the Spirits</I> [Hablando con los esp&iacute;ritus] es un estudio transcultural de la mediumnidad. Los autores que contribuyeron a esta obra abarcan una amplia gama de contextos etnogr&aacute;ficos, desde sesiones de espiritismo en el Reino Unido a rituales de auto-flagelaci&oacute;n en Singapur y Taiw&aacute;n; desde la incorporaci&oacute;n de esp&iacute;ritus en la selva amaz&oacute;nica hasta las lecturas ps&iacute;quicas en redes sociales <I>on line</I>. Cuando se considera esta perspectiva tan amplia, el libro pone de relieve tanto la variedad de manifestaciones culturales espec&iacute;ficas de comunicaci&oacute;n con los esp&iacute;ritus asi como las caracter&iacute;sticas transculturales clave de sus procesos nucleares y experiencias subjetivas. En lugar de intentar reducir o inhibir esas experiencias, los autores de esta colecci&oacute;n las toman seriamente en cuenta y exploran sus efectos a nivel individual, social y cultural. Cada autor discute la mediumnidad en diferentes partes del mundo, por ejemplo, en &Aacute;frica, Brasil, Canad&aacute;, China, Cuba, y Gran Bretaa. El libro es altamente recomendable, sobre todo para aquellos que quieren tener una visi&oacute;n de las manifestaciones medi&uacute;mnicas en diferentes culturas. Adem&aacute;s de lo antropol&oacute;gico, los ensayos tienen mucho que ofrecer a los interesados en parapsicolog&iacute;a, psicolog&iacute;a y sociolog&iacute;a. Por otra parte, los autores dicen mucho acerca de las diversas manifestaciones de la mediumnidad, ilustrando la complejidad del fen&oacute;meno. La diversidad de mediums analizados permite, discernir lo que podr&iacute;an ser las caracter&iacute;sticas universales o cuasi-universales de la mediumnidad, como por ejemplo, el rol de un esp&iacute;ritu control o un estado alterado de conciencia, respectivamente. Tambi&eacute;n hay mucho que aprender respecto a las actitudes del investigador para el estudio de lo que algunos ven como patolog&iacute;a, desde la creencia al escepticismo, y todos los matices intermedios, por no mencionar el horquillado de realidad de lo paranormal hasta centrarse en las perspectiva puramente antropol&oacute;gica del fen&oacute;meno. <I>Talking with the Spirits</I> es muy necesaria para la literatura actual sobre la mediumnidad, que nos ayudar&aacute; a ampliar nuestra mirada acerca de las manifestaciones de este fascinante fen&oacute;meno. Jack Hunter es antrop&oacute;logo social graduado por la Universidad de Bristol y su investigaci&oacute;n aborda la etnograf&iacute;a del trance y la mediumnidad contempor&aacute;nea en, Inglaterra, centrada en temas de personalidad y estados alterados de conciencia. En 2010, fund&oacute; la revista <I>Paranthropology: Journal of Anthropological</I> Approaches to the Paranormal' como una forma para promover un di&aacute;logo interdisciplinario entre antropolog&iacute;a e investigaci&oacute;n paranormal. Adem&aacute;s, es autor de <I>Why People Believe in Spirits, Gods and Magic</I> (2012) [Por qu&eacute; la gente cree en esp&iacute;ritus, dioses y Magia], una introducci&oacute;n al estudio antropologico de lo sobrenatural. <BR><BR><HR><BR> <B>Rock, Adam J. (2014). <I>The Survival Hypothesis: Essays on mediumship</I>. Jefferson, NC: McFarland. Pp. 320. ISBN: 978-0-7864-7220-8.</B><BR><BR> La parapsicolog&iacute;a contempor&aacute;nea tienden estar m&aacute;s preocupada por la percepci&oacute;n extrasensorial (telepat&iacute;a, clarividencia, precognici&oacute;n) y psicokinesis, pero esta antolog&iacute;a hacel a diferencia. Rock nucle&oacute; a un equipo de expertos a nivel internacional en psicolog&iacute;a, parapsicolog&iacute;a, filosof&iacute;a, antropolog&iacute;a y neurociencia para examinar cr&iacute;ticamente lo que se conoce como la hip&oacute;tesis de la supervivencia: la posibilidad de que aspectos de nuestra personalidad (por ejemplo, la conciencia) persiste a la muerte del cuerpo f&iacute;sico. La hip&oacute;tesis de la supervivencia est&aacute; restringido al fen&oacute;meno de la mediumnidad; esto es, la capacidad de los seres humanos de comunicarse con seres fallecidos. Este libro se ha dividido en cuatro secciones:  Explicaci&oacute;n y creencias ,  Cultura, Psicopatolog&iacute;a y Psicoterapia ,  Enfoques emp&iacute;ricos , y  Presente y futuro . El problema de la supervivencia postmortem es extremadamente relevante para todos porque en la realidad espacio-temporal el encuentro con la muerte es  en efecto una certeza. Algunos de los cap&iacute;tulos m&aacute;s relevantes son el abordaje filos&oacute;fico de la mediumnidad (Stephen E. Braude), explicaciones de mediumnidad no parapsicol&oacute;gicas (Chris A. Roe y Elizabeth C. Roxburgh), la interpretaci&oacute;n esc&eacute;ptica de la mediumnidad (Krissy Wilson), laa psicolog&iacute;a de la creencia en la comunicaci&oacute;n pos mortem (Tony Jinks), aspectos culturales de la personalidad, creencias y estrategias atencionales en mediumnidad (Joan H. Hageman y Stanley Krippner), chamanismo y mediumnidad (Rafael G. Locke, Adam J. Rock y Roger N. Walsh), mediumnidad y psicopatolog&iacute;a, mediumnidad y psicoterapia (Raphael G. Locke), la investigaci&oacute;n cuantitativa de la mediumnidad (Julie Beischel y otro capitulo excelente del mismo abordaje de Kylie Harris y Carlos S. Alvarado), Neurociencia del trance medi&uacute;mnico (Julio Peres, Alexander Moreira-Almeida y Leonardo Caixeta), mediumnidad y parapsicolog&iacute;a (Julie Beischel, Mark Boccuzzi y Edwin C. May), y un debate sobre el futuro de la investigaci&oacute;n de la mediumnidad con todos los co-autores del libro. Adam J. Rock es profesor de la Escuela de Conductual, Cognitiva y Ciencias Sociales de la Universidad de Nueva Inglaterra, Armidale, en New South Wales, Australia. May, Edwin C. & Marwaha , Sonali Bhatt (2014). <I>Anomalous Cognition: Remote viewing research and theory</I>. Jefferson, NC: McFarland. Pp. 444. ISBN: 978-0-7864-9458-3. La cognici&oacute;n an&oacute;mala es la adquisici&oacute;n de informaci&oacute;n emergente desde un punto distante en el espacio-tiempo, bloqueado para el sistema sensorial normal por la distancia, y el aislamiento f&iacute;sico y temporal. Entre 1975 y 1995, Edwin May fue contratado para dirigir el programa cient&iacute;fico, y m&aacute;s tarde, el programa de espionaje ps&iacute;quico del Gobierno de los Estados Unidos, conocido como StarGate. Con el cierre de este programa, la investigaci&oacute;n ha continuado en Laboratories for Fundamental Research, en Palo Alto, en areas tales como metodolog&iacute;a y an&aacute;lisis, estudios neurofisiol&oacute;gicos, evaluaci&oacute;n de personalidad, f&iacute;sica de la cognici&oacute;n an&oacute;mala, y la psicoquinesis. Las conclusiones despu&eacute;s de m&aacute;s de 35 aos de investigaci&oacute;n se pueden resumir en los siguientes puntos: que la percepci&oacute;n extrasensorial existe; que la pendiente de entrop&iacute;a de Shannon es el factor clave para la transferencia de informaci&oacute;n; que debido a la naturaleza de esta habilidad, el fen&oacute;meno se resiste hasta ahora al entrenamiento y mejoramiento (su replicaci&oacute;n no producir&aacute; mayores resultados), y que las pruebas de psicokinesis son cuestionables Este libro presenta el estado del arte sobre los m&eacute;todos de investigaci&oacute;n, fisiologia, la teor&iacute;a del aumento de la decisi&oacute;n, entrop&iacute;a, entre otras investigaciones y modelos de interpretaci&oacute;n. <BR><BR><BR><table cellpadding="0" cellspacing="0" border="0" width="370" height="1" background="http://www.saxarubra.com.ar/parra/27/dash.gif"><tr><td></td></tr></table><BR><BR> <font style="FONT-SIZE: 10px; FONT-FAMILY: verdana, tahoma, arial; color:#B4332B">* Jorge Villanueva fue redactor en Jefe de la <I>Revista Argentina de Psicolog&iacute;a Paranormal</I> (1990-2004), Secretario del Instituto de Psicolog&iacute;a Paranormal, Asoc. Civil, y becario de la Fundaci&oacute;n BIAL. Es autor y traductor de art&iacute;culos sobre historia de la parapsicolog&iacute;a, investigaci&oacute;n ganzfeld, y psychomanteum publicados en la <I>RAPP</I> y <I>Journal of the Society for Psychical Research</I>. Ha sido expositor en varias conferencias de parapsicolog&iacute;a en Buenos Aires. Es miembro de la Asociaci&oacute;n Iberoamericana de Parapsicolog&iacute;a. Tiene particular inter&eacute;s en el estudio de los ps&iacute;quicos y sus estrategias para estimular psi bajo condiciones de laboratorio, y la biograf&iacute;a de ps&iacute;quicos e investigadores. Actualmente colabora en el proyecto SIPSI para crear la m&aacute;s completa base de datos en parapsicolog&iacute;a en espaol.</font><div align="right"><BR><A HREF="#arriba11" style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, tahoma, arial; color:#B4332B">subir </A></div></td> </tr> </table> </td> <td width="1" bgcolor="#CC1C3E"></td> <td width="165" valign="top" height="100%"> <table cellpadding="8" cellspacing="0" border="0" width="165" bgcolor="#DEE3E8"> <tr> <td height="200" style="FONT-SIZE: 10px; FONT-FAMILY: arial, verdana, tahoma; color:#545454" valign="top" align="center"><img src="http://www.saxarubra.com.ar/parra/27/jorge_villanueva.jpg" width="80" border="1" alt="Jorge Villanueva."><BR>Por Jorge Villanueva*.<BR><A HREF="mailto:jovillanu@yahoo.com.ar">jovillanu@yahoo.com.ar</A></td> </tr> <tr> <td height="600" style="FONT-SIZE: 10px; FONT-FAMILY: verdana, tahoma, arial; color:#545454" valign="top" align="center"><img src="http://www.saxarubra.com.ar/parra/27/evidence_psi_broderick.jpg" width="130" border="1" alt=" Evidence for Psi: Thirteen empirical research reports"><BR> Evidence for Psi: Thirteen empirical research reports</td> </tr> <tr> <td height="720" style="FONT-SIZE: 10px; FONT-FAMILY: verdana, tahoma, arial; color:#545454" valign="top" align="center"><img src="http://www.saxarubra.com.ar/parra/27/talking.jpg" width="130" border="1" alt="Talking with the Spirits: Ethnographies from Between the Worlds."><BR>Talking with the Spirits: Ethnographies from Between the Worlds.</td> </tr> <tr> <td height="1090" style="FONT-SIZE: 10px; FONT-FAMILY: verdana, tahoma, arial; color:#545454" valign="top" align="center"><img src="http://www.saxarubra.com.ar/parra/27/survival_hypothesis_rock.jpg" width="130" border="1" alt="The Survival Hypothesis: Essays on mediumship"><BR>The Survival Hypothesis: Essays on mediumship</td> </tr> <tr> <td height="1" bgcolor="#CC1C3E"></td> </tr> </table> </td> <td width="1" bgcolor="#CC1C3E"></td> <td width="12"></td> <td width="1" bgcolor="#CC1C3E"></td> </tr> </table> <table cellpadding="0" cellspacing="0" border="0" width="600" align="center" bgcolor="#ffffff"> <tr> <td width="1" height="20" bgcolor="#CC1C3E"></td> <td width="598"></td> <td width="1" bgcolor="#CC1C3E"></td> </tr> </table> <!-- fin Revista de libros --> <!-- Breves --><a name="tit05"></a> <table cellpadding="0" cellspacing="0" border="0" width="600" align="center" bgcolor="#ffffff"> <tr> <td width="1" height="20" bgcolor="#CC1C3E"></td> <td width="23"></td> <td width="10" bgcolor="#6BA3D6"><img src="http://www.saxarubra.com.ar/parra/02/esquina01.gif" width="10" height="20"></td> <td width="553" bgcolor="#6BA3D6" style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, arial; color:#ffffff"><B>Noticias</B></td> <td width="12"></td> <td width="1" bgcolor="#CC1C3E"></td> </tr> </table> <table cellpadding="0" cellspacing="0" border="0" width="600" align="center" bgcolor="#ffffff"> <tr> <td width="1" bgcolor="#CC1C3E"></td> <td width="23"></td> <td width="565" valign="top"> <table cellpadding="8" cellspacing="0" border="0"> <tr> <td width="575" style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, tahoma, arial; color:#545454"> <BR> <B>DIPLOMATURA UNIVERSITARIA EN PSICOLOG&Iacute;A TRANSPERSONAL 2015</B><BR> Organizado por el Departamento de Extensi&oacute;n Universitaria de la Universidad Abierta Interamericana (UAI), Alejandro Parra y un equipo docente invitado, iniciar&aacute; la versi&oacute;n 2015 de la Diplomatura Superior en  <I>Psicolog&iacute;a Transpersonal: Modelos te&oacute;ricos y aplicaciones de la orientacion psicologica a las practicas espirituales</I> (versi&oacute;n anterior Psicoterapia y Espiritualidad en 2014). El prop&oacute;sito del este programa es  entre otros evaluar las variedades de las experiencias espirituales e integrar sus hallazgos en teor&iacute;a, investigaci&oacute;n, educaci&oacute;n y pr&aacute;ctica cl&iacute;nica, analizar los descubrimientos y las interpretaciones de la psicolog&iacute;a de las pr&aacute;cticas espirituales y su incorporaci&oacute;n al cuerpo de la psicolog&iacute;a cl&iacute;nica convencional, presentar una diversidad de experiencias que pueden aparecer en individuos sin que est&eacute;n acompaados de indicadores de disfunci&oacute;n psicol&oacute;gica o m&eacute;dica, ensear estrategias generales para interactuar con los pacientes que describen experiencias religiosas/espirituales, y desarrollar m&eacute;todos de exploraci&oacute;n e investigaci&oacute;n. Algunos de los temas del programa son: La espiritualidad en la sesi&oacute;n terap&eacute;utica, espiritualidad como un proceso de cambio, el aspecto cognitivo-existencial de la espiritualidad, experiencia religiosa y teor&iacute;as antropol&oacute;gicas de la religi&oacute;n, trastornos psiqui&aacute;tricos y espiritualidad, afrontamiento religioso espiritual del duelo, integraci&oacute;n de la religi&oacute;n y la espiritualidad en la psicoterapia, el abordaje psicoanal&iacute;tico de las experiencias m&iacute;sticas y/o religiosas, abuso emocional y manipulaci&oacute;n psicol&oacute;gica en grupos pseudo-espirituales, modelos cognitivos en tradiciones religiosas, <I>Mindfulness</I> y budismo, mediumnidad y obsesi&oacute;n esp&iacute;rita, y pr&aacute;cticas y herramientas facilitadoras del desarrollo espiritual. La Diplomatura comenzar&aacute; el d&iacute;a S&aacute;bado 11 de Abril (un m&oacute;dulo mensual, los S&aacute;bados), y continuar&aacute; durante ocho encuentros hasta el S&aacute;bado 29 de Noviembre. El curso se dictar&aacute; en Av. de Mayo 776, 4to Piso (Subte L&iacute;nea  A , Est. Piedras), en el rango horario de 9 a 18hs. (con intervalo para almuerzo). Para inscripciones completar el formulario on-line: <A HREF="http://www.alipsi.com.ar/cursos.asp?id_curso=25" target="_blanck">http://www.alipsi.com.ar/cursos.asp?id_curso=25</A> <BR><BR><BR> <table cellpadding="0" cellspacing="0" border="0" width="550" height="1" background="http://www.saxarubra.com.ar/parra/27/dash.gif"><tr><td></td></tr></table> <BR><BR> <B>TECNICATURA SUPERIOR EN  SABERES ALTERNATIVOS 2015: CONOCIMIENTOS M&Aacute;S ALL&Aacute; DE LA RAZ&Oacute;N</B><BR> El Instituto de Psicolog&iacute;a Paranormal comenzar&aacute; el curso bi-anual:  Saberes Alternativos: Conocimientos m&aacute;s all&aacute; de la raz&oacute;n a cargo de Alejandro Parra, de dos aos de duraci&oacute;n, cuyo eje central gira en torno a temas tales como sensibilidad ps&iacute;quica, radiestesia, sanaci&oacute;n psi, energ&iacute;as sutiles y aura, transcomunicaci&oacute;n instrumental, reencarnaci&oacute;n y terapia de vidas pasadas, premoniciones, y sensibildiad ps&iacute;quica, (durante 2015), y el segundo ao (en 2016), que contin&uacute;a con temas tales como interpretaci&oacute;n de los sueos, meditaci&oacute;n, estados hipnag&oacute;gicos, ganzfeld y psicomanteum, hipnosis, experiencias fuera del cuerpo, mediumnidad, y aplicaciones terap&eacute;uticas y orientaci&oacute;n en psicolog&iacute;a transpersonal. Este programa est&aacute; destinado a nuclear personas interesadas en trabajar en estas sabidur&iacute;as y t&eacute;cnicas, revisar aspectos te&oacute;ricos y conceptuales  por la maana y tomar parte de experiencias destinadas a llevar a cabo ejercicios vivenciales basados en estos temas  por la tarde.  Saberes Alternativos propone un leg&iacute;timo desaf&iacute;o intelectual, que incluye textos (en pdf), art&iacute;culos y libros en formato pdf, y proyecci&oacute;n de material audio-visual en PowerPoint. Tambi&eacute;n se pueden tomar m&oacute;dulos independientes. El inicio de la actividad ser&aacute; a partir del d&iacute;a S&aacute;bado 11 de Abril del 2015, de 10 a 18hs. Para mayor informaci&oacute;n ver: <A HREF="http://www.alipsi.com.ar/cursos.asp?id_curso=17" target="_blanck">http://www.alipsi.com.ar/cursos.asp?id_curso=17</A> <BR><BR><BR> <table cellpadding="0" cellspacing="0" border="0" width="550" height="1" background="http://www.saxarubra.com.ar/parra/27/dash.gif"><tr><td></td></tr></table><BR><BR> <B>CURSO SALUD MENTAL, ESPIRITUALIDAD Y PSICOTERAPIA ONTOL&Oacute;GICA</B><BR> Auspiciado por la Sociedad Cient&iacute;fica Argentina comenzar&aacute; el 13 de Marzo del 2015 el curso  Salud Mental y Espiritualidad. Psicoterapia Ontol&oacute;gica . Destinado a profesionales y/o todos los interesados en la tem&aacute;tica. El concepto de espiritualidad ha sido sistem&aacute;ticamente excluido del estudio de la salud mental, y desterrado del campo de la psiquiatr&iacute;a. T&eacute;rminos como emergencias o crisis espirituales y evoluci&oacute;n espiritual son ignorados por m&eacute;dicos y psic&oacute;logos en general. Adem&aacute;s, la brevedad del tiempo en las entrevistas diagn&oacute;sticas impide entender la diversidad &eacute;tnica, religiosa y/o espiritual de los pacientes ignorando su importancia para la comprensi&oacute;n del  otro cultural . Abandonando la mirada dualista y reduccionista de la psiquiatr&iacute;a convencional y del psicologismo a ultranza. Desde la psicolog&iacute;a ontol&oacute;gica concebimos al Ser Humano como una totalidad que abarca aspectos som&aacute;ticos, ps&iacute;quicos, socioculturales y espirituales, que comprende al ser humano como ser multidimensional, donde cuerpo-mente-cultura e historia personal confluyen en un momento dado determinando su estado actual. El curso estar&aacute; a cargo de la psiquiatra Raquel In&eacute;s Bianchi y Sergio Fuster, consta de diez m&oacute;dulos, entre ellos, la integraci&oacute;n de la espiritualidad en la pr&aacute;ctica cl&iacute;nica, herramientas asistenciales para el abordaje psicoespiritual del paciente; psicoterapia, consejer&iacute;a, acompaamiento espiritual, sistemas psicoterap&eacute;uticos, espiritualidad, y el fen&oacute;meno religioso y neurociencias. Para mayores informes e inscripci&oacute;n: <A HREF="mailto:raquelibianchi@yahoo.com">raquelibianchi@yahoo.com</A> <BR><BR><BR> <table cellpadding="0" cellspacing="0" border="0" width="550" height="1" background="http://www.saxarubra.com.ar/parra/27/dash.gif"><tr><td></td></tr></table><BR><BR> <B>EXPERIENCIAS PARANORMALES EN ENFERMERAS Y SUS PACIENTES: NUEVO PROYECTO DE INVESTIGACI&Oacute;N</B><BR> Alguna vez tuvo una experiencia paranormal, espiritual o trascendental, mientras trabajaba como enfermera o un servicio de salud p&uacute;blico? Esta pregunta ser&aacute; clave en un pr&oacute;ximo proyecto de investigaci&oacute;n que comenzar&aacute; en Abril del 2015. En la pr&aacute;ctica de la enfermer&iacute;a abundan relatos y an&eacute;cdotas de diferentes tipos de experiencias an&oacute;malas, tales como apariciones, "coincidencias" significativas, visiones en pacientes hospitalizados que est&aacute;n por morir. Las enfermeras son testigos privilegiados del testimonio de pacientes  o incluso ellas mismas que relatan, por ejemplo, la  lucidez espont&aacute;nea de moribundos, momentos antes de la muerte. Otros enfermeros describen haber visto luces, cambios inexplicables de la temperatura ambiente; relojes que se detienen sin causa aparente, vapores, nubecillas o luces que escapan de los cuerpos de los pacientes en el instante de la muerte. El Instituto de Psicolog&iacute;a Paranormal planea reclutar personal de enfermer&iacute;a dispuesto a cooperar con un nuevo proyecto de investigaci&oacute;n destinado a recabar informaci&oacute;n sobre tales experiencias en hospitales en Buenos Aires, Argentina. Si usted es m&eacute;dico, personal de enfermer&iacute;a y conoce casos o testigos de tales casos, nos interesa mucho contactarle. Aunque se han producido muchos documentales en TV, y algunos libros y noticias period&iacute;sticas en los medios de prensa, nuestro proyecto planea analizar las variables psicol&oacute;gicas y perceptuales en relaci&oacute;n con tales testimonios y el seguimiento de algunos de estos casos, sus protagonistas y la legitimidad del testimonio. Para mayores informes contactar a Alejandro Parra y completar el cuestionario en <A HREF="http://www.alipsi.com.ar/encuesta_ambitos_hospitalarios.asp" target="_blanck">http://www.alipsi.com.ar/encuesta_ambitos_hospitalarios.asp</A> <BR><BR><BR> <table cellpadding="0" cellspacing="0" border="0" width="550" height="1" background="http://www.saxarubra.com.ar/parra/27/dash.gif"><tr><td></td></tr></table><BR><BR> <B>CURSO ABIERTO DE PARAPSICOLOG&Iacute;A ON-LINE [PARAPSYCHOLOGY MASSIVELY OPEN ONLINE COURSE, MOOC]</B><BR> Alvarado Zingrone Institute for Research and Education (AZIRE) dirigido por Nancy Zingrone y Carlos S. Alvarado coordinar&aacute; el Primer Curso On Line de Parapsicolog&iacute;a, desde la plataforma de enseanza de medios de comunicaci&oacute;n social <A HREF="http://www.WizIQ.com" target="_blanck">www.WizIQ.com</A>, a partir del Lunes 5 de enero al Viernes 14 de febrero del 2015. Esta plataforma cuenta con casi 3.5 millones de profesores y estudiantes en todo el mundo, y el curso ya tiene casi 600 inscriptos. Este curso ser&aacute; organizado en una plataforma virtual de enseanza/aprendizaje co-organizado por Lisette Coly Presidente de la Parapsychology Foundation conocida como Massively Open Online Course (MOOC) de inscripci&oacute;n libre y abierta, que alcanza la mayor audiencia posible, con presentaciones de alta calidad. El primer MOOC de Parapsicolog&iacute;a 2015, focalizar&aacute; cuatro &aacute;reas, a saber (1) parapsicolog&iacute;a experimental y no experimental, (2) Modelos te&oacute;ricos, (3) interacciones con otras ciencias, y (4) educaci&oacute;n universitaria. El calendario integra 22 expositores invitados invitados. La PF extender&aacute; certificados a todos los asistentes que participen activamente en la mayor&iacute;a de las clases, con la presentaci&oacute;n de un trabajao final sobre el total de 10 encuentros <I>on-line</I> Algunos de los expositores ya confirmados son Stephen Braude, Richard Broughton, Jeffrey Kripal, F&aacute;tima R. Machado, Alexander Moreira-Almeida, Roger D. Nelson, Alejandro Parra, Dean Radin, y Chris Roe. Para mayor informaci&oacute;n contactar a Carlos S. Alvarado (email: <A HREF="mailto:carlos@theazire.org">carlos@theazire.org</A>) <BR><div align="right"><BR><A HREF="#arriba05" style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, tahoma, arial; color:#B4332B">subir </A><BR><HR><BR></div></td> </tr> </table> </td> <td width="1" bgcolor="#CC1C3E"></td> </tr> </table> <table cellpadding="0" cellspacing="0" border="0" width="600" align="center" bgcolor="#ffffff"> <tr> <td width="1" height="20" bgcolor="#CC1C3E"></td> <td width="598"></td> <td width="1" bgcolor="#CC1C3E"></td> </tr> </table> <!-- fin Breves --> <!-- Revistas recibidas --><a name="tit12"></a> <table cellpadding="0" cellspacing="0" border="0" width="600" align="center" bgcolor="#ffffff"> <tr> <td width="1" height="20" bgcolor="#CC1C3E"></td> <td width="23"></td> <td width="10" bgcolor="#6BA3D6"><img src="http://www.saxarubra.com.ar/parra/02/esquina01.gif" width="10" height="20"></td> <td width="553" bgcolor="#6BA3D6" style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, arial; color:#ffffff"><B>Revistas recibidas</B></td> <td width="12"></td> <td width="1" bgcolor="#CC1C3E"></td> </tr> </table> <table cellpadding="0" cellspacing="0" border="0" width="600" align="center" bgcolor="#ffffff"> <tr> <td width="1" bgcolor="#CC1C3E"></td> <td width="23"></td> <td width="565" valign="top"> <table cellpadding="8" cellspacing="0" border="0"> <tr> <td width="565" style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, tahoma, arial; color:#545454"><BR> <I>Il Mondo del Paranormale</I>. Vol.13, No.3, Junio 2013.<BR> <I>Journal of Spiritual and Consciousness Studies.</I> Vol.37, No.4, Octubre 2014.<BR> <I>Journal of the Society for Psychical Research.</I> Vol.78.3, No. 916, Julio 2014.<BR> <I>Journal of the Society for Psychical Research.</I> Vol.78.4, No.917, Octubre 2014.<BR> <I>Luce e Ombra</I>. Vol.114, No.3, Julio 2014.<BR> <I>Parapsykologi: Forskning och Nyheter</I>. No.73, Septiembre 2014.<BR> <I>Parapsykologi: Forskning och Nyheter.</I> No.74, Noviembre 2014.<BR> <I>The AIPR Newsletter.</I> Vol.8, No.2, Septiembre 2014.<BR> <I>Journal of Parapsychology</I>. Vol.78, No.1, Primavera 2014.<BR> <I>Query: La scienza indaga i Mysteri.</I> No.19, Otoo 2014.<BR> <I>Constancia.</I> Vol.137, No.3225, Julio 2014.<BR> <BR><BR> <div align="right"><BR><A HREF="#arriba12" style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, tahoma, arial; color:#B4332B">subir </A></div></td> </tr> </table> </td> <td width="10"></td> <td width="1" bgcolor="#CC1C3E"></td> </tr> </table> <table cellpadding="0" cellspacing="0" border="0" width="600" align="center" bgcolor="#ffffff"> <tr> <td width="1" height="20" bgcolor="#CC1C3E"></td> <td width="598"></td> <td width="1" bgcolor="#CC1C3E"></td> </tr> </table> <!-- fin revistas recibidas --> <!-- NOTICIAS --> <!-- bloque 13 --><a name="noticias01"></a> <table cellpadding="0" cellspacing="0" border="0" width="600" align="center" bgcolor="#ffffff"> <tr> <td width="1" height="40" bgcolor="#CC1C3E"></td> <td width="598"><HR></td> <td width="1" bgcolor="#CC1C3E"></td> </tr> </table> <table cellpadding="0" cellspacing="0" border="0" width="600" align="center" bgcolor="#ffffff"> <tr> <td width="1" bgcolor="#CC1C3E"></td> <td width="23"></td> <td width="563" valign="top" height="100%"> <table cellpadding="8" cellspacing="1" border="0" height="100%" width="563" bgcolor="#CC1C3E"> <tr> <td style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, tahoma, arial; color:#545454" valign="top" bgcolor="#FAFAFA"><CENTER><B><I>E-BOLET&Iacute;N PSI</I>. Vol.10, No.1, Enero 2015</B></CENTER><BR>Publicaci&oacute;n Oficial del <B>INSTITUTO DE PSICOLOGIA PARANORMAL (IPP)</B>, Asoc. Civil<BR>Reconocido con Personer&iacute;a Jur&iacute;dica Resoluci&oacute;n No. 1167/04 de fecha 17 de Septiembre de 2004.<BR><BR><I>E-Bolet&iacute;n Psi </I> es un producto del Departamento de Publicaciones del IPP diseado por Sergio Matteucci y editado por Alejandro Parra. Todos los derechos reservados. Los art&iacute;culos de esta publicaci&oacute;n est&aacute;n protegidos bajo la Ley Nacional (Argentina) de Propiedad Intelectual No. 11.723. El <I>E-Boletin Psi </I> es una publicaci&oacute;n inscripta en la Direcci&oacute;n Nacional de Derecho de Autor bajo el N 713462. La reproducci&oacute;n total o parcial, venta, distorsi&oacute;n dolosa o falsificaci&oacute;n del contenido intelectual del presente bolet&iacute;n est&aacute; penado por ley (art. 172 del C&oacute;digo Penal).<BR><BR><I>E-Bolet&iacute;n Psi </I> aparece tres veces por ao (Enero, Mayo y Septiembre) y su distribuci&oacute;n es gratuita. Las fechas l&iacute;mite para presentar art&iacute;culos breves, libros para revisar, eventos de pr&oacute;xima organizaci&oacute;n, y noticias ser&aacute;n el 2 de Diciembre (Enero), 2 de Abril (Mayo) y 2 de Agosto (Septiembre) correspondiente a cada n&uacute;mero.<BR><BR>Toda correspondencia debe ser dirigida directamente a su Editor Alejandro Parra. (<A HREF="mailto:rapp@fibertel.com.ar">rapp@fibertel.com.ar</A>)<BR><BR><B>STAFF</B><BR><BR><B>Editor</B><BR>Alejandro Parra<BR><BR><B>Diseo</B><BR>Sergio Matteucci<BR><BR><B>Asesor Legal</B><BR>H&eacute;ctor I.B. del Valle<BR><BR><B>Revisi&oacute;n de Libros</B><BR>Jorge Villanueva<BR><BR><B>Colaboran en este n&uacute;mero</B><BR>Carlos S. Alvarado, Sebasti&aacute;n L&iacute;a, Noelia S. Padin, Alejandro Parra, Soledad Quereilhac, Lance Storm, Mauro Vallejo y Jorge Villanueva.<div align="right"><BR><A HREF="#arriba01" style="FONT-SIZE: 11px; FONT-FAMILY: verdana, tahoma, arial; color:#B4332B">subir </A></div></td> </tr> </table> </td> <td width="12"></td> <td width="1" bgcolor="#CC1C3E"></td> </tr> </table> <table cellpadding="0" cellspacing="0" border="0" width="600" align="center" bgcolor="#ffffff"> <tr> <td width="1" height="20" bgcolor="#CC1C3E"></td> <td width="598"></td> <td width="1" bgcolor="#CC1C3E"></td> </tr> </table> <!-- fin bloque 13 --> <table cellpadding="8" cellspacing="1" border="0" width="600" align="center" bgcolor="#CC1C3E"> <td height="60" style="FONT-SIZE: 10px; FONT-FAMILY: verdana, tahoma, arial; color:#B4332B" align="center" bgcolor="#FAFAFA">Reenv&iacute;e este Bolet&iacute;n a un amigo/colega interesado.<BR>Si desea suscribirse a esta publicaci&oacute;n en el futuro, env&iacute;e un mail a <a href="mailto:rapp@fibertel.com.ar" style="FONT-SIZE: 10px; FONT-FAMILY: verdana, tahoma, arial; color:#545454">rapp@fibertel.com.ar</a><BR>Para no recibir m&aacute;s el Bolet&iacute;n, env&iacute;ar un mail a esa direcci&oacute;n y en el "asunto" escriba "Remover".</td> </tr> </table> <table cellpadding="0" cellspacing="0" border="0" width="600" align="center"> <tr> <td height="60" style="FONT-SIZE: 10px; FONT-FAMILY: verdana, tahoma, arial; color:#B4332B" align="center">INSTITUTO DE PSICOLOGIA PARANORMAL<BR>Salta 2015 (C1137ACQ) - Bs. As. Argentina - Telfax: (+5411) 4305-6724 - (15) 6161-1376 - <a href="mailto:rapp@fibertel.com.ar" style="FONT-SIZE: 10px; FONT-FAMILY: verdana, tahoma, arial; color:#545454">rapp@fibertel.com.ar</a></td> </tr> </table> </BODY> </HTML>